familia monoparental y adopción

…y la madre real

Yo soñé con ser madre desde que tenía uso de razón, no deseé otra cosa, soy madre por vocación… y sin embargo, cuando llegó mi hijo mayor y nada era como había esperado, me sentí absolutamente descolocada. Víctima de un fraude.

Lo que pensé: que era una mala madre, que no estaba preparada, que me había equivocado, que era injusto para mi hijo que le hubiera tocado yo como familia, porque no sabía cómo hacérmelo.

Ser madre no era la experiencia fluïda que había imaginado, no podía fiarme de mi instinto, cada decisión que tomaba era un gran esfuerzo (y el debate conmigo misma de después, me robaba otra tanta energía). De repente, a diferencia de lo que me había sucedido cuando los hijos eran de otros, no tenía todas las respuestas, sino preguntas y más preguntas y todavía más preguntas.

Y un miedo enorme.

Sentí la maternidad como un país al que he llegado de mayor, después de haber leído mucho sobre él, y que tiene un idioma que he tenido que incorporar, que no me sale de natural. Poco a poco, por suerte, el rodaje de practicar todos los días me va acercando más a la madre que quiero ser, aunque todavía muchas veces soy una madre demasiado gritona, con demasiadas prisas, demasiado cansada, demasiado impaciente.

Por cierto, leí un articulo sobre los servicios de post-adopción en Cataluña y me llamó la atención que decía que las madres monoparentales tenemos muchas más dudas que las madres de familias biparentales sobre si lo estamos haciendo bien o no. Supongo que con el espejo de otro es más fácil de ver.

Anuncios

Comentarios en: "…y la madre real" (6)

  1. … supongo que la diferencia de ser monoparental o biparental es que los miedos de los que hablas, siendo dos los puedes hablar… y los errores, si no los vés tu, los vé el otro… almenos es lo que me pasa a mi, yo tambien me pregunto mil veces al día si lo estoy haciendo bien… pero cuando soy demasiado gritona o demasiado impaciente… tengo a mi marido que me da el toque o viceversa…
    yo creo que cuando os dicen que sois valientes va por ahí… porque cuando no te das cuentas que tienes que frenar, tienes a alguien que te avisa, estando sola o te enteras por tu misma… o continuas acelerando.

  2. ¿No será que las monoparentales son más abiertas al exponer sus dudas?. Sinceramente no creo que se dude menos estando en pareja.

    Es verdad que cuando se afronta la paternidad en pareja, el otro, te hace muchas veces de Pepito Grillo, y tu a el, pero tambien es cierto que se ponen de manifiesto, y los hijos lo perciben, las discrepancias, los distintos criterios de crianza.

    Yo tambien quise ser madre desde siempre, y no me imaginaba en pareja, yo creo que descartaba compartir una experiencia que yo imaginaba tan intensa, con nadie.

    Al final he sido madre de tres, dos biológicos y un tercero al que no he parido. A diferencia de las dos primeras maternidades, en las que todo fluyó, todo se ajustó a lo imaginado, en esta tercera, su padre y yo vivimos instalados en un pais que se llama DUDA.

    Mis abrazos ahora no curan su dolor, mis palabras no le reconfortan como lo hacían a sus hermanos, tengo que reinventarme cada día y desaprender todo lo que creía saber sobre lo que se espera de mí como madre. Cuando me embargan las dudas sobre mis competencias como madre, miro a los mayores, pienso en que de mi mano se han convertido en lo que son hoy, y me digo a mi misma, que si, que igual algún día me doy a mi misma un aprobado (aunque sea raspado).

    • Concha, en una charla muy interesante en la que estuve hace poco nos dijeron algo que creo que es fundamental: nuestros hijos se comportan como se comportan no porque hagamos algo mal (que no quita que lo hagamos a veces, en algunos casos quizás a menudo), sino porque antes de conocernos han vivido unas experiencias durísimas, traumáticas, y ciertos comportamientos (no apegarse demasiado… ser poco empáticos… tomar ellos solos las decisiones… agreder para conseguir algo), son comportamientos de supervivencia.
      Yo creo que tus abrazos sí curan su dolor… lo que pasa es que necesita muuuuchos más abrazos. Tantos que quizás no alcancemos a dárselos…

  3. Me veo reflejada en tus post hijo/madre. Cada vez que pierdo la paciencia, o que le riño por algo, me pregunto si lo estoy haciendo bien o mal, como debería hacer las cosas, como le afecta a él lo que le digo. Lo unico que me consuela es cuando en el cole o la gente me dice, que niño mas feliz y educado tienes, en esos momentos pienso que no lo estoy haciendo tan mal…aunque como no se nace madre, se hace, pues a seguir dudando y mejorando.

  4. Que bueno que podamos compartir lo que cada uno vive como madre, como hijos, y sobre todo que podamos compartir nuestra humanidad!
    Es cierto eso de que nadie nace sabiendo pero lo bueno es que le ponemos garra y esmero para seguir adelante, para aprender, y para mejorar!
    Un beso grande!

    Patri

  5. completamente de acuerdo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: