familia monoparental y adopción

Edades

Cuando empecé el primer proceso de adopción, alguien me dijo que la mayor diferencia entre adoptar niños pequeños y niños mayores no está tanto en los niños (dificultades de adaptación pueden existir en niños de todas las edades; y cada momento tiene sus ventajas y sus inconvenientes) como en los padres: familias que tienen una paciencia infinita con los bebés, que aguantarían cualquier cosa, noches sin dormir, llantos sin explicación, vómitos día sí y día también, cargarles todo el día en brazos… pretenden que sus hijos llegados de mayores se adapten en pocos meses, que aprendan el idioma, se comporten como si hubieran vivido (y sido educados) toda la vida por nosotros y ¡¡hasta saquen buenas notas!!

Creo que tenía mucha razón. Con los niños adoptados puede suceder que tengan una edad física distinta a la edad intelectual, que a su vez es distinta a la edad emocional, y aún diferente a la edad que tiene el vínculo con nosotros.

R., madre de dos niñas llegadas a su vida con 10 años, y de 2 niños que llegaron de bebés, dice siempre que es mucho más difícil apegarse a un niño mayor que a un bebé. Los bebés están diseñados genéticamente para gustarnos, para que cuidemos de ellos, para que no podamos resistirnos… A los mayores esto no les pasa, y si llegan a edades tan tardías como los 10 años de sus hijas, se añade además que tienen que empezar a separarse de sus padres, como todo adolescente, cuando probablemente aún no se han apegado lo suficiente. A mí me ha pasado con mis hijos (¡y nos perdimos menos de 2 años de convivencia!), que durante años pensé que el tiempo pasado juntos no había sido suficiente… La ventaja que tenemos nosotros es que tenemos mucha infancia por delante…

¿Y cómo afrontar todas esta diacronías? Yo cuando no entiendo a mis hijos, aplico un sistema que me recomendó B., madre de una niña llegada de Haití, y que me ha venido como Mano de Santo: les trato como si tuvieran la mitad de sus años.

PD. Desde el blog Al Kafala me han puesto sobre la pista del último editorial de la revista Niños de Hoy, que efectivamente, podría haber firmado yo.

Anuncios

Comentarios en: "Edades" (17)

  1. Creo que haces una reflexión muy interesante en relación a las distintas edades que pueden presentar nuestros hijos adoptados, la edad física, la intelectual, la emocional y, sobretodo, la edad de su vínculo con nosotros. Es un aspecto en el que he pensado a menudo y en el que he descubierto que las personas de nuestro entorno nunca caen, jamás. Desde que comencé mi experiencia como madre yo también he tenido que pasar distintos procesos en el apego (y los sigo pasando), y en su momento, aunque mi hijo tuviera 4 años legales para mi podía tener 2 meses y nadie ha caido en que mi hijo para mi no tenía esos 4 años sino exactamente 2 meses. Pensar en que alguien pueda caer en que la edad emocional o intelectual de mi hijo no se corresponda con su edad física, ya es pensar demasiado. Por suerte yo sí intento tenerlo presente pero por desgracia incluso muchas madres y padres adoptados no tienen presentes estos aspectos, o esa es la impresión que tengo a veces.

  2. Las edades…yo creo que alguna vez hablé de ellas en mi blog:(http://hongmihijo.blogspot.com/).

    Mi hijo llegó pequeño, con 14 meses…pero…su edad real era…otra…La marcada por la negatividad de lo que había vivido con lo que tuvimos que vaciar y luego comenzar a llenar, partiendo del mes 1…
    su edad emocional…existía en negativo que tuvimos que transformar en positivo y llenar…
    No tenía edad auditiva, pues no había oído nada en 14 meses…Nadie había creado en él un hábito de mirar, fijarse en los ojos, las caras, las personas…con lo que tampoco tenía edad visual…
    El ahora reclama y actúa como un niño de un año y medio…a veces, como un niño de mesitos…
    Lleva 4 noches durmiendo del tirón con nosotros…porque ha estado malito…y he podido comprobar que cada dos por tres…me toca con desesperación y comprueba que estoy, que su padre está…entonces da un suspiro y sigue con sus dulces sueños…
    El tiene 3 años y medio, que son dos, como mucho, y uno auditivo…tres o más edades en una sola…¿qué os parece? un galimatías…y nosotros, pues…adaptándonos a la edad que va tocando…siempre más corta que la suya real de nacimiento…

  3. He leído el artículo de “Ninos de hoy”…está bien…pero…viene de donde viene…de una ecai…en las que creo poco…a pesar de que mis dos proceso adoptivos los realicé con una ecai como intermediario…bueno, el segundo por Pasaje Verde no se puede hacer de otra manera…y…ya no creo en sus teorías magníficas que luego no practican…ellos los primeros que no practican…no informan…no forman…no hacen nada y luego…critican todo?…Un artículo firmado por la directora de una ecai…sólo me aporta un “vale”…ellos tienen intereses que van más allá de los niños abandonados y huérfanos, como en todo…hay intereses económicos y…sus comentarios los leo pero no me los creo…siento este comentario que no tiene nada que ver con el tema que has expuesto aquí, pero me venía como anillo al dedo…y no quería dejar de comentar…”esos otros intereses…de lo que no son padres ni madres, sino intermediarios”…Es que estoy un poquito harta de las críticas vertidas contra las familias (muchas más que justificadas) que parte de organizaciones como las ecais…tendrían que hacer un buen examen de conciencia y contrato interno…¿no creeis?..Aunque esto es otro tema de debate…que se podría sacar en este libre y amplio foro que es este blog…no?

    • niños de hoy e sla revista de una ecai??? no tenía ni idea…

    • La verdad es que no tenía ni idea de que Niños de Hoy era de una ecai (¿de cuál?). No he leído mucho la revista (apenas, cuando estaba en proceso, los artículos que tenían online), pero nunca lo habría conectado con una ecai.
      Sigo estando de acuerdo, punto por punto, en lo que dice el artículo. Yo, que no tengo intereses de ningún tipo, podría haber escrito algo parecido. Pero comparto que puede haber intereses económicos detrás. Y sí, esto convencida de que las ecais deberían hacer autocrítica y examen de conciencia… ¿lo hablamos en otra entrada del blog’? Porque esto da para mucho…

      • yo tampoco he leido nunca la revista, excepto las cosas que hay colgadas en al web y ahora este número (el artículo de la kafala… y la editorial)

  4. Si lo es. Y recuerdo cuando el terremoto de Haiti, como manipulaba el tema porque ellos trabajaban con Haiti.
    Puede que este intentado promover la adopción de niños mayores porque no tienen bebes, las ecais no dan puntada sin hilo.

  5. El ordenador de momento no me permite leer el artículo.
    Lo que puedo decir es que considero que la edad del menor es muy importante. Más años más daño. Lo veo así de sencillo. Sin olvidar que la edad es solo un factor. Y son tantos y tantos los que influyen (origen del menor, edad de abandono, orfanato o familia de acogida, nivel económico-humano del orfanato…). No se porqué se dice que da igual. No creo que sea igual para nada un bebé que un niño de cinco años. Ya se que esta opinión hoy por hoy es impopular. Y no se por qué.

    Ni bueno, ni malo. Cada niño da igual la edad es un mundo y tenemos que aceptarlo como es.

    Pienso que los padres tienen que saber muy muy bien lo que supone un niño mayor , ser realista y aceptarlo con todas las consecuencias. Todos tenemos unos límites y tenemos que saber cuales son.

    • El artículo habla de la hipocresía de algunas familias que se quejan que no les dejan adoptar porque son mayores, porque tienen una salud precaria… pero que no entienden que los niños mayores o con problemas de salud también deben ser adoptados. Así en una sola línea… En esto estoy totalmente de acuerdo.

      Yo creo que la edad es un factor a tener en cuenta, pero no el único, ni siquiera el más importante. Con la edad pueden venir “aparejados” otros factores (más tiempo de institucionalización o de maltrato, por ejemplo), pero hay niños adoptados de mayores que han sido queridos y bien tratados y se adaptan mejor que algunos niños pequeños… O niños que simplemente tienen una buena resiliencia. O muchas ganas de familia.

      Yo conozco muchos niños adoptados a edades muy distintas. Y en general, no suelen ser más complicados los adoptados de mayores que los de pequeños. Hay cosas distintas entre unos y otros, pero estas diferencias conllevan no sólo inconvenientes ligados a la edad, también ventajas. Estoy en un foro de adopción de niños mayores, donde hay familias con niños adoptados de mayores, y otras familias (como la mía) con niños adoptados pequeños que han crecido, y la conclusión a la que llegas leyendo es que los problemas que tienen los niños adoptados de mayores… no son muy distintos a los problemas que tienen los niños adoptados de pequeños cuando llegan a mayores.

      Estoy de acuerdo en que hay que ser realista y saber qué supone adoptar un niño mayor. Pero también qué supone adoptar un niño pequeño… tengo la sensación de que muchas familias piensan que, por adoptar un bebé, su parentalidad y crianza no diferirán en nada a lo que sería criar un hijo biológico… y en esta creencia creo que residen muchos de los problemas que tienen los niños adoptados.

  6. Desde el desconocimiento, se me ocurre que otros factores que pueden influir en que el esfuerzo con un niño ya con unos años sea también mayor serían:

    Por un lado, que vemos que con los bebés todo el mundo pasa por eso (lo consideramos un trabajo “normal”, incluso lo esperamos y le damos la bienvenida), y sin embargo experiencias como las que aquí contáis son excepcionales y, por tanto, nuevas y desconocidas.
    Por otro, que tras el comportamiento de un niño mayorcito ya ponemos una intención, ya no es algo porque sí, de bebé, contra lo que “el pobre no puede hacer nada”. Como en el resto de nuestras relaciones (empezando con los adultos), cuando tratamos de interpretar intenciones, deseos ocultos, actitudes, etc., todo es más difícil. A un bebé no lo juzgamos; a un niño, sí, y más cuanto más mayor. Y podemos volvernos muy chalados viendo lo que no hay, poniéndonos catastrofistas, etc.

    O (como diría mi hijo) al menos eso creo.
    Un saludo.

    • Sí, totalmente de acuerdo. Pero ahí, el “fallo” está en los adultos, no en el niño, ¿no?
      Los niños pequeños aceptamos que se expresen con llantos, rabietas, golpes… porque no tienen palabras. Pero perdemos de vista que muchos niños mayores, aunque sepan hablar, tampoco tienen palabras para las emociones… en ese sentido, son mucho más pequeños de lo que les toca, y aunque sus actitudes puedan ser las mismas que las de otros niños de su edad, las causas son distintas, y por tanto, el “tratamiento” que le damos los padres, también puede necesitar ser distinto…

  7. La ECAI es ACI.

  8. La revista es de Aci, efectivamente…El artículo es perfecto…yo lo suscribo también, lo podría haber escrito yo o cualquiera convencido y que tenga claro de lo que significa qué es adoptar…pero…is lo escribe y suscribe una ecai…pues verás…ya me plantea dudas…importantes…es que me he vuelto muy, muy malpensada…mucho!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: