familia monoparental y adopción

“El País” publica este reportaje sobre adopciones truncadas, muy interesante y completo.

Saco algunas ideas.

Ana Berástegui: “en la última década se ha dado una visión demasiado positiva y naif de las adopciones, y la crianza de un hijo adoptivo es más difícil porque viene con una historia de riesgo detrás”.

Javier Álvarez-Ossorio, de CORA: “Si les damos las herramientas y el tiempo para reflexionar la mitad de las familias se autodescartarían”.

Lila Parrondo: “Hay cierta fantasía entre algunos padres adoptivos cuando las cosas no van bien. Piensan que como la Administración concedió al niño, se tiene que hacer cargo de ellos si fracasan”.

Isabel Machado: “Cuando se dan rupturas pierde todo el mundo, aunque los niños son los que más sufren porque para ellos es un segundo fracaso. Es un trabajo fundamental que entiendan que no es su culpa”.

Anuncios

Comentarios en: "Más sobre adopciones truncadas" (19)

  1. Pues nos hemos dado cuenta de la misma noticia… yo también la he visto y la he enlazado desde mi blog. Me han llamado la atención muchas frases, entre ellas, esta: “ninguna comunidad contempla como causa de no idoneidad el haber abandonado a un hijo antes”.
    Me ha parecido un articulo muy interesante y que llama a la reflexión….

    • Sí, tienes razón. Esta frase también tiene miga… mucha miga. Aunque entiendo que tácitamente sí deben tenerlo en cuenta, ¿no?

      • Eso espero,yo también lo vi hoy y me parece un artículo muy completo y con la voz de varios expertos en la materia.

  2. Yo también creo que, aunque de forma expresa no se recoja esa circunstancia como motivo de no idoneidad, por lógica, de forma tácita se aplica, no?
    Vamos, es que no creo que nadie que haya abandonado previamente a su hijo inicie después un proceso de adopción, no? Quizás por eso ni lo recogen….sería como el mundo alrevés.
    Es imposible enumerar todas las posibles causas de no idoneidad, (tampoco creo que figure en el listado el haber matado previamente a un hijo, el haberlo violado…..),pero el sentido común supongo que se usa.
    yo recuerdo que durante nuestra primera idoneidad, una de las funcionarias nos dijo “así como hay muchos hijos biológicos no deseados, no hay ningún hijo adoptado no deseado”….pero, no sé que creer leyendo estas noticias,
    Quizás en un principio todos son muy deseados, pero viendo que al final algunos acaban siendo abandonados por segunda vez, quizás se trataba de un deseo basado en una fantasía, en algo no real….
    Por otro lado, no me entra en la cabeza que abandones a tu hijo,
    Leo que algunos abandonos se dan cuando el niño lleva en la familia 6, 8, 10 años….no me entra en la cabeza……..

    • Respecto al tema del CI y los criterios… conozco directamente el caso de un matrimonio que tiene un hijo adoptado… Él por su parte tiene dos hijas ya mayores a las que no ha visto desde que se separó.. hace ya más de 20 años… y no porqué su mujer no le deje… Les dieron el CI sin ningún problema.. Supongo que él no dijo nada al respecto y los responsables del CI no indagaron…

      Espero que ese niño sea al final el niño ideal y no de ningún problema.. porqué sinó miedo me da la reacción del padre…Quizás no lo “devuelva” pero es muy capaz de enviarlo a un internado para siempre…. de hecho ya apunta maneras….E insisto no tuvieron ninguna traba en obtener el CI… al contrario salieron de las entrevistas encantados…

      Maria

      • Bueno, este es otro tema… que lo que tú no digas ellos no lo saben.

        Yo conozco un caso parecido. Un hombre casado en segundas nupcias que al hijo de su primer matrimonio no lo veía apenas (cuando lo hacía, era la segunda mujer la que gestionaba la relación)… Adoptaron 3 hijos y al tiempo se separaron… y lógicamente, hizo con el segundo pack de hijos lo mismo que con el primero. Eso sí, la relación entre los 4 hermanos es estupenda… gracias a las madres…

    • Pues a mí no sé si me parece más extraño que abandones a tu hijo después de 6, 8, 10 años… de intentar una relación que puede ser muy desgastante… o tirar la toalla cuando este acaba de llegar.

      Hace pocos días hablé con una conocida, que tiene un hijo de 5 años llegado de Rusia hace 1. Me decía que “si el niño no cambia su actitud, lo meteré en un internado. Le doy un año”. ¿Cómo puedes pretender que un niño con las vivencias del suyo esté perfectamente adaptado – y sea como tú imaginas que tiene que ser un niño – en sólo un año en casa?

      Me pareció muy, muy preocupante…

      • Creo madre de marte, que el problema estriba es que cuando se adopta un niño, no se tiene la suficiente información en casi ningun aspecto: el país del que procede tu hijo,las condiciones en las que puede llegar, los problemas que puede presentar….
        En general, los niños que vienen de los países del norte traen un tiempo de institucionalización de más de dos ó tres años y eso marca mucho a los niños, en Etiopía los niños suelen estar menos tiempo en los orfanatos y eso hace que la integracion en la familia sea más rápida. Todo esto lo digo en general, luego cada historia es distinta.
        Como ya comenté estoy haciendo unos cursos de acogimiento familiar y lo que te cuentan, ya casi te quita las ganas de seguir adelante, pero me parece que todos debemos tener claro donde nos metemos en cada momento y estos cursos tan prácticos y claritos van a servir de criba para que quienes estén/estemos interesados sigamos adelante o bien reconozcamos que no estamos capacitados para asumir esos retos.

      • Estoy de acuerdo en que cuando adoptamos no tenemos suficiente información; muchas veces, porque no hemos querido tenerla, porque hemos desechado toda la información menos positiva, porque nos quedamos con “tengo unos amigos que adoptaron una niña en Bulgaria y les va estupendamente” (y no nos planteamos que si no les va estupendamente seguramente no nos lo contarán), pero cuando alguien nos cuenta que su hijo agrede, rechaza, etc, lo apartamos con un “yo lo haré mejor, a mí no me pasará”…

        Para mí el problema no es tanto que estemos mal informados, como que no asumamos que la adopción es tan irreversible como parir un hijo. Esta mujer de la que os hablo se quejaba de que ella no se esperaba todo “lo malo” de su hijo (es un niño movido, desobediente, disperso, algo agresivo)… Yo le dije que yo tampoco me lo esperaba, pero que asumí que era parte de lo que había comprado… Ella no, ella cree que puede “devolverlo” porque no cuadra con sus expectativas.

        Por cierto, esto de que “en Etiopía los niños suelen estar menos tiempo en los orfanatos y eso hace que la integracion en la familia sea más rápida”, también tiene mucho de mito… Hay muchos niños etíopes con muchas dificultades de integración a pesar de no haber crecido en orfanatos, niños que son mucho mayores de lo que se les supone, y hablo de edad real y emocional, niños que rechazan la autoridad de los adultos (y sobretodo, de las adultas), niños a los que no se les ha dado la oportunidad de realizar el duelo por todas las pérdidas que han tenido, niños a los que se ha separado bruscamente de una familia que se cuidaba de ellos y les querían y que tienen grandes conflictos de lealtad, una gran añoranza, y un gran rechazo por las familias adoptivas…

      • Por eso digo que cada historia es distinta, en Etiopía y todos los sitios, hablo por lo que conozco, las familias con las que tengo más relación….
        Totalmente de acuerdo en que no hay discusión, tu hijo, es tu hijo para siempre, desde el momento en que lo pares, o desde el momento en que lo adoptas, para bien o para mal, sin vuelta de hoja.

      • Creo que es un tópico muy extendido… ya desde los cursos para el CI (aquí en Catalunya) muestran como contraste un orfanato rumano, enorme, helado, militarizado, con niños que parecen autistas… y un orfanato etíope, donde los niños sonríen, se prestan juguetes, se peinan unos a otros… me parece que por culpa de lugares comunes como este, muchos padres vamos a la adopción en Etiopía, en África, convencidos de que la cosa será fácil, porque los problemas vienen de la institucionalización (y la institucionalización “soviética” de los países del Este), y esto no nos prepara para la realidad, que es mucho más compleja y dura.

  3. Supongo que otro de los muchos mitos de la adopción, y otra de las formas en que no nos preparan a los futuros padres, es esa forma de “etiquetar” a los niños según su procedencia. A mí también me contaron que en los países del Este los problemas eran la institucionalización y el posible alcoholismo o drogadicción de las madres, mientras que en Africa los problemas estaban derivados de la desnutrición.
    ¡Ja! Hay niños africanos que vienen con graves problemas debidos al consumo de droga o de alcohol casero de sus madres, igual que otros que han sufrido muchísimo cuando les han arrancado de sus hogares para llevarles a un rosario de orfanatos mientras esperan ser “colocados”, a menudo en lugares donde ni siquiera hablan su lengua.
    No hay reglas fijas, no hay etiquetas, no hay casillitas. Y la famosa “mochila”, esa de la que tanto hablan cuando es algo abstracto y que se dice con facilidad, se traduce a veces en niños que no son perfectos, que no se “portan bien”, que no “obedecen”, que son agresivos, que no se integran… Y entonces se piensa que los niños no tienen “mochila”, sino fecha de caducidad, como si los pobres fueran yogures.
    Madre de Marte, pienso en esa conocida tuya que “le da” un año a su hijo… Que al menos no se mienta: no le está dando un año al niño, se lo está dando a ella misma. El límite no es del pequeño, sino de ella.

    • Sí, tienes razón. Pero yo creo que en realidad ya lo tiene decidido.

      La conversación la tuvo conmigo, y con otra madre de dos niños adoptados en Rusia (sumamente “difíciles”), y no dábamos crédito… con buenas palabras, las dos le decíamos que no, que no, que es una decisión irreversible, que lo que su hijo necesita es todo lo contrario: familia, y resistencia, y presencia, y aguante, y cariño, y estar allí… Y ella “lo que el niño necesita es que yo esté bien, si yo estoy mal no le hago ningún favor… mejor “fines de semana de calidad” que toda la semana de morros”… Y no la sacabas de ahí…

      Yo creo que está madurando la decisión, dándole vueltas al cómo, pero que lo tiene decidido… Ojalá en este año ella cambie.

      • “Tiempo de calidad” otra de las grandes mentiras de nuestro tiempo, como tenemos poco decimos que es mejor poco y de calidad que mucho, cuando el roce hace el cariño, aunque no sea “de calidad” y estés fregando los platos a la vez que estas con tu hijo. Tendríamos que cambiar “tiempo de calidad” por “el mayor tiempo posible”, cada uno en sus circunstancias, por supuesto.

      • Yo creo que ambas cosas son importantes, la calidad y la cantidad. Lo que está claro, es que la calidad, si no hay cantidad, no sirve de mucho…

  4. De acuerdo con esto de calidad sin cantidad, no sirve.
    Esta semana salió en prensa local un reportaje a 4 “mujeres triunfadoras”, con motivo del próximo día de la mujer.
    Una de ellas era una economista, de 39 años, madre de una niña de 4.
    Ella vive en Ginebra, tiene allí un supertrabajo, y su marido y su hija viven en España.
    Lo que hace, para darle a su hija “calidad” es venir a España 1 semana al mes…”y así le doy a mi hija tiempo de calidad”…..
    Osea, que es mamá de calidad 1 semana al mes…y el resto del mes?
    Y ella convencida de que es mejor la callidad que la cantidad……

    Respecto a la “mamá” que le da a su hijo recién llegado un plazo de 1 año….¿para qué es ese plazo?¿para que el niño aprenda a comportarse según lo que ella esperaba?¿según lo que ella considera que es normal?
    ¿Qué esperaba?

    De verdad que pobre niño…….

  5. Gracias madres más expertas.
    Yo también creo que la cantidad es importante. La verdad es que desde que volví al trabajo después del permiso de maternidad hay veces en las que me siento mal por estar haciendo, por ejemplo, la cena mientras mi hija está jugando sola. Pero hace unos días estábamos cada una a nuestro rollo (ella jugando y yo haciendo otra cosa) y la sensación que yo creo teníamos las dos era de tranquilidad e intimidad absoluta. Era el primer día que yo me sentía así desde que ella llegó. Y estoy convencida que ella también se sentía así. De hecho no intentó llamar mi atención con ningún pretexto. Yo creo que a eso se llega con cantidad (y, evidentemente, la calidad también tiene que estar por algún sitio).

    • Yo creo que estar allí, cerca, haciendo unas cosas mientras ellos hacen otras, es en cierta manera también tiempo de calidad… una calidad distinta que cuando les contamos cuentos, o hacemos los deberes con ellos, pero calidad también. Incluso sentarse a ver un rato de tele con ellos puede tener calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: