familia monoparental y adopción

Cromos

Mi hijo A. empezó a tener rabietas en P3.

Un día la maestra me llamó, muy preocupada porque “ningún otro niño hace esto”. Me echó una charla explicando como tenía que educar a mi hijo, y yo en vez de contarle que hay muchos metodos de crianza y los míos no tienen que coincidir necesariamente con los suyos, le dije que lo que le pasaba a mi hijo es que estaba pasando una fase de 2 años con 3.

Que ella no conocía a “ningún niño” que actuara así, porque los niños lo hacen antes de llegar al colegio, en la guardería. Y porque mi hijo hacia esto con la fuerza, el cerebro, y la autonomía de un niño de 3 años largos en vez de los 2 en los que le habría tocado, por esto asustaba más.

A mí, en vez de preocuparme, me tranquilizó. Me pareció que eran deberes hechos.

A., madre de un niño de 7 años nacido en Siberia, dice siempre que a nuestros hijos les faltan cromos. Que se han saltado etapas cruciales para crecer, y en su colección hay muchos espacios vacíos.

A mi hijo A. le faltaba el cromo de los Terrible Twos. Esta etapa de probar límites y reafirmarse. Porque los 2 años fueron para él un período de apatía, miedo y hacer la pipa.

Y tal y como le pronostiqué a la maestra, le dejamos vivir esta etapa y se ha convertido en un niño de 4 años de lo más normal.

Anuncios

Comentarios en: "Cromos" (20)

  1. ¡Me ha encantado lo de los cromos! Nunca lo hubiera imaginado así pero me parece tan gráfico y tan real… que me encanta. Un abrazo fuerte.

    • Sí, es muy buena… Como la metáfora del fondo de armario, tampoco es mía… Ya lo decía Kennedy, que hay que rodearse siempre de personas más inteligentes que uno mismo!!

      • me encantan las dos metáforas, son muy buenas, porque no hay que ser muy inteligente para entenderlas, son súper gráficas

  2. Por esta zona hablamos más de un puzzle al que le faltan piezas 🙂

  3. te entiendo perfectamente. Mi hijo llego a nosotros desde etiopia con 5 años, ahora va camino de 7 y le ha pasado exactamente lo mismo. La verdad al principio lo pasamos mal con los berrinches pues eran de niño de dos pero habia que contener un cuerpo de 5 pero como tu bien dices era una etapa que tenía que pasar, igual que la de dormir en el colo cantandole nanas, aysss que gustito recordarlo aunque duró un mes escaso. Ahora es un niño de 6 años con sus pataletas de 6 años, coincido contigo totalmente son etapas que tienen que pasar. Bikiños

  4. Hola!

    No nos conocemos y he sabido de ti a través de Eva de MSPE. Tienes un blog fantástico!!!

    Por cierto… cuando un niño venido al mundo en condiciones”normales” (no se ni como ponerlo, todos han venido así, no?) y ha sido criada en su familia original… Puede tener los Terribles Dos a los tres?¿?¿?¿ Porque mi hija D. los está pasando ahora!!!

    En fin, gracias por hacerme sentir un poco de Marte 😀 !

    Saludos!

    Ainhoa

  5. La metáfora de los cromos no puede ser mejor…gracias…me la cojo como idea por si la tengo que usar…algún día con alguien que “no sabe” de qué va este asunto de tener hijos con varias edades, como es mi caso…Y es que según se mire mi hijo puede tener…2 años (cuando llegó a casa); 1 año y medio, (cuando lo operamos del oído y comenzó a escuchar); y su edad de nacimiento…3 años…Imaginaos qué galimatías…y es a mí y a su padre a los que nos toca explicar todo este lío cronológico…pero…aquí estamos para explicar, explicar y nuevamente explicar…besotes…Muy chuli el post…madremarte!!!

  6. Debe de ser muy difícil explicar todas esas cosas, especialmente cuando se trata de personas que tienen trato con esos niños e importancia en su día a día. Menos mal que, al parecer, tenías las cosas bastante claras y supiste hacerlo.

    Buenos días.

    • No te creas que es fácil… en general piensan que quieres un trato privilegiado para tus hijos, y no es así, yo quiero que lo traten como a cualquier otro niño, pero que entiendan por qué están pasando determinadas cosas a destiempo, o de forma distinta…
      En este caso, tuve un argumento muy fácil a mano: “¿Te acuerdas de como era B. en P3?” “¡I tanto! durante aquel curso yo era maestra de apoyo y prácticamente sólo me ocupé de él” “¿Y no te parece que se ha convertido en un niño bastante normal? Será que sé lo que me hago…”

  7. ¿Cuando dices “le dejamos vivir esa etapa” a qué te refieres? Es decir… ¿qué actitudes/comportamientos/respuestas crees que la maestra y tú podríais haber tenido para que evitar que él la viviera? O mejor aún, en positivo ¿qué fue lo que hicisteis para dejarle vivir libremente esa etapa?

    Yo con mis enanos he sido poco receptiva o analítica, en el sentido en que recién ahora identifico claramente la primera “etapa tópica” en su vida… La de los eternos “¿y por qué?” de mi hijo mayor, de casi cuatro. Hasta ahora ellos han ido creciendo, simplemente. Viviendo y sintiendo cosas en el proceso de madurar a las que hemos ido improvisando en función de las posibilidades.
    Rabietas, risas, épocas de comer poco, de dormir con pesadillas, de nervios, de regresiones, de más afecto o de más enfados… todo eso sí se ha dado, pero no he sabido relacionarlo con un tiempo general del desarrollo infantil, ni siquiera recuerdo claramente todavía haber podido relacionar con veracidad algún rasgo de mi hijo con su condición de “hijo abandonado por su primera madre”… tengo la impresión, si acaso, que ha habido momentos que he entendido mejor relacionándolos con las circunstancias concretas e individuales que estaban viviendo/sintiendo en el momento.
    No sé si es que es fallo mío porque me estoy perdiendo algo o es que mis enanos son demasiado simples…

    • Cuando digo “dejarle vivir esta etapa” me refiero a tratarle como a un niño que la vive… reñirle cuando se pasa, vigilarle de cerca (en este caso, más de cerca de lo que vigilarías a un niño de 4…), pero NO patologizarle, no obsesionarse, no pensar que tiene un trastorno mental (como insinuaba la maestra). Está probando límites, le enseñamos dónde están los límites, y cuando haya pasado el tiempo suficiente (igual que le pasaría si lo hubiera vivido a los dos), los irá interiorizando y dejara de necesitar el recordatorio constante.

      Yo tampoco tuve exactamente esta sensación con mi hijo mayor… Sí es, en general, un poco más inmaduro de lo que le corresponde por edad (probablemente porque fue prematuro, quizás bastante prematuro), pero nunca tuve la sensación de etapa a destiempo que tuve con el pequeño y sus terrible-two-a-los-3-y-pico. De la misma manera, mi hijo mayor es muy claro en sus escenificaciones de consecuencias del abandono, con el pequeño me sucede muchas menos veces pensar que lo que hace es consecuencia de su vida previa y no de la actual (aunque hay un par de cosas que creo que sí vienen muy claramente de su abandono-estancia en el orfanato).

      • Ahhh… responder con sentido común, sin darle más importancia de la que tiene, como diría mi abuela 🙂
        Creí que me estaba perdiendo algo más de manual, en la onda de la patologización de la que hablas que interpretó la profesora… que últimamente me da la impresión de que me falta demasiada información con respecto a estas cosas de criar a los hijos, como si me faltara vocabulario con respecto los demás padres y madres, que ven cosas más allá de mis capacidades, posibilidades o criterios. Aumenta mi inseguridad según mis niños crecen y me rodeo de padres y madres españoles, que leen mucho más que los mexicanos, analizan todo mucho más y tienen criterios mucho más definidos (a veces demasiado, para mi gusto) para casi todo. Me siento un poco bicho raro… y en épocas de bajón, me siento madre algo defectuosa.
        Gracias por explicarlo, lo entiendo y comparto. 🙂
        Un abrazo!

      • Aunque yo debo ser como estos padres españoles que dices, seguramente me sentiría más cómoda con los padres mexicanos… creo que a veces estamos excesivamente obsesionados con la crianza, la asumimos como si fuera una tarea profesional, donde la intuición no tiene ningún papel. Dicen que los niños vienen sin manual, pero no es cierto: ¡¡¡¡en nuestra tierra, tenemos montones de manuales!!!!, demasiados, a menudo contradictorios entre sí. Y esto nos hace perder la espontaneidad.
        Y a veces es sólo cuestión de sentido común…
        A mí me gustó mucho algo que dijo la maestra de la guardería de Banaj: “Le trataré igual que los demás, pero me fijaré más”.

  8. Impresionante y simple al mismo tiempo la metáfora de los cromos. Me ha gustado, pero los comentarios que habéis hecho no se han quedado atrás… Enhorabuena madre!!!.
    Yo tengo uno que, a punto de cumplir los 8 años, está en la etapa del por qué???, por qué mamá, por qué… para todo. Y pobre de ti como le digas que no lo sabes: tu no sabes mamá que los papás lo saben todo???? tienes que saberlo, piensa…… utiliza el “celebro”…
    ;)))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: