familia monoparental y adopción

Registro Civil

 

Cuando fui a incribir a mi primer hijo al Registro Civil descubrí algo que me dejó alucinada: era posible inscribirlo como nacido en la localidad de residencia de los padres, en vez de en el lugar donde realmente había nacido.

  Yo debo ser muy literal, pero nunca me planteé que lugar de nacimiento quisiera decir otra cosa que lugar de nacimiento: mis hijos nacieron donde nacieron y no hay más vueltas

 (tuve algunos problemas con una ayuda de Hacienda porque interpreté que cuando pedían “fecha de adopción” querían precisamente esto, la fecha de adopción; y no la fecha de inscripción en el registro civil, que es lo que se ve que había que poner. Ya os digo, debo ser muy literal).

 Los partidarios de “falsear” el lugar de nacimiento argumentan en base a los problemas potenciales que pueden tener nuestros hijos cuando alguien lea en su DNI “Addis Abeba”, por ejemplo, en lugar de “Barcelona”.

 Problemas para encontrar trabajo… problemas para cruzar fronteras… problemas para guardar su intimidad, pues les pedirán que den explicaciones y tendrán que contar que son adoptados.

 Pero yo no acabo de ver que los problemas que tendrán deriven de su DNI. Curiosidad despertarán igual… y por desgracia, racismo también. No creo que tengan más problemas en la vida que el compañero de clase igualmente negro y de familia dominicana cuyo DNI pone que nació en Barcelona, porque, efectivamente, nació en Barcelona.

 Y si tienen problemas porque en su DNI pone la ciudad de Marruecos o de Etiopía en las que nacieron, ¿de verdad la solución es cambiar el DNI? ¿No debemos luchar para que esto no suceda? Igual que las mujeres peleamos por no cobrar un 20% menos que los hombres en vez de cambiarnos de sexo…

 Yo, que tiendo a pensar mal, sospecho que tras el derecho (y el interés) en cambiar el lugar de nacimiento se oculta la intención de ocultar, de disimular, la adopción. Algo realmente difícil cuando nuestros hijos son negros.

 V. una amiga madre de criaturas nacidas en otros países y casada con un hombre nacido en otro país, suele preguntarse por qué se cambia el lugar de nacimiento cuando este está en el Tercer Mundo, y no cuando alguien nacido, por ejemplo en Canadá, se nacionaliza español…

 Al final, para mí, lo importante es el mensaje que les estoy transmitiendo a mis hijos: ¿Es menos bueno nacer en Etiopía o Marruecos, que tenemos que esconderlo?

 Cuando fui a inscribir a mi segundo hijo, a diferencia de lo que sucedió cuando inscribí al primero, la funcionaria no se limitó a informarme de la posibilidad de inscribirlo en Barcelona, sino que me recomendó que lo hiciera “porque la obligación de los padres es hacer la vida más fácil a sus hijos”. Es obvio que su criterio sobre lo que hace la vida más fácil a los hijos no coincide con el mío, y creo que su opinión sobraba.

Anuncios

Comentarios en: "Registro Civil" (37)

  1. Entiendo tus razones y hasta hace 3 años las compartía. Todavía lo hago, en el sentido de que la verdadera solución es luchar para que el lugar de nacimiento de una persona no condicione su bienestar. Pero después de tener que pelearme con todos los funcionarios de mi centro de salud y tener que llegar hasta el Consejero de Salud de mi Comunidad para que mi hija pudiera tener tarjeta sanitaria (cosa que se le negaba por ser nacida en China y porque los funcionarios de turno confundían sistemáticamente lugar de nacimiento y nacionalidad), cambié de opinión. En el DNI de mi hjia ahora pone nacida en Logroño. Ella sabe perfectamente dónde nació, lugar del que hablamos diariamente y al que iremos juntas en el futuro. En ningún momento estoy ocultando su adopción ni a ella ni a nadie. Es obvio que es de raza China. Pero el sentido práctico de la vida tampoco hay que ignorarlo. Algún día mi hija será adulta. Yo no sé si podré estar a su lado. Y cuando sea adulta y no me tenga a mi al lado, será a los ojos de mucha gente una mujer china y por ello será, lamentablemente, será también discriminada. Haber cambiado su lugar de nacimiento por el de la ciudad de España en la que vive, fue en mi caso, una decisión consciente y con el único fin de que cada vez que alguien le niegue un derecho por ser china, ella pueda cerrarle la boca sin tener ni siquiera que discutir con el “idiota” de turno. Sólo tendrá que enseñar su DNI y el susodicho se tendrá que callar. Sé que ésto no la va a librar de todas las discriminaciones, pero sí de unas cuantas.
    Mientras tanto, ésto no me impide seguir luchando para qeu nuestra sociedad sea más tolerante y no sea necesario tomar decisiones de este tipo.

    • Ostras, María, qué fuerte, no? Supongo (espero) que además del cambio, lo denunciaras en algún sitio, no? Porque me parece fuertísimo.

      Yo no he tenido ningún problema parecido, a pesar de que mi hijo pequeño, por ejemplo, no sólo conservó su lugar de nacimiento sino su nacionalidad durante bastante tiempo, y el mayor, aunque la cosa fue algo más rápida, también era aún extranjero cuando le emitieron la tarjeta sanitaria.

      Qué pena tener que empezar a lidiar con idiotas tan pronto en la vida…

  2. También elegimos poner como lugar de nacimiento la ciudad donde vivimos.
    Un abrazo
    Itsaso

  3. La gente que nace en un hospital pero es de un pueblo cercano (o no tan cercano) pone el pueblo como lugar de nacimiento, “falseando” la realidad.
    Hay quien cambia el nombre de sus hijos para “integrarles” o el motivo que sea.

    Cuando has tenido que estar media hora explicando la kafala en una frontera, apetece mucho no hacerlo más. Piensa que hay incluso matices legales en ello.
    Después hay el problema de la policía española que no trata igual a todo el mundo, discriminando según el lugar de nacimiento (obviamente son casos, pero existen y son muy extendidos). Por no hablar de la marroquí (que es mi caso). Evidentemente hay que denunciarlo, pero es sólo un papelito que tiene el valor que quieras darle (como tantas otras cosas), por lo que es lógico, al menos, plantearselo, no?

    Lo que no entiendo es que el funcionario del registro tenga que opinar, claro.

    • Creo que la diferencia entre la inscripción de un niño nacido en el hospital de la ciudad más cercana y la de un niño adoptado es tan flagrante que no merece la pena comentarla.

      Siempre me ha sorprendido la gente que piensa que la integración de sus hijos precisa de un cambio de nombre; sé que, como lo de la localidad de nacimiento, está permitido por la ley, pero yo (personalmente, como todo lo que he escrito al respecto del Registro Civil) no lo acabo de entender.

      • Comparto totalmente tu opinión. Mi hijo es nacido en Marruecos, así consta en el Registro Civil y en su DNI, y es que ni me lo planteé, a lo mejor también soy muy literal yo, que si.

        ¿Y no estamos cumpliendo con nuestra obligación de padres para hacerles la vida más fácil a nuestros hijos, el no doblegarnos a estos racismos? ¿como vamos a canviar su mundo si nosotros no empezamos haciendo algo?

      • ¿Nacidos en el hospital de la ciudad más cercana? No lo creas. Conozco mucha gente, más de un caso, que han inscrito a los hijos en la ciudad de origen de los padres, que en algún caso está a más de 500 km de la cuidad de residencia. Dicen hacerlo por “romanticismo” u “orgullo patrio”.
        En el DNI de mi hija pone que nació en China. Ni me planteé cambiarlo. Por el momento no he tenido problemas. Pero quien sabe lo que pase en el futuro.
        Yo intento e intentaré que los convencionalismos y los prejucios de esta sociedad no le dañen. Cambiarlos…. me gustaría, pero no a costa de aceptar la posibilidad de que hagan sufrir a mi hija.

  4. Yo estoy totalmente deacuerdo contigo madredemarte, de hecho, he tenido problemas con el registro civil porque cambiaron el lugar de nacimiento sin mi permiso…

    Cuando por fin, conseguí que en la partida de nacimiento pusiera que es nacido en Lagos y no en el pueblo que vivimos, tuve que pelear para que me hicieran un libro de familia nuevo… yo no queria un asterisco al lado del nombre del pueblo y luego tener que ir a la ultima pagina para leer que en el asterisco ponia lagos… no y no… pues bien… la funcionaria del ayuntamiento consideró una tonteria mi insistencia… vino a decirme algo así como ‘para ti puede parecerte importante pero es una tonteria’ … al final gracias a mi tonta insistencia según ella, tengo el dni de mi hijo con sus datos reales y no los que le apetecía poner a la funcionaria.

    María me parece fuerte que tuvieras problemas para hacerle la tarjeta santiaria a tu hija por este motivo.

    Yo quiero que a mi hijo no se le discrimine, ni por su color de piel ni por su ciudad de nacimiento… así como quiero que no se discrimine a nadie por esos motivos… se les discriminará menos si pone nacidos en españa? discriminarán menos al hijo de inmigrantes que si ha nacido en españa porque su dni lo ponga? a todos los hijos de inmigrante nacidos en españa cuando les miren el dni darán por hecho de que son adoptados?

    me da la sensacion que quién lo cambia no es que quiera esconder la adopcion sino más bien al contrario (en el caso de los niños negros por ejemplo)… creo que quieren dar el mensaje de ‘soy negro pero adoptado eh? no creais que soy inmigrante’

    • Me ha hecho pensar tu último párrafo… sí, puede que sea así,… exactamente al contrario de lo que yo pensaba.

    • Yo lo cambié porque me lo recomendó un amigo abogado que también estaba adoptando. ¿Qué buscaba con eso? Dejar claro que él es español, no un extranjero nacionalizado ni inmigrante. Que fue adoptado lo tiene clarísimo, cuando le preguntan dónde ha nacido, desde que tenía dos años dice: en ETIOPIA!
      ¿Y si algun político se le ocurriera decir que su carnet pusiera hijo ADOPTIVO en lugar de hijo solo?? desde luego es hijo adoptivo, y bien orgullosos que estamos, pero cómo se forma una familia es algo que pertenece a la esfera privada, al menos para mí (y no me malinterpretéis, privado ni significa que lo quiera ocultar, pero tampoco tengo que ser un diario con patas).
      besotes,
      Ana

      • Yo creo que ser extranjero nacionalizado o inmigrante no tiene nada de malo… y ser español nacido en el extranjero, tampoco, igual da si eres adoptado o si tus padres (o tu madre) residía en otro país cuando naciste. El lugar de nacimiento no aporta más información que esta, el lugar de nacimiento. Que eres español lo dice el hecho de tener un pasaporte / DNI españoles… y afortunadamente, hace tiempo que los hijos, vengan como vengan a la familia, tienen los mismos derechos…

  5. Pues este tema me toca bastante de cerca. Puedo entender que una madre/padre adoptivo, hartos de tanta burocracia como ha tenido que sufrir decidan tirar por la calle del medio y poner nacido en España para evitar seguir peleando con idiotas como los que cuenta María.
    Lo que no entiendo es quien lo hace para, de alguna forma, “ocultar” que su hijo es adoptado, esto me toca bastante las narices. Si adoptas a un niño entiendo que es una decisión meditada y de la que te sientes orgullosa. Si luego lo ocultas, ¿Para qué lo has hecho? ¿Qué puede sentir un niño que nota a sus padres incómodos con el hecho de que es adoptado? Pues nada bueno desde luego.
    Como creo que te he comentado más veces me encanta tu forma de entender la adopción y como transmites a tus hijos lo orgullosa que estás de sus origenes.

  6. El otro día leí en un foro de adopción que al hacer la inscripción en el Registro Civil, existe la opción de que la condición de adoptado no aparezca en la primera hoja sino en la segunda (eso fué lo que entendí), la razón que se daba para hacerlo así, no era en modo alguno ocultar nada, sino permitir la intimidad de la persona adoptada, de manera que cada vez que se le solicitara una Partida de Nacimiento en el transcurso de su vida, no tuviera todo el mundo acceso a información privada.

    Para mí esto tiene su razón de ser, vamos a ver yo puedo ser adoptada y estar muy orgullosa de serlo (no es el caso), pero ¿porque narices tiene que saberlo todo el mundo?, ya lo hablaré yo con quien me dé la gana. Yo tengo el ojo izdo. “vago” de nacimiento, y por supuesto lo tengo asumido, ¡faltaría más!, pero desde luego no me apetecería lo más mínimo que un informe médico mio circulase por ahí con un sellito bien grande que lo dijera.

    La vida de nuestros hijos y la forma en que han llegado a serlo es una cuestión privada de ellos, no una tarjeta de presentación.

    • En mi caso, a estas alturas, yo daría lo que fuera porque el registro de mis hijos estuviera en Madrid, y no en México DF. ¿Sabes cuánto tardan en darme una partida de nacimiento? ¡Alrededor de 10 meses! (eso si la tramito directamente en la embajada allá… aún no he tenido redaños para informarme en el registro central e incluir en el cálculo el tiempo que tarden en pedir la fotocopia del libro a México y el tiempo que tarde la fotocopia en llegar a España :-S).

      Ahora mismo tengo todavía sendas actas que conseguí “haciendo trampa”, pero sólo tengo esas. Con fotocopias de esas actas he inscrito a mi niño en la escuela, pero aún no me he atrevido a intentar pedir su registro en la Seguridad Social o inscribirlo en el Libro de Familia… y para hacerles el DNI hacen falta actas especiales que especifiquen que están destinadas a eso, con lo que, por ahora, si nos tenemos que mover de España tendrán que hacerlo con su pasaporte mexicano, que tiene bastantes más limitaciones que el español (habrá que tramitar visados este verano…).

      Lo dicho, que si hubiera podido elegir e inscribirles en Villaconejo de Arriba seguro que nos iría mejor a todos. A mí ahora y a ellos en el futuro. Es una cuestión principalmente burocrática, y no de ocultación de la adopción de mi hijo mayor.

      Aunque por otra parte coincido plenamente con lo que dice Concha: Lo mismo que a ningún desconocido le interesan los problemas que pude tener en el embarazo de mi hija biológica, o si mis hijos tienen padre o no; también me parece preferible que ningún desconocido sepa que mi hijo mayor fue adoptado. Teniendo en cuenta, sobre todo, que la gente es extremadamente cotilla y se basa en prejuicios. Encontrarse con alguien malintencionado que se monte su propia historia sobre los orígenes de mi hijo (y trate con él en función de esos prejuicios) me parece algo que es preferible evitar.

      Desde luego estoy tan orgullosa de su nacionalidad mexicana que yo misma estoy tramitando la mía, y su adopción es algo que también me produce orgullo, por muchas razones. Pero ni voy contando a todo el mundo que México es el mejor país del mundo ni voy diciendo a todo el mundo que la adopción de mi hijo mayor es, con diferencia, la experiencia más enriquecedora que he vivido. Es algo íntimo. Se lo cuento a quien me apetece, no lo llevo de cartel por la vida. Combato prejuicios cuando a mí me apetece y me parece oportuno, con argumentos que no siempre tienen que llevar a mi familia como protagonista.

      Por eso me resulta extremadamente cómodo, de cara a los desconocidos, responder en abstracto con una sonrisa que “mis hijos son mexicanos, como su padre”, cuando insisten en comentar los orígenes de mi hijo mayor.

      Se podría objetar a esta “mentira por sobreentendido” que es algo que puede confundir a mi hijo, que puede ver su adopción como algo vergonzante y tal y tal y tal. Pero yo no estoy de acuerdo, creo que depende mucho de la comunicación que tengas tú con él y en dónde se nota que una pone el acento… En mi caso es pura y dura defensa de la intimidad. No me da la gana dar conversación en ese tema, pero quiero seguir siendo educada.

      Es algo que se aprende bastante bien cuando trabajas en un negocio familiar de cara al público. Tienes que ser extremadamente amable con el cliente, hasta el punto que se considere “parte de”, pero si dejas vía libre para opinar a todo el mundo en las cosas que te importan vas lista.

      Yo hay muchas cosas que no comparto de nuestra vida con las personas externas a nuestro círculo, o que hago un chiste con ellas, sean más o menos importantes. Lo que no me apetece compartir no lo comparto. Punto. No estoy obligada a ello, puedo elegir y elijo no hacerlo.

      Me he alargado un montón, pero no sé si me he explicado bien… lo siento!

      Buenas nocheeees!

      • Te has explicado muy bien, pero en la primera parte del mensaje mezclas churras con merinas (a mi entender). Una cosa es el registro en el que lo inscribes, y otra la ciudad de nacimiento. Mis hijos están registrados en Barcelona, pero las ciudades que constan son los lugares donde nacieron. No tienen más problemas para obtener sus documentaciones que si les hubiera cambiado este dato. Si tus hijos estuvieran inscritos en el Registro de Madrid, lo que por lo que cuentas, sin duda te haría las cosas más fáciles, podrían seguir constando como nacidos en México.

        Por cierto, que la documentación de nuestros hijos ponga que han nacido en el extranjero no muestra automáticamente que sean adoptados. Si hubiéramos tenido hijos biológicos en el extranjero (no sé si es tu caso, no recuerdo dónde nació tu hija), en su documentación también podría poner que han nacido en el lugar donde han nacido. Yo puedo decir que mis hijos han nacido en Etiopía y Marruecos porque yo viví allí, por ejemplo (lo cuál, muy pillado por pinzas, no deja de ser verdad… aunque la causa-efecto se invierte, ya que yo viví allí porque ellos habían nacido allí – la que no sé si se explica ahora soy yo).

        Respecto a la información que damos a la gente, estoy de acuerdo. Yo no creo que mientas cuando dices que tus hijos son mexicanos como su padre. Es así. Quizás mentiría yo si dijera algo parecido de mis hijos (a no ser que aceptemos “padre biológico” como animal de compañía), pero desde luego yo hago cosas parecidas. Por lo general, a casi cualquier pregunta de este tipo, contesto “son mis hijos”. Lo cuál no deja de ser verdad. De todas formas, cambiar el lugar de nacimiento en el Registro Civil, no necesariamente protege su intimidad. A mi hijo mayor, negro, le van a hacer tantas preguntas (o más) si pone que ha nacido en Barcelona, que si pone que ha nacido en Etiopía. De él dependerá la decisión de cuántas y qué explicaciones quiere dar (y a quién).

      • Raquel, si no estoy equivocada tu marido es mexicano, entonces, ni estás mintiendo cuando dices que tu hijo es mexicano como su padre ni tu hijo se puede sentir mal por ello porque es cierto… y comentas que es pura defensa de la intimidad y lo entiendo… le pasaría lo mismo a una adopción nacional en españa de un niño blanco, si no quieres explicar que es adoptado no tienes por qué hacerlo… pero yo por ejemplo no puedo contestar que mi hijo es nigeriano como su padre, porque su padre es español y blanco, salta a la vista que es adoptado… proteger su intimidad, por supuesto, pero no creo que pase porque su dni ponga que es nacido en españa.

      • Tienes razón, cambiar el lugar de nacimiento en el registro civil no tiene que proteger necesariamente su intimidad (en la infancia, con respecto al hecho de ser adoptado), sobre todo si no comparte los mismos rasgos que sus padres… pero quizá si la proteja en otros momentos. Pero no voy a ponerme ahora a comentar casuística en la que enredarnos sin llegar a lo importante.

        Madre, en la primera parte no me parece que mezcle cosas, es que (no sé de qué dependerá) hay hijos a los que hay que registrar necesariamente en el lugar en el que nacen. Los míos, por ejemplo, en ningún caso podría haberlos registrado en otro lugar que no fuera la embajada en México. ¡Ojalá! Y me da la impresión de que no es únicamente porque una es biológica (sí, la pequeña nació en México también) y el otro es adopción nacional mexicana, sino que también ocurre en adopciones internacionales en algunos países determinados.

        Con respecto a lo de si miento o no, “formalmente” no es una mentira, pero sí lo es de fondo. Cuando me preguntan lo hacen atendiendo a las diferencias físicas entre mis hijos. Es decir, lo que realmente me están preguntando es “¿el niño es indio porque es adoptado, verdad?” y al responderle que su padre es mexicano lo que sobreentienden es “¡Ah! Entonces es el marido el “panchito” y la niña ha salido a su madre”… No conocen a mi marido, que en realidad parece un levantador de piedra de Bilbao (mi hija es clavadita a él), nada más lejos de Cantinflas ;-).

        Claro, que esto es como dice Laura: puedo responder así porque comparten nacionalidad (por lo que la gente presupone que también rasgos indígenas). Hace mucho tiempo, cuando iniciamos trámites de adopción, una de las razones por las que nos decantamos por México a pesar de ser uno de los países más desaconsejados y de que a mi esposo le hubiera gustado más tirar para África, fue por esto que ella apunta: para que la adopción no fuera siempre pública en nuestros dos países.

        Y me suele chirriar que el que una familia como la nuestra tome medidas destinadas a evitar que la adopción sea siempre pública sea automáticamente juzgada de que se avergüenza de la adopción/orígenes de sus hijos. Todos los padres adoptivos, como apuntáis vosotras, intentan por diversos medios proteger su intimidad. Quizá nosotros no más fuimos un paso más allá.

        No dudo que haya padres poco preparados para enfrentar/asumir la historia de sus hijos… pero están tanto entre los que cambian el lugar de nacimiento como entre los que no lo hacen, tanto entre los que adoptan en Rusia bebés rubitas como entre los que adoptan en Etiopía niños con necesidades especiales… Desde luego, yo aún no he conocido ningún otro padre adoptivo en España que esté más vinculado (o con más sentimiento de pertenencia incluso) con el “entorno social y cultural” del que procede la madre biológica de sus hijos que yo y mi esposo… y sin embargo, a lo largo de los años, muchas veces en diferentes conversaciones, han cuestionado mis capacidades como madre adoptiva, o “mis miedos” a la diferencia (¿?), o mi poca preparación, o incluso mi racismo (¿¿¿???) debido a que elegí que la adopción de mi hijo no fuera siempre pública y defendí el derecho de los padres a inscribir a sus hijos donde les diera la gana si así lo consideraban oportuno sin colegir automáticamente que el que modificaran país de nacimiento fuera por razones inadecuadas.

        Madre de Marte, con respecto a lo que dice tu amiga y comentas en tu post, no conozco muchas familias que adopten internacionalmente y que lo hagan en países del tercer mundo (no creo que exista ninguna). Así que, aunque comparto su situación punto por punto (hijos y marido extranjeros “del tercer mundo”), no creo que que sea extrapolable. Además, cuando se solicita una naturalización no se permite modificar lugar de nacimiento, sólo es para la adopción internacional. Así que ni un canadiense ni un congoleño que se nacionalice puede modificar la realidad.

        Y sin embargo estoy convencida de que si se permitiera elegir país de nacimiento, por ejemplo, a todas esas parejas españolas que están teniendo hijos mediante maternidad subrogada en EEUU, algunas de ellas elegirían que fuera España el país que figurara como propio. Por una cuestión de pertenencia, seguramente.

        En fin, que yo ni estoy en el caso de elegir ni probablemente hubiera cambiado nada de haber podido hacerlo, pero que no me parece tampoco tan criticable.

        Otra vez me he vuelto a alargar… lo siento.

      • No lo sientas… aquí no hay límite de tiempo y espacio.
        Cuando digo que mezclas cosas (si es que lo haces) me refiero a que yo hablaba de algo distinto… no de en qué registro inscribir a tus hijos (yo tampoco lo escogí), sino que, en el caso de hacerlo en el de tu ciudad (como ha sido el caso de mis dos hijos), la burocracia es estrictamente igual si escoges poner “Barcelona” o “Addis Abeba” en la casilla de “lugar de nacimiento”.
        Estoy de acuerdo en todo lo que dices, y sobretodo, que cambiar o no el nombre o el lugar de nacimiento no implica necesariamente que se lleve mejor o peor la adopción, la pertenencia, y el respeto por los orígenes.

      • Me he saltado una palabra en el comentario anterior:
        <<no conozco muchas familias que adopten internacionalmente y que NO lo hagan en países del tercer mundo>>.

        Y ya dejo el tema, perdonad por ser tan pesada… buenas noches!

  7. Para mi es un orgullo que el DNI de mi hijo ponga Etiopía y así se lo pienso transmitir. Orgulloso del lugar en el que ha nacido, como los de Bilbao o la república independiente de mi pueblo. Nunca he tenido problemas con la sanidad y eso que antes de tener libro de familia tuvo que ir al pediatra y hacer diversas pruebas y análisis. En cuanto a la partida literal de nacimiento, no es un papel que te pidan para nada más que hacer el DNI y para adoptar, ni para el trabajo ni nada por el estilo, así que no creo que sea un documento que tenga que explicar a muchos desconocidos, y para hacer el CI si algún día quiere adoptar, pues es un hecho importante de su vida que tendrá que reflejar en él.

    • Sí, yo me quedé pensando cuántas veces en la vida te piden una partida de nacimiento… yo en casi 40 años sólo la he necesitado para hacerme el DNI/Pasaporte y para tramitar las múltiples adopciones de mis chicos… no son documentos públicos ni nadie de mi entorno ha conocido los detalles (que por otra parte, carecen de importancia).

      • para casarte tambien la piden… creo que así fué como muchas personas a las que le habian ocultado la adopción se enteraron de ello… (hablo de años atrás)

      • Sí, es verdad… se nota que no me he casado nunca.

      • La partida no la piden, pero influye en el DNI, que te piden muchas veces. Por lo tanto, escojas lo que escojas, si que influye.

      • Cuando hablaba de la partida de nacimiento (yo), me refería a que se haga público el hecho de ser adoptado, que es algo que pone en la partida de nacimiento, pero no en el DNI. Tu intimidad al respecto de tu adopción queda bastante protegida.

        La ciudad donde naciste (o donde dice que naciste) sí sale en el DNI, claro.

  8. En mi caso, pusimos nacido en la ciudad donde nacimos sobre todo por burocracia. Nos tardaban en inscribir al niño más de un año y necesitábamos ya todo en regla para poder solicitar médico y más cosas ya que lo necesitaba de forma rápida. Además nos dijeron (no sé si será cierto ahora por lo que decís), que si necesitábamos una partida de nacimiento (cosa que hemos necesitado hace poco para nuestra segunda solicitud de adopción), tendríamos que pedirla al Registro Central de Madrid y tardaba muchísimo.
    Tan solo por eso lo hicimos, lo de la intimidad, en parte lo veo bien, pero no fue ni mucho menos nuestro motivo principal.
    Mi hijo sabe perfectamente de dónde viene desde casi que llegó.

    • Tu trámite de inscripción debió ser distinto a los míos. En mi caso, escoger una u otra opción no implicaba ninguna diferencia burocrática. Ambos están inscritos en el registro de Barcelona (y en ambos casos tardaron 6 meses en hacerlo, por cierto. Los nacimientos los inscriben al momento…)

      • No sé cómo va el asunto, pero a mí hace unos años igual me tocó ir al registro central acompañando a mi madre para sacar un acta de una prima adoptada en Rusia (un favor que nos pidió su padre, que vive en Cataluña). Fueron varias horas de cola, pusimos incluso una queja porque aquello fue apoteósico, sin un lugar donde sentarse, muchísimas personas hacinadas en un edificio antiguo de la calle Montera… desde las nueve hasta más allá de las dos de la tarde.

        Tema controvertido, Mamá de Marte, aunque creo que todas las que opinamos coincidimos en lo básico: Avergonzarse del país, raza, cultura de origen o lo que sea de un hijo e intentar soslayarlo con modificaciones en la documentación es una estupidez (por decirlo suavemente).

        Disentimos algunas, quizá, en la importancia que le damos a esos documentos 🙂

  9. Soy de las que piensa que una no puede sentirse orgullosa de ser guapa, alta o haber nacido en Mónaco. Porque creo que el orgullo es algo merecido y no regalado. Algo por lo que has luchado y no algo que te venía dado de antes.

    Nunca me he sentido orgullosa de ser espanola, no comprendo la gente que se siente orgullosa de ser de su pueblo… en todo caso me sentiría orgullosa de que los españoles seamos alegres o hayamos ¡al fin! montado un 15-M, pero no de ser algo en lo que yo no he tenido nada que ver.

    Vaya por delante que vivo en Munich y soy emigrante/inmigrante/expatriada y me he sentido igual de inmigrante en algunas ciudades de España en las que hay mucha falsa identidad metida a la fuerza.

    Hasta que adoptamos a una niña de otro país… y de repente quiero que mi hija esté orgullosa de ser China y haber nacido allí… según lo anterior: no, imposible, eso no se lo ganó ella.

    Pero en realidad lo que quiero es que se sienta orgullosa de decir que es china/etíope/rusa o de Sebastopol y no baje la voz ni la mirada al decirlo.

    Que no lo cambie en sus papeles ni por comodidad. Que no lo critico ni me parece terrible, solo que quiero que lo intente habiendo nacido donde ha nacido porque tiene el mismo derecho que cualquiera nacido en Madrid y si cambiamos, los que ganan son los que se equivocan. Para mi es como si les estuviésemos dando la razón.

    Soy muy práctica, mucho, pero por encima está mi sentido de la justicia. Entonces estará orgullosa de ser una mujer (no importa de que nacionalidad o lugar de nacimiento) orgullosa. Porque no cambiará su nombre ni sus papeles y moverá Roma con Santiago para tener los mismos derechos que un español nacido en España…
    que, por cierto, aunque siendo de ojos claros y pudiendo parecer alemana, es lo que hago yo aquí. Yo no estoy orgullosa de ser española sino de serlo en el extranjero y tener el valor de decírselo con acentazo al más clasista de los alemanes mirándole a los ojos y con una sonrisa. Si no pudiese hacer eso, no podría vivir aquí.

    Para mi nada tiene que ver con la inmigración y sí con intentar enseñar a mi hija que la justicia existe en cada uno de nosotros, que es su obligación luchar por sus derechos y el pasado hay que asumirlo seas quién seas y estés dónde/delante de quién estés. Es una base, de las muchas…

    … y lo de ser española, china o pakistaní…esto es otra base… es lo de menos!

    “Home is not where you live
    but where they understand you.”
    Christian Morgenstern

    Eva de

  10. el comentario de la funcionaria del registro me ha recordado mis dos visitas a ése horrible lugar…
    en 2004 fuí a inscribir a mi hija (soy mamá sola por elección) y me obligaron a poner el nombre de un padre inventado “para que no se notara” y no pudiera ser discriminada porque en su DNI se averiguara que es hija de “madre soltera”. Me negué y de poco me sirvió, me sacaron el reglamento y la conclusión fué que o decía yo un nombre de varón o lo ponía ella. y Ahí está puesto-ESTE VERANO SIN FALTA ME ARMO DE VALOR E INICIO LAS GESTIONES INTERMINABLES PARA BORRRARLO-
    en 2009 cuando esperaba la cola para inscribir a mi hijo la funcionaria llamó a los siguientes y ni corta ni perezosa exclamó -“¡NO JODAS, OTROS CHINOS! …la familia se rió…supongo que por no llorar y fué atendida por otra porque la señora no se dignó a hacerlo…
    de verdad, defiendo lo público por sistema, pero algunas instituciones y su personal (o parte del mismo) hay que reconocer que están obsoletas.

    • Cada vez que pase algo como lo que cuentas, Nuria, TENEMOS la obligación de quejarnos, de enviar cartas a los periódicos (citando lugar, día y hora del suceso/comentario), de hacernos respetar…porque es para nuestros hijos, es una obligación.

      Eva DE

  11. Hola Madre de Marte,

    Que interesante.

    Estoy contigo: deben de mantener su lugar de nacimiento – y punto.

    Brenda
    http://www.adopcionpordentro.blogspot.com

  12. Hola,
    Yo no tengo ningún hijo adoptado, pero también me molestó que pusieran a mi segundo hijo de lugar de nacieminto el sitio donde resido y no dónde realmente nació.
    Y si me molesta a mí, imagino que en el caso de una adopción debe ser más doloroso. Las raices nunca se deben perder ni falsear. Somos la suma de nuestras experiencias, y el sitio de donde venimos es lo primero.
    Gracias por el post!

  13. Irene Brown Lopez dijo:

    Hola, Yo adopté a una niña extranjera hace ya 8 años. Y todavía estoy peleando con los del Registro Civil.
    El Juez que me otorgó su custodia me pregunto si quería poner lugar de nacimiento, donde residía, aquí en España y dije que no. Pero si cambiamos en la sentencia el lugar de nacimiento biológico por el lugar donde vivía la niña en el país extranjero.
    Pues cuando fui a regístrala en mi pueblo, me cambiaron su lugar de nacimiento por mi pueblo, además a mala leche, porque había dejado constancia de que quería que figurase el extranjero.
    Me consto que anularan el asiento pero lo conseguí.
    Tuve que ir al Registro Civil de Madrid. Y aquí la anotaron con el lugar de nacimiento biológico y no de filiación adoptiva. Graso error, todos mis papeles que la hacen hija mía pone el lugar de nacimiento de la filiación adoptiva. He interpuesto 3 recursos y no me han dado la razón.
    Estoy intentándolo ahora en otro Registo regional porque también la estoy acortando el nombre, a ver si tengo suerte.
    Pero no entiendo, ¿porque tienen que poner lugar de nacimiento el biológico y no el adoptivo?
    En la sentencia de adopción en el país extranjero, el juez me lo cambio, pero aquí en España no hacen caso a lo que pone la sentencia de adopción sino su partida de nacimiento con datos biológicos (también presente partida de nacimiento con los datos adoptivos, y todos los demás documentos).
    ¿A alguien más le ha pasado esto?
    Yo nací en EEUU, de madre española y padre norteamericano. Con 8 años me vine a España porque mis padres fallecieron y me terminó de criar mi abuela española. Siempre he tenido DNI que dice que soy nacida en EEUU, y esto nunca me ha causado ningún problema de ningún tipo en España. ¿Porque tendrían que tener problemas mi hija?
    Yo no quiero cambiar su lugar de nacimiento, por que nació allí. Ella es española de derecho pero su lugar de nacimiento no es Español, no tenemos que escondernos, ni creo que vaya a tener una vida más dificil porque su DNI muestre que no nació en España. Y mi niña tiene rasgos asiativos, leves, pero los tiene. No importa que sea adoptada, ni importa que todo el mundo lo sepa. Lo es, y con orgullo, porque para eso sus padres le han hablado con toda naturalidad de sus origenes, y la quieren como parida. Y eso han que inclucarselo para que nunca se sientan diferentes……. Pero a lo que voy, ¿a alguien le ha pasado lo que a mi en el Registro? ¿Y como solucionarlo?
    Gracias,

    • No sé si lo acabo de entender. ¿Qué diferencia hay entre el lugar de nacimiento biológico y adoptivo?

      • Irene Brown Lopez dijo:

        Hola!
        La diferencia es:
        filiación biológica: lugar de nacimiento que figura en su partida de nacimiento de sus padres biológicos (es decir, dónde realmente nació).
        filiación adoptiva: lugar de nacimiento que figura en su partida de nacimiento de adopción con los nombres de sus padres adoptivos (en la Sentencia de Adopción el Juez cambió su lugar de nacimiento por dónde estaba la casa cuna y dónde su produjo el juicio-hay padres que aprovechan y en el juicio dicen que el lugar de nacimiento es algún sitio de España).

        En mi caso, en la sentencia de adopción se cambio el lugar de nacimiento biológico por el lugar dónde estaba la casa cuna y dónde su produjo el juicio (ambos en el país extranjero).

        Espero haberme explicado bien.

      • Sí, ahora lo entiendo. ¿Y vosotros por qué preferíais que figurase el lugar donde vivía que el lugar donde nació?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: