familia monoparental y adopción

Control

El terremoto/tsunami de Japón, además de recuerdos infantiles (la primera vez que leí la palabra “tsunami” fue en un cuento japonés) me ha traído a la cabeza reflexiones sobre la necesidad, y la ilusión, de controlar las cosas.

Las grandes catástrofes naturales suelen cebarse en los países más pobres. Desde los países ricos, tenemos a menudo la pretensión de ser capaces de controlar los elementos. Inventamos mecanismos para prever lo que puede suceder, y tenemos seguros para paliarlo cuando sucede. 

Me impresionó mucho una entrevista con la diputada holandesa de origen somalí Ayaan Hirsi Alí, amenazada de muerte por su participación en un documental, que respondía cuando le preguntaban por estas amenazas: “en Occidente la vida se toma como si estuviera garantizada para siempre. Donde yo nací, y en toda África, la muerte está en cada esquina. Virus, bacterias, guerras, sequías, inundaciones, hambrunas, soldados y torturadores se la pueden arrebatar a cualquiera en cualquier momento. Incluso amenazada y con guardaespaldas, siento el privilegio de estar viva”.

A otro nivel, el control también es muy importante para los niños adoptados. Se dice que el TDAH está sobrediagnosticado en el colectivo de los adoptados. Y es que en muchos casos, lo que en otros niños puede ser una patología (o no), en los niños adoptados es simplemente, como decía Nancy Verrier, “una reacción normal a unas vivencias anormales”.

Muchos niños adoptados son hipervigilantes, necesitan controlarlo todo, así que mientras en casa, donde los estímulos están limitados, son capaces de estarse horas jugando a algo que les gusta, dibujando, o ver una peli entera sin moverse, en el colegio les cuesta horrores centrar su atención mientras a su alrededor suceden tantas cosas interesantes, y quizás relevantes para su bienestar .

Para los padres no siempre es fácil entender que un niño pequeño se empeñe en tomar todas sus decisiones, no escuche nuestras instrucciones o quiera hacer solo cosas que no está preparado para hacer, porque no soporta que el control de la situación esté en manos de otros. Pero en contra de lo que podría parecer, lo que les tranquiliza no es que les dejemos controlar, sino todo lo contrario… llegar a entender, con el tiempo y la persistencia, que pueden relajarse y disfrutar porque a su lado hay adultos que ya se ocupan de que las cosas vayan como tengan que ir. Y es que controlar todo lo que pasa (además de imposible) es una responsabilidad enorme para un niño pequeño.

PD. Quizás el TDAH está también hiperdiagnosticado entre los niños “normales”, no procedentes de la adopción. Una vez leí a Lucía Etxebarría algo así como “celulitis es una palabra que hemos inventado para describir lo que antes era la carne normal de los muslos de las mujeres”. ¿No va a ser que llamamos hiperactividad a la actividad normal de los niños pequeños? 

 

Anuncios

Comentarios en: "Control" (5)

  1. Tengo una amiga que vivía en Rusia y me decía exactamente lo mismo: “aquí la vida no tiene el mismo valor”.

    Y, por cierto, aquí en Alemania en el colegio de mis hijos también está de moda la hiperactividad! el 20% de los ninyos medicados desde recién levantaditos… es imposible! es incomprensible que los padres lo consientan!

    También están de moda los internados en cuanto el ninyo se pone indomable. En Espanya creo que ahora los llevan a asuntos sociales diciendo “miren a ver si Uds pueden con él”. Aquí lo mismo pero en privado.

    ?no será que estamos haciendo algo/mucho mal?

    Estamos cada vez más locos…los padres. De eso sí que no me cabe duda.

    Saludos
    Eva DE

    • ¿El 20%? ¿Medicados… o drogados?
      Y sí, cada vez estamos más locos.

      • Estuve en una conferencia sobre Hiperactividad y la psicóloga nos decía que estaba sobrediagnosticado, y en el caso de los niños adoptados todavía mas, hablaba de un 15%, que como decía ella, una incidencia de ese porcentaje en un colectivo tendría que ser calificado de epidemia. Además, nos decía que los niños tenían demasiados estímulos externos y que por lo tanto era bastante normal que en el colegio no consiguieran centrarlos, por ejemplo, como un niño de 4 años va a divertirse con algo tan simple como pegar gomets, si llega a casa y ve Codigo Lyoko con sus mundos paralelos y tan complejo. El sistema educativo tampoco ayuda, una profe con 25 niños, pues casi la que tendría que estar medicada es ella. Nos aconsejaba relajarnos cuando en el cole nos dijeran que son hiperactivos y que consultasemos a distintos profesionales y buscar estrategias sin medicación, nada de medicar a los niños. Además, yo no lo sabía, que la medicación ya te la da directamente el pediatra.
        Nos puso la definición en su “vademecum” de lo que es un niño hiperactivo y después la de trastornos de apego o estrés pos-traumático debido a un abandono, o simplemente un niño movido, y eran parecidisimas, por eso si no eres muy experto, es facil confundirlas, y por supuesto el tratamiento no tiene nada que ver.

  2. hola bone
    crees que podrías conseguir las definiciones del vademecum que os pasó esta psicóloga? Si me facilitas un nombre y alguna vía de contacto, puedo hacerlo yo directamente. Madre de marte, no sé si bone leerá este comentario. Si no, seràs tan amable de mandarselo a su correo? tu lo ves, no, desde las bambalinas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: