familia monoparental y adopción

Magdalenas de verano

1.

Por las mañanas pasamos delante de una tienda de neumáticos, y cada día aspiro el olor a plástico que sale de ella.

– ¿Te gusta este olor, mamá?, me preguntan mis hijos,

y yo les respondo que en realidad no me gusta pero que me encanta porque me transporta a mi infancia, cuando todos los meses de julio lo primero que hacíamos al llegar a Menorca (después de desayunar un cacaolat y una media luna en el American Bar de Mahón) era ir a reponer nuestros pies de pato, gafas de bucear y tubos en una tienda que olía exactamente igual.

2.

El olor a petróleo y agua salada que hacen algunos barcos.

Me vuelve a situar a bordo del barco que nos llevaba a Menorca, me veo acodada en la barandilla, tirando rollos de papel higiénico a los parientes que nos despedían desde abajo.

La primera vez que fuimos, los coches eran izados al barco a través de una grúa rudimentaria que los depositaba en la cubierta. Estuvimos mirando la operación hasta la 1 de la madrugada.

No hay nada comparable a un viaje nocturno en el Ferry que te lleva a Menorca. A despertarse de madrugada y ver salir el sol en el mar. A ver aparecer la isla en el fondo, y adivinar cómo se van dibujando sus playas y acantilados, cada vez un poco más cerca.

Y luego, subir las escaleras del puerto de Mahón.

Con la promesa de un verano entero por delante.

3.

El olor a lejía me transporta al patio de atrás de la casa del pueblo de mis abuelos, correteando con mi hermana entre sábanas blancas recién lavadas y tendidas al sol.

En esas dos horas sagradas entre el desayuno y la piscina para la digestión.

Y 4: una madalena de otoño.

Con el olor a galletas de coco o café recién molido me siento otra vez dentro de la tienda que había al lado del colegio, estas tardes lluviosas en las que el agua arrastraba las hojas de plátano muertas.

Como dijo alguien, la infancia era un lugar en el que siempre llovía.

Por lo menos, en otoño.

Anuncios

Comentarios en: "Magdalenas de verano" (2)

  1. Precioso post, Madre.

    Un beso.

  2. martucha dijo:

    precioso, la infancia debería traer siempre esos recuerdos tan estupendos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: