familia monoparental y adopción

Conversaciones bilaterales

Núria, madre de un niño de 3 años kafalado en Marruecos, tuvo hace algunas noches una conversación fascinante con su hijo, y me ha dado permiso para reproducirla aquí:

El pasado sábado por la noche estábamos en casa con mi hijo A, y a la hora de acostarse, como últimamente voy bastante cansada pues nos vamos a dormir juntos (en horario infantil, vaya), y me dice que quiere dormir en mi cama, yo me quería poner a leer hasta que me cayera de sueño pero pensé “va, venga” y nos pusimos los dos en mi cama (dormimos juntos en la misma habitación pero cada uno tenemos nuestra cama).

Nos estiramos juntos y me pide que le cuente un cuento, le cuento el de San Jorge (el primero que me vino a la cabeza en ese momento, que mientras le explicaba pensaba que tiene tela la leyenda, ¿Por qué tiene que comerse a las doncellas el dragón y no a los chicos? ¿Y cuando ha salvado a la princesa y ella está toda enamorada, Jordi le dice que no se puede quedar que tiene que seguir el camino? …. Pero bueno eso es otro tema).

Acabo el cuento y me pide otro y le digo “va no, ahora explícame uno tú” y me empieza a contar su cuento: había una vez un niño muy guapo, que se llamaba A, que nació en Marruecos y como su madre no le podía cuidar vino mamá Nuria y le cuidó “….

Así más o menos, muy parecido a como yo se lo he ido explicando muchas veces. La diferencia que nunca me había respondido o había reaccionado cuando yo le contaba su cuento, me escuchaba, pero no me preguntaba ….¿ y qué más? Como yo esperaba …

Así que yo empiezo a alucinar (¡vaya, se acuerda, palabra por palabra!)

No se que le contesté, no recuerdo.

Pero de golpe la conversación da un giro a “¿cuándo es mi cumpleaños?” ¿C es mayor que yo? ¿Yo cuando seré mayor que C?

Y le intento explicar:

– Mira, primero vendrá la castañada, entonces nacerá N (el hijo de unos amigos nuestros, M y H, que también son los padres de C), entonces será el aniversario de papá, entonces vendrá el de M y entonces….. ¡¡el de H y el tuyo!! (que son del mismo día, padrino y ahijado)

– ¿Y yo cuando seré mayor que C?

– No, quizás un día serás más alto, pero C siempre será mayor, porque nació antes que tú.

– ¿Y cuando C era pequeña yo dónde estaba?

– Tú no estabas.

– ¿Pero dónde estaba?

– En las estrellas, los bebés están en las estrellas, entonces se ponen en la barriga de mamá y entonces nacen (ya la conversación era bastante compleja como para introducir el tema “cómo se hacen los bebés”).

– ¿Y mi mamá de Marruecos como se llama?

. R

. ¿Y qué más?

– (Dudando) R Tal, no me acuerdo bien, pero en casa tengo un papel que lo pone.

. ¿Y la mamá que me cuidó hasta que viniste tú?

(Alucino de nuevo)

. Fatim Zahara, si quieres tengo fotos y las podemos ver

. ¿Aquí?

– Si, ¿las miramos?

. ¡¡Sí, sí, sí!!

Abro la luz, voy a buscar el álbum de fotos y las miramos todas y las comentamos, “¿y aquí qué hacía?” “Mira que chiquitito era “….

Fue una noche fantástica, de verdad.

Madre de Marte, lo habíamos comentado, que no preguntaba, que no le interesaba …. y yo estaba un poco preocupada, “¿no le hablo bastante?, ¿le hablo demasiado? ¿?????”

Pues ya está, salió el tema cuando tenía que salir, espontáneamente, sin forzar y fue muy chulo.

Al final le digo, “va ahora te pongo en tu cama y a dormir” y me dice “TE QUIERO MAMA”

buaaaaaaa

Anuncios

Comentarios en: "Conversaciones bilaterales" (6)

  1. No me extraña que al final llore : )

  2. son fantasticas estas conversaciones bilaterales! me encanta!

  3. Me ha emcionado enormemente esta historia. En algunos lugares es muy parecida a la nuestra… yo me pregunto a menudo por qué mi hijo tiene un comportamiento tan… ¿natural? ¿incluso seguro a veces? Imagino que las conversaciones llegan cuando han de llegar y ni forzar ni ignorar son buenas respuestas. Pero cuando llega y se resuelve de manera acertada es reconfortante, y cuando él dice un “te quiero” sin venir a cuento (a mi me dijo: “qué suerte que he tenido una mamá tan buena”, entre lágrimas), eso es indescriptible.
    Una conversación preciosa.

  4. Salimos de casa de mi madre…

    Mi hija- “Mamá, eres mi mamá”
    Yo- “Claro hija mía, soy tu mamá para siempre”
    Mi hija- “Hasta seas viejita y te mueras?”
    Yo- “No, más allá de cuando me muera, porque me convertiré en una estrella y te cuidaré desde el cielo”
    Mi hija- “Y cuando yo me muera?”
    Yo- “Pues igual, te conviertes en estrella y cuando llegues al cielo nos abrazamos fuerte fuerte y no nos separmos nunca y nos lo pasamos brillando chupi-piruli”.
    Mi hija- “Y…qué estrella te pides, mamá?”.
    Yo- “Voy a ser una muy gorda…para brillar fuerte y me veas…esa seré yo”.
    Mi hija- “Yo voy a ser…una estrella redonda”.

    fin

  5. Qué bonito!
    Pilar
    (no tengo más palabras)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: