familia monoparental y adopción

Más allá de la vida

 

Hace pocos días vi “Más allá de la vida”, la última película de Clint Eastwood. Aunque a priori lo de los contactos con los muertos no es un tema que me interese demasiado, me gusta mucho el Eastwood director (y el Eastwood actor… y hasta el Eastwood hombre, si me apuras), así que la cogí convencida de que me aportaría algo.

Y efectivamente, me pareció que aportaba un punto de vista interesante sobre el tema, un punto de vista que parte del descreimiento que comparto. Porque, como la protagonista de la película, yo no creo en meigas, pero haberlas, haylas.

Pero lo que más me tocó no fue la historia de los dos adultos que tienen experiencias extrasensoriales, sino la historia del niño (ojo: a partir de ahora podría estropearle la película a alguien que quiera verla sin saber mucho de ella).

Me llegaron al corazón aquellos dos hermanos gemelos, tan frágiles, tan solos, tan responsables de su madre drogadicta y perdida, que limpian la casa cuando llegan los Servicios Sociales, esconden las botellas y despiertan a la madre. Me llegó al corazón lo solo que se queda el gemelo superviviento cuando el otro muere. Lo tremendamente perdido que se encuentra cuando su madre le dice que no es lo bastante fuerte para seguir ocupándose de él. Y el miedo, el desconcierto, con el que llega a su familia de acogida, que por voluntariosos y experimentados que sean, no dejan de ser unos desconocidos.

Lo difícil, lo duro, lo doloroso, que le es dejar atrás su mundo. Lo que conoce. Lo que es.

Desde que decidí adoptar, siempre he intentado imaginar cómo se sentiría un niño que de golpe, es separado de todo lo que conoce. Que pierde su familia, sus referentes, su idioma, sus olores, su historia. Pero creo que sólo he sido capaz de imaginarlo realmente cuando he tenido conmigo a mis hijos, cuando les he conocido, y cuando he conseguido ponerme en el lugar en el que estarían si lo perdieran todo ahora. ¿Cómo se sentirían B. y A., si de un día para otro yo desapareciera, toda su vida desapareciera? ¿Cómo encajarían una nueva familia, quizás un nuevo nombre, que alguien les dijera “ahora yo soy tu madre” (e incluso quizás que yo, la que he sido su madre hasta el momento, no lo soy ya, no soy nada)? ¿Separarse no sólo de la familia sino del barrio que conocen, de los amigos del colegio, de sus rutinas, de las estrategias que les permiten sobrevivir aquí y ahora?

¿Cómo podrían reconocerse, fuera de contexto?

Decía Nancy Verrier que nuestros hijos no tienen comportamientos anómalos, sino reacciones normales a vivencias anómalas.

Y es que es para volverse loco, ¿no?

Anuncios

Comentarios en: "Más allá de la vida" (8)

  1. Totalmente de acuerdo… reacciones normales ante vivencias anómalas, nunca mejor dicho. Yo fui a ver la peli cuando la estrenaron en el cine y me ocurrió lo mismo que a ti… la historia pasó a un segundo plano tras la aparición de la vida de estos dos pequeños. Lloré como una magdalena. Ponerse en la piel de esos pequeños que, vivan lo que vivan, defienden a su madre por encima de todas las cosas. En el libro de Nancy Verrier también dice algo así como que un niño en la unidad de quemados porque su madre lo ha quemado la llama entre sollozos para que le consuele. ¿Qué mejor imagen que ésta? Se me ponen los pelos de punta. Besos

    • Sí, esta escena tan gráfica ayuda a entender muchas cosas, sin duda. A mí también me impresionó, y mucho.

      De los niños de la película, quizás lo que más, lo incompleto que queda el gemelo cuando falta su hermano… cómo sigue hablando con él, como sigue necesitando una segunda cama en la habitación para conciliar el sueño. Como no es un ser entero sin la otra mitad que es su hermano.

  2. Qué triste, todo.
    Esto en especial: un niño en la unidad de quemados porque su madre lo ha quemado la llama entre sollozos para que le consuele.

    Besos.

  3. Como siempre Eastwood haciendo reflexionar sobre LA VIDA y muy bien documentado. Yo no me pierdo una. Para mí es lo más duro de pensar, mi alegría es su pérdida. Os recomiendo que vayais con vuestros hijos a ver Kunfú Panda 2, la adopción y los silencios de la adopción están magistralmente tratados.

    • Tomo nota de la recomendación!! La primera no me gustó mucho, pero si dices que la segunda está bien, veremos de verla. Por cierto, he leído en algún sitio que Angelina Jolie (hace la voz de uno de los personajes) asesoró a los directores para que la película fuera en esta línea…

      • pues la ha clavado, no te la destripo, si la ves, después haz una de tus entradas en este blog, que escribes mejor que yo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: