familia monoparental y adopción

La madre de Marruecos

1.

Yo: Hijo, ¿cómo eres tan guapo?

A: Me ha hecho así mi madre de Marruecos.

Yo: Seguro que era muy guapa, se debía parecer a ti…

A: ¿Sabes qué me dijo? Que me tenías que contar muchos cuentos.

2.

A: Pondremos en mi álbum una foto de mi madre de Marruecos.

Yo: No, hijo, no tenemos ninguna foto de ella… ¿Tú cómo te la imaginas?

A: Es muy guapa, y muy viejecita y por esto está a punto de morirse. 

3.

A: ¿Cómo se llamaba mi madre de Marruecos?

Yo: No lo sé, cariño, no lo sabemos… ojalá algún día lo podamos averiguar.

A: Yo sí que lo sé, me lo dijo cuando era pequeño. Pero me dijo que nunca, nunca, nunca, nunca, te lo dijera. Que era nuestro secreto. Que tú no lo podías saber.

Anuncios

Comentarios en: "La madre de Marruecos" (30)

  1. No tengo palabras. Supongo que la última respusta es fantasía no? Asi a todo seria un bonito secreto entre ellos. ¿Cuantos años tiene A.?

    A mi me gustaría tanto tener esas respuestas para mis hijos!

  2. Qué dulzura..

  3. Hay algo digno de destacar en estos diálogos, y es la libertad que siente A. para decir lo que dice son temor a lastimarte por dejarte fuera del secreto o en el haberli hecho a él tan guapo. Te parecerá una nimiedad pero comentarios así tan abiertos de un niño adoptado son….una enormidad. Algo que muchos de nosotros ni con 20 años de terapia nos atreveríamos a decir. Eso habla muy bien de ti. 🙂

    • Supongo que ayuda vivir con un hermano que habla sin reticencias ni complejos de su madre bio, de otros parientes… Yo la sensación que tengo es que se siente cómodo. Y seguro.

  4. Pienso como María, el o irle expresarse así habla de su libertad interior para sentir y poder expresarse. Y por otro lado, estos diálogos me hacen recordar algo que siempre me sorprende… la “fidelidad” que sienten hacia sus madres biológicas (mi hija expresa emociones similares).
    Itsaso

  5. El tercer diálogo me pone los pelos de punta. Esa necesidad suya de tener algo con ella.

    Un beso.

  6. Son conversaciones parecidas a las de mi hijo, que fue adoptado de bebé y tampoco tenemos datos, incluso una vez le puso nombre,se que son fantasías, pero es bueno que las exprese con naturalidad.

    • Es que lo que no se nombra, es como si no existiera. Y vaya si existe esa otra madre: existe en sus rasgos, en su biología y, quién sabe, en cuántos otroas aspectos. Esa historia prenatal es una parte importante de él mismo, y por eso es natural que quiera nombrarla, de alguna manera,para que sea para los demás tan tangible como lo es para él. En fin, no sé, no conozco a tu hijo, pero me lo puedo imaginar.

  7. Interesantes conversaciones… mi hija (4 años y medio…) en cambio no quiere oir hablar de su madre…. a la que sale el tema se pone seria…. lo evita… Me encantaría que pudiera hablar de ella con esa naturalidad… Cada niño es un mundo y supongo que deben seguir su propio proceso de maduración.. Para ella, tener otra madre equivale a ser distinta a sus hermanos… y está claro que de momento, eso no le gusta….

    Maria

    • Creo que a los 4 años, es más habitual lo de tu hija que lo del mío; en su caso, seguro que tener un hermano que también habla de su otra familia, ayuda. Yo creo que lo importante es ir dejándole hilos a los que cogerse para hablar del tema, de vez en cuando, no asumir que “no tiene interés en hablar del tema” y no volver a reabrirlo jamás… Que ellos vean que no es un tema tabú, ni peligroso, ni siquiera (si es posible) especialmente trascendente…

    • María, ¿cómo se sienten vos y tu marido cuando sale el tema? ¿Lo tienen “trabajado” ustedes o los pone incómodos? Digo, porque los chicos son muy perceptivos, y si mínimamente sienten o intuyen que alguno de sus padres se pone incómodo, nervioso o triste con el tema (aun cuando con palabras diga lo contrario), olvídalo, no va a querer hablar e incluso va a decir que no le importa y que no quiere hablar. Pero Madredemarte tiene razón: no le creas, sí le importa. Ya hablará o no, quizás no lo hable en casa pero sí en otro lado, con otra persona. O quizás hable de otra manera: con dibujos, con poemas, con música. Quizás tarde años. Un abrazo, que no es fácil lo de ustedes…

  8. Mi hija, que tiene 9 años va por rachas, pero siempre le gusta hablar de cuando fui a buscarla y se sabe la historia de memoria de tantas veces que la hemos repasado.
    Ayer, le recordé que los primeros días que estuvo aquí solo repetía que quería volver a “Topía”, y me dice “Ahora ya no quiero volver, no te creas…., bueno quiero ir a ver a mi madre de allí, y a mi familia, pero luego vuelvo contigo, eh!”
    Así que de momento en esas estamos

    • Nosotros hablábamos justo hoy con el mayor de volver a Etiopía… Siempre decimos que iremos cuando él tenga 10 años, y me intentaba convencer de que lo hagamos antes… cuando tenga 9… u 8…

  9. Qué conversaciones tan dulces…y que bien que tu hijo, tan pequeñito, sea capaz de hablar así…..
    Mi hija está muy orgullosa de haber nacido en Rusia, y le encanta hablar de cuando la fuimos a buscar, y en cuanto en el telediario hablan de Rusia, sube el volumen para oir las noticias (que, lógicamente, no entiende)….pero todo lo que que sea “Rusia” le encanta.
    Durante la ola de frío de febrero, yo le decía, ponte el gorro y la bufanda que hace mucho frío, y ella contestaba “Yo no lo necesito, ¿no ves que yo nací en Rusia y aguanto el frío mejor que vosotros?”……..

    • A los míos también les gusta mucho hablar de sus países de origen, el peque está en una etapa donde todo es “Marruecos” (en Marruecos vi esta peli; en Marruecos tenía un amigo que se llamaba tal; en Marruecos vi tal cosa o tal otra… cualquier cosa de la que hablamos, él la hizo antes en Marruecos), pero creo que el hecho de que hablen sin tapujos de sus madres bio va todavía más allá…

      • Y en este caso madredemarte qué haces? le dices que no es cierto que vió tal peli en marreucos o le dejas seguir con la fantasia?

      • Normalmente le dejo seguir, pero sin “validarla”. Le digo, “¿ah sí? Anda, qué interesante!”… Pero también a veces le digo que tiene mucha imaginación, que están muy bien las historias que inventa y que algún día podrá escribir cuentos. Me parece una manera de darlas por buenas, de darle “permiso” para seguir contándolas… sin aceptarlas como verdad.

      • Mi hijo a menudo me cuenta algo que hacia cuando era pequeño, pero luego intenta que se lo valide, me pregunta, ¿hacía eso mama? y no siempre es fácil contestar.

      • Supongo que es más difícil si no sabes si son recuerdos reales o fantasías… en el caso de mi hijo, casi todo lo que dice recordar de la madre (y padre) bio, difícilmente puede recordarlo, porque está en la crèche desde los 20 días… igualmente, las historias de películas, leones o cocodrilos son fáciles de descartar…

  10. Yo volvería con ella, ya, este verano o el próximo. Otra cosa ya es ¿ de donde sacamos la pasta para el super viaje???
    A ver si pasa esta puñetera crisis y podemos ahorrar algo para ir a conocer a la ethiopian family.

    • Nosotros, aparte de ahorrar, vamos a esperar porque el peque es demasiado pequeño para viajar a Etiopía. Me parece un viaje complicado y hasta un punto peligroso para hacerlo con un niño de 4 años. Así que la fecha marcada es los 10 (dentro de 2… espero que podamos hacerlo, y compartirlo aquí).

      • Yo no lo veo peligroso, lo veo aburrido para un niño de esa edad. Cuando viajamos a por la peque vino L de 4 años recién cumplidos entonces, y menos mal que estábamos en el Ghion donde podía jugar, si no con lo activa que es se hubiese vuelto majara.
        Addis no es una ciudad para pasear con niños, salvo Entoto y alguna excepción más. Fuera si es posible ver sitios mágicos: Gondar, Bahir Dar, etc. Es ahí donde iremos cuando volvamos ( para que vea la parte bonita de su país que no tiene relación con su población de origen) pero en Addis estaremos lo menos posible.
        La ventaja de ir a los sitios anteriormente mencionados es que se llega fácilmente
        en avión, un viaje de días de coche para niños pequeños puede ser muy aburrido ( aunque para ir a K si se precisa coche y horas).
        Por cierto, no se a quien se parece A., pero es guapísimo. Y se parece a ti, supongo que te lo habrán dicho alguna vez .

      • Cuando dije peligroso pensaba en temas de salud (fuera de Addis), vacunas, malaria, etc. Nuestra idea es hacer un viaje que combine el turismo (en el Norte de Etiopía) con el regreso a su ciudad, para aprovechar el desplazamiento y también para que sea menos trascendente. Como hicimos el año pasado en el pueblo de A., donde, aunque aprovechamos para ir a la crèche, ver a la gente que dejamos allí… en realidad fuimos de veraneo.

        Sí, sé que se parece a mí (en versión hipermejorada). Lo curioso es que B., en negro, se parece a mi hermana… Y también me dicen a menudo que se parecen entre ellos (me han llegado a preguntar si son gemelos!!!!!)

      • Jaja la madre de una amiga mía le pregunto a ella si mis peques ( una china y la otra etíope) eran hermanas biológicas…
        En cuanto a las vacunas las pueden llevar todas , y Malarone hay tb para niños.
        Si, yo creo que lo mejor es combinar viaje de retorno+vacaciones y visita de lugares bonitos, y el Norte tiene lugares muy especiales.

      • Sí, lo sé… pero no es lo mismo con 4 años que con 7. Tampoco la manera de vivir, de disfrutar del viaje, es la misma… y como es un viaje que no podremos repetir muchas veces (ojalá sí), prefiero dejarlo para un poco más adelante, tengo la sensación de que nos aprovechará más.

        Te aviso de que vas a ser mi consultora privada en temas médicos y turísticos!!

  11. Felicidades. Oír a tu hijo hablar con esta libertad y tranquilidad deber ser reconfortante. Y me encanta esa facilidad que tienen los niños para aprovechar cualquier oportunidad para sus propios objetivos 🙂 Ya sabes; a leeerle cuentos!

    Nosotras estamos, creo, empezando a constrir la “identidad” porqué la frase que oigo más a menudo es “cuando yo era pequeña…” y sus, creo, fabulaciones. Yo poca cosa puedo decir; sólo puedo escuchar. Si pretendo intervenir se acabó su monólogo. Ya tuve mis oportunidades contándole lo que sé de su historia; supongo que las volveré a tener. Por el momento la escucho y leemos algunos cuentos que creo la ayudan a ir pensando en su historia (y a mi a continuar hablando de ella).

    Las fotos, videos e historias de las visitas y los viajes también la motivan mucho.

    • Mi hijo mayor, durante mucho tiempo, cualquier cosa que inventara había sucedido “cuando él era pequeño” y “en casa del abuelo” (siempre pensaba que era materialmente imposible que hubiera hecho, visto y pensado todo aquello en los pocos días que pasaba en casa del abuelo sin mí). El pequeño, todo lo traslada a “cuando era pequeño, en Marruecos”… Donde tenía amigos leones, veía a niños caerse por la ventana y vivía todo tipo de aventuras dignas del mejor Tintín.

  12. Ay…por dios…!! Cuántos secretos guardan ellos en sus corazones…qué precioso final para una conversación llena de amor…él se guarda su secreto para él…cuánta inocencia…Estoy emocionada…qué bonitas sus palabras…y qué aventurero tu hijo decidiendo que él decide sobre sus secretos y sobre cuándo y con quién los comparte…me ha encantado!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: