familia monoparental y adopción

La visita de la emiresa de Qatar me ha hecho descubrir una nueva acepción de la palabra Kafala. La recogía este artículo.

En Qatar, llaman kafala a un sistema de avales que hace que para entrar a trabajar se exija un kafeel, un avalista, que secuestra su documentación y del que depende para todo, sin que pueda marcharse nunca más sin permiso firmado de su avalista (o dueño).

El artículo especifica que, aunque tiene el mismo origen, es una cosa distinta que la kafala que conocemos en Marruecos, o sea, la acogida permanente para niños en situación de abandono.

Aunque al final, un hijo es alguien cuya documentación custodiamos, y que no puede marcharse sin nuestro permiso (al menos hasta que es mayor de edad).

Es posible que entre ambos conceptos de kafala, que ahora nos parecen casi opuestos, no hubiera en origen ninguna contradicción.   

La frontera entre ahijarse a alguien y usarle para el servicio doméstico es una frontera frágil. Y si no, fíjense en la etimología de la palabra “criado/a”, que viene, como es obvio, del verbo criar. En una época en la que en las familias humildes los niños trabajaban como animales de carga… y en las familias pudientes también. Sólo que no eran hijos, sino criados.

He preguntado muchas veces por qué en Marruecos hay tan pocas niñas kafalables. La respuesta más habitual es que las prohijan las familias marroquíes para usarlas en el servicio doméstico.  Así se relata en este artículo.

Aunque la experiencia que se narra tiene más de dos décadas, es posible que esto siga sucediendo en algunos lugares de Marruecos.

Aunque lo cierto es hay pocas niñas en las crèches, y las que hay suelen salir de muy pequeñas, cuando faltan muchos años para que puedan ayudar en las casas. Los marroquíes que yo conozco kafalan por las mismas razones que nosotros: para ser padres.

Y sí, prefieren niñas. Porque son más monas… más dóciles… menos brutas… se meten en menos líos… porque son de las madres… o sea, por las mismas razones que esgrimen los españoles (los españoles que prefieren niñas, se entiende).

Anuncios

Comentarios en: "Criar, crianza, criados" (6)

  1. En “algunos lugares” no, madredemarte.
    Yo, como padre de una niña kafalada que además es negra, he recibido muchas veces peticiones de información por parte de marroquíes para saber “como se hace”.
    Normalmente, quieren una niña que se vea diferente (por eso la importancia de la raza), que crezca con ellos y les cuide “cuando sean mayores”.
    Estoy hablando de Rabat, Agadir, Marrakech, no de pueblos perdidos del Atlas.
    Otro sistema usadísimo es ir al pueblo de origen de la familia y “acoger” a una niña pobre para tenerla de criada sin salario. Sólo hace falta ir a la playa y ver a niñas cuidando hijos de familias ricas.
    Obviamente, todo esto repugna a la gente de bien, pero existe y mucho.

    • Pues se ve que he tenido suerte con la gente que he conocido.

      Quería, deseaba pensar… que era algo, si no residual, al menos en vías de desaparición.

      En Etiopía, el país de mi hijo mayor, como en muchos otros lugares, las niñas son la más barata de las manos de obra. Decía John Lennon que “la mujer es el negro del mundo”… está claro que si es menor de edad y negra (extensible a cualquier versión de no-blanca), es triplemente negra.

      Queda claro, pues, que entre la kafala de Qatar y la de Marruecos no siempre hay tantas diferencias como se supone… Quod erat demostrandum (o como se diga, que el latín sí lo tengo oxidado).

      Qué tristeza, ¿no?

      • No es cuestión de nacionalidades, sino, quizá de desarrollo social. Así funcionaban las cosas no hace tanto en España. Mis abuelos, por ejemplo, “acogieron” a una “prima pobre” del pueblo que se ocupó de la casa y sus hijos durante un montón de años. Eso es la posguerra española…
        Y las “huérfanas” criadas en orfanatos de monjas han sido de siempre las mejores criadas, ¿no os suena eso? Las religiosas también trabajan ahora el “mercado inmigrante”…

      • Sí, precisamente de esto hablaba en el texto… de las “criadas” en España, no hace tanto tiempo…

        Me gusta lo de que “depende del desarrollo social”. Sin duda, esta es la clave. Gracias por hacer(me)lo notar.

        Quizás me equivoco otra vez, pero quiero creer que el “mercado inmigrante” actual en España se trata de mayores de edad… Desde luego, no de las niñas de 6/7 años que trabajan como mulas en Etiopía (y seguro que en otros muchos países).

  2. Pues si, allí también. De todas formas, se empieza a denunciar públicamente, lo que es el primer paso para eliminar este tipo de prácticas.
    Pero es que el mercado laboral en Marruecos está fatal. ¿Sabes lo que cobraban las cuidadoras de tu hijo? Imagínate una criada. Normalmente la comida (que sobre del resto de la familia). Por este motivo recurren a las niñas. Que, por otro lado, son proveedoras habituales de huérfanos a los orfanatos, ya que los hijos y padres de la familia mantienen relaciones sexuales con ellas.
    Pero como dice Raquel, has oído lo que cuenta Sánchez Dragó sobre las criadas que “conoció”? Pues más o menos lo mismo que cuento yo de allí.

    • Sí, sé lo que cobraban y se me cae la cara de vergüenza de que tengan que sobrevivir con esto, incluso en Marruecos, donde los precios son menores que en España. Muchas de ellas eran el sustento único de la familia, mujeres divorciadas, solteras, viudas con varios hijos…

      Y sí, recuerdo las criadas de Dragó… y las menores de otros países que también alardea de “haber conocido”…

      Qué asco-pena, que decía aquel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: