familia monoparental y adopción

¡¡Qué morro!!

Esta mañana hablaba con mi hijo mayor sobre por dónde nacen los niños (por dónde entran, y cómo, todavía no lo ha preguntado… todo se andará, supongo. ¿A qué edad empiezan a pedir este tipo de información?).

– ¡¡Qué morro, tú, mama!!, me dice. Tú puedes tener un hijo en la barriga y yo no.

Le digo que sí, que efectivamente es así, que es un privilegio reservado a las mujeres.

Piensa un momento y me pregunta:

– Pero puedo ir donde vivía A. (su hermano), ¿no?, y comprar un niño.

Todas las alarmas se encienden al oír la palabra “comprar”.

– ¿Comprar? No, los niños no se compran…

– Es que no me sale la palabra, ¿cómo se dice?… ah, sí adoptar. ¿Podré adoptar un niño, no?

– Claro, cariño, cuando seas mayor, podrás adoptar un niño… si tienes novia, podrás tener un hijo, aunque no estará en tu barriga sino en la de ella, y si estás solo, o tienes novia, o novio, pues podrás adoptar un niño, como hice yo con A. y también contigo. Y yo seré la abuela… y lo cuidaré, si me dejas, lo iré a buscar al cole…

– Claro, porque yo estaré trabajando… (y aquí la conversación toma otros derroteros, como dónde trabajará, si se dedicará a lo mismo que yo o no, o si prefiere trabajar en el ordenador desde casa).

Anuncios

Comentarios en: "¡¡Qué morro!!" (20)

  1. Pues se supone que no debemos esperar a que hagan preguntas, sino proponer el tema nosotros, darle al asunto un caracter de total normalidad para que de acuerdo a su edad, podamos ir tratandolo con ellos.

    Así lo hicimos con los dos mayores, y afortunadamente ahora podemos hablar de sexo con total naturalidad.

    Pero con el peque ha sido distinto, su adopcion y todo lo que está conllevando, ha hecho que se nos fuera el santo al cielo, hasta que ha sido él, hace unos meses (con seis años), quien empezase a hacerme preguntas..
    Pensé en el libro que había comprado en su día para empezar a tratar el tema, supuestamente estaba en el trastero, pero nunca apareció.

    Encargué a mi marido que casualmente tenía que ir a una librería tal menester, y se me apareció con cuatro libros (todo lo que encontró) sobre sexualidad para niños. Yo no sé por qué me sorprendo todavia teniendo en cuenta que vivo rodeada de hombres, de lo simples que son algunas veces. Cuando le pregunté si había tenido en cuenta la edad de nuestro hijo, me contestó, -¡Ah no!, así ya tenemos el pack completo.

    Yo no me escandalizo facilmente, pero ¡leche!, alguno de ellos a pesar de la supuesta edad recomendada, es “too much”, que hasta tiene agujeritos en las partes intimas de ambos progenitores y te invita a meter el dedito.

    El que me pareció muy gracioso y adecuado para esta edad es ¡Mamá puso un huevo!, tiene unas ilustraciones muy divertidas, y da pie para charlar con los niños sobre reproducción y sexualidad.

  2. Yo he tenido suerte con esto.
    En el cole de mi hijo trabajan por proyectos y en el primer trimestre los niños decidieron que querían investigar sobre los bebés.

    Una amiga (la madre del mejor amigo de mi hijo) y yo fuimos a hablar con la profesora (ambas fuimos juntas a buscar a nuestros hijos y ahora comparten aula, se adoran!). Le comentamos lo que nuestros hijos sabían de su llegada al mundo, de sus padres biológicos y le explicamos cómo nos gustaría que lo tratasen.

    Un éxito!

    Ahora mi hijo habla de espermatozoides, de óvulos, cordones umbilicales… Hasta hace dibujos explicativos (http://afilladomar.blogspot.com/2010/11/fecundacion.html)

    En clase también hablaron de cuando ellos eran bebés, de la barriga de sus madres de Etiopía y de cómo fuimos a buscarlos (mi hijo siempre recalca que todos llorábamos mucho, de alegría).

    Ha sido una manera estupenda de adentrarnos en ese espinoso tema.

    • ¿Vale, pero qué edad tienen vuestros hijos? Es que no tengo claro si la del mío (el mayor, el peque es todavía pequeño, esto lo tengo claro) es para empezar a sacar yo el tema, o es mejor esperar a que él muestre interés…

  3. Saca tú el tema, como hablas de cualquier otra cosa, es que tiene que ser un tema más. No hay una edad para empezar a hablarlo, lo puedes hacer con los dos, con cada uno a su nivel, con naturalidad, es como hablar de cualquier otra cosa.

    Esto se parece un poco a lo de hablar con nuestros hijos sobre su adopción ¿cuando se hace?, la respuesta sería desde el minuto uno, de acuerdo a la edad que tienen.

    Mi hijo pequeño tiene ahora siete años. Pero el mayor cuando nació el mediano tenia cuatro y medio, y ya habiamos hablado en multitud de ocasiones del tema.
    Cuanto antes empiezas, más comoda te sientes y más espontaneos son ellos en sus preguntas y reflexiones.

    • Creo que me traumatizó mi madre cuando se ofreció a contármelo en una playa nudista… estaba agobiada porque yo no mostraba ningún interés en el tema. Realmente, yo no tenía ningún interés en el tema en aquel momento.
      Ya hablamos del asunto, no hay tabúes en casa. Pero nunca ha preguntado cómo se “fabrican” los hijos ni nada que se le parezca remotamente, debe pensar que aparecen en la barriga por generación espontánea…

  4. Hazles preguntas tú a ellos como si fueses una niña, y así verás que saben, o que creen saber, es superdivertido, y ademas así ellos mismos te orientan hasta donde tienes que llegar dando información.

    Este tiene que ser un tema más, simplemente eso, no buscamos un tiempo especial para hablar del cole, pues de sexo tampoco, y tenemos que procurar sentirnos muy comodos al hacerlo, porque es un tema recurrente a lo largo de su crecimiento, y queremos ser tambien en esto en quién más confíen.

    • Ya, Concha, todo esto ya lo sé. Ni el sexo ni el embarazo ni la maternidad son temas tabú (por lo menos en mi casa, ya sé que en otras muchas sí).
      Lo que no tengo tan claro es si a un niño de 6 años hay que explicarle lo que es el coito si no pregunta ni parece mostrar ningún interés en el asunto.
      No pregunta ni parece haberlo hablado con sus compañeros del colegio.
      No sé a qué edad me lo contaron a mí… recuerdo perfectamente que no tenía ningún interés en saberlo (y me pareció asqueroso, además, fue más tarde que le empecé a ver la gracia). En la escuela también lo hablamos, pero bastante más tarde de los 6…
      Simplemente, tenía curiosidad por saber a qué edad preguntan, si es que hay una edad, a qué edad se lo han contado los padres a sus hijos… igual que me pregunto a qué edad está bien empezar a dar paga (si se decide darla) o a qué edad se puede dejar que los niños vayan solos (al cole, a hacer recados…)

  5. No sé si te traumatizó, pero te incomodó seguro, repasa que fué lo que hizo para que te sintieras así.
    No puede ser simplemente que tú no tuvieras el menor interés en el tema, porque hay muchas otras cuestiones que pueden no interesarnos, y no nos producen ese efecto.

    • Pues, sí, efectivamente, me incomodó. Me pareció muy forzado… Dices que hay otros temas que no nos interesan y no nos producen este efecto… te puedo asegurar que en toda mi vida, la única vez que me han llevado “aparte” para hablar de un tema concreto, ha sido este. Quizás este fue el problema, no dejarlo fluir con normalidad, no atender a mi necesidad de saber, no respetar mis ritmos…
      Quizás por esto no he forzado yo el tema en casa.
      Preguntaré en mi entorno a las familias de niños con la misma edad, a ver si están en la misma fase que nosotros o en otra, que ya me estás haciendo sentir una marciana.

  6. ¡Ahí está!, te pareció asqueroso, y no es asqueroso, ni maravilloso, ¿o sí?, simplemente es.

    Si no quieres que les llegue información por otra vía, anticípate, tienes que conseguir que la connotación “asqueroso” desaparezca.

    No olvides que nuestros hijos son otra generación, no podemos utilizar nuestros referentes. Echale un vistazo a los libros de sexualidad para niños y fliparás.

    En cuanto a las responsabilidades de acuerdo a cada edad…. ¡buf!, eso puede variar muchísimo de un niño a otro. Yo tengo aquí una fauna muy diversa. El mayor es super responsable y para nosotros una referencia no válida con el mediano, vease ejemplo: cuando tuvo la misma edad con la que el primero bajaba la perra a la calle, se lo sugerimos y acepto. El primer día bajó perra y correa (sin llaves de casa), el segundo llaves y correa (sin perra), es verídico, tuvimos que esperar, estaba claro que no era todavía el momento. En el resto de cosas igual.

  7. Yo creo que ese tema es forzado cuando se intenta hablar a una edad en la que uno ya puede sentir asco o todo lo contrario porque ya tiene una idea sobre “de qué va”.

    Si lo introduces con cuentos (el de “Mamá puso un huevo es fantástico”) o viendo dibujos animados sobre el tema (los vídeos de Pablito y Virginia sobre fecundación que puedes encontrar en internet, están genial) la cosa sale totalmente natural y ellos irán preguntando e interesándose según lo necesiten.

    Lo importante, yo creo, es que lo vayan oyendo en casa.

    Yo jamás lo hablé con mis padres. No recuerdo dónde lo aprendí (creo que en algún libro que había por casa). Pero las referencias al sexo en mi casa han sido habituales y siempre se ha tratado con normalidad (con mis hermanos, por ejemplo, sin ningún problema).

    Cuando el tema es un poco difícil, yo creo que se debe abordar cuanto antes.

    (Ah! No sé si lo has visto. Mi hijo tiene 4 años).

  8. Pues yo venía a insistir, pero supongo que ya no hace falta: mi hija mayor tiene 8 recién cumplidos y el pequeño, 4. Se lo conté hace dos o tres años, a ella, pero él siempre está presente. Simplemente surgió, creo que viéndome desnudo.
    Como decía Filla, mientras la sociedad no te lo hace ver así, no tiene nada de tema tabú.

    Otra cosa es explicarles el sexo. El sexo, no la reproducción sexual: el placer, por qué gusta, por qué importa verse desnudos, etc. Yo a eso aún no he llegado, porque no me ha coincidido, pero creo que ella ya lo puede entender. Y desde luego prefiero explicárselo yo.

    Un beso, Madre.

    • Estuve preguntando a padres amigos con niños de las mismas edades, y algunos han preguntado (y se lo han contado) y otros no (y no se lo han contado). Así que ya saldrá, pronto sin duda, porque mis hijos son niños muy curiosos… Yo también prefiero explicárselo yo, pero precisamente porque no creo que sea un tema tabú, no creo que haya que darle un tratamiento “aparte” y sacarlo antes de que les interese o comprarles libros adhoc… se lo explicaré cuando surja, como la extinción de los dinosaurios, qué es y para que sirve la regla, cuáles son los animales más veloces, o otras cosas que han venido preguntando cuando les ha dado por ahí.
      Lo de ir desnudo en casa es un tema aparte… con algunos padres del colegio nos hemos quedado bastante preocupados de que haya profesores de primaria que aún cuestionen el hecho de que los hijos vean desnudos a sus padres… en pleno siglo XXI. Tenía la sensación de que esta era una “tendencia” ya anticuada en el siglo XX…

  9. El mio empezó a interesarse a los 4 años, al ver embarazada a la madre de un amigo. ¿Como llegó ahí el niño? ´¿ y para sacarlo le abren la barriga con un cuchillo y sale mucha sangre?(tenía la vena gore…) pues no, las mujeres tenemos un agujero por abajo que se abre y se cierra para que salga… y ahí descubrí un libro “Os Bolechas queren saber como nacen os nenos” en gallego, en el que lo explica todo con ilustraciones, lo leyó y tan pancho, otra cosa es lo que le quedó. Eso si, cuando amigos mios sin hijos se acercaban por casa y veían el librito, alucinaban que un niño de 4 años pudiera leer eso..

  10. al hijo de una amiga mía también le pareció que teníamos mucho morro las mujeres pq podíamos tener a los bebes en la barriga, tenía 7 años y no le interesaba tampoco como entraban, más bien porque él no podría tener bebes en la barriga y en ese caso como iba a poder tener hijos

  11. Pues mi hijo se interesó cuando me quedé embarazada del segundo, con tres años. Además según hemos ido viendo el embarazo, luego el parto (en mi caso cesárea) y todo, le he ido explicando más cosas. No tenemos problemas con el desnudo, lo único que con la cicatriz de la cesárea, que en él despertaba mucha curiosidad, he intentado que la viera cuando estaba curada, porque así, reciente era un poco gore.
    Pero todo surge con tanta naturalidad, los pelos de las partes íntimas etc, que no hay rubores.

  12. Me ha gustado tanto esta entrada, especialmente la parte en la que le dices a tu hijo que si tiene novio podrán adoptar, que mes has inspirado una entrada un mi blog. Espero que te guste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: