familia monoparental y adopción

Niños devueltos

Se publican pocos artículos y menos datos sobre el reabandono de niños adoptados (esto a lo que algunos le aplican el eufemismo “niños devueltos”, como si fueran mercancía que se puede reintegrar a la tienda si está defectuosa o no nos viene lo bastante bien). Aquí hay uno de ellos, que cifra este despropósito en un 2%.

El artículo me parece pobre, y me molesta que dé más importancia a las emociones de los padres que abandonan que a las consecuencias que el abandono tiene sobre sus hijos.

¿Qué ha fallado? ¿Han sido los filtros los que han obviado algún elemento determinante? ¿Es legítimo hablar de un proyecto fallido?”, se preguntan en el artículo.

En general, se piensa que han fallado los filtros al dar la idoneidad (lo cual no deja de ser posible, si tenemos en cuenta que el 97% de las familias que pretenden adoptar son declaradas idóneas), y que ha fallado la preparación que se nos da a los padres para asumir las “necesidades especiales” que trae consigo, o puede traer, un niño adoptado. Lo que J. define como “un niño de manual” (es decir, que tiene todas las conductas que se describen en manuales sobre niños adoptados).

Mi experiencia me dice que nadie está preparado para un “niño de manual”. Que no te prepara ni tener hijos biológicos, ni tener hijos adoptados con conductas más normalizadas, ni siquiera ser profesional de la educación o de la psicología. 

Que por supuesto, no te preparan ni los cursos pre-adoptivos, ni las charlas de psicólogos, ni las lecturas sobre el tema. Porque te quedas con lo positivo, y de lo negativo piensas: “a mí no me pasará, yo lo haré mejor”.

Para mí el problema no es que estemos preparados o no (ya digo, creo que nadie lo está), ni que nuestras expectativs no sean las correctas: el problema está en no asumir la adopción, la maternidad, como algo irreversible.

No entender que los niños no se “devuelven”.

Anuncios

Comentarios en: "Niños devueltos" (31)

  1. Me encanta como lo has dicho.
    Nadie a priori está preparado para todas las difcultades que nuestros hijos pueden tener y para las que puedan ir surgiendo con el tiempo.
    Cuando te asignan a tu hijo estás en una nube tan maravillosa, es algo tan esperado y tan deseado que eres incapaz de ver ni de imaginar lo que puede venir detrás. Estás en plena luna de miel.
    Se trata de algo más, de que eres su padre desde el segundo 1 y para siempre. Que siempre estarás a su lado, no hay otra opción.
    A mi también me repatea lo de “adopciones fracasadas” o “niños devueltos”…devueltos, a donde? No hay período d eprueba. es tuyo “pa tí pa siempre”.
    Se trata de un abandono…. y digo yo….se les imputa a esos padres un delito de abandono de menores?
    Supongo que sí, no?

    • Me imagino que se aplica la ley igual que en los casos de abandono de hijos biológicos, pero lo cierto es que lo desconozco.

    • No es un delito si se hace bien. Si no puedes tener a tu hijo, hablas con servicios sociales y sigues todos los pasos, no es delito.

      A mi lo que me preocupa es que la sociedaad seguro que no lo ve mal si se argumenta que “abandono al mi hijo porque era un niño imposible debido a la adopción”, mientras que serías un monstruo si quitas la última parte.

      • Yo recuerdo un caso que se debatió en el foro de Etiopía (el niño reabandonado era etíope). Me sorprendió que muchos de los mensajes fueran de comprensión y hasta apoyo a los padres que habían abandonado (que no participaban en la discusión, ni, creo, en el foro). Para mí lo peor de estos casos es que los que tienen consideración social de víctimas, a menudo, y para mucha gente, son los padres que han abandonado.

      • ¿Cómo es hacerlo bien?
        ¿Cómo es no poder tener a tu hijo al que llegaste después de años de espera?
        Aunque lo hagas “bien” (no se a qué te refieres con bien….a hablar con servicios sociales y decir “este niño me trastrona, me desquicia y me desespera y no puedo más”?) sigue siendo un abandono, no?
        Vivi

      • Vivi, claro. Con hacerlo “bien” quiero decir conforme a la legalidad. Si, sigue siendo un abandono, pero no un delito. Y está bien que así sea, no? No es lo mismo dejarlo en la calle solo que hablarlo con servicios sociales para que el niño no quede desamparado.
        Mal en cualquier caso.

  2. A pesar de que cualquier cosa puede ocurrir a la hora de tener un hijo, y lo sé por experiencia…lo que un ser humano debe tener muy presente es que la mater-pater bio y la adoptiva valen lo mismo…por eso son irreversibles al mismo nivel…Eso es lo que no queda aún claro para la sociedad y en particular para algunos y algunas que se embarcan es una maternidad del corazón, aunque crean que lo saben y lo aceptan…en el fondo, incluso de manera desconocida e inconsciente, desconocen sus profundos sentimientos…Ninguna se sucede a la otra…van paralelas…y están a igual nivel…Se ha de hacer un buen examen interior antes de decidir ser padres y madres…Si no, cuando llegan las dificultades, no se está a la altura y sale tu lado evasivo de esa realidad que has decidido tú vivir…no los niños…ellos sólo esperan tener a las mejores familias…Y yo tengo en casa un caso muy difícil, después de un caso fácil, muy fácil…y he tenido mis iras, mis arrepentimientos, mis sentimientos de negación…mi yo negativo…que, afortunadamente, he sabido transformar (con ayuda, eso sí) en un yo…aceptativo y positivo…
    Y si ellos, los pequeños bajitos, nos devolvieran??? Qué tal nos sentiríamos??? Porque algunos y algunas se merecen que sus hijos no pudieran con ellos y los devolvieran por padres y madres difíciles de llevar y comprender, por difíciles!!!

    • Muy buena tu última pregunta.
      Una de mis compañeras de viaje en Etiopía solía decir: ¿Os imagináis cómo serían las familias si escogieran ellos, los niños?

  3. Leo el blog pero normalmente no escribo. El tema me llama la atención por la parcialidad y supercialidad con la que se trata habitualmente y más cuando, como es el caso del artículo, cuando se habla de AI. Hay varias cosas que no me gustan: la primera que se considera una “adopción fallida”? Si planteamos solo un segundo abandono como fallido deberíamos esperar a que haya un número suficiente de adoptados que por edad o emancipación ya no puedan ser abandonados para sacar un porcentaje. Si tenemos en cuenta que la mayor parte de las adoptados internacionalmente no están emancipados ¿de donde sale la estadística?
    La segunda es que esa comparación no se hace con biológicos. ¿cuantos biológicos son abandonados? Quien sabe! pero se pueden hacer algunas cuentas. Se estima que en españa hay en desamparo actualmente 33.000 menores, algo menos de un uno por mil. Pero también hay niños que ya han sido adoptados y que, por tanto, ya no están en desamparo. En los últimos diez años cuantos han sido? Se divide por la cantidad de niños menores de quince años (por ejemplo) se multiplica por cien y ya tenemos un porcentaje. Me pregunto por qué nadie habrá hecho yuna cuenta tan sencilla.
    La tercera es ¿por qué equiparamos abandono con fracaso? además del abandono hay más tipos de fracaso. Esto es algo que es incuantificable pero ¿cuantas de las personas que están en la carcel fueron educaciones fracasadas y nunca fueron abandonados?
    Creo que hay una “manía” especial en juzgar todo lo distinto. Ahora los raros somos los adoptantes y se ha abierto la veda (creo que la hemos abierto nosotros). No creo que hagamos peor las cosas que los bios, simplemente estamos en el punto de mira.
    Juanjo

  4. Es curioso que mas o menos 50 porciento de los padres que intentan ser padres de acogida no llegan al final del proceso – por un motivo u otri mientras que casi 100 por cien de los que quieren adoptar consiguen el CI.

    Creo que es importante saber que los hijos no se devuelen, pero tambien es imprescindible el proceso de seleccion y de preparacio – que puede ayudar a que las personas no preparadas se dan cuenta de ello.

  5. Totalmente de acuerdo con Brenda, yo conozco un par de adopciones fallidas, que no solo son entregarlos a servicios sociales, sino meterlos en un internado o separarse los padres y separar a los hermanos (el adoptado con uno y los biológicos con otro). Y creo que en todos los casos falla el CI, los dos miembros de la pareja no estaban tan de acuerdo con la adopción, cuando empezaron a surgir problemas con los hijos biológicos ya no sabían que hacer…complicado, pero como siempre el mas perjudicado el niño, que sufre otro abandono o en el caso de Etiopía, que muchos vienen con una familia que lo entrega en adopción y al final pueden acabar en una institución.Ufff…

  6. Cormelana dijo:

    Dos breves aportaciones:
    1ª Quisiera saber la cifra de hijos e hijas que son “abandonados” por familias ricas ern colegios privados, internos, en Suíza, en Francia, en donde sea… Es la manera adinerada de “devolver” hijos imposibles. En mi pueblo tengo un vecino que de pequeño, díscolo él, fue internado en un colegio privado de Santiago. Era uno de los pocos que ni siquiera venía a casa en verano o semana santa, sólo algunos días en Navidad (es amigo mío, esto es real, y vivo en un pueblo muy pequeño!
    2º Una cxompañera de trabajo que tuve hace años me conmocionó un día en que en una comida me explicó que de pequeña cuando iba para cama soñaba que era adoptada y que alguna familia desesperada la buscaba, la encontraría y se la llevaría, y sería feliz. Ella, por supuesto, no era adoptada, pero tenía la ilusión de que existiera “otra” familia que no fuese la suya, imaginaos cómo fue su infancia. Tan pronto fue mayor de edad se marchó de casa y, palabras suyas, empezo a respirar. Los detalles eran estremecedores.
    A veces el abandono no es lo peor que te puede pasar.
    (mamá adoptante en nacional e internacional por pasaje verde y madre acogedora)

  7. No es un tema sencillo. Cuando el niño adoptado tiene graves problemas y es imposible integrarlo a la familia porque puede causar grandes daños a otros miembros de la familia, a veces no hay otra opcion que sacarlo del ambiente familiar. Conozco una familia donde el niño adoptado abusó sexualmente de sus hermanos menores y la familia vivia en un estado de estress permanente, teniendo que controlar al niño dia y noche e incluso instalando alarmas en las puertas de los cuartos para evitar nuevos abusos y poder, como si pudieran, dormir tranquilos de noche. El niño termino internado en un lugar especializado donde la familia lo visita. Es eso considerado abandono? No es mejor eso que la familia viva en un estado de amenaza permanente?
    Otro ejemplo seria cuando los padres no quieren al niño o no saben integrarlo e integrarse (por ej en el caso de la niña etiope que termino muerta a manos de su padres en el estado de Washington), que es mejor? que siga quedandose en ese hogar y termine siendo golpeado, insultado o ignorado, o que esa adopcion se termine y el chico tenga otra oportunidad de tener una familia?
    Lamentablemente uno no aprende a ser padre/madre hasta que tiene un hijo. No hay libro, escuela, evaluacion psicologica que valga.
    Con esto no quiero decir que este bien un abandono, no lo justifico, pero hay casos y casos y siempre hay que ver que es mejor para el niño.

    • Alicia, yo conozco a varias familias que tienen hijos, biológicos, adultos, con graves discapacidades, y que han internado a estos niños en centros especializados porque no podían hacerse cargo de ellos. Siguen siendo sus padres, sus responsables, les visitan en el centro… pero no conviven con ellos. Yo no veo mucha diferencia entre estos casos y el que cuentas del hermano que abusa: obviamente, hay comportamientos peligrosos que, si no se consiguen resolver con terapia, medicación… las medidas que haga falta, no dejan mucha más opción que sacar al niño de la casa.

      Pero yo creo que en muchos casos no hablamos de esto, ni de adolescentes que se drogan, que delinquen, etc., que también entiendo que puedan hacer la convivencia inaguantable (sean hijos biológicos o adoptados); hablamos de niños pequeños, que tienen circunstancias difíciles y comportamientos difíciles, pero que no dejan de ser niños a los que se puede y debe ayudar; y que no son llevados a centros especializados, sino que son “devueltos” a los servicios sociales, con la intención de que “dejen de ser hijos”. Yo conozco casos de estos, no directamente, sino por terceras familias (familias que compartieron viaje con los abandonadores, que conocieron bien al niño). Uno de ellos, que tuvo bastante repercusión en España, fue el de una familia que adoptó a un niño de 5 años en Etiopía y a los 2 meses de llegar lo llevaron a los Servicios Sociales porque el niño era “inaguantable”; otro caso que también me han referido personas cercanas es el de una familia que “devolvió” a su hijo de adopción nacional, un bebé, a los pocos meses de llegar a casa, porque detectaron una enfermedad que no había salido en los primeros exámenes.

      No es lo mismo que abandonar a un niño que ya tienes en casa, con el que has convivido y que legalmente es tu hijo, pero también conozco familias que han rechazado asignaciones por razones muy peregrinas. ¿Están los padres que rechazan niños por según qué razones preparados para ahijarse a un niño que será distinto y que puede tener dificultades de distintos tipos?

      Respecto al caso de la familia de Washington, es un argumento que he oído en muchas ocasiones… Y entiendo el punto de vista, pero pienso también que el daño que se hace a un niño al que se abandona por segunda (como mínimo) vez puede ser irreversible. ¿Cómo va a ser capaz este niño de creer en la continuidad de los vínculos?

      • Que quede claro, no estoy de acuerdo con abandonar un niño en ninguna de las etapas, desde la asignacion hasta despues de un periodo largo de convivencia, pero a veces me pregunto si “forzar” a un padre/madre a quedarse con el hijo que no quiere es mejor que retirarlo de ese hogar. Crecer en un ambiente que lo rechaza es tan malo o peor que crecer en un hogar de acogida, y hasta podemos estar salvando una vida. No es solo un caso de una niña maltratada, sino muchos, al menos en EEUU, lo que me hace pensar que lo antes posible que se saque a un niño de esas condiciones, mejor. Pero claro, no es tan facil, no podemos saber a ciencia cierta que es lo mejor para ese niño.
        Las asistentes sociales que evaluan a los futuros padres y le otorgan la idoneidad no estan libres de equivocarse tampoco y tambien tienen sus propios prejuicios. Muchas veces asumen que como una familia tiene profundas creencias religiosas, el niño estara protegido y prefieren otrorgar un niño a una familia “bien constituida” cristiana que a una familia atea, a una pareja en lugar que a una mujer soltera, padres heterosexuales en lugar de homosexuales, una mujer soltera en vez de un hombre soltero, etc…

  8. Pero es que yo creo que el niño nunca es el problema, sino las circunstancias que ha sufrido en el periodo de espera para encontrar una familia; y muchas veces es la misma familia la problemática…Conozco varios casos de…abandono…en el momento de la entrega de la niña en China…Una madre ni la tocó, aludió a que la niña no estaba bien y que ella no se la podía “quedar porque qué iba a ser de su hija mayor bio? con una hermana tarada?…Unos meses antes de que fuera asignada, tuve la oportunidad de conocer a esta mujer y me chirriaron las entrañas con los comentarios que nos hacía, fue en una comida en la que estábamos, recién llegados con nuestras hijas, varias familias…Me pregunté entonces cómo se tomaría ella eso de tener una bio y una “no suya”…y así se lo tomó, a la “segunda de a bordo” la dejó plantada en el Registro de una provincia de China, sin tan siquiera tocarla, acariciarla ni mirarla, y tenía su CI perfecto, era idónea. Recordando sus preguntas, no salgo de mi asombro de cómo lo pudo obtener…Qué habría sido de esta niña si la hubiesen traído a España? Espero que haya encontrado la felicidad en otra familia más cuerda…

    • Yo también creo, creo que ya lo dije en alguna ocasión, que la culpa de los reabandonos, de los fracasos, nunca está en el niño: está en los padres.

      Tremendo, el caso que cuentas…

  9. Yo tampoco creo que el problema sea el niño. Y estoy convencida que que una familia sea valorada como idónea o como no idónea no quiere decir nada. He visto informes de idoneidad y de no idoneidad: no me creo ni unos ni los otros. Los veo falseados: unos por idílicos, los otros por destructivos. Supongo que los procesos de valoración y los informes tendrían que cambiar y mucho.

    En relación al tema, el de los niños “reabandanados”, si decís que los hay me lo tengo que creer; pero me cuesta tanto creerlo (o quizás entenderlo)!!!! Yo estoy con Madre, a los niños no se les devuelve. O como decían dos amigas íntimas a las que oí, sin que ellas supieran que las escuchaba, hace ya unos años: “un hijo no se tira”. Las oí (y escuché) hablar de un tema que les dolía mucho: el hijo de una de ellas había hecho algo que ellas valoraban muy negativamente. Tenían muy claro que lo único inconcebible era romper la relación con ese hijo. El hijo en cuestión estaba más cerca de los 40 que de los 30. Yo estoy con esas madres. Más cuando pienso en niños que dependen de sus familias para poder afrontar la vida con un poco de conocimiento de causa (por decirlo de alguna manera; que difícil expresar para que nos necesitan… para todo!!!) Y todavía más cuando pienso que las causas de reabandono que algunas familias quizás consideran justificables, otras ni las conciben. A esos niveles todo puede llegar a ser tan relativo.

    Qué duro, y complejo, es este tema. Sin entrar en actuaciones, como mínimo discutibles, de las administraciones que tienen en custodia a menores en desamparo en proceso de incorporarse en una familia. Lo peor es que el perjudicado siempre es el menor. Espero que algunos (ojalá fuesen todos) puedan ser ejemplos de resiliencia en el futuro como mínimo para las personas que los conozcan.

    • La idoneidad, ¡qué gran tema! Podríamos hablar de cómo las familias nos tomamos este trámite: como un examen incómodo e intrusivo del que no vamos a aprender nada, incluso hay webs y asociaciones que dan “trucos”, respuestas tipo para salir adelante; de si lo que valoran es realmente las capacidades que tenemos de ahijarnos a los que serán nuestros hijos; de las idoneidades judiciales; de los porcentajes… Dan para otro post, sí señor.

      • Pues si que da, en mi primera idoneidad, cuando entré por la puerta y hablé 5 minutos con el trabajador social y la psicóloga ya sabía que iba a obtener el CI aunque fuese una transtornada. Dos chavalitos recién salidos de la universidad, sin experiencia ninguna, evaluando mi capacidad como madre. La niña flipando con mi curriculum universitario (ya veis que tendrá que ver eso con ser madre) y casi pidiendome la receta del supuesto éxito que ella creía que yo tenía (¿que es ser una persona de éxito?) y el chaval, que creo que debía tener algún trauma con que su madre no hacía bien de comer, preguntandome donde comía habitualmente y si sabía cocinar. Yo le dije que lo importante para ser madre no es saber cocinar, sino tener los recursos para dar de comer a tus hijos, no tengo porqué saber cocinar, si no quiero, siempre puedo contratar a alguien que cocine para nosotros ¿no? (puteando al chaval, porque mis amigos pueden decir que las cenas en mi casa están muy ricas). Trístísimo!!!, en la segunda, al tener ya un hijo adoptivo y las personas que me evaluaron más profesionales, pues mejor, aunque tuve que discutir el hecho de que quería tener 2 hijos y una sola habitación para ellos, que cada niño tiene que tener su habitación (a ver en ley o recomendación psicológica pone eso).

  10. Yo lo que me pregunto es el porcentaje de niños abandonados por sus familias biológicas; sencillamente porque los hay, y muchos, y los hay también que viven con los padres en estado de abandono total. Es muy muy muy triste que haya quien piense que la paternidad es algo reversible.

  11. Conozco un caso de adopción nacional en el que el niño, un recien nacido fue “devuelto” porqué surgió una enfermedad no esperada. Como en adopción nacional existe previamente a la adopción un periodo de acogimiento simple y preadoptivo la “devolución” es posible.

    La familia habla del inmenso dolor de la decisión. Es así seguro. Pero cuando un hijo nace con una discapacidad o se le descubre con el paso del tiempo, como padre debes tragarte tu dolor, resituarte y volver a empezar con un nuevo mapa mental. No puedes abandonar/devolver? a tu hijo. Cuando adoptas eres padre, aunque quizás no lo sientas, desde el minuto uno y por lo tanto más allá del dolor debes aprender a vivir con lo que dicha paternidad supone. A pesar del dolor inmenso que pueda suponer, a pesar de que en ocasiones puedas llegarte a preguntar quien te metió en eso…. pero pese a esos momentos de debilidad…(humanos por otra parte) el compromiso de maternidad o paternidad que has asumido debe perdurar. Y hablo en este caso con conocimiento de causa, mi hija, también de adopción nacional y renuncia, estuvo ingresada mucho tiempo tras sólo una semana en casa. Todo apuntaba a que podia tener una grave enfermedad que al final por suerte no fue, en ningún momento se nos pasó por la cabeza que como era un acogimiento teníamos el derecho a renunciar a ella. Era nuestra hija con todas sus consecuencias. Y eso que reconozco que en ese momento el amor y el vínculo que sentíamos hacia ella no era ni mucho menos el que tenemos ahora. Pero habíamos asumido un compromiso como padres y es a partir de ese compromiso que teníamos claro que debíamos darlo todo, sabiendo que el amor incondicional llegaría…. como sin duda así ha sido…

    Maria

    • María, estoy totalmente de acuerdo contigo. Creo que esta es otra cara de la misma moneda, en realidad. Que no hay tanta distancia entre quién “devuelve” a un hijo después de x tiempo de convivencia (incluso infernal) al que rechaza una asignación.

      Porque yo iría más allá: a mí incluso me sorprenden los rechazos de asignaciones. Y sí, sé que hay cosas difíciles de asumir. Pero también sé que cuando una pare un hijo enfermo o discapacitado, no le dice al ginecólogo “quedéselo, yo no puedo asumir esto; mejor que se lo dé a una familia que esté más preparada para ello”.

  12. Uno de mis hijos/as fue asignado a mi despues de haber sido rechazada su asignacion por otros padres, basada nada mas en que ellos querian dos niños/as, uno de cada sexo y como les asignaron dos sanos del mismo y esto no cumplia sus “sueños”, entonces decidieron quedarse con uno y rechazar al otro. Todo esto con el agravante que estas dos criaturas ya habian formado un vinculo fuerte entre si durante su convivencia en el orfanato, siendo casi como hermanos/as. Y yo me vengo a enterar de todo esto de casualidad hablando con esta “madre” en un foro de adopcion y luego en forma privada. Ella hablandome sin ninguna culpa que “deseaban tanto un niño de tal sexo…” y que despues de rechazar la asignacion le pidio a Dios que proteja al niño rechazado y con eso aparentemente se quedo tranquilisima.
    Como me quede yo al enterarme de todo esto, como me pongo cada vez que pienso en eso, como me duele ese extra abandono a mi niño/a…
    Y lo peor es que no son los unicos padres que se comportan asi.

    • A mí esto me parece horrible. Ya sé que la adopción desde Estados Unidos lo permite (en España funciona algo distinto, aunque también se “escoge” mucho). No sé, me parece una manera muy extraña de entender la maternidad. Poner por delante el deseo de uno de tener hijos de tal o cual sexo a las necesidades de los niños… no, no lo entiendo.

  13. Es que comentáis casos distintos y que nada tiene que ver…Casos de problemas psquíquicos extremos, al nobmrar los abusos…a otros miembros familiares…aquí hay que hacer lo que se hace en el caso de hijos bio…creo que no hay abandono por razón de adopción…el resto de casos hacen referencia a esos abandonos causados precisamente por las circunstancias de adopción y elenternder que la adopción es menos que la pater-mater bio y…por tal, se puede rechazar y elegir…ahí está el trasfondo final de estos abandonos y rechazos…
    Cuando mi hijo llegó a casa…un familiar me dijo que “tenía que haberlo dejado en su pais de origen, que me habían engañado y que el niño estaba mal de la cabeza…”…Ese familiar tardó más de 10 años en tener a su hijo bio, y por aquél entonces ya se adoptaba…¿os imagináis adoptando a esta persona?…Hay aún muchas familias que entienden así la adopción, eligo, pago y quiero lo que quiero…Adopción como segunda opción y no como una opción más de ser madres y padres…por eso pasan las cosas que pasan…
    Os soy sincera y…os digo que…si me llegan a informar, en el pais de origen de mi hijo, cuando fuímos a por él, de la discapacidad (que desconocía en él y fuera de él) que padecía…¿qué habría hecho?…Muchas veces me lo pregunto…¿lo habría dejado allí?…y no sé que contestarme…el hecho es que, a pesar de las “cisitas” raras que yo le veía a mi niño, se vino con nosotros…a España…y aquí está normalizando su vida e intentando convivir con su discapacidad…de la forma más natural, él y nosotros…
    Hay casos y casos…
    Mei

    • Mei, te entiendo perfectamente.

      Yo cuando fui a buscar a mi segundo hijo, por la idiosincrasia de Marruecos, podría haber valorado muchas cosas, llevarlo a un pediatra independiente, pedir informes médicos, hacer pruebas…

      Me dije: a mi primer hijo lo acepté sólo con una analítica que descartaba VIH, Hepatitis y sífilis y con un informe con sus medidas (que eran correctas para la edad… claro, porque la edad se calculó en función de las medidas), y se convirtió en mi hijo sin que yo le hubiera conocido, habiendo visto sólo un par de fotos… No voy a hacer menos con mi segundo hijo.

      De hecho, incluso me siento incómoda por haber descartado estas tres enfermedades en la analítica, si fuera ahora (y pudiera escoger), los análisis se los haría a posteriori.

  14. La verdad, no estoy de acuerdo contigo, conozco a una pareja que adopto a dos niños de 11 años, les fue muy mal, buscaron ayuda profesional y nada… hay niños que son “imposibles” no habia salida por ningún lado, optaron por devolverlos. Los niños adoptados vienen con una gran “mochila” de problemas. Tienen muchos traumas del pasado, estos niños gritaban, pegaban, tenian muchisimos problemas de comportamiento….Y hay que verse en la situación. Lo primero es velar por tu seguridad y la de los tuyos.

    • Yo no dudo que haya algún niño, ocasionalmente, tan dañado que sea “imposible”, pero creo que son una minoría. La mayoría de los niños, mayores o pequeños, necesitan tiempo, incondicionalidad, afecto, límites, estructura, juego, empatía… y en ocasiones, ayuda profesional. Muchos niños adoptados, de pequeños o de grandes, gritan, pegan y tienen problemas de comportamiento, a veces durante muchos años… si uno no está dispuesto a asumir esto, es mejor que no se ponga a adoptar (y desde luego, menos a niños de 11 años).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: