familia monoparental y adopción

 

Como soy una neurótica peligrosa, había leído muchísimo sobre adopción ya antes de adoptar (y durante, y después). Y estaba convencida de que los malos rollos, los problemas de vínculo, las dificultades importantes… se daban por culpa de padres incompetentes.

Cuando leía en foros, en blogs, en artículos, a madres (y algún padre) desesperadas porque no conseguían que su hijo les hiciera caso, que cesaran las rabietas, que se redujeran los niveles de agresividad… Pensaba:

“Yo lo haré mejor, a mí no me pasara”.

Al fin y al cabo, había niños adoptados que no eran así, ¿no? Señal de que la “culpa” era de los padres.

Al fin y al cabo, yo era una canguro estupenda, la amiga de los niños, la que se ocupaba de ellos en todos los encuentros de amigos, y siempre era capaz de reconducir la situación.

Lo que no sabía es que nada es más fácil que ser madre cuando los hijos son de otros, que de los tuyos no te puedes desconectar nunca, son tu responsabilidad 24 horas sobre 24, que las cosas que siempre te han funcionado dejan de funcionar, que a veces se te terminan los recursos…

Convertirme en madre, y en madre de un hijo como B., fue un descalabro. Sacó de mí lo peor, la parte más oscura, la más vulnerable… todos los miedos que creía superados… todos mis fantasmas.

También lo mejor, la fuerza, la necesidad de re-explorarme, de re-pensarme… De sacar recursos de dónde no hay cuando los has agotado todos.

Si mi único hijo fuera mi hijo pequeño, tan “fácil”, seguiría convencida de que los problemas de los niños adoptados derivan de la competencia de los padres. De que soy una madre estupenda.

Aunque probablemente, la madre imperfecta que he descubierto en mí es mucho mejor madre que la que sería entonces.

Anuncios

Comentarios en: "Yo lo haré mejor, a mí no me pasará" (12)

  1. jajajajja, me encanta esta entrada. Totalmente de acuerdo… pero siempre es una buena ocasión para RE-EXPLORARSE y RE-INVENTARSE, ¿no crees?
    Besotes

  2. Y yo comienzo a intuir que la variable “adopción” no siempre es la más definitoria… En mi casa parece que la pequeña, biológica, me va a dar muchísimos más dolores de cabeza que su hermano mayor, adoptado…

    • Espero estar ahí para que nos lo cuentes… Yo es que no tengo experiencia en hijos no adoptados (ni creo que la vaya a tener ya, para qué engañarnos)

  3. martucha dijo:

    Esta entrada me parece una instantánea estupenda de lo que significa ser padres. Desde la barrera todo es distinto, a veces la percepción es de más dificultad a veces de menos. Cuando sales al escenario… a veces te sirve el guión, otras veces improvisas y otras… nada. Eso sí, los hijos siempre te aportan un autodescubrimiento de muchas cosas.

  4. Madre de Marte,

    Me has hecho reír a la vez que me saltaron las lágrimas.

    Y da igual que el niño sea biológico o adoptado, con estoy estoy totalmente de acuerdo. Nunca imaginaba que sería tan difícil ni que aprendería tanto.

    Pero bueno, tampoco imaginaba que sería tan bonito:)

    Brenda
    http://www.adopcionpordentro.blogspot.com

  5. Totalmente identificada con esta entrada!!
    Yo también tengo “uno de cada”. Si solo tuviera al mayor pensaría que esto es “bufar i fer ampolles”…
    He leído en algún sitio que en caso de hermanos adoptados es normal que adopten roles distintos. “el fácil” vs. “el difícil”….”el más preocupado por agradar a sus padres” vs. “el más desafiante”. En mi caso, esto se cumple al 100%.
    Ah! y tengo un peque biológico que todavía tiene que destaparse…
    Y estoy contigo en lo de que la mejor madre es la madre imperfecta! (Y que se acepta con esas imperfecciones!)

    • En mi caso, también se cumple al 100%. Y lo más curioso: si el mayor se tranquiliza unos días, el peque aprovecha para sacar el genio… supongo que es su manera de decir “¡¡Estoy aquí!!”. Es muy injusto para los hermanos menos demandantes la cantidad de atención que reciben los otros – en detrimento de la que podrían recibir ellos.

  6. A mí me han tenido que decir/recordar más de una vez, porque me hacía falta, que no existe el padre perfecto.

    Un beso.

    • Portorosa, creo que acabas de “romper el corazón” a más de una lectora de este blog… ya sabes que te tienen/tenemos en alta estima.

      • ¡Oh, gracias!
        Pero no temas, esas imperfecciones me añaden mucho encanto…

        En fin, debo elegir entre romper el corazón a alguna lectora o rompérselo a mis hijos.

        Un beso.

      • Sin duda…
        A tus hijos (y yo a los míos) se lo romperemos en cuanto lleguen a la adolescencia… no sufras por ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: