familia monoparental y adopción

Necesidades especiales

Ya conté que mi hijo pequeño está verbalizando algunos recuerdos de la crèche.

Hace pocos días, mientras esperábamos que su hermano saliera de una extraescolar, oímos al otro lado de la puerta unos sonidos guturales.

– Es G., me dijo.

G. era un niño de su crèche del que algunos decían que era autista, y otros, que quizás era sordo. Un niño de entre uno y dos años, que parecía bastante normal, pero que no hablaba. Efectivamente, emitía sonidos guturales.

G. era uno de los 3 niños kafalables de más de un año que había en el centro. Otro de ellos sufría una enfermedad de piel llamada ictiosis, y el tercero, tenía pie zambo. Afortunadamente, todos encontraron familias a pesar de sus “imperfecciones”, y ahora viven respectivamente en Marruecos, Gabón y España. Pero podían haber quedado allí, como Y., un niño inteligente y cariñoso que ha vivido 5 años y medio en ese orfanato simplemente porque tiene una mancha de nacimiento que le afea la cara.

En el blog de Al Kafala han empezado una serie sobre necesidades especiales.

Una expresión que, de entrada, echa para atrás… porque si nos preguntan, todos queremos un hijo sano, y esto es razonable. Pero creo que a veces la frontera entre querer un niño sano y querer un niño “perfecto” es muy difusa.

Y pienso también que deberíamos empezar a asumir que una buena parte de los niños adoptados, incluso los sanos, tienen necesidades especiales. Necesidades que a menudo son bastante más complejas de resolver que un pie zambo, que se cura con un yeso, o el estrabismo, que puede requerir unas gafas o una intervención quirúrgica. O a veces, nada: muchos niños crecidos sin salir de la cuna, tienen los ojos estrábicos por escasez de campo visual, algo que se corrige cuando se amplía su horizonte.

Y al final, quizás, la única necesidad especial que tienen los niños que crecen en orfanatos es la de tener una familia.

Anuncios

Comentarios en: "Necesidades especiales" (2)

  1. martucha dijo:

    Creo que más que el querer un niño perfecto es el desconocimiento sobre lo que ya te dicen que tiene puede provocar. Como comenté en el blog Al Kafala cuando trató el pie zambo, mi hijo mayor, vino con los dos pies zambos, lo detectaron en la eco de la semana 20 y se nos abrió un abismo de posibles síndromes y del desconocimiento sobre el problema de los pies. Afortunadamente, en España es un tema bien controlado, como otros muchos, pero supongo que tendemos a querer controlarlo todo desde el principio, y eso es imposible.

  2. Perfecto. Tal cual.

    Seguramente cualquier ninyo tiene necesidades especiales !faltaría más!

    Evidentemente cada ninyo en un orfanato tiene una necesidad especial, como tú dices, la de una familia. Dependiendo del tiempo que hayan estado sin una familia, su necesidad especial pesará muchísimo más que un labio leporino o una mancha en la piel…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: