familia monoparental y adopción

Más sobre Enredados

Escribí ayer sobre Enredados, una película de Disney que estas Navidades hemos visto varias veces.

Quiero hablar sobre un detalle: la escena final de la película (no he encontrado imágenes de ella, claro): cuando vemos a la princesa Rapunzel reintegrada al castillo y a su familia biológica (a su familia auténtica, puesto que no es una niña adoptada sino robada, pero el símil me sirve), y se relaciona con afecto y normalidad con sus padres, como si toda la vida hubieran estado juntos.

“Es como si nos conociéramos de toda la vida”, es una frase que alguna vez he oído, en algún documental, a hijos adoptados que han conseguido reunirse con sus familias biológicas. Para otros, en cambio, la sensación es de extrañeza, de estar con desconocidos. Tengo la impresión de que la relación es más fácil si es con personas de la familia que son distintos a la familia adoptiva: con el padre por ejemplo si el padre adoptivo murió, o con los hermanos si no los había… O si con esta parte de la familia adoptiva hubo mala relación, por ejemplo. Que es más fácil si rellena el hueco que si duplica, digamos.

Respecto a la relación entre una hija adoptiva y su madre biológica, me gustó mucho este testimonio que se publicó en uno de los Newsletters de AFIN, que empieza cuando Kate St. Vincent Gogh recibió una llamada de su madre biológica. Recomiendo leerla entera, porque es muy interesante ver cómo se va construyendo la relación, cómo va cogiendo cuerpo, y cómo, finalmente, la madre biológica se convierte en una parte de su familia.

A través del afecto, del roce, no a partir de los genes.

Anuncios

Comentarios en: "Más sobre Enredados" (8)

  1. Nosotros vamos a ir con nuestra hija adoptada a ver a su madre ( no la ha visto desde que vino de bebe) Nuestra hija quiere ir, pero quería
    1/ sentirse segura de que volvería con nosotros
    2/ Ha puesto como condición no tener que dar besos y abrazos a su madre ni a nadie de su familia bio, y dice que tal vez su madre bio se sienta mal al notar que ella no la siente como madre.
    Y solo tiene 7 años…luego algunos dicen que los niños por ser niños no tienen las cosas claras ni se hacen preguntas.

  2. Hola, te sigo desde hace tiempo. Me encanta tu blog. Leida la entrada me he acordado de un documental que ví en la dos hace unos meses sobre la Genetic Sexual Attraction. Es solo una aportación más. Un saludo.

  3. Hola madre de marte,
    Aunque te “conozco” de algún foro nunca había escrito ningún comentario.
    Me ha encantado la historia de Val y su hija biológica porque la madre supo seguir por el buen camino y ser paciente , moderada y respetuosa con el ritmo que su hija marcaba…por otro lado está el interes de la hija por conocer a esa otra familia que su madre bio había vuelto a formar. Supongo que será más difícil la relación cuando en la familia bio p.e hay una madre alcohólica (me acuerdo de una peli ) o con una vida más complicada…

  4. Hola MadredeMarte 😉
    Leerte me ha hecho recordar el texto de AFIN. Me encantó la historia supongo que porque me parece real. Es posible pero da cuenta del tiempo que lleva construir un vínculo marcado por lo que sentimos más allá de la genética. A veces con estas historias tengo la sensación de que nos las cuentan hasta que se produce el encuentro asumiendo después el “fueron felices y comieron perdices” cuando la gestión emocional de esa doble realidad es compleja y exige de nosotros una gran madurez emocional y serenidad…Es verdad que no hay recetas y cuando no las hay lo mejor es pensar en qué quieres, que tienes, pensar la mejor manera de combinar cosas e ir poco a poco probando y viendo si lo que va resultando es lo que esperas, ir haciendo los ajustes necesarios….Mil veces recomendable su lectura…Un abrazo

    • Tienes razón, se palpa la “verdad” en esta historia. Te la crees.
      Y es cierto que en adopción, como en casi todo, el “fin” se suele poner en el “fueron felices y comieron perdices”… cuando ahí empieza todo en realidad, cuando debería ser el principio. ¿O no habéis oído / leído un número infinitamente mayor de historias de adopción que terminan cuando el niño llega a casa… en vez de empezar ahí?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: