familia monoparental y adopción

Raquel, lectora de este blog y amiga cibernética, escribió una reflexión en este post que me pareció tan y tan brillante que no me he podido resistir a publicarla en forma de entrada (con su permiso).

Los análisis profundos sobre la corrupción en la adopción son difícilmente compartibles con la sociedad en general, que no está familiarizada con la misma. Al hablar en público sobre ellos se legitiman las preguntas sobre “los costos de los niños” que son, cuanto menos, ignorantes, y cuanto más, muy cabronas.

Por eso yo veo dos frentes a los que enfrentarse (o de los que defender a nuestros hijos):

Por una parte un gran porcentaje de la población, que consideran a los hijos adoptados como hijos de segunda y, ahora, después de las últimas noticias sobre la corrupción, se plantean si habrán sido vendidos/secuestrados, montándose sus propias películas sobre su pasado. Esos que dicen/piensan/sienten esas cosas de “se quieren casi como si fueran propios, ¿verdad?” o “fíjate qué buena obra hizo Fulanita al adoptar a Pepito”, o “yo adoptaría un negrito ¡con lo monos que son! Pero es que sale tan caro…” y ahora además inventan “¡Pobre madre! (por la biológica) lo que estará sufriendo por el robo de su hijo…” lo mismo que “¡Qué mala madre! (por la biológica de nuevo) mira que vender a su hijo…”. Con esos, si tenemos ganas y fuerzas, podemos ir culturizándolos, y esperar que, con el tiempo y el roce de todos nosotros, sus hijos sean menos analfabestias que ellos.

Por otra parte están algunos padres adoptivos, menos visibles pero igual de peligrosos. Aquellos que deciden cerrar los ojos y matar una y otra y otra y otra vez al mensajero que les cuenta la terrible realidad del tráfico de niños para la adopción; que creen que “los países tercermundistas” están plagados de madres pobres que no pueden/quieren criar a sus bebés; que sólo tienen en cuenta al elegir la nación donde adopten que los plazos de asignación sean cortos, que haya que estar poco tiempo de viaje y que haya “disponibilidad” de bebés; que delegan a ojos cerrados sus procesos a ECAIS y otros intermediarios porque “es que nosotros no sabríamos/nos da miedo”; que recalcan que los hijos adoptados no se diferencian en nada de los hijos biológicos; que consideran que hay que pasar de puntillas sobre “la señora que les tuvo en su barriga” porque en realidad ellos “nacieron de su corazón” al llegar al aeropuerto; que sus hijos son “sólo españoles”, porque llegaron aquí muy chiquititos y “la oveja es de donde pace, no de donde nace”, que se escandalizan muy sinceramente del racismo cuando los compañeros de cole llaman despectivamente “negros” a sus “bomboncitos de chocolate”, etc.

El problema está en que los argumentos para enfrentarse a unos o a otros no son sólo diferentes, sino aparentemente antagónicos:

A los primeros hay que hacerles ver que NO hay diferencias entre una familia y otra; que el que guardemos silencio ante sus preguntas con respecto a sus orígenes o nuestro proceso no quiere decir que haya nada “oscuro” en la información que callamos; que nuestros hijos, por ser adoptados, no tienen necesidades especiales ni corren (o suponen) ningún riesgo especial… para que estas personas ajenas a la adopción no perjudiquen a nuestros hijos y no perpetúen con los suyos prejuicios que son, cuanto menos equivocados, y cuanto más dañinos.

A los segundos hay que hacerles ver que las diferencias existen, y que las vivencias y necesidades de sus hijos son importantes y específicas derivadas de su adopción (identidad, orígenes, racismo, autoestima, etc); hay que “obligarles” a que asuman la información disponible sobre el tráfico para que puedan enfrentarse a él (a ser posible antes de que comiencen su proceso adoptivo) de una forma responsable, para que no perjudiquen a sus hijos ni perpetúen con su dinero la trata en los paises de origen de los niños.

Como veis, son discursos difícilmente tratables de forma superficial, y casi diría que irreconciliables.

El problema está en cuando esos discursos cruzan su público.

Creo que eso es un poco lo que ha pasado con la historia de Lucía Etxebarría. (he intentado seguir un poco el asunto a partir del grupo que se ha creado en facebook contra ella y las notas que hab publicado en respuesta la escritora.

Y, en general, es la historia de nuestra “lucha” cotidiana…

Anuncios

Comentarios en: "Discursos y contradicciones" (4)

  1. me parece muy acertado vuestro analisis, de Madre de Marte por publicarlo y de Raquel por escribirlo… ni somos hijos de segunda ni hay que tener pena de nadie, la adopción es un proceso en donde se cruzan los intereses de dos partes, los padres que quieren un hijo y el hijo que necesita unos padres, y al cruzar ambos intereses surge la adopción, que ni es un acto de caridad ni tan siquiera de generosidad profunda, es simplemente un cruce de intereses que fructifica en una obra maravillosa que beneficia a ambas partes. Estuve en un postgrado sobre adopciones y la directora de adopciones de Barcelona nos decía eso exactamente y así lo vi yo. Igual que tener un hijo biológico no es un acto de generosidad per se sino que uno desea tener un hijo y lo tiene, pues esto es parecido. O debería serlo, y no verlo como de gente buenísima o malísima, es simplemente gente que quiere un niño y un niño que necesita de una familia para que su infancia sea lo mejor posible y le puedan llenar de abrazos y de besos, que a eso sí tiene derecho todo niño, y lamentablemente eso no se lo pueden ofrecer en un centro de acogida sino en un núcleo familiar.

    yo tampoco creo que sean tantos los niños robados ni las historias de madres que buscan a sus hijos. Sin ir más lejos, creo que la mía no me busca a mí, vaya y si lo hace pues no se ha cruzado conmigo todavía… en todo caso, a la prensa le encantan estos casos de corrupción en la Iglesia y el Estado franquista y lo hinchará todo lo qeu pueda, cierto que hay algunas historias escalofriantes y tienen que salir a la luz, pero cierto también que hay muchas otras historias en las que simplemente una madre no ha querido quedarse con su hijo, por las circunstancias que sean que yo no juzgo en absoluto, y lo dio en adopción y punto, y la iglesia protegió el anonimato de ambas partes porque así jugaban y ésas eran las reglas. Ni malos ni buenos. Pero claro, si hubo adopciones irregulares e ilegales y si hubo tráfico de niños, hay que denunciarlo, precisamente para que esas prácticas se erradiquen, porque por difícil que parezca no están erradicadas del todo a pesar de que hoy las instituciones ofrecen infinitamente más transparencia que entonces.

    un saludo a las dos!

  2. No es más sordo quien no oye sinó quien no quiere oir.. Y eso afecta especialmente al segundo grupo que apuntáis en la reflexión… los padres de niños adoptados que rehuyen toda información sobre aquello de riesgoso y negativo que puede implicar una adopción….Creo que en este caso la voluntad de no escuchar impide que rompan con su actitud y posición… Es muy difícil superar eso…

    De hecho tengo algunos conocidos, padres adoptantes con esa actitud.. Y por lo que les conozco sé que lo hacen porquè están seguros que así protegen a sus hijos y en el fondo también se protegen así mismos…. Hablar de puntos oscuros en la adopción es para ellos como un ataque personal… lo que hace imposible el diálogo…

    Maria

  3. Tal cual lo que dice María, a mi también me preocupa más el segundo caso. Ignorantes o memos los ha habido siempre y hay que intentar que no afecten a nuestros hijos, pero tendrán que lidiar con ellos. El problema son los padres adoptantes que no quieren ver las diferencias, que no empatizan con la realidad de sus hijos, eso si que tiene que ser duro para un niño, que en la calle tenga que lidiar con ignorantes y que en casa no le comprendan. En cuanto a las irregularidades, la gente simplemente no quiere velas, por ejemplo ahora en los foros de Etiopía, poniendo a caldo a las autoridades etíopes (MOWA) porque según los adoptantes, no dan enviado un papelito que le permita tener el juicio positivo, sin pararse a ver que ese “papel” es la investigación de las autoridades y si se retrasa es porque están investigando ese expediente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: