familia monoparental y adopción

Reunión del colegio

Ayer fue la reunión del curso de B. (la semana que viene tengo la de A.). Nos dijeron lo de siempre. Y como siempre, salí cabreada.

Me parece fantástico que nos cuenten lo que hacen en el cole, y las normas internas, lo que pueden y no pueden llevar a clase, cuántos deberes traerán a casa o la medida de la veta que se usa para colgar la bata… pero me molesta sobremanera que nos digan qué tenemos que hacer en casa y cómo tenemos que criar a nuestros hijos, como si fuéramos menores de edad: A que hora tenemos que ponerlos a dormir; qué tienen que desayunar; cómo tenemos que dirigirnos a ellos; qué tipos de responsabilidades tienen que tener en casa.

Se les llena la boca diciendo que la escuela está para enseñar y que educar es trabajo de la familia. Pero nos tratan como si fuéramos incapaces de hacerlo – y de pensar cómo hacerlo.

Y lo más jodido es que se molestan si alguna vez se te ocurre sugerirles a ellos cómo encarar mejor alguna dificultad que puedan tener en el aula.

Amigas bienintencionadas dicen que no es para tanto, que hablan en general para no tener que particularizar en algunas familias que efectivamente, acuestan a los niños a medianoche o los llevan al cole sin duchar.

Pero es que también hay maestros que hacen mal su trabajo, que cogen manía a algunos alumnos, que ponen castigos surrealistas, que contestan mal… y no hacemos una reunión para decírselo…

Si hay alguna famiilia a la que tienen que llamarle la atención, que lo hagan. Los demás, creo que nos merecemos el beneficio de la duda.

Y un poco de respeto a nuestras capacidades como padres.

Anuncios

Comentarios en: "Reunión del colegio" (27)

  1. Debe ser la moda. En la reunión del cole de mi hijo, este año como actividad nos han dicho que nos enviarán una hoja con como comportarse en casa y los padres tenemos que poner los gomets diciendo si lo han hecho o no y al final del trimestre tienen que llevarlos a clase y el que tenga más gomets gana un premio. Primero me parece fatal que me digan como tengo que educar a mi hijo en casa. Particularmente la historia de la hoja con los gomets y sonrisas si te has portado bien o mal me parecen una chorrada con la que no comulgo y para mi lo más importante, no estoy dispuesta a premiar el buen comportamiento. Hay que comportarse bien porque sí y no para recibir un premio, en todo caso si se porta mal recibe un castigo (adecuado a la edad, por supuesto) pero portarse bien es un deber. Y todavía menos una competición en la clase con premio para el que mejor se haya portado en casa (cosa totalmente subjetiva, cada uno, sabiendo que lo van a llevar al cole, puede poner los gomets para que su niño gane. Vamos que no me ha gustado nada y no voy a hacer la actividad en casa. Ya me pensaré como gestionar eso con la profe.

    • Me parece horrible esta idea de tu cole. Yo no he tenido todavía la reunión de curso, si tuvimos una de funcionamiento (con lo de la medida de las gomas, y esas cosas…

      Lo de premiar el buen comportamiento si estoy de acuerdo siempre que sea un beso, un abrazo, una sonrisa, un “muy bien”…. lo que llaman refuerzo positivo, o algo así. Lo de los premios en metálico no, no me parece un buen método para educar, a lo mejor para domesticar o domar, pero no para educar.

    • A mí también me parece una idea espantosa.
      Para empezar, que piensen que sólo hay un modelo de crianza válido (el suyo).
      Segundo, que les hagan competir.
      Tercero, que premien en el cole lo que hagan en casa.
      Cuarto, que les premien.
      A mí no me parece mal premiar el buen comportamiento en ocasiones determinadas (por ejemplo, si a un niño le cuesta mucho dejar de tener un comportamiento que no nos gusta, y se esfuerza y lo consigue), aunque veo que mis hijos son muy felices cuando les digo: “Te felicito, ¡lo has hecho muy bien!” (y el otro detrás “¿y a mí no me felicitas?”)

  2. Perdonad, pero que es lo de la medida de las gomas?
    El lunes tengo la de mi hijo mayor, de tercero de infantil, supongo que irán en la línea, pero lo de los gomets para llevar al final del trimestre no me parece lo mejor, la verdad. Además, seguro que algún padre amañará para que su hijo sea de los mejores y lleve premio, que somos nosotros peores a veces.
    Tienes razón en que deber llamar la atención sólo a quien incumple en lugar de generalizar, pero es cierto que eso es más embarazoso para ellos y es más fácil soltar en clase las pautas obvias, con lo que el que se tiene que dar por aludido no se dá y el que lo ve obvio se cabrea porque lo tratan de imbécil. Vamos, genial.
    Marta.

  3. Jo!
    Pues yo he debido de tener mucha suerte.

    Por tercer año he salido de la reunión de inicio de curso contenta y entusiasmada.
    La profe nos ha dicho que los niños se portan, en general, muy bien. Que van como tienen que ir, que algunos necesitarán refuerzo pero que ya lo iremos viendo. Nada de gomas, ni gomets, ni de trabajos para casa.

    Vaya! Y siento que no sean todos los casos como el nuestro.

    • ¡¡Pues me alegro!!
      A nosotros también nos dijeron que los niños se portan muy bien, que es un grupo estupendo (un curso, porque son dos grupos), y en general, la actitud y el tono de las maestras fue muy positivo.
      Pero quién decide la hora a la que se acuestan mis hijos, qué cenan o cuántos minutos ven de televisión, ¡¡soy yo!! Y coincidir en líneas generales con lo que nos indicaron, no quita que me moleste esta sensación de que quieren tutelarnos.

  4. Bueno ya era hora de encontrar a alguien a quién le molestase todo esto. Lo digo porque en general yo me indigno y el resto de padres argumentan eso de que “es que hay gente que…”. En el cole de mi hijo no llegan a tanto, pero aún así, nos dieron ya en infantil una notita que indicaba lo que tenían que llevar cada día de la semana para tomar en el recreo. Yo por supuesto pasé olímpicamente y le daba al niño lo que estimaba oportuno, bueno, pues un día me encuentro con que el profesor de gimnasia le castiga porque no llevaba lo que tocaba en jueves. Es de locos, me tendrá que castigar a mi el tio, que soy yo quién decide, ¡solo faltaba! Lo de los gomets en casa, eso ya me parece de juzgado de guardia. ¿Pretende tutelarnos el colegio? Desde luego a mí este tema me cabrea y mucho.

    • Conozco colegios que también indican qué tiene que llevar cada día el niño del desayuno, sin tener en cuenta si le apetece, qué ha comido antes de salir de casa o qué necesita. En mi colegio, no llegan a tanto… Sólo prohiben los zumos y los yogures y la verdad es que entiendo el motivo (si se caen al suelo… y se caen… es un desastre).
      Pero que den instrucciones para el colegio, incluso si no las comparto, no me parece tan mal… como que nos las den para cuando estamos en nuestras casas.
      Ayer una madre y yo salíamos indignadas… el resto… “no es para tanto”… “sólo es una vez al año”… “es que hay familias que…”

    • yo también debo estar en el grupo de las suertudas. Todavía no hemos tenido la reunión de este año, pero recuerdo que en alguna ocasión la directora nos ha puesta una diapo con unas vías de tren: un raíl representa la escuela, el otro la familia, el camino que marcan es la educación de nuestros niños. Me pareció una metáfora muy bonita.

    • nosotros si tenemos indicaciones para el desayuno: FRUTA, solo fruta y/o frutos secos, la que sea, el que lleve galletas, bollos, bocata, …. se vuelve para casa y los demás comparten su fruta con él/ella

      Obligatorio

      pero la verdad, que en este caso me parece estupendo

      conozco otros colegios que son muy restrictivos: fruta pero no frutos secos, no plátano, no kiwi… pero es pq hay un niño alérgico a muchas cosas, con anafilaxis si prueba cualquier de estos alimentos por accidente

      • Pues yo , que muchos días les pongo fruta a mis hijos, no lo veo bien. Y si un niño se levanta sin hambre y come poco y a media mañana necesita más combustible? Y los que comen fruta al levantarse y lo que les faltan son hidratos de carbono? Creo que cualquier norma que parte de la idea de que todos los niños son iguales y necesitan lo mismo, tiene muchos números para no funcionarle a algunos…

  5. Yo fui a la reunión de principio de curso… llegué 4 minutos tarde y salí 2 después. Im-prezionante. Pero claro, no hay nada que contar, porque “son los mismos niños y la misma profe”… eso sí… “no os asusteis si les meto mucha caña estos dos primeros trimestres”…
    En fin, llevo desde el comienzo de curso con un mosqueo general con el sistema educativo, el gremio docente, la organización… un dogville haría!.

  6. orientadora dijo:

    Descubrí tu blog por casualidad y lo tengo en favoritos porque me encantan tus comentarios sobre la educación de tus hijos y como escribes. Me atrevo a intervenir aquí porque trabajo en un instituto de secundaria como orientadora y os sorprendería saber la cantidad de padres que no saben si sus hijos están matriculados o no y en qué curso están. Y no hablemos de los que no saben cómo funciona el sistema educativo, ni les interesa lo más mínimo, ni de los padres que cuelgan el teléfono y lo desconectan cuando ven que se trata del número del instituto… Y mi hermana es profesora de infantil y ha comentado casos de padres que no vienen al colegio aunque les digas que su hijo se ha hecho una brecha en el patio del colegio. Supongo que el problema está en que los padres que van a las reuniones, suelen ser los que ya saben educar a sus hijos. Pero los casos de “super-nanny” o de “hermano mayor” (que tan exagerados nos parecen en la tele) son mucho más frecuentes de lo que nos parece, no todo el mundo tiene cultura, ni sentido común.

    • No lo dudo, pero como tú dices, los padres a los que van destinados estos consejos… Probablemente no están en las reuniones…
      Por cierto, la gente que actúa como tú dices… No merecen ser padres…

  7. Solo quiero trabajar con el colegio…. codo con codo… quiero saber en qué andan y en qué anda mi hija… quiero formar EQUIPO… quiero que mi hija salga adelane y reciba el trato justo que merece…. y que mi hija esté a gusto y sobre todo aprenda a aprender y a disfrutar aprendiendo… Acepto si es necesario “pulpo como animal de compañía”… solo quiero trabajar unidos.

    Mi cuñada es andereño (y de las progres)… la oyes hablar de los padres… y… se me cae el alma a los pies… no hay nada que hacer.

    Pues no me rindo. Ahi me van a tener dándoles la lata.

    • Me has hecho pensar en una charla que tuve hace pocos días con la responsable de comedor, me llamó por una situación anómala que se había producido con B. Buscamos estrategias comunes para intentar ayudar a B. y cuando me despidió me agradeció la actitud: muchos padres, me dijo, se cierran en banda, “los monitores son incompetentes, a mi hijo le tienen manía…” A pesar de mis quejas, debo reconocerle al colegio de mis hijos que desde todos los estamentos me han considerado parte del equipo y me han permitido / ofrecido trabajar de forma conjunta para abordar todas las situaciones que han ido surgiendo.

  8. Yo tambien soy de las afortunadas… aunque llevo poco poquisimo con esto de los coles y sólo he acudido a un par de reuniones (una antes de empezar y otra hace tres dias)… en ninguna nos han dicho como debemos actuar fuera de las paredes del colegio… de hehco me parece muy fuerte y yo tambien saldría indignada ya que estoy deacuerdo en que son ‘chinas’ dirigidas a familias concretas peeeero como decís, esas familias seguro que no estaban en la reunión, entonces, que lo comenten en la reunión particular, que para eso servirán, digo yo.
    Nosotros ya hemos tenido que hablar un par de veces con la maestra por cuestiones de nuestro hijo, en 3 semanitas que ha empezado y siempre ha estado abierta a dialogar e incluso ha agradecido que haya sacado yo algun tema que a ella se le hacia cuesta arriba.

  9. Este fin de semana hablamos de esto con una amiga, profesora (de primer ciclo de Primaria: 1º y 2º): se quedó desmoralizada, al conocer esta reacción, que en parte era la nuestra.

    Yo le comentaba que creía que, precisamente, el colegio debía aclarar que su misión no era educar a los niños. A mí me parece obvio que a los niños los educamos los padres. Pero ella decía que la intención era colaborar, hacer equipo con las familias, buscar un apoyo en ellas para no trabajar en solitario (o “contra” ellas, en ocasiones). Y que, por supuesto, en los primeros cursos los contenidos iban mucho más allá de lo estrictamente académico: hábitos saludables, alimentación, socializarse, etc.

    Y que era terrible ver ciertas respuestas, que se tomaban todo esto, no ya como algo raro o improcedente, sino como un ataque directo: “vosotros qué os creéis”, “quién coño sois”, “a mí vosotros…”, etc., etc.

    Estoy seguro de que la intención es, efectivamente, buena.

    También estoy seguro de que hay familias a las que hay que decirles que sus hijos desayunen bien, o que se laven, o que no se alimenten a base de donuts y gusanitos. Y otras, a las que no.

    Pero seguramente no se lleva a cabo del mejor modo, hablándolo antes y formando, como pretenden, un equipo en el que ambas partes intervengan. Pero debe de ser muy difícil, habiendo tantos perfiles de padres.

    A mí lo de los gomets no me gusta (nada de esa idea, de principio a fin), ni me parece cometido del colegio meterse en ciertas facetas de los niños. No me siento ofendido, porque sé que no me quieren ofender, pero no me parece cosa suya. Y si me dijesen algo, simplemente haría lo que a mí me pareciese. Pero entiendo su difícil posición; y más ahora, que el profesorado está viéndose desbordado con aulas cada vez mayores, niños de integración, sin auxiliares, sin apoyos…

    Debe de ser muy difícil. Y creo que deberíamos ser capaces de ponernos de acuerdo y sumar esfuerzos.

    En fin. Buenos días.

    • Yo no digo que la intención no sea buena.

      Sólo que tengo la sensación de que se hace desde el paternalismo, desde arriba, desde “nosotros sabemos y vosotros no”.

      Y que aceptan muy mal la recíproca: cuando nosotros les hacemos notar cosas que podrían funcionar mejor de otra manera. Si yo confío en que los maestros de mis hijos (maestras, vaya, que todas son mujeres) van a saber gestionarse y gestionarles en clase, ¿por qué ellas no pueden pensar que yo soy capaz de gestionarme en casa? Y no hablo sólo de la reunión, que al final iba dirigida a 50 familias distintas, hablo de conversaciones individuales en las que también he tenido que pararles los pies: ya sé qué me estoy haciendo, gracias.

      También me molesta que parezcan pensar que sólo hay un modelo de crianza válido (y es el suyo) y que todos los niños tienen las mismas necesidades y hay que darles la misma respuesta.

      Como veis, soy una madre muy torracojones.

      • Yo creo que la circulación en los dos sentidos puede funcionar y si somos racionales funciona, pero es que en las reuniones a veces los profes sueltan cosas de enmarcar, hay madres/padres que son para estudio sociológico. Hay muchos papis/mamis, sobre todo mamis que hacen una tutoría todos los días a la entrada o salida de su hijo del cole, jo…r

  10. Mi marido es profesor de ESO y bachillerato en un concertado en Madrid y, efectivamente, se encuentra con padres para todos los gustos y colores. También es tutor de niños de 12-13 y durante el año suele tener un par de alumnos con los que hace un seguimiento más exhaustivo a través de agenda y email con los padres. Pero ha tenido alguna prenda cuyos padres (sí, los padres) han falsificado firmas en una situación extrema que se dio. Es decir, entiendo que en las reuniones se de alguna pauta, pero creo que ya, determinar otras cosas, como qué llevar de bocata… es algo así como abolir las chuches porque son malísimas. Las chuches son buenas en su justa medida y el 90% de los padres lo sabemos, creo que hay que dejar espacio al criterio paternal, que conocemos las necesidades de nuestros hijos porque vivimos con ellos.
    Y creo que para problemas importantes específicos de debe especificar en los padres de los niños que los tengan y no lanzar una oda al viento, que al final llegará a quien realmente no va dirigido.

    • Yo tengo una amiga que es profesora de instituto, en un centro concertado, donde los alumnos tienen muy claro que “mis padres te están pagando el sueldo”, y actúan en consecuencia.

      Por ejemplo, si los niños hablan con el móvil en clase, se les requisa durante una semana. ¿Os queréis creer que hay padres que en vez de requisarles el móvil otra semana a sus hijos, por ejemplo, van a afearle la conducta a la maestra y le exigen que le devuelva el móvil al niño porque “es suyo”?

      Y lo peor es que no puede hacer nada, porque efectivamente, los padres les tratan como si fueran empleados suyo, como si estuvieran a su servicio, y si no se hacen las cosas como ellos dicen, sacan a los niños del colegio.

      A mí esto sí me parece una barbaridad. Pero es completamente distinto a que la maestra exigiera a los padres que le sacaran el móvil al niño fuera de clase… puede ser lo más conveniente, de acuerdo, pero esto es decisión de cada familia.

      • El tema del móvil daría para una entrada, pero no puede haber 25-30 sacos de hormonas en clase cada uno con su móvil encendido, creo que eso y poder dar una clase es antagónico. En el cole de mi marido un padre preguntó por qué no podía él llamar a su hija al móvil durante el horario escolar, ya que les obligan a no llevarlo, o en su defecto, tenerlo apagado dentro de la mochila. La respuesta es que si pasa algo se puede hacer como se ha hecho toda la vida, llamar a secretaría y punto, no sé qué pasa con el tema móviles, ¿que las ondas electromagnéticas se meten en el cerebro o qué?.

  11. Estoy de totalmente de acuerdo, los profesores cogen manías a los niños y hagan lo que hagan siempre están en entredicho. A mi hijo lo han liado de tal manera que incluso ayer me preguntó si decirle a un compañero que tenía un poquito de barriga era insultarle, la verdad me parece exagerado a los extremos al que llevan las cosas y una vez le ponen una etiqueta ya no se la quitan. Sinceramente estoy deseando de que termine la primaria porque hasta se cuestiona la educación de casa, la verdad me molesta bastante porque cualquiera le dice a ellos que se está equivocando saltan a la defensiva y no te dejan ni hablar, lo que pasa es que son muy pocos los maestros que se dedican por vocación y en realidad son ellos los que no hacen por entender el comportamiento de los alumnos y se piensan que están en un internado, me gustaría ver si sus hijos son intachables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: