familia monoparental y adopción

Madre sin hijos

La madre biológica es el factor más olvidado de la tríada adoptiva (miento: el más olvidado, el más obviado, es el padre biológico. Hablaré de ellos en alguna otra ocasión). Para los que adoptamos son monstruos. O víctimas. O alguien que tomó su decisión y tiene que apechugar con ello. ¡Qué difícil es verlos como seres humanos parecidos a nosotros!

Sobre los sentimientos, miedos y deseos de las madres biológicas habla una película reciente, “Juno”, la historia de una adolescente que queda embarazada y decide seguir adelante con su embarazo y dar a su hijo en adopción. Es una película tierna, bonita, aunque yo imagino que la realidad raramente es tan benevolente. Juno decide dar a su criatura en adopción porque sabe que quedársela, hacerse cargo de ella, le va a cambiar la vida, probablemente para peor. También porque piensa que su hijo (¿o era una hija?) será más feliz junto a una familia más madura.

También en la realidad hay padres adolescentes parecidos a Juno. Por ejemplo, los que retrata este capítulo del reality show sobre madres adolescentes “Teen moms”. Entre los minutos 17 y 21 nos muestran como una pareja de jovencísimos padres visitan a una agente de adopción para recibir noticias de la hija a la que renunciaron. La ternura al leer la carta, la sorpresa y satisfacción al ver a su hija (“Anda, ¡es rubia!” – “¿A quién se parece?” “A ti”), las lágrimas al darse cuenta de que separarse de ella no ha sido tan fácil.

Nunca he podido ver a la madre de mi hijo recibiendo las noticias que le mando de él, así que estas imágenes me impresionaron bastante. Sí he visto el cambio que ha hecho después de años de ir recibiendo sus fotos y nuestras cartas, como ha pasado de una expresión recelosa a una sonrisa abierta, como la camiseta desastrada de la primera vez se ha convertido en un atuendo cuidadoso que demuestra que espera el momento de hacerse las fotos y que se preocupa de ponerse guapa para su hijo.  

Cuando salen del edificio, la chica le dice al chico: “Nosotros no tenemos hija, pero también somos padres”, y él responde, “Sí, de otra manera”.

“Hasta que te conocí, era una madre sin hijo”, escribí una vez, en una especie de carta dirigida a mi hijo mayor. Porque durante todo el tiempo que estuve esperando su asignación, cada cosa que hacía – ir al súper, preparar caldo, pasear- la hacía imaginándome cómo sería con él a mi lado. ¿Cómo debe ser imaginar eso mismo, pero sabiendo que tu hijo está haciendo esto con otra madre, en el otro extremo del mundo?

About these ads

Comentarios en: "Madre sin hijos" (3)

  1. JORNADAS DE PUERTAS ABIERTAS

    Dia: sabado dia 11 de diciembre de 2010

    Hora: 11:00-18:30h – Horario ampliado

    Lugar: ATENEO de Madrid. C/ Prado, 21. 28014 Madrid

    La Comisión de Trabajo de la Plataforma Afectados Clínicas de Toda España. Causa Niños Robados. Organiza lo Siguiente:

    Una oficina abierta al público, para resolver directamente todas aquellas dudas que puedan tener las familias respecto al objeto de la misma, actividades que agrupa y dirección de proyecto.

    Para las familias que se encuentran fuera de la Comunidad de Madrid, el Ateneo como Sociedad científica, literaria y artística, hará todo lo posible por acondicionarnos una sala tecnológica. Sobre este punto la Comisión informará la próxima semana.

    Debido al aforo reducido, se deberá enviar confirmación de asistencia a los administradores de la Plataforma.

    Todo ello está esponsorizado in situ por las Abuelas de la Plaza de Mayo y Paco Lobatón.

    Comisión de Trabajo
    Plataforma Afectados Clínicas de Toda España. Causa Niños Robados.

  2. Ese pensamiento me mata a mí, cómo vivirá la madre de mi hija, el día a día sabiendo que su hija vive con otra familia y con la convicción, horrible, que nunca más la volverás a ver.

    • A mí también me resulta un pensamiento desasosegante, quizás no lo vivan para nada como lo viviría yo, pero claro, lo que imagino es cómo me sentiría y … uffff….

      Por cierto, he visto Philomena (la última entrada del blog habla de ella), y ahí sí siento que puedo creerme las emociones de la madre biológica….

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 228 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: