familia monoparental y adopción

Pensamientos incómodos

Cuando empecé a pensar en la adopción, recuerdo haber leído muchos artículos y blogs de madres adoptantes (¿por qué tan pocos padres escriben sobre la experiencia de la parentalidad?). Con el tiempo fui descubriendo que, aparte de la adopción, tenía poco en común con muchas de ellas, y pasaron a interesarme más los pensamientos y opiniones de los adoptados adultos, aunque en muchos casos, lo que decían me costó de digerir.

Y ahora estoy empezando a descubrir otros pensamientos a veces difíciles de digerir: los de la tercera parte de la tríada de la adopción, las madres biológicas, madres de nacimiento o primeras madres (los padres, una vez más, parecen estar bastante ausentes).

Una madre de nacimiento norteamericana ha escrito un artículo interesante y doloroso: “De madre de nacimiento a padres adoptivos: me hacéis sentir incómoda“.

En el texto explica que se siente incómoda cuando hay a su alrededor padres adoptivos, que intenta evitarlos (incluso deja de ver películas cuyos protagonistas son actores que han adoptado… debe ir poco al cine, la pobre). Y aboca algunas reflexiones que creo que debemos tener en cuenta.

Por ejemplo: que aunque se habla de adopción como una tríada, no sería un triángulo equilátero sino rectángulo, donde la hipotenusa, los padres adoptivos, dominan la situación.

Le molesta que haya padres adoptivos que se quejen de los problemas que tienen con sus hijos porque, dice, estos problemas nunca habrían llegado a surgir si los niños se hubieran quedado con sus verdaderos padres.

Afirma que los 30.000 dólares que se gasta una familia en una adopción podrían utilizarse en ayudar a la madre de nacimiento a quedarse con sus hijos.

Le molestan especialmente las familias adoptivas que, sin tener problemas de infertilidad, escogen adoptar recién nacidos blancos y sanos, entrando en competencia con las familias infértiles y añadiendo presión en mujeres vulnerables, a las que se convence de dar a sus hijos en adopción.

En los 95 (por ahora) mensajes que hay a continuación de la entrada hay también muchas opiniones interesantes, de uno u otro signo, pero voy a concentrarme en el texto principal.

La autora del texto se refiere a la adopción de niños recién nacidos tal y como se hace en Estados Unidos: hay agencias de adopción que buscan a chicas jóvenes, solteras… que están embarazadas, y las ponen en contacto con familias que quieren adoptar a sus hijos cuando nacen. Estas chicas, afirman las autoras del blog, no siempre están en condiciones de tomar una decisión tan difícil como renunciar a criar a su hijo, y no siempre tienen los recursos necesarios para decidir continuar con la crianza. Por tanto, y esto también se especifica en el texto, no está en contra de la adopción en otros casos: los niños que están en centros de acogida, por ejemplo. Sólo en contra de las adopciones innecesarias.

¿Qué es una adopción innecesaria? La que busca un niño para una familia que desea adoptar, y no la que busca una familia para un niño que la necesita. La diferencia básica es que las familias que desean adoptar a menudo quieren niños pequeños y sanos (siempre me ha sorprendido que parejas fértiles renuncien a tener un hijo biológico para adoptar un niño recién nacido), y los niños que necesitan familia son muchas veces mayores, tienen problemas de salud e historias complicadas.

Lo que cuenta sucede también en la adopción internacional: En este blog, también norteamericano, familias que han adoptado a niños en Etiopía cuentan como descubrieron que lo que les contaron de sus hijos, no siempre se correspondía a la realidad.

En mi entorno hay muchas familias con historias parecidas: niños que han llegado a sus casas no porque no tuvieran una familia que pudiera o quisiera hacerse cargo de ellos, sino porque un día llegó al pueblo un buscador de niños que les convenció de que les estaban dando una oportunidad a sus hijos si los daban en adopción.

Cuando yo decidí formar mi familia a través de la adopción, no pensaba estar haciéndole daño a nadie. Pensaba que la adopción era una buena solución para todos: una madre que quería hijos, unos hijos que necesitaban a su madre y una familia biológica que no podía hacerse cargo de los niños que había traído al mundo. Y he tenido suerte: mis hijos realmente necesitaban una familia. Pero no se me escapa que mis solicitudes de adopción han incrementado la presión sobre otras madres para que renuncien a sus hijos. Mi demanda ha contribuído a generar una oferta que tiene como mercancía lo que nunca debería serlo: seres humanos.

Un mercado en el que, efectivamente, los padres adoptantes estamos en posición de poder y pertenecemos siempre a la cara buena del mundo: la clase alta, el primer mundo.

¿Con el dinero que me gasté en la adopción de mis hijos, podría haber ayudado a sus madres biológicas a seguir cuidándolos? Puede ser. Pero esto no es lo importante: lo importante es que quizás podría haber impedido que mis hijos perdieran a sus primeras madres. Y daría todo esto y mucho más para ahorrarles esta pérdida y este sufrimiento.

Anuncios

Comentarios en: "Pensamientos incómodos" (42)

  1. Me impresionan tu claridad de ideas y tus sentimientos, Madre.

    E incluso la valentía de decir algunas cosas; valentía por reconocértelas a ti misma, y por expresarlas en público, donde pueden caer como una bomba.

    Lo último, eso que dices de las primeras madres de tus hijos, es emocionante.

    Un beso.

    • Gracias por esas reflexiones… ¿Podría haber evitado que mi hija perdiera a su primera madre? No lo sé… quizás si consiguiéramos una sociedad más justa, unos servicios sociales más bien dotados la madre de mi hija no tendría que haber renunciado a ella… De hecho, tengo la suerte de poder trabajar para que a nivel general así sea y otros padres o madres no tengan que renunciar a sus hijos en una sociedad como la nuestra.. De todas formas, y desde una perspectiva personal, y totalmente egoista por mi parte, no puedo evitar sentir cierta ambivalencia.. adoro a mi hija, y no me imagino mi vida sin ella… ¿de verdad habría sido capaz de ayudar a su madre evitando así que ella tuviera que renunciar a su hija y pudiera ser lo que ahora mi hija es para mi?… UUUUUUUUUfffffffff…. me gustaría tener una respuesta clara y contundente… pero no es así… Gracias por hacerme autocuestionar mis propios posicionamientos… Es un tema sobre el que reflexionar con profundidad

      Maria

      • Maria, quizás porque uno de mis hijos es muy expresivo en su sufrimiento, yo sí tengo claro que preferiría haber renunciado a él para ahorrarle este sufrimiento. No para ahorrárselo a su madre: para ahorrárselo a él.

    • Y, para centrar la discusión, iba a citar a J. Ziegler en “El imperio de a vergüenza”, donde habla de los miles de niños abandonados que vagan por Addis Abeba, pero resulta que ya lo hice, aquí, hace meses. Y tú, Madre, me habías dicho que esos niños no daban el perfil del niño adoptante.

      En cualquier caso, los inevitables vicios del sistema, sus mezquindades, que con certeza habrá, no deberían hacernos perder de vista la situación real, dramática (y ahora más). Ojalá el problema de los niños de Etiopía fuese la demanda de adopciones: diría poco de mucha gente (el problema del hambre no dice mucho más…), pero sería mucho más fácilmente atajable.

      Saludos a todas y a los despistados.

      • (Del niño adoptable, quería decir, claro.)

      • Hace años, en un debate sobre este tema, uno de los primeros en los que intervení (en un foro que desapareció), recuerdo haber escrito que, igual que la adopción internacional no “salva” a la infancia de un país, tampoco la hunde. Y estoy convencida de ello. Ni resuelve problemas como el hambre o el desamparo, ni se lleva del país a una generación de niños. Efectivamente, los problemas de los niños de Etiopía (y de otros lugares del mundo) son mucho más importantes que la demanda de adopción internacional.

        Pero esto es si hablamos globalmente. Si hablamos a nivel individual, igual que reconocemos que en una buena adopción, se da a un niño una familia fundamental para su crecimiento, creo que también hay que reconocer que una “mala” adopción sirve para darle una familia a un niño… que ya tenía una. Esto da, a nivel individual, grandes dramas, donde todo el mundo pierde: la familia de origen, el niño, y la familia adoptante también. Un drama en el que todos son víctimas.

      • Portorosa, ya no se ven casi niños de la calle en Addis. Y no porque hayan sido adoptados o estén reintegrados en la sociedad, es que han limpiado las calles de las legiones de mendigos que habían. La versión oficial es que todos eran de la misma etnia que el presi y este les ha pagado el viaje de vuelta y dado trabajo. La real, mejor ni imaginarla.
        Además ponen multas a los que piden y a los que dan. Y están derribando los barrios de chabolas para hacer pisos para la clase “media”, echando a la gente que no se sabe a donde va.

  2. Perdoname pero más que pensamientos incómodos cuando me vienen a la cabeza los llamo pensamiento inútiles. Se que es un tema complejo, y se que la demanda y la oferta van de la mano.

    Aún así… ¿Si desapareciera la adopción dejarían de existir abandonos de niños? ¿las madres adolescentes americanas se quedarían con sus hijos ? … ¿dejarían de exitir orfanatos en el mundo?

    Sigo pensando que todo niño tiene derecho a una familia. Y el que mi hija esté conmigo estoy totalmente segura que no ha contribuido al abandono de un bebé.

    un beso (este tema da para muuuuuuuucho)

    • Pues a mí no me parecen inútiles.

      A nivel particular, esta reflexión (o parecida) a raíz de mi primera adopción, me llevaron a tomar decisiones de cara a mi segunda adopción que tenían como objetivo garantizar que mi hijo no pudiera ser un niño que habría podido crecer en su familia biológica (ni, de hecho, en otra familia en su país de origen).

      A nivel general, creo que todos, como sociedad, deberíamos hacer una reflexión, y quizás replantearnos la adopción internacional (la nacional también, pero este es otro tema). Asumir que los niños sanos y pequeños son minoría y que en casi todos los casos, ahijarnos un niño pasa por aceptar a niños reales que no son tan pequeños ni tan sanos.

      Estoy de acuerdo contigo en que todos los niños tienen derecho a una familia. Si puede ser, la familia en la que han nacido. Si no, y por este orden, su familia extensa, los vecinos o amigos, una familia de su país de origen… y sólo en último lugar, una familia de otro país. Pero por desgracia, no estoy tan segura de que el hecho de que mis hijos estén conmigo no hayan contribuído al abandono de otros niños, en sus países de origen. De hecho, estoy convencida de que es así. Y no sé qué hacer con esta responsabilidad.

  3. Bueno, bueno…querida marteña mamá…Qué tema!!!! querida, qué tema!!!
    Yo cuando comencé el proceso adoptivo de mi primer retoño era blanca e inmaculada…Pensé lo que tú…niños sin familias, familia sin hijos y con ganas tremendas de tenerlos….pues ya está…China transparente…allá fuimos…
    Ahora he leído más, madurado más y conocido más…Y mis dudas son parecidas a las tuyas…
    Aunque lo peor de todo esto es que nosotros con 30 mil dólares no podemos favorecer la maternidad de nadie bio, deben canalizar esa buena voluntad los gobiernos que dirigen a las sociedades de los países adoptantes y los de los adoptados…y eso, hoy por hoy, ni se hace ni se hará…Se ha creado un círculo de intereses económicos que hace fallida la idea y se queda como algo lleno de altruísmo e ilusión…
    Adopté a mi segundo hijo con problemas de salud, por pasaje verde, también en China y…realmente…me hace sentir más tranquila moral y éticamente…Con mi retoño mayor intento no comerme demasiado el coco…Soy su madre, es mi hijo y…así son las cosas…aunque, efectivamente, podrían haber sido de otra manera si la sociedad mundial misma tuviera una mínima posibilidad de cambio…algo que no cabe en esta locura de vida que vivimos y sobretodo viven otros más desgraciados…

    Este asunto me resulta muy contradictorio…y me llena de dudas…y de pensamientos…tambíén de deseos…Pero…en el fondo…siempre pienso…”son mis hijos, llegaron a mí, los cuido, los amo y los intentaré hacer grandes personas…y ellos tienen unos padres….”
    Besicos

  4. Ya lo sabes de otras veces: completamente de acuerdo.

    Daría el triple de lo que di porque mi hija se hubiese podido quedar con su familia biológica y no tuviese que sentirse nunca abandonada. Porque cada hijo adoptivo en mayor o menor medida, se siente, ha sentido y sentirá abandonado.

    Me siento muy culpable (y sé que somos pocas las madres adoptivas que lo hacemos, cosa que no puedo comprender) por la parte que me toca por engrosar una lista. Y también por el provecho que he sacado de la desgracia ajena. ?podría haber evitado el abandono de mi hija o la desgracia de su madre?. Sinceramente, creo que no, pero porque sí al de cualquier otro niño, no puedo sentirme no culpable. Soy una de las miles de madres que pidió un hijo y miles de expedientes han causado miles de injusticias.

    En China muchas, muchísimas, niñas han muerto por una ley injusta y sobre todo por una sociedad/cultura/tradición injusta desde mucho antes de las adopciones. Yo no daba mejor vida a ninguna niña como pensaba entonces, completamente cegada por mi deseo de ser madre. Ahora me doy cuenta de que engrosaba una peligrosísima lista de “pedidos”. Pero también resulta que mi hija estuvo en un orfanato y ahora tiene una familia.

    ?cómo se lleva eso? Cómo le explico yo eso a mi hija? buscando. Buscando su verdad. Buscando a su familia biológica. deseando con todas mis fuerzas poder decirle a la cara a mi hija “no, a tu familia nadie la convenció”…pero lo cierto es que no por ello fue menos injusto… lo justo sería que las familias/madres pudiesen hacerse cargo de sus hijos.

    Intentando ser objetiva: hay unos hechos y unos tiempos. Cuando yo adopté no habían dudas, foros ni blogs en los que se hablase de tráfico de niños ni embarazos a la carta. Parecia que sólo había transparencia. Una transparencia administrativa nacida de una enorme injusticia “ley del hijo único” y todos lo veíamos de lo más normal.

    Cada madre adoptante ha sacado partido al dolor de una madre biológica. Ninguna madre abandona a un hijo por gusto, como ninguna mujer aborta por diversión. Ha habido un dolor y de eso, nosotras hemos sacado “partido”.

    Listas, pedidos, dinero, agencias, transparencias, cierres, contratos:?saben eso la mayoría de los padres que van a adoptar?

    No hay camino de retorno. Está hecho. Pero considero muy importante que a nuestros hijos les podamos contar la verdad y, si es posible, su verdad particular.

    Y ahora pregunto: ?cerramos la adopción internacional? ?cómo no equivocarse??cómo tener garantías? ?cómo conseguir que no sufran los niños? ?qué dolor siente una mujer occidental cuando pierde un hijo y qué siente una mujer que sabe que va a ver morir a varios? ?vale más mi dolor que el suyo? ?darías a tu hijo en adopción para darle una mejor vida? ?y si no exisitiese adopción? ?qué hubiese pasado con mi hija y con tu hijo? ?somos unos monstruos? (algunas veces leo artículos sobre las familias adoptantes que me hacen temblar)

    No puedo decirlo con total seguridad, pero creo que volvería a adoptar incluso sabiendo lo que ahora sé. Porque, al final,creo que pongo en la balanza el dolor de una adulta y el dolor de un niño. El dolor de un niño adoptado y el dolor de un niño de 12 años que ha crecido en un orfanato. Mi corazón y mi cabeza…muy, pero que muy peligroso.

    Eva de

    • Hace pocos días me decía una amiga que saber que somos madres como consecuencia de una tragedia, no hace el trabajo mas llevadero pero si que nos ayuda a poner en perspectiva todo lo que nuestr@s hij@s hacen y nosotras sentimos… creo que es una gran verdad.

  5. estoy de acuerdo contigo.
    un saludo desde
    http://karmucaycuquino.blogspot.com

  6. A mi es un tema que me preocupa y mucho porque cada vez hay más presión sobre los paises pobres y por lo tanto más irregularidades.Actualmente no hay casi ninguno que se salve. Y lo peor es que no se va a solucionar hasta que en vez de enviar las solicitudes a los paises y que sean estos los que gestionen esa demanda, el convenio de la Haya cambie y sean los paises de origen los que envíen expedientes de niños en orfanatos al primer mundo y sea aquí donde “gestionemos las colas”, al igual que en la adopción nacional. Otra cosa que cambiaría son los rangos de idoneidad, ya es un hecho que hay muy pocos bebés, así que si vamos a la adopcion internacional tendría que ser con un rango muy amplio 0-7, 7-14, 14-18. Hasta que las autoridades cuando vamos a hacer el CI no nos expliquen la realidad, es muy dificil para los que llegan a la adopción asumir temas incómodos como los que propones. Cuando las recomendaciones de los técnicos de las comunidades son, “escoje vietnam que va más rápido que etiopía” y lindezas por el estilo, mal favor le estamos haciendo a los niños.
    En cuanto mi y mi hijo, tal vez por eso insisto en la importancia de reconocer la figura de la primera madre y no concibo que le llamen señora que te tuvo en la barriga. En mi caso he comprobado su historia y no tengo datos de su primera madre, pero si los tuviese tengo claro que me pondría en contacto con ella ya que compartimos y digo bien, compartimos el bien más preciado de este mundo, que es NUESTRO hijo.

    • Creo que estos cambios que sugieren deberían ir acompañados de un cambio en la percepción de la AI. Deberíamos dejar de pensar que hay montones de niños esperando a una familia, “con la de niños que hay en el mundo, ¿para qué voy a traer otro?”, o mejor dicho, asumir que los niños que necesitan familias son los que son y necesitan lo que necesitan.

      Me temo, pero, que el cambio en la percepción social irá por otro lado… pasaremos de ser buenos, solidarios y generosos para convertirnos en egoístas prepotentes que han abusado de su poder para robar niños…

  7. Complejo, muy complejo el tema de hoy. Sin ir más lejos, en este nuestro país hay más de 30.000 niños tutelados, las causas son el abandono, los malos tratos o la falta de recursos (no necesariamente los económicos). Muchos de estos niños alcanzarán la mayoría de edad en una institución, la mayor parte no pueden ser adoptados, la razón principal es que los padres biológicos no firman la renuncia, y el tiempo pasa y a nadie parece importar demasiado, desde luego en muchos casos tampoco a sus padres.

    Hay mucho sentimiento de culpa en vuestros comentarios, y me gustaría aportaros mi experiencia desde el otro lado, desde quien no buscaba ningún hijo, sino que se dió la circustancia de que había un niño que necesitaba una madre. La adopción no es el problema, la adopción pretende ser la solución.

    Siendo tremendo lo que supone para alguien la pérdida de su madre biológica, me parece aún peor perder la infancia, la inocencia, la posibilidad de una familia que te quiera y te respete.

    Tendemos a creer que los sentimientos son universales, yo tambien pensaba así, hasta que la vida me demostró que no, que no necesariamente embarazarte y parir te convierte en madre de nadie. La sentencia plena de adopción de mi hijo llegó el jueves pasado, yo he vivido durante cuatro años con la angustia de que nuestras circunstancias familiares debido a una enfermedad, un accidente, o vaya Vd. a saber cambiasen, y que este niño terminase en una institución. La madre biológica de mi hijo no se ha perturbado lo más mínimo con esto, ha continuado su vida más ligera de equipaje. Al padre de mi hijo cuando le citan para dar el consentimiento a la adopción, contesta inicialmente que no piensa firmar, que le crea un problema de conciencia. Hace cuatro años que no ve a su hijo ni se interesa por el.

    No estoy hablando de padres en una situación marginal, hablo de personas intelectualmente válidas y con vidas aparentemente similares a la de vuestro vecino de al lado.

    Durante cuatro años hicimos todo cuanto estuvo a nuestro alcance, para que esa madre y este niño no se separasen. Hoy no sabeis cuanto me arrepiento del tiempo perdido. Espero que mi hijo pueda llegar a perdonarmelo.

    ¿Alguien puede pensar que el caso de mi hijo es único?, y eso aquí, en el primer mundo, no hablo de China, ni Etiopia. Comprendereis que si un día la madre de mi hijo escribe algúna carta lamentando tan terrible perdida, pegue yo un petardazo de indignación.

    Eso si, mi hijo es libre de quererla o no, de sentir por ella lo que le dé la gana, me merecerá todo el respeto, si en el futuro desea algún tipo de relación, porque el es la única victima de esta historia.

    • Gracias, Concha, por esta historia, que seguro que se parece a muchas otras historias de adopción.

      Yo también creo, mejor dicho, no creo, SÉ, que hay madres que no quieren a sus hijos, que no se ocupan ni preocupan de ellos, La madre mala es quizás el tabú más sólido de nuestra cultura, lo que sin duda hace más difícil a tu hijo, y a los niños (y luego adultos) que conviven con una de ellas asumir su propia historia. La de tu hijo (y las de muchos otros niños) está claro que son adopciones necesarias. Nada que objetar. ¿Sería mejor que los niños no hubieran pasado por esto? Sin duda. Pero en estos casos, la adopción tiene una función reparadora o sanadora (o debería tenerla).

      Tema aparte son estos 30.000 niños que crecen en centros de forma absurda e innecesaria. No me parece mal tener una ley garantista, pero me preocupa las consecuencias que esta ley tan biologista tiene en los niños. Me preocupa que, incluso si estamos de acuerdo en que estos niños, o algunos de ellos, no sean adoptables, no puedan crecer en familias de acogida. Los 30.000 niños en centros de menores me parecen que dejan claro que el interés del menor no está por encima de otros intereses.

      Me alegro de que haya llegado la sentencia de adopción. Después de 4 años de convivencia, no es lo que convierte a vuestro hijo en vuestro hijo… pero permite respirar más tranquilo. Y no tengo ninguna duda de que te perdonará.

      • Yo creo que es completamente distinta la adopción en el primer mundo, nacional y la internacional en el mal llamado tercer mundo. Aquí nos pasamos de garantistas con la familia biológica, cosas como la vuelta del niño del Royo o la de Piedad son verdaderas animaladas para un niño y sin embargo en internacional creemos que hay miles de bebés sanos esperando a ser adoptados cuando desde las administraciones (y los que estamos en los foros) sabemos que es mentira. En el tercer mundo dudo que haya “malas madres”, porque el hecho en sí de exista un niño pequeño sano ya implica al menos un esfuerzo personal para que llegue a un orfanato sano y salvo, aunque sea un abandono, los dejan en lugares donde saben que los van a recoger (o como en el caso de Moisés, esperando hasta ver como se lo llevan). De ahí mi profundo respeto y agradecimiento a esa MADRE.

      • Tienes razón, estos son dos casos flagrantes. Por cierto, ambos niños están en centros de menores, ninguno pudo ser reintegrado a las familias biológicas a pesar de las muchas ayudas que se les dieron… y tampoco volvieron con las familias preadoptivas, que les consideraban también sus hijos. Esta claro que casos como estos no buscan el beneficio superior del menor. De hecho, no benefician a nadie… pero la principal víctima, y para siempre, es la criatura.

        Seguramente sí hay malas madres, también, en el tercer mundo, como las hay en todas partes… pero este es otro tema de debate.

  8. Estoy muy de acuerdo contigo Madredemarte, en cuanto al tabú de la mala madre, y lo que puede representar para los hijos asumirlo. Nacemos preparados para vincularnos a nuestra madre, somos así de monos e inspiramos tanta ternura para “atrapar” el amor de ella. El mensaje que recibimos constantemente es el de que “mamá te quiere, mamá te cuida, mamá te mima”, y si esto no nos ocurre, inmediatamente tendemos a preguntarnos ¿que es lo que va mal en nosotros, ¿qué nos hace no ser merecedores de ese amor?

    “El amor parental no es automático (y mucho menos “biológico” o instintivo). El amor parental es, como cualquier forma de amor, una posibilidad, una función psicológica opcional, un “lujo” madurativo. ¿Y quienes pueden permitirse tal lujo? obviamente los que fueron (y son) amados, o los que aprenden -con la vida o la psicoterapia- a amarse a si mismos (autoestima) y a los demas.” http://www.psicodimanicajlc.com

    Si damos lo anterior por bueno, y yo lo creo así, (de lo contrario sería difícil de entender como las consultas de psicólogos y psiquiatras están llenas de adultos tratando de gestionar sus neurosis, que en gran parte de las ocasiones fueron producidas en su infancia, por sus propios padres) ¿cómo vamos a poner en duda que en el tercer mundo haya “malas madres”?, vamos en el tercero, el segundo y el primero, empezando por la que suscribe.

    Desde luego si escribimos MADRE com mayúscula como hace Bone, por el hecho de que alguien deje a su hijo en un lugar seguro, yo creo que estamos bajando mucho el nivel, por esa regla de tres, a nosotras nos van a dar matricula de honor, y no, ¿verdad?

    A mi lo que si que me merece todo el respeto son los sentimientos de nuestros hijos hacia sus madres biológicas.

    • Concha, yo creo que el mensaje “tu mamá te quiere” lo recibimos incluso cuando hay pruebas en contra de ello. Cuando una madre maltrata a un hijo, el feedback que recibe de su entorno es “aunque no sepa hacerlo mejor, te quiere”, “en el fondo, te quiere”, “está enferma”, “no puede evitarlo”, “sigue siendo tu madre”. Mensajes no muy distintos a los que no tantos años atrás recibían las mujeres maltratadas por sus maridos respecto a estos.

      No se admite una madre sana e integrada en la sociedad que no ponga a sus hijos por delante de todo lo demás. ¿Y cómo lidiar con esta creencia tan extendida sin sentirse un monstruo?

  9. Loreta G. dijo:

    Os dejo unos enlaces a imágenes de mujeres que, apesar de la pobreza, a pesar del hambre y a pesar de los pesares no renunciaron a sus hijos, pasase lo que pasase. Y no están precisamente integradas en el la sociedad como nosotros la entendemos.
    ¿Son MADRES? ¿De las buenas o de las malas? ¿De las verdaderas o de las falsas?
    En el tercer mundo hay mucha pobreza y, lo que es peor, mucha falta de cultura, de medios….. pero no todas abandonan, ni siquiera la mayoría. Y no son menos valientes las que se quedan con ellos y les ven morir. Y el discurso de que fue por el bien superior del niño, perdonadme, pero me da risa. El bien superior del niño en África, se llama SUPERVIVENCIA. Pero supervivencia de otros, no del niño. Y en el juego de la supervivencia no entran los sentimientos. Si acaba en España o en otro pais de blancos ricos mejor, y sino….. nosotros tenemos que vivir.
    En un país como Etiopía, por ejemplo, antes de que los occidentales llevásemos nuestra medicina preventiva y curativa, a una familia le sobrevivían 2 ó 3 hijos como máximo. Hijos que en el futuro cuidarían de los padres y se ocuparían de tierras o ganado. Éstas daban sufieciente para eso, para mantener una familia de 3 hijos como mucho. Y si sobrevivían más de 3 sobraba alguno. Pero llegamos las ONGs, las vacunas, los medicamentos. Empezaron a sobrevivir más de 3 hijos…. en familias incluso 5. Y eso es una catástrofe en su cultura, por que lo que hay, no da para tanto. Y entonces surge la selección para la supervivencia. Hay niños que, con suerte, acaban en manos de alguna organización para adopción internacional. Los hay que mueren de hambre, de calor, y solos.
    ¿Conocéis Africa más allá de vuestro viaje de adopción? Y digo conocer, no haber leido sobre África.


    • Gracias por tu aportación.

      Y por las fotos que envías, que son tremendas.

      Sin embargo, mi hijo, y muchos otros niños que conozco que han llegado en adopción, no llegan ni remotamente de condiciones parecidas. Algunos no tenían familia, fueron abandonados, o perdieron a sus padres por el SIDA o por otras enfermedades. Estas serían las adopciones necesarias. Otros, en cambio, fueron “reclutados” por buscadores de niños que convencieron a sus padres de que les darían una oportunidad (a ellos y a sus otros hijos cuando los había) si podían irse a vivir a Europa. Muchos de ellos tenían familias que podían cuidarles. Quizás no según nuestros estándares, pero podían cuidarles. Incluso querían hacerlo. Para algunos, darles en adopción, fue una manera de cuidarles. ¿Fue su decisión? Sin duda. Pero es una decisión que difícilmente hubieran tomado si no se la hubiera sugerido alguien que gana dinero en ello. Creo que es un matiz a tener en cuenta.

      Cuando hablé con la gente de la ecai que me ayudó a traer a mi hijo, gente que se supone que conoce muy bien Etiopía, me contaron que “las madres etíopes no sienten como nosotros… no es que no quieran a sus hijos, pero no es como nosotros”. Me molestó esta apreciación paternalista. Además, después resultó que la realidad que me encontré en nuestra historia familiar es muy distinta.

      Yo personalmente conozco poco África, y ya entiendo, por el lugar en el que colocas la pregunta, que consideras que esto me deslegitima para opinar. En cambio, yo agradezco tus opiniones.

  10. Loreta G. dijo:

    Me olvidaba decir que tengo 4 hijos, de India, Nepal, Etiopía y adopción nacional.

  11. No conocer África no deslegitima ninguna opinión, ni la tuya ni la de nadie. Pero sí que afirmo que hay que conocerla muy profundamente para entender muchas cosas. Y el abandono de los hijos, la forma de abandonar y la forma de sentirlo son algunas de esas cosas.
    Creo que mi opinión, más que deslegitimarte, te hace sentir mal. Y lo siento.

    • No, no me hace sentir mal . Me parece interesante. Y enriquecedora. Pero creo que hablamos de cosas distintas, y compatibles entre sí.
      No dudo que sea verdad que el abandono de los hijos tenga distintos significados en distintas culturas: seguro que es así. Pero creo que, también, algunas personas se aprovechan de ello y sacan rendimiento económico. Y esto me parece mal.

  12. Y yo me pregunto…tras ver esas imágenes que denigran a ese colectivo humano que aún permite estas atrocidades, estas indignidades para otros seres humanos más desfavorecidos….¿malas madres o malas sociedades que empujan al abismo a tantas mujeres que paren hijos muertos o casi muertos?…En todos los lugares del mundo hay de todo…malas, buenas, excelentes…lo que sí es cierto es que ser “mala madre” es más fácil en unos lugares que en otros, y cuando digo “mala madre” me refieron a esas que algunas y algunos en este maravilloso primer mundo insluta por haber abandonado a sus hijos…qué sabe nadie!!!!
    Que las madres bio de mis hijos era buenas, malas…como dice Concha…eso ya no es una incognita vital para mí…A mis hijos los dejaron en un lugar visible para que alguien los encontraran y no murieran…y podrían haber hecho todo lo contrario…no dejarlos vivir desde que salieron de sus entrañas…Les dieron una oportunidad de vida…y eso no es ser mala madre…que las haya en China, Nicaragua o Vietnam…claro!! como aquí…Lo que realmente nos importa es lo que nuestros hijos sientan por ellas y cómo crezcan con esa palabra “abandono”…
    No hay que mitificar a las madres bio…ni para bien ni para mal…pero yo le doy las gracias a las dos madres bio de mis hijos, cada día, por dejarles vivir…por ayudarlos a tener la familia que ella no le podía dar…por coacciones, por necesidad, por voluntad…¿eso importa? Hay día que puede que me importa…otros no…hoy es de lo que no…Lo que realmente nos debe importar ahora son ellos porque un día nos los pusieron en nuestros brazos para que les diéramos lo que hasta ese momento nadie les dió o les pudo dar…

  13. …sigo…otra cosa es esa masa de gente mala que se aprovecha de esas madres para sacar rendimiento…bajo el beneplácito de el resto social de allí y de aquí…y sigo pensando que nosotros poco podemos hacer…a no ser que no adoptemos y entonces este negocio se vaya al garete…y entonces ¿qué pasa con los niños que realmente deben de ser adoptados, porque están encerrados en un maldito orfanato y si no llegamos los padres adoptantes y los sacamos de allí y los hacemos nuestros hijos, quién lo hará, para ser personas dignas y libres y felices????? Es que el temita se las trae….

    • Esta es la pregunta del millón de Dólares, Mei… Pero como dije en otra respuesta, igual que pienso que la AI no hunde la infancia de un país, tampoco creo que la salve: es una gota en un océano, como dijo Portorosa, el problema de la infancia en el Tercer Mundo, trasciende en mucho la AI.

      Hace algún tiempo leí un informe bastante completo sobre la adopción en Etiopía (no sé si aún lo guardo: lo buscaré). Una de las conclusiones a las que llegaba es que no hay AI porque haya niños en los orfanatos, sino que hay niños en los orfanatos porque hay AI. Yo no conozco África (como bien ha señalado Akaki, continente inabarcable), ni siquiera conozco bien los países de los que proceden mis hijos, sin embargo, algo sé de la AI en Etiopía. Y sé que muchos niños no vienen de orfanatos, vienen directamente de sus casas, de donde los han recogido buscadores de niños (que “cobran por pieza”, que a menudo van con una lista de los niños que “necesitan”). Esto lo sé porque hay vídeos que lo muestran, porque lo cuentan niños mayores que han llegado aquí, y porque lo han explicado también (a gente de mi confianza) las familias biológicas que han sido localizadas y también, en algún caso, los asistentes sociales que se encargan de la “recolecta”. Obviamente, no todos los casos son así… también llegan en adopción niños que realmente necesitaban una familia. Pero, ¿cómo separar el grano de la paja? Me temo que es una lotería, y jugar a la lotería con algo así es un riesgo muy grande.

  14. Para Loreta G.
    África es un continente y por tanto no se puede generalizar hablando de conocer África.
    Me son moralmente insoportables la difusión pública de imágenes de niños de la hambruna, primero porque atentan contra la dignidad de esos niños, después porque su difusión poco contribuye a que su vida mejore, y por ultimo porque las causas de la hambruna en países como Somalia o Etiopía son algo mas complejas que el hecho de que mas niños sobrevivan en la familia porque las ongs llevamos vacunas y medicinas, dices que la falta de eso da lugar a una selección “natural”. Me parece un argumento un tanto peligroso, por no llamarlo un tanto “nazi”. La selección “natural” también ocurría en Europa hace dos siglos y no la añoramos precisamente.
    Solo conozco bien un país africano, Etiopía. por tanto no hablare de África sino de Etiopía.
    La vacunación y la medicación antirretroviral es gratuita para la gente que tiene acceso al sistema de salud. Lo hace el mismo gobierno. Según tu teoría ¿deberían no hacerlo y que actué la selección “natural”? ¿La vida de un niño africano vale menos que la de un niño europeo? Todos queremos vivir y todos tenemos el mismo derecho. Dejemos de pensar que son animales que se reproducen, son personas que quieren lo mejor para sus hijos, como nosotros.
    Por ultimo, no hay orfanatos sin animo de lucro en Etiopía, solo los de las monjas y aun así se de casos con chanchullos a los que creo sinceramente que ellas son ajenas – al menos las de la Caridad- porque han dejado la adopción internacional en manos de otros. La adopción en Etiopía es un negocio puro y duro. Y la inmensa mayoría de niños podrían haber seguido con sus familias, esa es la dolorosa verdad. Están ejerciendo presión sobre gentes analfabetas, vulnerables y con la excusa del tan cacareado “bien del menor” les cuentan rollos de que se van a estudiar fuera y volverán formados y les podrán ayudar, o ayudarán a la familia; incluso les amenazan o chantajean. Esto si es chungo y no contribuir a que puedan vivir mejor. Esto si es aprovecharse de los débiles.
    Y tampoco estoy de acuerdo con que con un poco de suerte alguno ira a la adopción internacional, ir a la AI no te garantiza una buena familia, porque puede que quien te adopte este muy poco capacitado para ejercer de padre o madre, no entiendo porque se piensa que por el hecho de ir a la AI tienen suerte, como si aquí todos fuésemos estupendisimos y capacitadisimos. No somos el ombligo del mundo aunque lo creamos.

  15. Solo añadir que en toda partes hay madres y padres que pasan de sus hijos. pero que ya esta bien de considerarlos como seres con sentimientos diferentes, solo viven la vida que les toca vivir sin poder elegir. Esta comprobado que cuando su nivel de vida mejora las “diferencias” desaparecen. Ej. bien claro, los chinos que viven aquí, la mayoría orgullosisimos de sus hijas. En el cole de mis peques hay un papá chino que viene a recoger a sus 4 hijas, y les lleva las mochilas a todas. Y conozco a muchos mas que nada tienen que ver con los estereotipos.

  16. ¿Si yo mañana veo que no puedo más y decido llevar a mi hija a un centro de acogida y renuncio a su custodia y a mi maternidad….. que pensaríais de mi?

    • Xiao, habría que conocer todas las circunstancias para poder opinar, para poder juzgar…
      Sin embargo, así en general, para mí es peor un reabandono que un primer abandono. Por dos razones: por un lado porque se supone que los padres adoptivos estamos más preparados para asumir una parentalidad difícil (sí, no siempre es así, lo sé), y porque, a diferencia de lo que puede pasar con algunas familias biológicas, hemos escogido conscientemente los tiempos y el modo de nuestra maternidad; y por el otro, y esto es más importante, por nuestros hijos: si muchos (si no todos) ya vienen dañados por un primer abandono, ¿se pueden permitir el daño quizás irreparable de un segundo abandono? Yo creo que en muchos casos no, que la única forma de que recuperen la confianza en los vínculos es la incondicionalidad absoluta, y esto pasa, entre otras cosas, por no reabandonarles.

  17. Hay que agregar al tema las diferencias culturales. Una madre es “buena” o “mala” de acuerdo a quien. A un europeo, un americano, un etiope? Cada persona se comporta de acuerdo a la cultura en la que esta inmersa y es dificil ponerse a juzgar sin saber cual es la vision del mundo de esa madre/padre que dejo a un niño o se lo quedo a pesar de todo. Es que nosotros en Occidente somos mejores que ellos?
    Otra cosa mas, puede que por su cultura las madres etiopes obren de una manera distinta que una madre del primer mundo, sin embrago el hambre, la miseria, la pobreza extrema pesa mas que cualquier pauta cultural. Como funciona el cerebro de una persona que apenas se alimenta o que esta enferma? Podemos juzgarla con los mismos patrones que las de una madre bien alimentada y educada? Una persona con hambre no puede pensar bien, no puede educarse, y despues de un tiempo no puede ni alimentarse aunque le pongan un banquete frente a sus narices.
    Los huerfanos y abandonados los hace la miseria, no las malas madres.

    • Para mí, el tema no está tanto en las buenas o malas madres, que incluso si aceptamos que el concepto varía según la cultura – o la época, creo que también podemos asumir que las hay, de las unas y las otras, en todas partes. Para mí, en esta reflexión (la que originó el post y la que pretendía hacer yo también en el post), lo crucial son los buenos y malos intermediarios.

  18. Hola Madredemarte!
    Me encanta tu blog, siempre contiene reflexiones muy enriquecedoras.
    Soy madre de dos niños biológicos y hace un par de años me empezó a rondar la idea de la adopción. Y empecé a informarme, y a leer sobre el tema, y a leeros a muchas de vosotras, madres adoptivas. Y tras leer e informarme, por un lado, me gustaría muchísimo adoptar un niño, creo que podría darle una buena familia y quererle sin reservas, darle un hogar. Pero por otro lado, veo que, como tú dices, igual contribuyo a genererar niños abandonados, también creo que igual es egoísta de cara a padres que no pueden tener hijos biológicos…
    Actualmente pienso que lo que sí debería hacer es bien adoptar un niño con necesidades especiales o ir por la vía de la acogida (ahí sí veo que no contribuyo al mercadeo al que haces referencia). Lo que pasa es que, quizá por inmadurez, ambas opciones todavía me dan miedo y tengo que pensar bien sobre ellas (y sobretodo convencer a mi marido).
    Bueno, perdonad el rollo, me encanta leeros a todas.
    Y a Concha, no sabes lo a menudo que pienso en vuestra historia (de la que leí en el blog de Xiao). Me alegro muchísimo de que tu hijo tenga por fin la madre que se merece.
    Silvia

    • Bienvenida, Silvia.
      Es una decisión muy personal… sólo vosotros sabéis, o sabréis, cuál es vuestro camino. Es gratificante escuchar a futuros padres adoptantes plantearse todas estas cosas, que por desgracias muchos (yo incluída) hemos visto a posteriori. Seguro que si todos se lo plantearán, muchas de las cosas que están pasando, no sucederían.
      Manténnos informados!!
      Un abrazo.

  19. Casi siempre tanto tus posts como sus comentarios merecen mucho la pena.
    Pero me gustaría insistir, Madre, en lo interesante que me ha parecido este, y la impresión que me ha causado el debate que ha surgido. Cada una desde su punto de vista, vuestras intervenciones me parecen muy enriquecedoras para los lectores, y un muy buen síntoma, en general, de vuestra actitud como madres (…no, no ha habido padres, snif).

    Suerte a todas.

    Besos y abrazos.

    • Muchas gracias, Porto.
      Buena parte de la riqueza de este blog es de los que hacéis los comentarios, sin duda. Yo aprendo mucho de todos, he descubierto (casi a los 40) que mi manera de reflexionar pasa por el frontón, lanzar una idea, ver lo que me devuelven y seguir reflexionando a partir del feed back… Así que me alegro de aportar a los que nos leen tanto como vosotros me aportáis a mí.

  20. Este tema tambien me parece muy interesante porque yo tb he tenido opiniones-ideas, enfrentadas al respecto. Yo siempre quise adoptar, SIEMPRE, pero sin motivo aparente. Cuando me decidí y me puse a ellos es cuando me entró el miedo de pensar que le estaba robando un niño a una madre, me empece a sentir culpable incluso de ocupar un puesto en una lista en la que tb habia gente esteril sin mas opcion que esa para ser madre-padre(soy joven y teoricamente fertil)… Tuve que pensar mucho y estuve a punto de tirar la toalla hasta que comprendí que el hecho de que yo no adoptara, no iba a ayudar a los niños que ya estaban esperando, que lo que queria era ser madre de un niño que ya existira (por eso tambien me decidi por ir a un niño de las llamadas necesidades especiales) y que por mucho que ayudará al pais (cosa que tb hago desde hace años) no iba a evitar que siguieran llegando niños a los orfanatos.
    Por mi parte lo que mas primó a la hora de elegir el pais fue que me dieran buenas referencias en cuestión a su transparencia respecto al origen de los niños, que procedan de abandonos (no de “presiones”) o de retiradas.
    Yo aun estoy esperando, y no se por cuanto tiempo. La verdad es que es algo que me importa poco

    • Yo creo que desde que la adopción es buscar una familia para un niño que la necesita y no a la inversa, la división entre familias fértiles e infértiles no debería tener ninguna importancia. ¿O es que una familia infértil va a ser mejor familia?

      A mí siempre me preocupó el tema de la transparencia, pero reconozco que en mi primera adopción iba muy vendida, la daba por garantizada, sin más, así de confiada era… para la segunda, me aseguré de adoptar a un niño que no sólo tuviera garantizada la adoptabilidad, sino que además fuera un niño que lo tenía difícil para salir en adopción (tanto en su país como en el extranjero).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: