familia monoparental y adopción

La madre de cenicienta

Durante toda mi infancia estuve convencida de que “madrastra” era sinónimo de mala madre.

La culpa la tenían, claro está, cuentos como La Cenicienta, Blancanieves o Hansel y Gretel, donde la segunda esposa del padre viudo era un dechado de defectos, que maltrataba, ninguneaba, abusaba y a menudo intentaba matar a la tierna protagonista de la historia.

Muchos años después, leí que en la primera versión de “La Cenicienta” que hicieron los Hermanos Grimm, la que maltrataba y utilizaba a la hija era la madre, la madre biológica, lo que algunos llaman “la madre de verdad”. Después decidieron cambiarlo ante el escándalo del público lector, que no pudo tolerar la idea de que una madre pudiera ser tan mala.

Porque en el imaginario colectivo, la madre es buena, la madre es abnegada, la madre lo da todo por sus hijos. Incluso cuando se equivoca, lo hace con la mejor de las intenciones, buscando el bien de sus hijos.

Esto contrasta con algunas noticias tremendas de los últimos días, como la de la madre neoyorkina que ha matado a su hijo por romper el televisor (no apta para estómagos sensibles).

Sin llegar a este extremo, no es tan raro encontrar madres negligentes, madres que abusan emocionalmente, madres que insultan a sus hijos, que les dejan en ridículo delante de sus amigos. Madres tóxicas.

Digan lo que digan los cuentos, no todas las madres son buenas.

Ni las madrastras malas.

Anuncios

Comentarios en: "La madre de cenicienta" (2)

  1. Seguramente sea por las peliculas de dibujos que ví de pequeña, pero creo que jamás he usado la palabra madrastra para denominar a las madrastras que conozco. En mi inconsciente, ha quedado como una palabra desagradable.
    Tiene tela la noticia de Nueva York, dios, parece mentira como puede haber personas capaces de hacer algo así, sean madres, madrastras o nada.

  2. Toda la razón del mundo. Es una pena que creciéramos creyendo que la MADRASTA era una persona mala. De hecho, a mí hasta la palabra me suena mal. Y lo peor es que los peques siguen viendo los mismos dibujos y siguen pensando en las MADRASTRAS como algo malo; esa persona que te quita a tu padre y que sustituye a la madre que no tuviste o de la que se ha divorciado. Difícil… mu difícil de entender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: