familia monoparental y adopción

La foto que escogí para ilustrar la entrada que escribí sobre el pelo afro no era inocente en absoluto. Los más atentos se habrán fijado en que uno de los artículos que llevaba la revista Ebony cuya portada usé se llama “Who should adopt our children?” , es decir, ¿Quién debe adoptar a nuestros hijos?

Steffanie no sólo se dio cuenta sino que se tomó la molestia de buscar el artículo y mandármelo (¡¡gracias!!). 

El artículo es para mi gusto escaso y superficial, pero pone sobre la mesa una pregunta que yo creo que todos los padres blancos de niños negros nos hacemos… o nos deberíamos hacer. ¿Estamos preparados para hacernos cargo de niños negros sin serlo nosotros?

La respuesta del artículo es que NO. Que los niños afroamericanos deben ser criados en familias afroamericanas porque necesitan que se les enseñe desde bien pequeños técnicas sofisticadas que les ayuden a lidiar con el racismo. Y que no deberían vivir en familias que les cortan el pelo porque no saben cuidarlo o que tienen, por las mismas razones, una piel cenicienta.

El cabello de los niños africanos adoptados por familias blancas, a mi no me parece preocupante en absoluto: en general, las madres blancas de niñas negras se preocupan de aprender a cuidar el cabello afro y consiguen resultados espectaculares.

Sin embargo, tengo mis dudas sobre que seamos realmente capaces de enseñarles a combatir o a protegerse del racismo. En primer lugar, porque no sabemos qué es experimentar el racismo en nuestra propia piel; el segundo lugar, porque no les servimos de ejemplo; en el tercero, porque nuestra presencia les protege… hasta que dejamos de acompañarlos, y por tanto, de blanquearlos.

Recientemente, M. y su hijo J., adolescente de origen caribeño, estaban en una estación de autobuses, volvían de un fin de semana fuera. De repente, una mujer empezó a gritar que el chico le había robado su maleta: antes de que se dieran cuenta, la policía les había rodeado y les estaban pidiendo explicaciones. M. dijo que el chico era su hijo y que la maleta era suya; la policía comprobó la historia y les dejaron marchar.

A nuestros hijos, nuestra presencia les protege… mientras van con nosotros. Paramos el golpe. Pero esta “protección”, ¿no les desprotege de cara al futuro, no hace que no estén preparados para afrontar el racismo y los prejuicios el día que dejemos de acompañarles?

Muchos padres (blancos) de niños (de otras razas) dicen que seguirá habiendo elementos que les protejan: hablarán el idioma sin acento, tendrán DNI español, apellidos españoles… Pero lo cierto es que muchos inmigrantes de segunda generación tienen nacionalidad española, hablan un español o catalán perfecto… Algunos hasta se llaman Jordi o Pepe… Y se les sigue considerando “de fuera”. Nuestros hijos están en el mismo barco, y aunque algunas veces pueda haber elementos que les “blanqueen”… Otras no podrán contar con esto.

Uno de los libros más reveladores para mí sobre este asunto fue la autobiografía (juvenil) de Barack Obama, “Los sueños de mi padre”.

Él era un chico mestizo, medio blanco y medio negro, criado en una familia blanca, en un entorno blanco (en su colegio había sólo otra niña negra, y no se hablaban)… pero cuando llegó a la universidad, fue identificado y reconocido como negro. Y se dio cuenta de que no sabía cómo era ser negro. Cómo tenía que comportarse. Qué se esperaba de él. Empezó a juntarse con amigos negros, pero también a interesarse por la historia afroamericana, a buscar en los libros lo que no había encontrado en la vida: un manual de cómo ser negro.

España no es como Estados Unidos… esto también lo dicen muchos padres blancos a la defensiva cuando se saca este tema (y el ejemplo americano). Y es cierto: no tenemos la misma historia, las relaciones entre blancos y negros no están marcadas por la convivencia y la esclavitud. Pero esto no nos hace menos racistas.

En cuanto a consideración social, los que peor lo llevan son los magrebíes y los gitanos, pero desde luego los más visiblemente diferentes son los negros. ¿Sabéis que me da pánico a mí? Los skin heads. Y pensar en cuando empiecen a salir de noche. Algunas noches me desvelan peleas de chavales que vuelven de marcha… Y por el que sufro es por el B. del futuro. Porque es él a quien van a cerrarle la puerta de las discos, a decirle “no” las chicas porque es negro, a decirle que el piso que ha apalabrado ya está alquilado, a responderle en las entrevistas de trabajo que ya le llamarán… Y al que querrán partirle la cara los skins…

Anuncios

Comentarios en: "¿Deben los blancos adoptar niños negros?" (86)

  1. La verdad es que para la mayoría de posibles y futuros problemas que citas, no veo que el estar con una familia negra les fuese a ayudar mucho más. Puede que en la actitud, ¿pero en algo más? ¿Va a hacer que los dejen de ver diferentes, sospechosos, de otra raza, de fuera, probables inmigrantes, etc.? No.

    Pienso sin embargo en el efecto positivo de estar con alguien que no va a tener una actitud defensiva, que no va a desconfiar a priori de los blancos ni va a verlos con prejuicios ni la escopeta cargada (cosas todas que no tienen por qué darse en el seno de una familia negra, pero que a menudo se darán; y más en EE.UU.). Que le va a dar ejemplo, no de cómo lidiar con el racismo, sino de que hay de todo. Pienso en los efectos positivos sobre la actitud de ese niño, y sobre su visión de la sociedad. ¿Me equivoco mucho?
    No digo que esto compense lo otro; solo lo señalo.

    • En todo lo que dices tienes razón.

      Mi miedo principal es que, viéndose “protegidos” en su infancia, no aprendan a reconocer el racismo, y por tanto, no puedan protegerse convenientemente de él. Que no sepan cómo reaccionar cuando, sin entrenamiento previo, les cierren la puerta en la disco, se levante la persona de la silla de al lado en el autobús, o se les acerque un racista broncas que decida que sean ellos quiénes le van a alegrar la noche de sábado.

      • No te preocupes, Madre de Marte, cuando a tu hijo le cierren la puerta de la disco la primera vez servirá de entrenamiento para la segunda… El problema no será que no haya visto cerrarse la puerta antes, el problema es que la puerta se cierre.

        Los skinheads seguirían queriendo pegar a B. si viviera en una familia negra… solo que tú no te enterarías. ¿le solucionaría eso algo?

        Sin embargo, el niño blanco, que se cría con su familia racista en la puerta de al lado de tu casa, es posible que mañana no sea skinhead si juega normalizadamente ahora con tu hijo (porque su madre lo permita al ser tú blanca). Desde luego no por eso es bueno que tu hijo sea tu hijo, pero como efecto colateral le será más útil que la segregación ¿no?

        Beso!

      • Me encanta la ola de pensamiento positivo que invade hoy este blog!! Insh’allah!!

  2. Por no hablar del efecto normalizador e integrador que, en mi opinión, tiene esa mezcla racial que vemos en tantas familias.

  3. Pues yo creo que esta vía, como dice Porto, normaliza un montón y, de hecho, conseguirá que, cuando nuestros hijos vayan a la discoteca sean muchas menos las puertas que se cierren porque puede incluso que el dueño de esa discoteca sea padre de un niño negro también (o tío, o amigo…).

    Los compañeros de colegio de mi hijo no ven a los niños, ni por asomo, como los veía yo. Y cuando mi hijo vaya por la calle, no irá solo, irá con una panda de adolescentes que le protegeran tanto o mejor de lo que yo lo he hecho.

    Suponer que un niño negro debe ser criado por una familia negra me parece otro modo de racismo.

    • Me hace gracia lo que dices de la discoteca. Yo a veces cuando me pongo en ese hipotético futuro de skinheads y porteros de discoteca, pienso que le daré a B. el teléfono de un amigo nuestro, inspector de policía… que tiene un hijo nacido en Etiopía, tan negro como mi hijo. Para que denuncie directamente a las altas instancias…

      “Suponer que un niño negro debe ser criado por una familia negra me parece otro modo de racismo”. Es posible. Peor todavía cuando la alternativa no sea una familia negra, sino un orfanato.

  4. Pues yo veo bastante racismo en las afirmaciones del artículo. Lo de no saber cuidar a alguien por ser blanco, rojo o amarillo es, en efecto, un prejuicio. Hay en los Estados Unidos una necesidad muy fuerte de decidir de que raza eres y entonces ya perteneces al grupo, con una serie de características que se supone que cumples.
    El propio título del artículo lo dice “nuestros niños”. La historia de Obama que siempre expones es el otro ejemplo de la obligatoriedad de definirse allí.

    En mi trabajo, sin embargo, mi compañero de equipo es fruto de una historia paralela a la de Obama (no creo que llegue a ser presidente, eso si). Su madre es blanca y su padre negro. Y la gente lo identifica como negro, si, pero él nunca ha tenido necesidad de hacerlo. Es algo que no le marca especialmente su identidad más allá de lo físico. Le ha cuidado siempre su madre (tiene una hermana de pelo imposible) y lo cuenta como algo muy anecdótico. Dice que no ha tenido problemas de ningún tipo.
    La madrina de mi hijo es negra hija de padres negros y ha tenido una experiencia mucho peor con el tema, supongo que porque sus padres tienen pocos recursos de todo tipo, incluidos los sociales.
    Entiendo los temores que expones, y los tengo yo también, pero no me gusta el determinismo. Habrá casos en que les resulte una ventaja y otras en la que no. Los problemas que expones los tendrá por ser negro (o moro, que creo que es mucho peor para los policías que sean racistas, lo digo por experiencia), y las herramientas para afrontarlos habrá que dárselas sean cuales sean sus padres, y dependerán del entorno.

    En lo que estoy muy de acuerdo es en que es estúpido ignorar el tema hasta que el niño crece y ya no es un conguito mono sino un negro lleno de granos, como decía una mujer ayer en televisión, para alegría del programador.

    • A mí lo que más me sorprende de los Estados Unidos es que haya quien considere negro a cualquiera que tenga un antepasado negro, aunque tenga otros muchos blancos e incluso “aspecto” de blanco. Sería el caso de la hija de Halle Berry, por ejemplo… siempre me ha llamado la atención.

      No creo que la experiencia de los Estados Unidos sea trasladable aquí, pero tampoco creo que podamos obviarla con un “no tenemos nada que ver”… En algunas cosas no nos parecemos, pero en otras sí.

      Y eso, que os veo muy positivos a todos. Muchos Insh’allahs…

      • No, positivo no mucho, por desgracia. Creo que lo tendrán muy difícil, pero independientemente de como seamos sus padres…

        En los estados del sur y en centroamérica, había la “ley de la gota de sangre”, por al que eras negro con solo tener un antepasado negro. Y era un problema, por lo que conllevaba ser considerado negro, claro. Recuerdo haber visto una película antigua sobre esto. Contaba el drama de una dama blanca (guapa, claro, no como las negras) que era vendida como esclava por esta razón, sin merecerlo como los negros de verdad.
        Como que la consciencia de negritud en los Estados Unidos se ha tenido que construir en gran parte a partir de las definiciones de los blancos que les oprimían, supongo que esta visión es parte de lo que han vivido siempre.

        Mira que artículo más interesante sobre el tema acabo de encontrar:
        http://www.mtholyoke.edu/acad/latam/interludes/traveldangersp.html

        Y aquí la “ley”, que ahora veo que es más sofisticada de lo que he escrito antes, claro:
        http://es.wikipedia.org/wiki/Regla_de_una_gota
        Es brutal la tendencia que tenemos a definir el “nosotros” y “ellos”, nunca dejará de sorprenderme hasta donde llega.

      • Yo recuerdo otra película, de las de blanco y negro, de una niña blanca hija de una criada negra que vivía como si fuera blanca, no decía a nadie que era hija de su madre (pensaban que era una criada de su casa), y cuando empezaba a salir con un chico pensaba que estando enamorado de ella podría aceptar su origen, y no sólo no lo aceptaba sino que la violaba… un dramón de cuidado.

        Y estaba aquella novela de Philip Roth (hoy tengo el alzheimer subido y no recuerdo ningún título), de un profesor que era expulsado de la universidad por hacer un comentario que en la era de la corrección política se consideraba racista… y se acababa descubriendo que él era un negro blanco que había renegado de su familia de origen para vivir como un blanco…

        Gracias por los enlaces.

      • La hija de Berry tiene aspecto de negra no de blanca

  5. No tiene mucho qe ver con el tema, pero….¿qué os parece que en el logotipo hecho para la olimpiada “MADRID 2020” hayan suprimido el aro olímpico color negro ?
    Toda la vida los aros olímpicos fueron 5: rojo, verde, negro, amarillo y azul.
    Parece que el negro representaba a África….bueno, pues ahora, según la organización de Madrid 2020 ya no existe el negro, ahora es “MORADO”……
    Qué triste, no?

  6. Me gustan mucho tus post…me encantaria saber lo que opinas del porque los negros, no adoptan niños blancos.

  7. Un tema que me preocupa y mucho,tal vez porque yo si que he ido con un colega chino a una disco a la que vamos siempre y no lo dejaron entrar, me quedé de piedra y por supuesto nos dimos todos media vuelta, pero eramos adultos, para un adolescente tiene que ser muy jodido, sobre todo si tus padres te han tratado toda la vida de mi bomboncito, mi chocolatito…y de pequeño sufres una discriminación positiva que es casi tan mala como la negativa. Espero que de verdad sea todo más positivo en unos años.

    • Completamente de acuerdo contigo, Bone. Hay blogs verdaderamente vomitivos con este rollo que se ha creado con el chocolatito, el bomboncito, el etiopito…tanta historia con su color y su procedencia no creo que les haga ningún bien , porque como dices pasan de ser magnificados y sentirse muy especiales por su origen y color, a ser discriminados por ello cuando salen al mundo real y son considerados tan negros como los otros negros.
      Una vez en casa de una señora que le hacia las trenzas a mi hija, su hijo de 5 años empezó a decir que le llamaban ” cabeza de huevo negro” en el cole. Pues su madre y su tío le decían “es que eres eso” y se cachondeaban de el.
      Imagino la situación si eso hubiese sido con padres blancos…Da mucho que pensar este tema, la verdad.

  8. En cuanto a lo que comenta p., le dejo este enlace. Está en inglés. Los comentarios también son interesantes.
    http://www.thegrio.com/health/black-parents-adopting-white-children.php
    Madredemarte, me han gustado mucho tus últimas entradas.
    Un saludo.

    • Muchas gracias, la verdad es que no conocía ningún caso… En realidad, debería suscitar las mismas reacciones la adopción interracial cuando los padres son blancos que cuando son negros, ¿no? Y sin embargo, no creo que lo haga… un buen tema para reflexionar, ¿no?

  9. niñoadopcioninternacional dijo:

    No estaría mal un manual para saber comportarse como un negro, ya que sería crucial para saber ”comportarse” antes situaciones normales o anormales, según se mire.
    Uno no sabe lo que es el racismo hasta que se convierte en pieza separada de su madre y lo sufre en su propia persona.
    Por experiencia propia te aconsejo que no los protejas mucho del racismo, enseñales lo que es, que aprendan a vivir con ello, que no se desesperen, que siemrpe vas a estar para apoyarles, pero que siempre va a existir alguien que le haga pasar un mal momento, que sepan combatirlo, que sepan ”comportarse” ante esas situaciones normales o anormales. ( digo lo normal o anormal, porque para mí, antes los comentarios o comportamientos racistas eran anormales, puesto que mi madre, con toda su buena intencion me tenia muy protegido, lo que suscitó que no le diese importancia, pero hoy en dia me doy cuenta de que es completamente normal, y que hay que saber llevarlo aunque te cueste mucho trabajo y tener en mente siempre una cosa, VIDA DAME PALOS, TE LOS PIENSO AGUANTAR.
    Te pongo un enlace para que escuches una canción, yo la escucho cada mañana antes de salir de la cama desde hace diez años, creo que es la piedra angular de mi vida, puesto que cuando comencé a crecer mi madre no me daba importancia al racismo, pero yo lo sufria dia tras dia en el colegio, y no sabia como explicarlo,ni como comportarme, hasta que escuche esa canción y le hice caso….. SE INDIFERENTE AL RECHAZO DE LA GENTE INCULTA Y LEVANTA ESA PRECIOSA ”CARASUCIA” .

    GRACIAS POR LEER Y PRESTARME UN POCO DE ATENCIÓN.

    • Gracias a ti por aportar este punto de vista, que tanto nos sirve para ponernos en lo que pueden pensar nuestros hijos en unos años (incluso ahora). En eso estamos, en intentar protegerles… sin dejarles desprotegidos, no sé si me explico. Cualquier cosa que quieras compartir en el blog, ya sabes que eres bienvenido.

      La canción me ha parecido preciosa. Te la agradezco mucho también. Y se la daré a escuchar a mis hijos también.

      Un abrazo

  10. El marido de una amiga que estaba en el paro – después de trabajar en una agencia de viajes durante 20 años- se puso a trabajar de jardinero. Sus compañeros son ecuatorianos.
    Pues se encuentran con tanto racismo que el alucina. Muchos dueños de las casas donde van a hacer los jardines se niegan a entregarle la llave a ninguno que no sea el. Y eso que no pasan del jardín…desconfían totalmente de los demás, dan por hecho que el por ser mallorquín es de fiar y los otros no.
    Así que yo creo como tu, madre de marte, que nuestros hijos lo van a pasar difícil. Sean adoptados por blancos o tengan padres negros. Quizás la ventajas que tengan los nuestros es que se comportaran como “negros blancos”…

    • Una escena similar sale en la película “Crash”, que volví a ver el viernes… me volvió a parecer un magnífico retrato de los tópicos, prejuicios, estereotipos y las relaciones interraciales…

  11. Por supuesto me refiero no solo a nuestros hijos negros sino a todos los que son diferentes al modelo caucasiano.

  12. http://www.mujerdeebano.com.
    Interesante, sobre todo para chicas. Atención a la sección “para saborear”jeje…

  13. Yo siempre he sido muy negativa y pesimista con el racismo…me da miedo, mucho miedo. En la escuela sólo son dos negros, mi hijo y una niña de tercero, de padres negros y con un nombre muuuuuy catalán. Como Obama con la otra niña de su colegio, no se hablan… básicamente porque son de edades muy distintas y no coinciden en nada… tampoco sería lógico que se hablaran por el simple hecho de ser negros los dos. Me gustaria que en la escuela hubiese más negros pero en un pueblo de 2000 habitantes, es lo que hay… o esto o escolarizar en otro pueblo y no era plan. Pero leyéndote acabo de pensar… quizá este hecho le sirva en un futuro? ser casi el único negro de la escuela hará que por mucho que queramos normalizarlo, siempre será distinto así que… ¿esto le dará tablas? no estoy segura.. tendré que pensarlo, a ver si puedo sacar algo positivo y aprender de este “handicap”.
    Por otro lado.. en dos casos me he encontrado con la situación de que yo no le “blanqueaba”… no fué racismo, simplemente que al verle, pensaron que iba sólo y ya iban a “socorrerle”… una vez en el aeropuerto, hace un par de meses, estabamos apunto de salir por la puerta de salidas y él iba corriendo y saltando unos metros delante nuestro… la policia de aduanas iba a interceptarle ya cuando les dijimos que era nuestro. Sonrieron y le dejaron. Otro día en el ambulatorio… él iba corriendo hacia el ascensor, una infermera se giró para seguirle y no dejarle subir al ascensor cuando le dije que era mío. Estas dos ocasiones me hicieron pensar…

    • Yo no tengo la sensación de que ser el único negro le prepare. En un pueblo pequeño, en un colegio pequeño, le distingue, enseguida todo el mundo sabe quién es y deja de llamar la atención… Llegar luego a ambientes donde ser negro representa algo distinto puede ser un auténtico shock.

      Léete el libro de Obama si no te lo has leído, a mí me resultó muy revelador (por esto, como dice r., lo cito a menudo… es lo que hace tener pocas lecturas…)

  14. Me gustaría ser tan optimista como para pensar que criarse en un entorno blanco va a preparar a mi hija para la realidad de ser negra… pero me temo que no es así, sino todo lo contrario.
    He hablado en ocasiones con mis amigos negros sobre ello, y entiendo su punto de vista: si toda su infancia un niño se cría con los privilegios inherentes a ser blanco (que son muchos, muchos más de los que imaginamos antes de enfrentarnos al impacto real del racismo) y cuando, en plena adolescencia, cuando está construyendo su identidad como adulto, le sorprende la crueldad, la dureza y el profundo arraigo que tiene el racismo… mala cosa. Lejos de haber sido entrenado para lo que supone la negritud, se encontrará que la mirada del “otro” no corresponde a la mirada que él tiene sobre sí mismo.
    Ese empeño en minusvalorar el impacto del racismo es una forma de negarlo muy peligrosa, porque lo que observo es que los padres blancos, ignorantes de cómo manejar el día a día del racismo, o negamos su impacto o lo dramatizamos, pero desconocemos cómo manejarlo con naturalidad.

    • ¿Hola? Y los negros racistas? Porque yo me he comido comentarios racistas de blancos pero también de negros , ” qué piel mas negra tienes, yo soy más clarita”
      Suerte a los que sus madres les han defendido del racismo, porque a mi me han preguntado si hablo el idioma y a mi familia le ha parecido normal porque : ” soy de donde soy” me he encontrado con gente que no se consideraba racista y me han sorprendido con comentarios que creo que ni consideraban racistas. Pero aparte siempre tuve problemas para hacer amigos, me hacían bulling y creerme que no era por racismo, en la vida hay muchos más problemas que el racismo. La gente insulta a este o aquel, gordo, feo, gay etc o no me digáis que no habéis conocido a nadie que le distinguieran de los demás y no precisamente por ser negro.
      Me parece una tremenda tontería que digas que es mejor que un niño negro se crie en una familia negra, a mi nunca nadie de mi familia me ha dicho qué es el racismo, no me lo han enseñado y lo han vivido en su propia piel.
      Mientras en este mundo sigan existiendo los países, las nacionalidades los problemas de racismo ahí estarán , es una pena leer comentarios racistas en una entrada presuntamente contra el racismo, es una pena ver que padres adoptivos quieren que sus hijos “se relacionen con gente de su misma raza”
      Menuda pena, qué pena…

  15. Este es un tema que más que preocuparme me asusta.Yo tambien soy un tanto pesimista y pienso que les va a tocar sufrir de más por el simple hecho de ser diferentes.
    Mi hijo es todavia pequeño,en unos meses cumplirá los 6,y ya le ha tocado aguantar risas y comentarios estupidos de niños que le doblan en edad,y de algún adulto cobarde que le manda largarse del sitio,así en bajito para que nosotros no le oigamos.Le molesta,aunque creo que todavia me molesta a mí más que a él,que se acerquen desconocidos a comentar lo bien que habla euskera,o a decirme a mí lo bueno que es enseñarles el idioma de aquí desde pequeños,esa gente que se acerca a decirme lo bonito que tiene el pelo mientras se lo soba sin pedirle permiso,o los que comentan lo que sea sobre él conmigo sin tenerle en cuenta.Me duele muchisimo pensar que cuando mi hijo empiece a salir sin padres por el mundo,se cruzará con indeseables que le harán sufrir.Y me duele tambien el racismo positivo que vive todavia,me fastidia que la gente se crea con derecho a opinar o comentar cualquier cosa sobre él,y si pasamos de ellos,encima se ofenden.
    Hace poco una señora del barrio cogió por costumbre acercarse a él cada vez que le veía para decirle :”…pero que bonito eres,a mí me gustas mucho,algún día te voy a llevar a mi casa,para mí,blablabla..” Lo intenté de buenas dos o trés veces,la señora pasaba de todo aunque el mismo niño le decía que le estaba molestando,la última vez que lo hizó,ella le agarró del brazo mientras él le chillaba que le dejase en paz,le monté tal pollo que ahora no se atreve ni a mirarnos.A veces me pregunta porque la gente desconocida le dice esas cosas,yo le digo que muchos no estan acostumbrados a ver niños negros,y que aunque no le digan cosas feas,no tiene porque hacerles caso ni contestar a todas las preguntas que le hacen.Con todo esto quiero decir que el racismo positivo también me asusta,y que también me preocupo por enseñarle a defenderse de esta otra cara racista.
    En cuanto a si es mejor o peor que los padres seamos blancos o no,no tengo muy claras las ideas,pero creo que en una sociedad blanca eso no cambia mucho las cosas,supongo que en sitios donde hay más familias negras si puede ser distinto,pero como digo no lo tengo claro.Sólo una pequeña anecdota,Nosotros hace años vivímos una temporadita en Londres y cuando podemos hacemos una escapadita allí,la última vez que fuimos,el niño tendria unos tres años,ibamos en el bus y una cuadrillita de niños de unos 8 años,entre los cuales había tambien negros se quedaron mirandonos y sólo decían “un negro con padres blancos…” entre risitas flipaban.
    Marga

    • Tienes razón, el “racismo positivo” también es muy desagradable. En nuestro caso, a quién le molesta es a B. (a mí también, pero a él de otra manera, por razones obvias) y ha desarrollado estrategias para enfrentarse a él… Desde preguntar a gritos “¿Esta señora me conoce?!!!” (cuando alguien le está tocando el pelo) a cambiar de tema o no responder cuando le preguntan según qué…

  16. hace poco vi una película sobre la adopción de un niño negro por una familia blanca (con Jesica Lange y Halle Berry) titulada “instinto maternal “y la conclusión de la era esa misma: los niños negros siempre están mejor en una familia negra…y así acaban quitando la custodia a la familia negra paar dársela a la madre negra que había lo había abandonado de bebe por problemas con el crack…

  17. En este post estoy bastante en desacuerdo con muchos de los comentarios.
    Pero no tengo tiempo ahora para extenderme, así que resumo:
    – que hay racismo y estos niños lo van a sufrir en mayor o menor medida creo que es indiscutible;
    – que estar con familias negras tendrá ciertas ventajas para ellos, que facilitará cuertas cosas, también;
    – pero, en mi opinión, estar con familias blancas puede hacerles ver ese tema desde otro punto de vista, puede que más positivo y constructivo, son que eso signifique que no los van a comprender;
    – y, por último, creo que hay un factor fundamental, no tan personal como social: estar en una familia de su misma “raza” puede darles herramientas para enfrentarse al racismo, es cierto, pero las adopciones interraciales son un gran paso adelante en la lucha para acabar con él: conocer y sufrir su realidad, integrarlos en otros ambientes, acercarlos a toda una familia (y amistades, compañeros de clase, hijos de amigos, etc.) que quizá jamás lo concibió (imaginaos a tantos abuelos que en su vida pensaron tener en brazos a un negro), que las quejas y la reivindicación vengan no de un ghetto, sino de familias “de los nuestros”, etc. Las familias interraciales nos acercan unos a otros. Eso es bueno siempre.

    Feliz domingo.

    • lo que a veces puede ser “molesta” es esa diferencia con la que ven algunas personas a los niños negros adoptados respecto a los niños negros hijos de negros… y que ellos perciban que realmente son “diferentes” aunque del mismo color….

  18. Mis hijos (blancos y rubios) no verán jamás a un negro como yo lo vi en su día. Para ellos es algo absolutamente normal. Y eso es gracias a los niños adoptados que tienen cerca.

    Chao.

  19. Portorosa, me llama la atención que el único contacto que tus hijos blancos tengan con niños de otras razas sea a través de la adopción. El verdadero contacto con otras culturas es más complejo que todo eso: para mí, es mucho más importante que mi hija vea contacto con otros adultos y familias de otras razas, que se normalice esa relación de verdad, de igual a igual, no sólo en familias en que el niño adoptado es la pieza exótica, el “diferente”.
    Por ejemplo, siempre me ha llamado la atención que si voy a una librería y busco libros con niños negros, en los que ella se pueda ver reflejada, me dan libros con niños rodeados de leones y con taparrabos, nunca niños con vaqueros, que van al cole, en que hay perros y gatos, no fieras salvajes en vías de extinción.
    Una cultura interracial es mucho más que padres blancos adoptando niños negros: es una cultura de muchos tonos, de muchas ideas, de muchos estilos de vida. Y yo no pienso que mi hija tenga que ser una herramienta anti racismo: soy yo quien debe serlo, y los otros blancos que le rodean.

    • Steffi:
      – Puede llamarte la atención, pero es cierto. Vivimos en una ciudad pequeña con poca inmigración, y niños, lo que son niños de otra raza (excluyo a los sudamericanos, porque mis hijos no ven ninguna diferencia si no se les señala), creo que nunca han visto más que adoptados. Y para ellos son algo absolutamente normal. Creo que es obvio que nunca, salvo que les suceda algo raro en el futuro, se van a acercar a una persona de otro color como yo me acerqué en su día, pensando que eran cosas raras.
      – ¿Culturas? ¿Quién está hablando de culturas? Estamos hablando de color de piel. De hecho, yo creo que los niños adoptados no representan otra cultura.
      – Por supuesto que la nuestra no es una cultura interracial (salvo quizá en algunos barrios de las grandes ciudades); pero es que eso no es algo voluntario, sino un dato objetivo, que solo cambiará con las migraciones, con la movilidad laboral o con… las adopciones, en parte. Lo cierto es que hasta hace nada, en nuestro imaginario, una china llevaba ropa tradicional china y un niño negro vestía con colores chillones o taparrabos (salvo que fuera americano, claro); es lo que tiene el desconocimiento. Y solo con su antídoto, el conocimiento que da el contacto, pasaremos a ver todo con normalidad (diferencias incluidas). Que yo vea aspectos positivos en todo ese contacto no quiere decir que sea lo único que hay que hacer, que eso baste, o que mi ejemplo y el contacto con adultos sean cosas prescindibles.
      – Ni tu hija ni la de nadie tiene que ser una herramienta anti-nada; es la situación la que sirve, en mi opinión, de excelente herramienta de normalización.

      Todo esto, con respecto a blancos/negros/amarillos, etc.
      Porque si hablamos de culturas, el tema es otro. Ahí, poco pintan las adopciones, creo yo. Como dice Liben, un niño adoptado no tiene nada que ver con el hijo de una negra inmigrante; ni con los niños de los jardineros sudamericanos que menciona Victoria, ni con los hijos del “chino” de la esquina. Pero bueno, no decimos nada nuevo: xenofobia significa, no temor al distinto, al de otra raza, sino al extranjero, al de fuera. Larga guerra, la que queda por librar; guerra en absoluto ajena a, por ejemplo, la economía, las clases sociales (ya sabéis, se es racista con el moro de los invernaderos, no con el jeque árabe),etc.

      Bueno, y paro ya. ¡Menos mal que no me podía extender!

      Un saludo.

      • España ha cambiado mucho en los últimos 30 años. Cuando yo era pequeña, ver un negro era algo raro, raro (o cualquier persona de otro color), yo recuerdo la primera vez que, siendo adolescente vi en un tren que iba al Maresme montones de subsaharianos y me di cuenta de que algo estaba cambiando; pero en mi colegio no había ningún niño negro (los más exóticos eran una niña francesa que vivió un par de años en Argelia, donde sus padres, antropólogos, hacían trabajo de campo; y un niño exiliado de la dictadura uruguaya); en mi instituto había un grupo reducido pero notorio de niños y niñas llegados de Argentina, Chile y Uruguay (de familias adineradas, profesionales liberales, blancos y exiliados de las respectivas dictaduras) y en la universidad había un único chico negro (de Guinea Ecuatorial). Hasta llegar a adulta, mi mundo ha sido pues exclusivamente blanco y aún hoy es mucho más blanco que de otros colores.

        Sin embargo, nosotros que sí vivimos en un barrio multiracial y multicultural, tenemos en el colegio a niños de muchos lugares, orígenes y colores. Y sí que he pensado alguna vez, que mis hijos verán con mucha más normalidad la diversidad de todo tipo, porque ahora mismo se juntan en pandilla marroquíes, finlandeses, alemanes, bolivianos, argentinos, bangladeshíes, búlgaros… Espero que sepan crecer juntos y explorar juntos el mundo.

        No sé si en el caso de que la diversidad venga sólo de niños adoptados, es tan útil. Muchas personas, incluso muchos padres adoptantes, hacen explícita e implícitamente la distinción entre inmigrantes y adoptados, y tampoco se relacionan con naturalidad con niños cuyas familias son de otros colores. No como en vuestro caso porque vivan en un sitio donde no las hay, sino porque hay una barrera social invisible. En este caso, creo que el shock para los niños adoptados, que se “vivirán” como blancos, pero serán reconocidos como extranjeros, puede ser grande.

    • Totalmente de acuerdo en lo que dices de los libros… habrá que buscar en Amazon libros en inglés… en Estados Unidos sí los hay donde los niños negros llevan vaqueros y van al instituto.
      A mí uno de los que me gustan mucho, sin llegar a ser tan “normalizados” es un cómic llamado “Ada de Yopougon”, la historia de unas chicas de la capital de Costa de Marfil que van al instituto, salen a bailar, les gustan chicos, se sacan cuatro duros con trabajillos, mienten a sus padres para poder salir de noche…

      B. tuvo una canguro dominicana cuya familia era negra / mestiza (muchos eran del mismo color que B.; de hecho, a la canguro le solían preguntar si era su hijo, aunque habría tenido que tenerle con 13 años). Ahora nos vemos menos, pero aún nos vemos, y va algunos días a su casa, con su familia, sus hermanos, sus sobrinos, bajan juntos al parque, andan por la calle… creo que puede vivir con ellos experiencias útiles, muy distintas a las que vive en casa.

    • En cuanto a los libros con niños negros en situaciones cotidianas, mira el link que tiene Madredemarte sobre libros multiculturales. Esa ha sido siempre mi “obsesión”, y afortunadamente ahora hay bastantes más, eso si, hay que buscarlos.

  20. No sé porque hablan específicamente de adopción. No todos los padres se parecen a sus hijos aunque sean sus hijos biologicos. Yo tengo dos amigas rubias de ojos verdes que tienen hijos negros porque se casaron con varones negros brasileros. Esos niños no tienen ningún trauma por no tener el mismo color de piel que sus madres porque para sus madres el tema no tiene ninguna importancia. Y con respecto a la discriminación, hay tantos temas por los que se discriminan a los chicos, la altura, el peso, si usan anteojos, si son bizcos, si estudian mucho o si son mal alumnos, si son tartamudos o hablan mal, si tienen dislexia, sintiene los dientes torcidos, etc, que el color es sólo uno más, no es para preocuparnos.

    • Jalu, es que el tener un referente en casa, en la misma familia y si encima es tu padre biológico ayuda mucho…
      no crees que es diferente a ser el único negro de la familia, del cole, incluso del barrio es más “difícil de llevar” que el que tu padre también sea negro? …. el debate del articulo es: si es mejor que a un niño negro lo adopte una familia negra en lugar de una blanca.

    • Jalu, creo que comparar la discriminación por raza frente a la discriminación por ser más bajito es muy peligroso. O igualarla a llevar gafas o tener sobrepeso (eso, por no entrar en el hecho de que se pueden llevar lentillas, operarse la vista y adelgazar, mientras que se es blanco, negro o asiático de por vida – excepto Michael Jackson, supongo…).
      La discriminación por raza a mí me preocupa mucho por varias razones. La primera, porque no debería existir. Porque es denigrante. Porque es asquerosa. Y causa muchísimas desigualdades sociales que tienen consecuencias gravísimas.
      Aún así, no deja de llamarme la atención que seamos los blancos los que decidamos que el racismo no es un grave problema.
      No sé si lo he escrito aquí alguna vez, pero siempre recuerdo una frase que leí, creo que era a un negro americano, “sólo los blancos se pueden permitir el lujo de decir que el racismo no importa”.
      Con esto no quiero decir que mi vida, ni la de mi hija, vaya a girar en torno al racismo, ni que no me preocupen a la vez muchísimos otros aspectos de su educación y de su crianza, pero su raza será uno de los factores condicionantes al respecto y en la que yo me tengo que educar para poder acompañarla a ella.

      • …Y sin entrar en que puedes ser bajito, miope, gordo… y negro.

        Para mí tampoco tiene punto de comparación. Sobre la discriminación por color, por raza, hay realidades tan dolorosas como la esclavitud o el Ku Klux Klan, por centrarnos sólo en un par de asuntos. O los campos de concentración nazis… creo que a nadie lo han linchado o metido en un campo de concentración por llevar gafas o ser gordo… ni se les niega el derecho a alquilar una vivienda o a conseguir un trabajo para el que están cualificados…

        No recordaba esta frase, pero creo que es muy cierta. Yo la usé una vez, de forma parecida, con una maestra de la escuela, que me preguntaba sorprendida por qué B. le da tanta importancia al color de piel. “¡¡Si el color no tiene importancia!!”, me dijo… y yo le respondía que claro, no tiene importancia si eres blanco…

        Yo tengo la sensación, y de esto iba el post, aunque quizás no supe explicarme bien (o quizás, como es habitual, sólo era un punto de partida para que los demás añadiérais lo que faltaba), de que, como tú dices, nosotros necesitamos formación para afrontar lo que una familia negra (entiéndase que es extensivo a otros colores u orígenes), sabe intuitivamente. Igual que yo sé cosas sobre el machismo por ser mujer que un hombre para aprenderlas tendrá que reflexionar mucho.

  21. Precisamente uno de los problemas que comentan los negros sobre la adopción interracial es que esos niños están solos en un ambiente blanco. Son siempre diferentes, únicos, distintos.
    Portorosa, entiendo perfectamente tus argumentos, pero siempre están hechos desde el punto de vista blanco: como te sentías tú frente a los negros cuando eras niña (o niño, perdón), cómo se sienten tus hijos; cómo se sienten los que ahora se educan junto a niños de otro color… Pero, ¿cómo se sienten los negros que no encuentran a nadie parecido a ellos a su alrededor? ¿Cuando no tienen un referente, un modelo? Se trata de ellos, no de nosotros.

    • Tienes razón, estaba pensando en solo un punto de vista.
      Aunque, de todas formas, el efecto que todo esto tiene sobre los demás se traduce en algo positivo para él, tal y como yo lo veo.

      En cualquier caso, no puedo negar las ventajas de que tu familia sea como tú. Ni esa que acabas de señalar ni otras que se han ido diciendo. Pero mi intención era tratar de hacer ver que la situación actual, estas adopciones, también tienen su lado positivo.
      Una vez que hay una adopción, y además esta es internacional, con lo que eso supone culturalmente, en cuanto a arraigo, a sentido de pertenencia, etc., ¿Una familia negra “amortiguaría el golpe”? Pues no sé, puede que sí, que sea así. No obstante, yo veo algunos aspectos positivos en la alternativa.

      Por otro lado, hay que pensar que ese artículo habla de EE. UU., donde hay una comunidad negra claramente formada y muy importante, con su dramática historia detrás, con sus problemas particulares, etc. Aquí, no.

      Buenas noches.

  22. Jalu,yo he ido al cole con una compañera negra,de padre negro y madre blanca,ahora tenemos 35 años,pero de pequeña te aseguro que lloró mucho por el hecho de no ser blanca como su madre,no recuerdo si había algún otro alumno negro,lo que sí recuerdo es que entonces no era nada habitual ver gente negra,y que ella lo pasaba muy mal.
    El hecho de que su padre también fuese negro no le hacia sentirse menos diferente a todos los que le rodeabamos.

    • En cualquier caso, las personas que tienen uno de los progenitores negros, aunque no se parezcan al blanco (en el color, que en otras cosas se pueden parecer), sí se parecen al otro, tienen un referente. Y un ejemplo en casa. Y alguien que puede explicarles qué se siente cuando uno anda por la calle y vive situaciones de racismo. O ponerse en su piel, nunca mejor dicho, cuando las vivan ellos.

      En cualquier caso, sí es cierto que no es exclusivo de la adopción. Yo conozco por ejemplo una niña de 5 años, de padre jamaicano y madre blanca, que vive en una familia blanca donde ella es la única negra (el padre no tiene relación con ella). Pero lo centramos en la adopción porque es de lo que va este blog…

  23. En un grupo de adultos adoptados internacionalmente con preeminencia de participantes estadounidenses postraron hace unos días unos vídeos de un programa donde se hace exactamente esta pregunta y hay un debate al respecto. El link de la primera parte es este http://www.youtube.com/watch?v=WUefzYGGsS0&sns=em y de la segunda este otro http://www.youtube.com/watch?v=qsumRqAWU6U&sns=em
    Beso!

  24. Postearon, no “postraron” (odio el corrector automático de este aparatejo :-/)

  25. Buenas, muy buenas reflexiones…
    …como a madredemarte para mi también este es un tema muy importante y me preocupa mucho el momento en el que mi hija, de origen chino, comience a volar sola, ese momento que tan bien describe niñoadopcioninternacional (muchas gracias).
    Todos entendemos que sería mejor vivir en un mundo ideal en el que estas cosas no sucedieran pero seguro que todos sabemos que, por desgracia, parece algo imposible. Y quizá la pregunta es, ¿que podemos ofrecer a nuestros hijos para que puedan llevar una vida lo mas plena posible en este mundo que nos ha tocado?
    Mi respuesta sería: HERRAMIENTAS
    En nuestras construcción personal todos vamos incluyendo, dentro de la caja de herramientas sociales con la que contamos, esas pequeñas piezas que nos ayudan a solventar los distintos avatares de la vida, porque la vida no es fácil para nadie. Enfrentarse a la muerte, el amor, la ruptura y, cada vez más, a la visión de nosotros mismos es más fácil si conseguimos una buena caja de herramientas. Muchas veces la llenamos con la experiencia, otras con la educación y muchas otras por pura intuición o por algo que no somos capaces de entender y que hace que reaccionemos de formas variadas a las mismas situaciones. En el caso de nuestros hijos, adoptados, tenemos que esforzarnos en conseguir la caja de herramientas mas grande que podamos ya que sus “averías” suelen ser mayores porque parten de una situación diferente, esto creo que es innegable, y generalmente más difícil. Pero también tenemos que preocuparnos, y esto seguramente es lo más complicado, en conseguir herramientas de gran calidad, y por lo tanto mucho más costosas a todos los niveles, que los preparen de la mejor forma para enfrentarse a esas “averías” que, sin duda, tendrán en su vida, sobre todo a partir de la adolescencia (señalo este momento porque es cuando generalmente comienzan a despegarse de nosotros, nos guste o no). Yo, y mi pareja, con una hija de 6 años, comenzamos a preparar herramientas hace tiempo y me gustaría compartirlas para que vosotros compartáis las vuestras con nosotros. Ya tengo:
    – La formación: preocuparnos por formarnos en todos los temas relacionados con las “diferencias” de nuestros hijos es quizá una de las herramientas más importantes que podemos ofrecer, si nos hacemos preguntas será más fácil obtener respuestas.
    – La verdad: importantísima para construir todas las demás.
    – La historia: negar o esconder la propia historia es un mal comienzo, complemento de La verdad.
    – La realidad: disfrazar lo que ocurre en nuestro mundo solo lleva a que el golpe del descubrimiento sea más grande.
    – La seguridad: estaré contigo pase lo que pase.
    – La diferencia: no negar su existencia e intentar normalizarla. Todos somos diferentes.
    – La comunicación: conseguir un espacio donde expresarlo todo, sin juicios.
    – El dolor: existe y tenemos que aprender a convivir con él.
    – La indiferencia: muy útil aprender que solo nos hace daño quién nosotros queremos…

    Seguimos en la búsqueda, sin olvidar que lo más difícil no es conseguir herramientas sino aprender a utilizarlas (aquí es donde admito toda clase de sugerencias).

    Perdonar la extensión y gracias por leer hasta aquí.

    “Tu no juzgas a tus hijos por el color de su piel… Pero otros lo harán” – K. Roxburgh
    Leído en la web de la Asociación Gerard

  26. Por supuesto es todo tuyo. Y no necesito que me lo atribuyas, seguramente tu has pensado lo mismo mil veces, a mi me pasa con muchos de tus textos.

    • Yo lo atribuyo todo… robo con mucha decencia!! Muchas gracias. Me parece una metáfora buenísima, y en un post aparte la verá más gente y la haremos crecer.

  27. Es muy difícil vivir en nuestra sociedad siendo diferente a ojos ajenos, yo tengo dos hijos biológicos mulatos, mi marido es negro, español porque nació bajo bandera española, pero eso no significa que pueda ser reconocido a golpe de vista como español, cuando te casas con un negro y tienes hijos es cuando realmente una persona se da cuenta del racismo soterrado en el que vive la hipócrita sociedad española.

    Aún siendo blanca he sentido el racismo en mis carnes, precisamente porque a ojos ajenos dejo de ser blanca cuando voy acompañada de mi marido o mis hijos por la calle, es posible que muchos de ustedes lo que lean estas letras mías no lo entiendan, pero es la realidad de la vida misma, el racismo no solo está en unas palabras mal sonantes o en un venga usted otro día o en un ya está alquilado el piso, el racismo es invisible pero se puede percibir perfectamente, ja,ja,ja, yo me rió mucho interiormente cuando la gente se da muchos golpes de pecho y pregonan a los cuatro vientos que no son racistas, que para ellos todo el mundo es igual…….. claro que hasta que de manera inocente les pregunto ¿y que tal si tu hija y mi hijo se casan algún día? les cambia la cara……… es todo un poema.

    Proteger a los hijos en este sentido yo casi que no creo que se deba hacer, en mi experiencia, por mucho que uno intente protegerlos siempre hay en el colegio, en la calle, en cualquier tipo de actividad o relación social gente cruel, ignorante, mediocre que se regodean para su propia satisfacción en hacer notar todo lo que a juicio de ellos es malo de un negro o un mulato, incluyendo los mitos y leyendas que nada tiene que ver con la realidad, otros lo hacen por aprendizaje en el seno materno y a través de la sociedad, así que yo lo que he hecho es prepararlos para el futuro, cuando no estén bajo mi ala, cada vez que vienen con un problema y aunque no me lo cuenten lo detecto inmediatamente, siempre le explico lo mismo, siempre te miraran, unas veces con curiosidad y otras…… vete tu a saber, cuando pase algo malo al primero que señalarán es a ti aunque no hayas hecho nada, así que hay que intentar no relacionarse con personas conflictivas y mantener una actitud lo mas recta posible, les he enseñado que todas las personas no son iguales, que cuando se encuentren por el camino a personas que sean ignorantes y crueles ellos a su vez las ignoren y no se den por aludidos de nada, así un largo rosario de recomendaciones machaconas, pero eso no quita que sufran mucho por ser diferenciados, lo pasan realmente mal, pero es una etapa inevitable que los prepara de cara al futuro y les aseguro que los fortalece muchísimo.

    Todavía me acuerdo cuando un día iba por la calle en el centro y recibí la llamada angustiada de mi hijo, estaba paseando con un amigo y de repente llegó la policía, empezó a pedir carnet de identidad a todo el mundo, blancos claro, pero mi hijo L terminó dentro del furgón de la policía y todavía no sabemos porque, en cuanto llegué y me identifiqué exigí una explicación, le mandaron salir del furgón y parece ser que como les pareció un inmigrante y hasta que no comprobaran que efectivamente era español por lo visto tenía que pasar por comisaría………. años antes y cuando tenía 14 años, venía del colegio y pasó algo parecido……..

    Un día estaba yo en la parada del autobús, fue en la última huelga de transportes esperando el servicio mínimo de turno, se entabló una conversación entre varias personas y no se porqué el tema derivó en la gente de fuera, entre las muchas perlas que olían fatal, todos los negros tenían muy mal olor, etc……… me moría de rabia por dentro porque no es cierto eso, intervine como una contertulia accidental mas y les hice notar que cualquier persona que suda por un esfuerzo físico huele a sudor, unos mas que otros en función de su higiene habitual……… que en el metro en verano, todos somos blancos y a veces hasta dan ganas de vomitar por el olor tan desagradable, pero ni por esas, les expliqué lo que era la melanina, etc…….. que además no tiene olor, es un producto químico natural producido por las glándulas suprarrenales y que todos blancos y negros tenemos melanina aunque en diferentes grados….., ja,ja,ja, en fin y para no cansarles, como habíamos quedado mi hijo y yo en esa parada para ir juntos a casa, llegó justo en ese momento melanina, las caras de todos los que estaban allí eran un poema, yo seguí a lo mío como si nada, terminé la explicación y ahí todo el mundo se quedó callado, nadie volvió a hablar, parece ser que el ambiente se llenó de mal olor.

    Esto son solo algunas anécdotas, hay mas pero sería muy largo, el colofón es que hagamos lo que hagamos, lo importante es que los hijos tomen conciencia de lo que supone ser diferente, darles las armas dialécticas y mentales necesarias frente a los reaccionarios, darles todo el amor del mundo, endurecerlos un poco para que cuando estén fuera el mal sea menor, que aprendan a dominar las situaciones incomodas y que pase lo que pase sepan que es un privilegio ser diferentes porque pertenecen a una élite que precisamente por pertenecer a dos culturas tienen los horizontes mas amplios y enriquecidos que los demás, en si mismo son cosmopolitas, son unos de los precursores de la fusión de razas y sobre todo que son el futuro que ahí es nada.

    Sin olvidar que según estudios genéticos reputados la vida se originó en África y que en verano tienen que ponerse protector solar, porque aunque tengan mas melanina que yo, sus pieles son muy sensibles y se queman tanto como yo.

    Pero hagamos lo que hagamos y utilicemos el método que creamos oportuno, lo importante es estar convencidos de que hacemos lo mejor y no caer en la tentación de pensar en el futuro que podíamos haberlo hecho de otra manera, porque cada momento y cada etapa es única y requiere de mucho temple y valor.

    Saludos a todos.

    • Muchas gracias, Eva, por esta exposición tan clara y tan clarificadora. Esperamos sabérselo transmitir a nuestros hijos como tú lo has hecho con los tuyos.

  28. Mestiza española de cerca de 40 años dijo:

    Hola a todos,
    yo soy mestiza (el término mulata, por su etimología, está en desuso), de madre blanca y de padre negro. Europea y africano.

    Por desgracia sólo se sabe cómo es el día a día de alguien que está en el bando de la minoría cuando se está en su piel (y nunca mejor dicho). Así pues he de decir que en España sí hay racismo. No todos los españoles, claro está, pero sí que hay. Y a lo largo de la vida, salvo en el caso de afortunadas excepciones, o mucho cambian las cosas, o me temo que vuestros hijos se encontrarán con algún episodio racista.

    Y da igual que vuestros hijos hayan jugado con niños blancos en el colegio. Hay otros tantos que o no han jugado o se les ha olvidado.

    Ejemplo (porque muchas veces nos piden ejemplos como si nuestra palabra no valiera. Incluyo a mi familia y amigas 😉 ): Recientemente mi hermano venía de la facultad y la policía le pidió los papeles. A su novia, rubia de ojos azules, que estaba con él, no. Ella se quejó así que los agentes se pusieron a cachear a mi hermano y le abrieron la cartera. Al ver que estaba lleno de libros le preguntaron que qué estudiaba. Él respondió que ingeniería. Su respuesta fue que “eso no podía ser cierto y que se marchara a leer Kunta Kinte”.

    ¿Sabéis lo duro que es eso? He de decir que ningún padre, blanco o negro puede estar preparado para algo así, porque cuando mi padre llegó España era otra España y estas cosas no sucedían.

    Pensé que el paso del tiempo jugaría a nuestro favor pero no es así. Antes éramos meras anécdotas (en términos numéricos), ahora somos más y se han creado estereotipos acerca de determinadas comunidades a las que se supone que pertenecemos.
    Soy española, madrileña, 50% blanca y 50% negra pero la percepción exterior es que soy una Latinoamericana con la sarta de atributos que se les infiere por el hecho de serlo.
    Insisto en que no todos los españoles son así. Doy por hecho que ninguno de los que comenta aquí lo es.

    Creo que para un blanco nacido y residente en España es difícil entenderlo. Lo noto mucho con mi madre o con mis amigas. (Que conste que esto no es un insulto sino un halago a todas aquellas personas a las que la raza, etnia, color, fenotipo o como quiera llamarse, les importa un bledo). Ella juzga en positivo, porque, desde luego, nunca ha prestado demasiada importancia a eso del color. Pero importa. No para ella, pero importa. En todos los entornos, además. En el de pareja (cuando tu chico explica a sus padres que “su novia es negra pero ha ido a la Universidad”, aunque él no haya ido. ¿Acaso deber haber un pero?), en el laboral (lo sentimos, no pareces española), en el social (para bien o para mal…). Mi madre, con todo, no se percata de determinadas sutilezas que para mí son hirientes, piensa que el hecho de que cuando yo pregunte le respondan a ella es producto de la casualidad… A menudo me llama tiquismiquis y lo entiendo porque para ellael racismo no existe, ¡no puede existir!

    Pero ahí está.

    En el caso de las mujeres, además, está asociado a infinidad de estigmas, como la fogosidad sexual, etc… Cosa que provoca que muchos hombres se animen a experimentar. Eso, como es lógico, resulta bastante desagradable. “Hace no mucho un taxista me comentó que no tendría ningún complejo en estar con una chica como yo.” Muy amable, señor taxista, gracias por no tener complejo.

    Hace no mucho, un señor vino a instalarme internet a casa y me preguntó que si yo era etíope. Es evidente, por mi acento, que no pero… luego entendí por qué. Me contó que tenía una niña que provenía de ahí, que era guapísima y que estaba muy contenta. Se pasó 30 minutos describiéndome su tono, que si se parecía al mío pero era un poco más oscuro, no, más claro, no, más oscuro… similar al del café con leche.

    Sinceramente, no me gustó. No me gustó pensar cómo se sentiría esa niña. Ese padre sí que veía su color, aunque fuera para bien. Es obvio que ahí está, pero no creo que sea forma de tratarlo porque con un niño blanco no te pasas media hora hablando de cómo es.

    He de reconocer que para mí si ha sido importante tener una referencia en casa, saber de dónde vengo y de dónde soy, bailar pasodobles y conocer la música del país de mi padre, reconocer su lengua y saber que mi padre me entiende sin necesidad de explicaciones porque él también lo ha vivido. Ahora bien, también es verdad que gran parte de los mestizos que conozco han crecido sin conocer a sus padres y han tirado adelante con madres fuertes que les han conferido una gran autoestima. Luego… no tiene por qué ser una cuestión determinante la etnia de los padres, lo que es determinante es que abran los ojos a la realidad que le tocará vivir a sus hijos, que empaticen y que estén dispuestos a descrubrir una España que no es la que ellos conocieron.

    Por favor, no pretende ofender a nadie ni ningunear su labor, sólo quiero que entiendan cómo se siente un niño negro (porque en España los mestizos somos negros. Ojo! igual que en África somos blancos) que crece aquí.

    Me apena que cuando se habla de estos temas rara vez se nos pregunte. Es cierto que no somos muchos, pero estamos, somos, llevamos aquí tiempo y tenemos mucho que contar.

    En lo referente a la diferencia entre EEUU y España. Sí, diferimos en muchas cosas pero… aquí hasta Obama a mí nadie, nunca, jamás me ha llamado mestiza (ignorando el 50% de mi herencia), siempre he sido negra. No me sorprende, pues, en absoluto que ahí hablen de la gota de sangre.

    Gracias por sus historias.

    Espero no ofender a nadie…

    • No tienes que disculparte para nada, en absoluto. Al contrario: muchas gracias por este mensaje tan interesante. Yo sí quiero saber, sí quiero preguntar… porque sé que desde mi perspectiva de mujer blanca habrá vivencias de mis hijos que se me escapen.

      Me gustaría pedirte permiso para publicar tu comentario en forma de entrada en el blog, porque lo que cuentas me parece impagable.

    • Impresionante exposición. Me valdrá para un libro que estoy escribiendo y para criar a mi hijo que es mestizo (no mulato). Me parece oro lo que comentáis aquí. Ah, yo soy negro total jejeje 😉

  29. PUES PARA NO SUFRIR PENSANDO EN COMO PREPARAR A TU “HIJO” PARA AFRONTAR LA VIDA…¿¿PARA QUÉ ADOPTASTEIS A UN AFRICANO?? Para que se vallan a meter con él o a descriminarlo, para que no sufra..Si se que va a pasar eso, adopto EN OTRO PAÍS…en Rusia..O lo mejor: TENGO A MI PROPIO HIJO, así me ahorro el explicarle todo..el gastar tanto dineroo, el ser rechazado, las preguntas de la escuela, el idioma, el ser diferente…Así tengo a mi hijo, con mi genética, sangre de mi sangre,

    • O mejor todavía: no tengas hijos. Así seguro que te ahorras tooooodos los sufrimientos… Tampoco te enamores… Ni te arriesgues… Ni tengas amigos…. Ni un trabajo que puedas perder…. Ni por supuesto, vivas…. Sí, si no quieres sufrir…. Lo mejor es renunciar a vivir, no?

  30. La verdad duele y el articulo también…es la cruda realidad un niño debe sentirse identificado con su entorno para poder crecer a gusto y ya esta, no hay mas y es cierto que los niños negros / mestizos deben ser cuidados por gente ,generalmente hablando ,negra /mestiza. ¿a caso conoces el caso de gente negra con niños adoptivos blancos? es ley de vida , desde mi punto de vista es un fallo de la sociedad que debemos cambiar, a parte de todo esto te quiero hacer una pregunta …¿ Algún día le enseñaras sus verdaderos orígenes? por que eso también es importante para la madurez del niño , la educación de un niño de otra cultura es un reto , que si no puedes conseguir, dejara marcas de acomplejamiento en el créeme , lo he vivido .

    • En este mismo blog hay un caso de familia negra que adoptó a niños blancos.

      Gracias por tu punto de vista, aunque me gustaría que lo argumentaras.

      Yo personalmente les enseño sus orígenes a mis hijos desde el día que llegaron a mi casa.

      • Otra cosa que no me gusta
        ¿Orígenes que es eso?
        Otra forma de separar a la gente
        Unos de aquí y otros de alli
        Decirle a un niño que se ha criado desde tan pequeño en España que no es de aquí me parece avergonzante por tu parte, en vez de «explicarle sus orígenes» deberias enseñarlos en lo atrasado que se queda esa palabra…en que son totalmente libres
        Qué les importa a tus hijos de donde fueran la familia que un día les abandonó? Harias mejor en inculcarles que son libres de elegir su lugar de procedencia
        Qué siglo tan atrasado , que hasta los padres adoptivos piensan en la importancia de la sangre más aun que las propias emociones
        Que el lugar de nacimiento todavía siga siendo algo «importante»
        Que otra gente lo piense pero un padre adoptivo qué vergüenza..

      • Es importante saber de dónde venimos para saber adónde vamos. No conocer nuestras raíces no nos hace más libres: nos hace más ignorantes. Hablar de “la familia que un día les abandonó” llega una carga de prejuicio que nuestros no se merecen.

        Por cierto, ¿eres adoptad@, m/padre adoptiv@? Tengo curiosidad por saberlo.

  31. EXPERIENCIA MESTIZO ADOPTADO, 24 AÑOS, ESAPAÑA dijo:

    Hola a tod@s,

    Yo soy mestizo, o mulato; y fuí adoptado con 2 años; ahora tengo 24. Sobre ésto no puedo aportar mucho más ya que de hecho descnozco totalmente mis orígenes.

    Me ha gustado leer vuestros comentarios, sobre todo los de aquellas personas, adoptadas o no, que han sufrido el racismo en sus carnes. Me he sentido muy identificado, por ello expondré también mis experiencias sobre el racismo sufrido y cómo de sutil llega a ser éste.

    Mis padres son blancos, y toda mi familia también, mis relaciones con gente negra, mestiza o de otras razas que no sea blanca es bastante escasa, ya que desde pequeño todos mis amigos han sido blancos, pues no ha habido nunca negros en mis circulos sociales, escuelas, centros de actividades extraescolares, etc. Exceptuando en varias ocasiones que mencionaré a continuación.

    Recuerdo que en la escuela primaria no sufrí racismo, aunque ello me produce un mal sabor de boca, porque en mi clase había otra niña negra -pero ella no era mestiza, sino prodecente de padre y madre negros- la cual recibía todos los insultos por mí. Puedo asegurar que los insultos que recibía eran crueles y devastadores, y que esa niña se pasaba casi todos los días llorando. ¿Qué hacía yo al respecto? Debo reconocer que nada, y achaco ese comportamiento a dos factores: 1- Aquella niña negra era marginada, insultada por su color de piel y maltratada; no obstante, otros niños de la clase también eran marginados, por ser gordetes, demasiado callados, etc., en este sentido ella era una más dentro del grupo de marginados. 2- Mis padres nunca me dijeron que yo era negro, y esto sucedió en todos los sentidos -aunque fuera evidente a la vista-, de modo que mi identidad como negro no fue formada desde pequeño.

    La identidad como negro creo que es importante, decirle al niño cómo es y que ello significa que la gente te mirará y hará comentarios sobre tí; mostrarle modelos de gente negra de éxito, de pensadores negros, etc.; ya que en su día a día los niños experimentaran el rechazo por su condición, el odio que produce su color de piel, y necesitan por ello alguien que les diga que su color está bien, y que ha habido grandes personas con su mismo color.

    Mis experiencias de racismo las empecé a experimentar en la escuela secundaria, período en el cual cambié de escuela. Las agresiones fueron en mi caso siempre verbales, se apuntaba a alguna distinción sobre mí : “pelo esponja”, “morenito”, o cualquier cosa por el estilo. En ésta etapa mi modo de afrontar esta situación era agresiva, la manera de no acabar agredido era ser directamente el agresor. Con ésto no digo que ello esté bien, sino que la agresividad y rebeldía pueden ser buenos indicativos que esconden tales problemas.

    En secundaria incluso experimenté situaciones racistas con profesores, y de hecho creo que este detalle es significativo para entender la percepción del racismo entre víctima y agresor. Estos profesores racistas, de manera consciente o no, lo eran por medio de un chiste: “Este es el del negro, el cojo, etc.”, hay que imaginar esto contado por un profesor ante una clase de adolescentes en la que sólo hay un negro; de hecho parece casi natural que los niños se giraran para mirarte o comentar algo, de ahí un comportamiento agresivo como defensa. También podían ser racistas estos profesores por medio de la simple alusión al “negro”, es decir, distinguir en una frase a la persona negra de la otra, blanca, por medio de ese simple nombramiento (está claro que “negro” en ese caso no sólo significa una persona, sino pobre, marginado, no deseado, etc….).

    Estas situaciones me han hecho entender el racismo de un modo muy arraigado y difícil de percibir para aquel que no se tiene que preocupar por el racismo, nada más que de no ejercerlo.

    DETALLES- seguramente muchas personas negras digan que no les importa que alguien se refiera a ellas como “el negro” y “la negra”, sin embargo eso es matizable, y creo que es fundamental a la hora de detectarlo. A mí me gusta imaginar una situación en la que cada una de las personas fuera de raza, etnia, nacionalidad distinta, y tuvieramos que hablar de ellos: así por ejemplo si tuviésemos que dar una descripción a la policia para buscar a esa persona hablar de indio, chino, negro, etc., no parece racista. Sin embargo si una profesora llama a sus alumnos, no llamría al negro, ni al chino, sino a José y Antonio, por ejemplo. Los matices de esto son inmenson y creo sólo detectables por aquellos que los padecen, hay que considerar que ciertas personas usan el enguaje de éste modo para imponerse de algún modo, marcar una diferencia intangible que posiciona al “indio” por debajo y de manera sutil.

    El aprendizaje de estas actitudes me parece esperpéntico, pues incluso en la televisión, en series como Aïda, se promociona la risa fácil por medio de la discriminación. Habrá personas que digan que eso es una exageración, sin embargo, hay que entender que con eso lo que se hace es enseñar: “es bueno hacer bromas con el bebé negro, haciendo alusiones a heces”, o cualquier otra burrada que se les ocurra. ¿Si vuestro hijo fuera negro le pondrías una serie delante de sus amigos blancos donde se rien de una persona negra?¿Lo harías una vez, y dos, y siempre?

    Lo que detecto de modo general es un ímpetu por marcar la diferencia segregadora, y para ello no es necesario proferir un insulto, sino un simple comentario es suficiente. El “amigo” del shawarma siempre será eso, el “amigo”, nunca Rakam, de 34 años, que estudia por las noches y tiene dignidad como ser humano, etc. Sin saberlo, ya lo hemos clasificado.

    A mi entender todos estos detalles llevan a las actitudes racistas reconocidas (como el policía que sólo registra al negro), ya que han sido aprendidas poco a poco, con comentarios, bromas, chistes, motes, etc. Y eso mismo, la atención a los detalles, sería lo ideal para enseñar a un niño negro que ha sido adoptado, es decir, pensar sobre las palabras, sobre lo que dice, cómo entiende cierta expresión, qué siente con tal o cual comentario. Si tu vecina llama a tu hija “chocolatito” seguramente tu vecina no vea nada malo en ello, pero a tu hija le molesta que no le llamen Ana. De hecho de esta manera me he sorprendido a mí mismo, mulato, siendo racista, por mi modo de hablar sobre “los lateros”, etc.

    • Mestizo adoptado, muchas gracias por tu testimonio. Es un privilegio leer narraciones como esta en primera persona, ¡son tan escasas!, y nos ayudan tanto a acercarnos a nuestros hijos… Si no me dices lo contrario, me gustaría publicarla en el blog como entrada, creo que muchos podemos aprender y reflexionar de lo que cuentas y entender un poco más lo que viven muchos de nuestros hijos.
      Gracias por ayudarnos a acercarnos a ellos.

    • Un testimonio muy valioso!

    • gabriela dijo:

      Me identifico tanto con tu historia, me alegra encontrar personas que en cierto modo han pasado por lo mismo que yo

  32. Gabriela dijo:

    Hace algun tiempo estoy buscando en internet personas que pasen por la misma experiencia que yo y aqui encontre algo similar.
    No estoy de acuerdo en que padres blancos adopten niños negros y esto lo digo basada en mi experiencia personal que quisiera contar ya que para mi es muy dificil encontrar alguien con quien me sienta comoda para decirlo.
    Mis padres, al igual que toda mi familia, son blancos. Yo soy una mescla, no soy ni blanca ni negra, soy chocolate como me dicen algunas personas. asumo que soy adoptada ya que mi familia nunca me lo a dicho, en casa nunca se hablo de ese tema, nunca nadie se sento cuando pequeña, a explicarme porque yo era tan diferente a todos.
    Mi vida fue muy dificil, donde yo vivo que es un pueblo pequeño, no me encontre nunca con una persona de mi color, ni en la escuela, ni en el colegio, ni siquiera en la universidad. Siempre vivi en un entorno de gente blanca, siempre fui yo la diferente a todos, a la que discriminaban. Cuando estaba con mi familia siempre todos preguntaban quien era yo y al saber que era parte de la familia me miraban con una cara de incredulidad y me hacian sentir muy mal, siempre era asi a donde ibamos. Incluso cuando llegaban a la casa de visita parientes lejanos a los que yo ni conocia, me miraban extrañados. Recuerdo tan claro una ocasion en que yo debo haber tenido unos 7 años y llegaron unos parientes de mi madre, era la primera vez que me veian y cuando entraron a la sala lo primero que dijo una de las personas fue “niña ve y traeme un vaso de agua que tengo sed y luego lleva mis maletas al cuarto”, mi familia quedo palida, nadie sabia bien que decir, yo me queria morir, hasta que mi madre dijo: ella no es la empleada, es mi hija. Su pariente se puso palida y solo atino a decir que lo sentia que se habia equivocado. Historias similares me han ocurrido durante toda la vida, en mi pueblo nadie cree que yo soy hija de mis padres, creen que soy hija de la empleada de mi casa y es que para empeorar, la senora que era nuestra empleada domestica y sus hijos, tambien son de raza negra como yo. Ellos y yo eramos los unicos negros del pueblo asi que ya entenderan la razon de que todos piensen que no pertenezco a mi familia. En mi adolecencia no tenia amigos ni amigas, cuando salia a alguna fiesta lo hacia con mis sobrinas que tienen una edad similar a la mia, ellas todas blancas y muy bonitas, eran la atraccion de las fiestas, todos querian invitarlas a bailar, yo en cambio era la que se quedaba sentada en un rincon porque nadia queria bailar conmigo. pronto me fui aislando y no salia mas con ellas, simpre me preguntaban porque ya no queria andar con ellas. como si no fuera obvia la razon.
    Historias les puedo contar muchas pero seria tan extenso que solo contare las que me dolieron mas. Ya siendo adulta, salimos al centro de la ciudad con mi sobrina y su bebe de 2 años. Ella es muy bonita, es blanca, rubia y de ojos azules y su bebe igual a ella. Como teniamos varias cosas que hacer decidimos dividirnos, yo me quede con la bebe porque ella no la podia llevar a donde iba. Estaba yo caminando por la calle con la bebe en su cochecito cuando un señor se acerca con una cara de terror y me dice a donde lleva a esa niña, donde estan sus padres? por experiencia se de sobra lo que el pensaba, asi que no le preste atencion y segui, pero el me siguio tambien y me seguia preguntando sobre el origen de la bebe, llego al punto de decirme que llamaria a la policia para denunciarme. lo pueden creer? se me salian las lagrimas y le dije que la niña era mi sobrina, claro que el no creyo y empezo a marcar en su telefono a la policia, al tiempo que me sostenia del brazo para que no me vaya. lo que siguio ya lo imaginan, la policia, la gente que se amontono para saber que ocurria, todo un circo hasta que yo logre demostrar la verdad. Pensaban que era una ladrona y que la niña me la estaba robando. Cosas muy dolorosas.
    Creci siento una mujer timida e introvertida, no salgo casi nunca y no me relaciono con las personas. tanto me discrimino la gente desde pequeña, que con el tiempo empece a discriminarme yo misma alejandome de todos para no sentir las miradas sobre mi.
    He notado incluso que a mis hermanos les cuesta presentarme como su hermana y no los culpo, porque yo veo en la mirada de la gente lo que quisieran decir y no lo dicen, pero que algunos si se atreven y dicen: Tu hermana? pero debe ser adoptada ? se quedan sin saber que decir. Amo a mis padres con mi vida, al igual que a mi familia y les agradezco la vida que tengo, no fue la mejor pero trataron de que lo sea. pero sinceramente no debieron haber adoptado a una niña de raza negra si no estaban capacitados para enfrentar la vida con alguien tan diferente a ellos. Y es que no es solo eso, mis padres tienen 50 años mas que yo, cuando yo naci, ellos ya eran abuelos. la unica hermana que tengo estaba casada cuando yo naci y mis hermanos varones eran todos mayores. Nunca pude disfrutar con mis padres una relacion normal por su edad, en mi adolecencia mis padres ya eran muy mayores y no estaban en la misma onda que yo, nunca tuve una hermana de mi edad con quien conversar y desahogarme ya que mi hermana ya no vivia en la casa.
    ahora tengo 35 años y lo que me queda es llevar a mis padres de 85 años a las consultas medicas. Imaginen, yo joven, negra y mis padres ancianos y blancos, la gente piensa que yo trabajo con ellos cuidandolos. incluso los medicos al principio lo creen.
    Estoy harta y cansada de todo eso, de mi vida y de todo. Soy una mujer adulta, pero introvertida, sin vida, social, sin amistades, sin pareja, sin trabajo, sin autoestima. Soy un fracaso de persona. Muchos me criticaran pero deberian vivir la vida que yo vivi para entenderme. Lamentablemente no todos tenemos el mismo caracter ni la misma forma de sobre llevar los problemas. Muchos sacan fuerzas y valor para sobresalir pero otros como yo, nos deprimimos y nos hundimos.
    Amo a mis padres pero estoy completamente segura que una familia blanca no debe adoptar un niño negro y llevarlo a vivir en un ambiente de blancos, donde el unico dieferente es el niño. y peor aun si no estan discpuesto a platicar con el niño y explicarle la verdad sobre su origen y ayudarlo a sobrellevar la discrimincion.

  33. Soy un padre de un niño y una niña etiopes,huerfanos de padres,solos y desprotegidos en su infancia.La niña se habia pasado los 8 primeros meses de su vida en una cuna sin haber sido cojida en brazos por ningúna persona.
    el niño de casi 3 años deambulaba solo por una calle de una de las ciudades
    mas miserables del mundo.Alguien puede creer que no hemos hecho bien en adoptarlos.Despues de 12 años con nosotros ellos han crecido felices,en un entorno confortable,con una educación como la de cualquier chico de clase media español,claro que han vivido insultos racístas,pero con amigos incluso.Que probablemente los habran discriminado incluso sin ser ellos conscientes.Que los rechazaran chicos y chicas y que se lo pondran dificil en el trabajo mas de uno por ser negros.Trabajamos todos los días en su educación y procuramos que cada dia sean mas fuertes y mas valientes, y
    mientras tanto se alimentan fenomenal,duermen calentitos disfrutan de una buena vida y de mucho amor de sus padres.Alguien me puede decir que no deberíamos haberlos adoptado.Tambien dire que no ha sido gratis, a cambio
    no hemos podido ir tanto al cine,hemos dejado de salír por las noches etc etc.Saludos a todos.

  34. Sin comentarios…..

  35. Miriam Morales dijo:

    Pues si ese niño tiene la desgracia de haber sido adoptado por dos seres sin criterio para enseñarle a sobreponerse a los obstáculos mal vamos. El racismo no es el peor obstáculo en la vida. Los hay peores: la ignorancia, el conformismo y no saber encontrarle el verdadero sentido a la vida y esto esta dentro y es lo que realmente no deja avanzar. Es un peligro ser adoptado por seres que no saben que pueden tener dos dedos de frente y que no saben que deben tenerlos porque criar un ser humano, negro o no, es demasiada responsabilidad. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: