familia monoparental y adopción

Conexiones

Tengo muy claro cómo me conecto yo con mis antepasados: no sólo a través de la genética, sino por una historia, una toma de decisiones, unas circunstancias… que fueron conduciendo a los que estuvieron antes que yo a la posibilidad de que yo terminara existiendo.

Igualmente, entiendo cómo se conectan mis hijos con mis padres, mis tíos, estas personas que no comparten genética con ellos, pero sí el día a día, una parte creciente de su historia y los planes de futuro.

Pero a veces me cuesta encontrar un punto de conexión entre mis hijos y mis abuelos, por ejemplo. Gente que fue importante en mi vida, que es parte de lo que soy, pero a los que ellos no han conocido. ¿Qué vínculo pueden tener con esa gente que ni llegó a imaginar la posibilidad de tener bisnietos de otros colores? ¿Que tenían una idea tan prejuiciosa sobre la adopción? ¿Que quizás les habrían rechazado de cruzarse con ellos por la calle? ¿Que no han compartido con ellos ni espacios ni ratos?

El otro día, estaba cantándole una canción a A.

Me pregunta: ¿Esta canción la cantabas cuando eras pequeña?

Le respondo: Esta canción me la cantaba mi abuela.

Y me dice: Claro… y ahora me la cantas tú a mí.

Qué fácil es entender las cosas cuando las cuentan los niños.

Anuncios

Comentarios en: "Conexiones" (11)

  1. Pues sí. La conexión eres tú, por supuesto.

    Perdona la autocita, que no sé si viene mucho a cuento, pero me gustaría que leyeras esto que escribí hace años:

    http://unhombresentadoenunasilla.blogspot.com/2006/05/abuelos.html

    Besos.

  2. Exacto: eso es. Sólo que con hijos adoptados, ni siquiera puedes pensar que se parecen a ellos en algún sentido.

    Hace algunos años me encontré para comer con una prima a la que no había visto en años. Más o menos desde que mi abuela murió, siendo ella muy pequeña. Sin embargo, cuando empezó a hablar,a moverse… encontré en su rostro, en sus gestos, gestos de esa abuela con la que casi no convivió.

    Me ha encantado tu texto. Que escribiste cuando yo aún no conocía siquiera a mi primer hijo… y que de alguna manera nos conecta también, a dos desconocidos en dos extremos de la periferia española…

  3. Vaya…qué bonita experiencia Portorosa…!!!
    Yo tengo una foto de mi abuela materna en casa…conmigo, cuando yo tenía unos 6 años…la adoraba…!! Y de ella hablamos muchas veces…pero me da esa sensación de vacío de que mi hija no siente realmente nada por esa y los otros abuelos míos…Eso sí, ella, siempre me recuerda, por la noche, cuando ve una estrella brillante…”Mira mamá, tu abuela”…a veces, pienso qué será cuando mi hija descubra que…tiene o tuvo también abuelos chinos…Creo que eso será impactante para ella…no sé, igual me equivoco…
    Dicen que las personas no mueren mientras se las recuerda, pero la vida esta tan corta, que vidas pasadas se recuerdan, con intensidad, por dos generaciones, como mucho…La generación de mis hijos no tendrán recuerdos de personajes de mi vida tan importantes como fueron mis abuelos…y sobre todo mi abuela María…Serán sombras sin ningún interés…? Creo que eso lo fomentamos nosotras hablándoles de nuestra historia, de nuestro pasado, nuestra niñez…y de ellos y ellas…los que no estaban cuando llegaron nuestros pequeños…

    • Fíjate, yo creo que queda más de lo que pensamos: la parte de nosotros que es nuestros abuelos. Quiero decir que quizás mi hijo no pensará jamás a mi abuela, ni recordará su nombre, ni situará su rostro en las fotos… pero probablemente le cantará a sus hijos, y a sus nietos, esas mismas canciones que mi abuela me cantó a mí y yo le canto a él.

      Y esta es, en verdad, la conexión. Esta canción que pasa de generación en generación.

      • Desde que nacieron, a mis hijos les canto, para dormirse, la misma nana que me cantaba mi abuela (María, tamibén, Mei). Todavía lo hago, porque me lo piden. Y saben de dónde viene.

        Yo no creo que la gente siga viviendo mientras la recordamos. Ojalá. Pero tal vez saber que los vamos a recordar sea una gran suerte mientras viven, y una ayuda cuando llega el fin.

        Gracias, y más besos.

      • Porto, quizás no es tan importante que los muertos nos escuchen… como que nosotros podamos seguir hablando con ellos.

      • Sí, es importante, y mucho. Pero (salvo por eso que decía yo) para nosotros. Eso creo.

        Mira que está mal esto, pero voy a citarme otra vez 🙂

        http://unhombresentadoenunasilla.blogspot.com/2009/04/pervivir-en-el-recuerdo.html

        En fin, que este no era el tema. Perdonad.

      • Sí, sí era el tema. También.

        Totalmente de acuerdo. Lo que queda de los muertos nos importa a los vivos, a los que quedamos… ellos ya no están.

        Y un día no estaremos nosotros. Está bien tenerlo presente para poder decidir cómo vivimos nuestra vida. La única que tenemos. Tan breve…

  4. Dicen que alguien mure realmente cuando nadie le recuerda. Recuerdo a mis abuelos muertos, a mi tía… tanto a solas como con mi hija… mi vínculo con ellos y lo que vinculará a mi hija con ellos (no tenemos canción) son los dichos viejos, las vivencias y las actitudes que tenían ante determinados hechos o situaciones… porque es lo que yo recuerdo para mi hija

    cuando algo se rompe en casa (y mi hija anda cerca o en conexión directa con lo roto) gruño y siempre le digo lo mismo… si estuviera aquí el abuelo F. no gruñiría… nos preguntaría “¿os habeis hecho daño?… no importa lo que se ha roto lo importante sois vosotras… lo demás se puede sustituir”… así era tu abuelo…

    Y siento, casi fisicamente, lo lejos que está mi hija de mis antepasados y me duele… da igual yo sigo con lo mío porque mi hija necesita un pasado y yo necesito tenerlos presentes.

    • Hace unos días que leo entradas y comentarios. Me gusta este blog; gracias Madre de Marte.

      Hoy me he animado a participar con esta entrada. El tema me motiva como muchos otros. La frase que me ha lanzado es “mi hija necesita un pasado y yo necesito tenerlos presentes.”

      Yo también creía que mi hija (adoptada hace algunos meses) necesitaría un pasado y el tema me ocasionaba melancolía entre otros sentimientos (mis padres murieron hace relativamente poco). Un buen día me di cuenta que lo que realmente necesita mi hija es un presente. Ella ya construirá su propia historia (algunos de sus comentarios ya me dan a entender que va construyéndose su identidad). Lo que sí que necesita creo es la sensación de pertenecer a “una tribu” (o como se la quiera llamar). Espero que mis comentarios, las historias que comparta con ella, mis relaciones familiares y de amistad, mi predisposición a escucharla… la ayuden a construir su propia pertenencia a la tribu.

      El tema es muy emotivo para mi y me ha costado encontrar las palabras. Espero haber añadido algún matiz al diálogo.

      • Es precioso, lo que dices, Lola. Efectivamente, esto es lo que necesitan nuestros hijos (y nosotros): la sensación de pertenencia. Creo que las canciones que se han ido transmitiendo generación tras generación (y las frases castizas… y los referentes que manejamos en la familia), les da precisamente esta sensación de pertenencia.

        ¡Bienvenida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: