familia monoparental y adopción

747

747 son las denuncias que se han puesto en España por niños robados desde el franquismo y hasta los años 80.

El dominical de El País de ayer llevaba un especial sobre el tema con 5 artículos distintos en los que hablan las madres despojadas de sus hijos, los hijos despojados de sus orígenes y hasta algunas de las personas que actuaron como intermediarias, sin duda con la prepotencia de estar haciendo lo que era “mejor para todos”.

Uno de los artículos que más me ha impresionado es de hoy, la historia de David, adoptado en 1981. Su madre adoptiva no vio nada raro en que le pidieran que aportara “una chica embarazada” a cambio del bebé que le entregarían, ni cómo les asignaron “como si fuera una tómbola”, ni que les pidieran 50.000 pesetas (hoy equivaldrían a 18.000 euros) sin recibo a cambio. Nada de esto le extrañó: “cuando quieres una cosa – dice – vas a por ella hasta conseguirlo”.

La primera vez que oí hablar de niños robados en España – yo, que tanto había leído sobre las madres de la Plaza de Mayo – fue en los años 90, cuando se emitió el magnífico documental “Els nens perduts del fraquisme”. Entonces asumí que era algo circunscrito a los primeros años de la post-guerra, el odio de los vencedores y el marasmo de las ejecuciones y las cárceles de después de la derrota.

Lo que sucedió en España hasta bien entrada la transición sigue sucediendo hoy. La única diferencia es que hemos “externalizado” las fuentes de suministro. La Adopción Internacional no es, en algunos casos, muy distinta  a ese robo de niños que hoy se denuncia.

Cantaba John Lennon que “la mujer es el negro del mundo”… No hay nada peor, seguramente, que ser negra y mujer (y pobre, y quizás enferma). Muchas madres del tercer mundo siguen viendo como sus hijos desaparecen sin su consentimiento, sin que se las informe debidamente de las consecuencias de lo que firman (siendo, en muchos casos, analfabetas), o, directamente, son puestas a parir niños para los ricos aspirantes a padres del primer mundo, como se narra en este artículo.

Lo que no ha cambiado es el discurso que afirma que están mejor aquí que allí. Antes, una madre soltera o pobre, o ambas cosas, peor todavía si encima era roja, no era una madre deseable, apropiada, capaz de hacerse cargo de un niño que podía crecer en una familia católica; ahora, se dice lo mismo respecto a las madres del tercer mundo. ¿O hemos olvidado ya las voces que se alzaron defendiendo -o al menos relativizando- a los traficantes de niños de la “ONG” francesa “El arca de Zoé“?

Tampoco ha cambiado la actitud de algunos adoptantes, dispuestos a conseguir un hijo sin reparar en gastos: nosotros no sabíamos nada, hemos cumplido con todo lo que nos ha pedido la administración, tenemos derecho a un hijo, no queremos saber nada más.

¿La diferencia? Sin duda, a nuestros hijos cuando sean mayores y busquen información sobre su historia (que lo harán), les resultará muy fácil descubrir que cuando fueron adoptados, la información sobre irregularidades – sí, un eufemismo en muchos casos para “tráfico de niños”- ya existía y que fueron muchos los padres que prefirieron mirar hacia otro lado.

Anuncios

Comentarios en: "747" (7)

  1. Nada que anyadir… excepto que la mujer, pobre y china tiene poco que envidiarle a la negra. Cuando lees un poco sobre la vida de la mujer en la china rural de hoy, empiezas a pensar el en enorme disgusto que supone para estas mujeres parir una ninya.

    Pero respecto al tema, sí, tienes toda la razón y ni yo misma hoy día me siento bien con mi conciencia porque mi mayor felicidad viene de la desgracia de otra mujer. Por mucha política de hijo único, muchas firmas y legalizaciones.

    Completamente de acuerdo.

    Saludos
    Eva DE

  2. Al hilo de este post, no dejeis de ver Google Baby (http:\\www.megavideo.com\?v=E571NLXG), otra forma de explotar a las mujeres del tercer mundo.

      • Cuando lo veas, escribirás un post fijo…a mi es que me ha impactado y viendo la sobredemanda de la adopción, me da que estas empresas van a ir a más. De hecho, hace un par de meses no sabía que existía esto en el tercer mundo y ahora veo un documental y la noticia de Bangladesh. A saber cuantas mas hay, esto seguro que es la punta del iceberg.

      • No puedo verlo en el enlace que envías… miraré de encontrarla por otro lado…

      • Pues a mi me funciona, una vez te abre ese link te aparece un botón rojo en el medio de publicidad, picas en el y te aparece uno verde, vuelves a picar y empieza, es lo que tiene el megavideo de gratis…

      • Ah, vale… creo que me quedé en el segundo botón… Volveré a probar!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: