familia monoparental y adopción

Por pelotas

La semana pasada, cuando llegamos a la plaza donde juegan mis hijos al salir del colegio, alguien nos dijo que ahora está prohibido jugar a pelota. Aunque está en el meollo de la ciudad, la nuestra parece una plaza de pueblo, donde la gente se conoce, los niños se prestan las bicis, y los padres se echan una mano para vigilar a los pequeños. Hay una tienda de chuches, un quiosco, unas cuantas terrazas, bancos y bastante espacio donde los niños corren, juegan, van en bici y, al menos hasta ahora, juegan al fútbol.

Nuestros hijos, al menos los de ciudad, al menos los de la edad de los míos, pertenecen a una generación que ya no tiene espacios y tiempos propios para jugar, relacionarse, pelearse, negociar, investigar, hacer gamberradas, cometer errores y asumir las consecuencias. El juego cada día más se circunscribe al interior de las casas (¡¡hay médicos que prescriben la Wii para que las criaturas se muevan!!), a lo sedentario, a lo digital… y cuando es en el exterior, cada día más está regulado, con tiempos acotados, espacios cerrados y monitores u otros adultos que dirigen el juego.

Tengo la sensación de que vivimos en una ciudad, en un país, cada día más inhóspito para los niños… bueno, y para los ciudadanos. Las plazas, las calles, ya no son nuestras, son de quienes nos gobiernan y nos vigilan, y en aras de la “buena convivencia” cada día se prohiben más cosas que antes estaban reguladas por el sentido común y la negociación.

Hay quien dice que las prohibiciones son necesarias cuando el civismo no llega… otros, como sostiene el antropólogo Manuel Delgado en este reportaje, creen que la cosa funciona en dirección contraria: que son las regulaciones excesivas las que llevan a los ciudadanos a incumplir las normas… Cuando son las autoridades las que deciden cómo se gestiona la calle, los ciudadanos hacemos dejación de nuestras responsabilidades.

Llevándolo al ejemplo de la plaza: si son más los ciudadanos a los que les molesta que los niños jueguen a pelota, quizás estos tendrán que buscarse otro espacio donde hacerlo… aunque quizás no haga falta llegar a esto y se pueda acotar una zona, o llamar la atención a los que jueguen demasiado a lo bruto.

Me niego a creer que no seamos capaces de llegar a acuerdos si hablamos civilizadamente. Lo bueno de los conflictos es que resolverlos nos convierte en mejores personas… Pero hay que estar dispuesto a hacerlo, desde todas las partes. Yo me veo en los dos lados: soy madre de niños que juegan al futbol y también he recibido más de un pelotazo (este domingo sin ir más lejos). Y no me parece tan grave lo segundo como para convertir en intolerable lo primero… ¿De verdad no podemos compartir el espacio, todos, sin necesidad de expulsar a nadie? ¿Ni a los que juegan a pelota ni a los que quieren jugar a otra cosa?

Noticias como la prohibición de la pelota en la plaza me producen una gran tristeza. Tengo la sensación de que el espacio público es cada vez menos público.

Anuncios

Comentarios en: "Por pelotas" (21)

  1. Malas noticias, decisiones equivocadas (así en general, que también habrá excepciones) que conllevan su precio, seguro. Después nos quejamos de que no hacen nada, de las consolas o de lo insociables.

    Besos.

    (No paras de publicar, ¡qué ritmo!)

    • ¡¡Es para celebrar que mañana se cumple un año desde que inauguré el blog!!, no en serio… para mí ha sido un punto descubrir que soy capaz de escribir un poco (casi) cada día…

      • ¿Solo un año de vida y ya tan asentado y tan conocido? Creí que llevabas mucho más.

        Enhorabuena, porque tienes un gran blog. Te lo digo muy sinceramente.

        Un beso.

      • Gracias por los piropos… no es para tanto, pero creo que sí es un bonito lugar de encuentro. Espero que los visitantes habituales (y esporádicos) os sintáis aquí tan cómodos como yo.
        Besos

  2. A mí me encanta leerte, me parecen buenisimas tus reflexiones; casi siempre me hacen dar “una vuelta” a algunas mías…
    Pilar (MSPE)

  3. En el parque de nuestro pueblo (recién estrenado) han prohibido llevar bicicletas. La mayoría de padres y madres hemos optado por la insumisión. Y todos tan contentos.
    El parque es nuestro y de nuestros hijos.

  4. ¿Mas absurdo? Ese pueblo no se donde que prohíbe a los perros hacer pipí en los árboles…
    Cada vez hay mas prohibiciones, mas falta de libertades, mas control de todo, mas normas absurdas…un asco.
    Añoro los viejos tiempos en los que corría con mis perros por la playa, en los que se podía dormir en la misma playa, etc etc….cada vez se puede hacer menos.Snif.

  5. En el cole de mi hijos han prohido la pelota los viernes, dicen que es para fomentar otro tipo de juegos. Los pobres niños se lanzan envases de zumo vacios o bolitas de papel aluminio en el patio. Yo es que leo la palabra prohibido y me salen sarpullidos, y unas ganas que me entran de transgredir…

    • En el cole de mis hijos hay días de pelota y días sin pelota… Los niños futboleros lo pasan mal estos días. Y no me parece mal que juguen a otras cosas (si les apetece), me parece mal está necesidad de reglarlo y regularlo todo.

  6. A los adultos se nos va la olla con las prohibiciones, este verano en la playa niños de 5 años jugando a la pelota controlando para que no se escapase, blanda por cierto, pues sin querer le tocan a una señora y muy educados se van a recogerla y pedirle perdón y la tia se niega a dársela, que no se puede jugar a la pelota ni molestar a nadie. Claro, puedes llevar el “loro” a todo volumen, vocear los cotilleos de tus amigas a todos los de alrededor y nadie les dice nada, pero si un niño te toca con una pelota, “eso es molestar y los padres están tomando el sol sin preocuparse de sus retoños”, cuando la madre estaba atenta a ver si la recogían educadamente y pedían perdón a la susodicha.
    Es muy triste, sobre todo para la generación que vivimos en la calle, jugabamos al rugby en la playa como si nos fuera la vida en ello y nunca molestamos a nadie. Igual es que ahora todos los espacios los toman las terrazas y la cervecita (que me encantan) y entonces los niños molesta, cuando en realidad para mí es la combinación perfecta, terracita y el niño jugando a la pelota donde podamos verlos.

    Tengo una amiga promotora de una urbanización de chalets y diseñó uno de los mejores parques infantiles que se pueden instalar para la zona verde, pues hubo compradores que se quejaron de que si el parque infantil era muy chulo, que se iba a llenar de niños y que iban a molestar. Al final lo dejó, pero como comentario, tenía que haber puesto unos bancos bajo sus pisos y que en vez de niños tuviesen botellón, así iban a ver lo que era bueno….

    • Mira, en el texto no quise entrar en demagogias, así que me ahorré hablar de botellones y carteristas… pero sí pensé que los niños son la parte frágil. Es como cuando vas en tren y se te quejan de que tu hijo hace ruído… pero no se atreven a quejarse de los adolescentes con los pies en el asiento.

      Para mí la combinación terracita – plaza también es estupenda: espacio para adultos, espacio para niños.

      Y lo que dices del parque infantil, me recuerda al número que montaron en el pueblo donde vive mi padre cuando decidieron montar un parque en una plaza… unos vecinos sacaron toda la artillería por lo mucho que les molestaba el ruído (en un parque que siempre está vacío, por cierto… es un pueblo, la gente tiene jardines en casa…)

  7. Me ha recordado este relato Las Palabras Andantes de Eduardo Galeano:

    “En la pared de una fonda de Madrid, hay un cartel que dice: Prohibido el cante.
    En la pared del aeropuerto de Río de Janeiro, hay un cartel que dice: Prohibido jugar con los carritos porta-valijas.
    O SEA: TODAVIA HAY GENTE QUE CANTA, TODAVÍA HAY GENTE QUE JUEGA”

  8. Yo creo que tiene que ver con que las ciudades se estan convirtiendo en lugares para viejos. Un poco lo que hablabas el otro dia que las parejas tienen pocos hijos o no tienen del todo y que te miran como si estuvieras loca cuando dices que quieres mas hijos. Los chicos molestan, hacen ruido y ensucian. Son caoticos como el principio de la vida, como los atomos. El orden, el silencio y la quietud se acercan mas a la muerte, a lo inanimado.
    Aqui en EEUU tambien hay muchas regulaciones pero mas que nada porque tienen miedo que la gente haga juicios y funda a la ciudad, la escuela, el medico, etc.
    Sin embargo a los americanos les gustan las familias numerosas, los animales y los deportes, y hay muchos parques y sitios donde llevar niños y al que no le gusta no va.
    Hay que ver con el tiempo como progresa todo…

    • En Munich las calles son anchas, cada barrio tiene varios parques, todo es verde (pero a eso ayuda el tiempo, en Espanya no hay agua, aquí no se riega casi nada), tenemos polideportivos antigüos que demuestran la realidad: el que tuvo, mantuvo.

      Viviendo en una ciudad “rica” me doy cuenta de que en Espanya siempre fuimos pobres, y que eso lo pagan como bien sabemos los enfermos, los niynos, la educación etc etc

      La ciudad entera, centro incluído, está pensada para tener zonas de juegos a un paseo de cualquier casa. Zonas de juegos, no rinconcitos en los que no puedes correr sin que te atropelle un coche.

      Aquí hay prohibiciones, sí, muchas, Los alemanes son cuadriculados., mucho. Les molestan mucho los ninyos, muchísimo. Pero todos los parques tienen dos zonas, las de ninyos y las de “abuelos”. Porque la ciudad está contruída en una inmensa extensión. Si hay edificios de más de 7 plantas, es porque son oficinas. Las aceras son anchísimas, las carreteras estrechísimas para evitar que los BWM aceleren (la ciudad parecería una pista de fórmula uno si no lo evitasen).

      Polideportivos, piscinas cubiertas y de agua caliente al aire libre (nadando al aire libre mientras nieva), parques en toda la ciudad con pendientes para tirarse en trineo en invierno etc

      Además de dinero, la política se hace de otra manera. Los precios del suelo se controlan, el ciudadano con su voto premia (y no como en Espana que el voto se castiga), los barrios se controlan: si hay un barrio “marginal” le plantan un centro comercial de lujo, una escuela internacional o unas oficinas impresionantes. No se permiten barrios de oficinas, están distribuídas por la ciudad para que siempre haya “movimiento” en todas las calles y evitar desplazamientos innecesarios

      No vivo en el paraíso ni mucho menos. Pero para los ninyos, su disfrute y seguridad… es una maravilla.

      Pero tengo esperanza porque cuando hace un anyo volví a mi barrio de Madrir, vi como una calle con cuatro vías para coches, había sido cortada con carácter definitivo y hablía plantado os zonas de juegos, bancos y fuentes… verde no hay, pero yo creo que cuando vayan habiendo más espacios y se pueda separar zonas infantiles de zonas de adultos.

      Lo de prohibir la pelota… ?y qué pasa si los padres os échais un partido reivindicativo cada domingo por la manyana?

      Saludos
      Eva

      • Posiblemente, España carece de lo mejor de las culturas del sur (la tolerancia por los niños) y del norte (los equipamientos)… Esto explica situaciones como las de la plaza (donde, por cierto, a día de ayer los niños seguían jugando a pelota).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: