familia monoparental y adopción

Niños nadie

Hace ahora más o menos 5 años, me asignaron a mi hijo mayor. Una asignación es una foto, un nombre, una historia ambigua contada en 3 líneas y un informe médico donde hay peso, talla y los resultados de algunas analíticas. Muy poco.

Sin embargo, empecé a repetirme aquel nombre en voz baja para ver cómo sonaba, reenvié la foto a toda la gente que quería y enseñé las copias que llevaba en la cartera hasta al taxista que me llevó a hacer los últimos trámites.

Aún no sabía nada de la maternidad, ni de mi hijo, pero empecé a imaginarme como madre de B.

De golpe, aquella criatura que hasta entonces no osaba imaginar, cogía peso, cuerpo, rostro y figura.

Ya podía empezar a comprar las cosas que iba a necesitar (cuna, carrito, las primeras mudas de ropa, algún juguete), y, como soy una madre neurótica, además, decidí empezar a buscar guardería para cuando la necesitara.

El único lugar del barrio en el que había una plaza no me acabó de convencer. Por esto, alguien me dio el teléfono de otra madre del barrio, también madre adoptante de una criatura etíope, que llevaba a la niña en aquella guardería.

Lo que me dijo de la guardería me hizo decidirme a no apuntar a mi hijo… pero lo que me impresionó fue un comentario que me hizo casi de pasada… “Disfruta del momento, disfruta del viaje… yo no disfruté nada. Semanas antes me habían asignado a otra niña, que murió… al cabo de pocos días me hicieron una nueva asignación, pero yo estaba aún deshecha pensando en aquella niña que había muerto, mi primera hija”.

Me resultó muy fácil ponerme en la piel de esa madre. Yo también tenía la foto, el nombre, la expectativa del niño que iba a ser mi hijo. ¿Cómo imaginar algo tan tremendo como su muerte? ¿Borrar de un plumazo todo lo que había planificado para él, junto a él?

Tiempo más tarde descubrí que la historia de esa mujer no era tan rara. Los niños mueren en los orfanatos, en las casas cunas de las ecai. A veces, es posible que sea inevitable, como es inevitable que mueran niños aquí, en el Primer Mundo. Pero muchas, muchas veces, mueren por negligencia, porque nadie les cuida, porque no se les atiende, porque ni siquiera les alimentan.

Cómo le sucedió a la hija pequeña de V., que estaba al borde la muerte cuando la fueron a recoger (mucho peor que cuando entró en la casa cuna de la ecai, semanas antes), y de quién, cuando le preguntaron al personal quién la había cuidado, les dijeron literalmente que “nadie”. No sé si la hija de V. hubiera sobrevivido de no ser porque sus padres son médicos…

…y no sé si el hijo de M. hubiera sobrevivido si ella no fuera enfermera. Pocos días después de la asignación, la llamaron para decirle que el niño estaba mal, que tenía convulsiones, que no sabían si sobreviviría, y que si quería, podían cambiarle la asignación. Ella dijo que ni hablar, se fue a Etiopía semanas antes de que saliera el juicio y lo llevó de médico en médico, hasta localizar un hospital en condiciones, haciendo traer medicación de España, recuperándolo en un par de ocasiones de paradas cardio-respiratorias.

Sin arredrarse.

Para mí, lo más tremendo de la historia del hijo de M. es la frase “si quieres, te lo cambiamos por otro”. Qué poco vale, para mucha gente, la vida de estos niños. Niños de África, niños negros, niños sin familia. Niños de nadie.

Niños nadie.

Que no valen más que mercancía dañada que puede ser cambiada por otra en mejor estado.

Cuya muerte siempre se excusa con la frase “es que esto es África”.

La hija de V. y el hijo de M. son niños sanos, felices, con toda una vida por delante. Pero podrían haberse quedado allí. Como se han quedado 33 niños en un orfanato de Bamako, en Mali, cuya directora se enriqueció matándolos de hambre. Cuya directora, que se enriqueció matando de hambre a los niños que tenía que cuidar, va a salir de rositas porque “no hay denuncias particulares”. Si nadie lo remedia.

Qué poco importan estos niños nadie.

Anuncios

Comentarios en: "Niños nadie" (5)

  1. Lo que explicas me ha hecho pensar lamentablemente en un poema de Eduardo Galeno “los nadie” …” Los nadies: los hijos de los nadies, los dueños de nada.
    Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos: Que no son, aunque sean….”

    No hay palabras que permitan describir la maldad de aquellos que se aprovechan de los niños en su beneficio económico…

    Por desgracia y aunque no a un mismo nivel también hay muchos niños que no son nadie aquí en nuestro país. Niños que no serán nunca el rey de ninguna casa… Niños no susceptibles de ser adoptados y que no experimentaran nunca el amor de una familia… por razonres burocrácticas o porque no hay suficientes familias de acogida… Eso también los convierte en nadies para mi…

    Colaboro con un CRAE lleno de niños tutelados por la Generalitat de Catalunya y me extremecen muchas situaciones injustas…Aquí por fortuna ningún niño morirá por desatención… pero su ser más profundo sí que puede morir por falta de amor…

    Maria

  2. victoria dijo:

    Claro que aquí hay niños desatendidos con falta de amor y otras carencias.
    Y muchos niños nadie victimas de las guerras absurdas.
    Pero en la adopcion internacional se juntan varios factores preocupantes.
    Las agencias entran a saco ofreciendo donativos a los orfanatos y hacen demandas masivas de niños adoptables ( o sea pequeñitos y sanos) .
    Corrompen a personas muy dispuestas a corromperse, se juntan entonces las dos mitades perfectas.
    Y lo pagan los menores, que en muchas ocasiones estaban mejor atendidos en su familia de origen que en esos orfanatos y casas cunas, que pueden verdaderos campos de concentración.
    Pueden pasar dos cosas: que los niños por los que mas se paga esten mejor cuidados, o que acumulen niños que poco les importan y el sobrevivir o no se convierta en una especie de ruleta rusa, si le pasa algo a alguno/a pues te lo cambian por otro y senseacabó.
    Porque no son orfanatos dedicados a proteger a los niños, sino a lucrarse de ellos.
    Es francamente horripilante la vida de los niños nadie.

  3. Tienes más razón que un santo,a mi me ha pasado lo que cuentas,al principio de iniciarme en el mundillo de la adopción,estaba interesada en buscar blog que hablaran de adopción de niños y niñas y sólo me salian direcciones de adopción de perros.Con lo rica que es la lengua española ,pienso que debería de usar otro término que sirva para establecer una diferencia entre persona/animal.Marina

  4. Me has puesto los pelos como escarpias. Que poca humanidad y que asco de gente, de verdad. Perdona el tono, pero el maltrato a los niños, aunque sea por omisión , me saca de quicio.
    Como puede alguien ver a una niño muriendo a su lado y no hacer nada, sólo cambiarlo por otro no defectuoso, como si fuera un objeto.
    Ojalá se pudiera hacer algo, pero me temo que es difícil o imposible.

  5. Es muy triste, mucho. Y genera mucha impoténcia. D.E.P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: