familia monoparental y adopción

Lágrimas en la lluvia

Hace 5 años me convertí en la madre de B.

Era un 28 de julio, aproximadamente a esta hora del mediodía, yo caminaba de regreso a casa desde mi último día de trabajo, y recibí una llamada de la ecai al móvil.

– Esta mañana se ha celebrado el juicio y todo ha ido bien. Ya eres oficialmente la madre de B.

Sentí extrañeza, una vez más, por todos los acontecimientos que se iban cumpliendo sin respetar mis plazos emocionales. Cierta alegría. Tranquilidad. La sensación de que ya estaba hecho.

Dicen que las familias adoptantes tenemos muchas fechas para celebrar. Yo no soy demasiado partidaria de celebrar estas cosas, me produce una sensación de incomodidad que no soy demasiado capaz de explicar.

Pero sí me gusta recordarlas.

Siempre llevaré conmigo la imagen del sol filtrándose entre las hojas de los plátanos, mientras volvía a casa, convertida ya en madre.

Anuncios

Comentarios en: "Lágrimas en la lluvia" (5)

  1. Feliz aniversario para tí, Madre de Marte, y para tu hijo que por fin tuvo una seguridad de la que careció durante un tiempo…. Para mí tampoco es tanto una celebración (las sombras de sus pérdidas anteriores para ganarte son demasiado oscuras) pero me reconozco en tu paseo.
    Yo llevo en el alma dos caminatas en solitario, una por el Eje Central de Garibaldi a Bellas Artes cuando conocí a mi hijo mayor y otra junto al mar en Getxo cuando confirmé que estaba embarazada de mi hija pequeña… No sabría enumerar ni describir mis emociones, tampoco sé las fechas exactas (soy malísima para eso) pero sí recuerdo con el vello erizado el olor del aire y la textura de la luz en ambas ocasiones.
    Un beso.

  2. ¡Pues a mí sí me gusta celebrarlas! Y a partir de hoy ya tenemos algo más en común. El 28 de julio te convertiste en madre y mi expediente quedó registrado en China 2 años después. Mismo día… misma fecha. Yo recuerdo como si fuera ayer aquel día. Lo supe mucho después pero confieso que aquel día, lunes… sentí algo que me hizo pensar que aquel día sería especial para siempre.
    Besos y FELICIDADES. Precioso momento. No veo el día en que pueda contarlo.

  3. Yo tampoco celebro, ni olvido.

    Recuerdo perfectamente la sensación de extrañeza, de ser madre y no tener hijo al que abrazar… también en Barcelona, aunque era pleno invierno, hacía sol.

    Fui a una tienda en la que me escaneasen la foto de la asignación para enviársela a mi familia lo antes posible. El chico de la tienda debió de notar algo en mi cara cuando le di la foto. Me preguntó con mucho cuidado de no parecer entrometido :”es tu hija?”, me sentí tan marciana como tú cuando respondí con un hilo de voz “sí”.

    Y no olvidaré jamás que desde ese instante, cada paso que doy, más feliz estoy de poder ser su madre.

    Saludos
    Eva de

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: