familia monoparental y adopción

Primos

Los jueves de mi infancia eran días de primos.

Nos venía a buscar mi abuelo en coche al colegio y nos llevaba a su casa, donde todas las tardes del mundo mi abuela y su hermana, que vivía dos pisos más arriba, se sentaban en el salón a coser y charlar.

Mientras, los primos merendábamos, jugábamos en el jardín, hacíamos los deberes, leíamos la revista Cavall Fort (¡¡qué batalla por ser los primeros, el día que llegaba!!), mirábamos la tele, nos peleábamos…

Le escribíamos cartas a P. el año que se fue a trabajar a Estados Unidos.

Nos sentábamos debajo de la mesa a escuchar las fascinantes conversaciones de los mayores.

Crecíamos.

Mis primos fueron una parte importante de mi infancia. No sólo de las tardes de los jueves, también de las vacaciones y los fines de semana, que a menudo compartíamos en casa de los abuelos. Primos, y primos segundos, y hasta algún tío joven, porque la clasificación se hacía por edades y no por el parentesco estricto.

Una de las cosas que más tristeza me producen es que mis hijos (por ahora) no tengan primos.

 Mis primos y yo nos perdimos de vista cuando la abuela murió. El abuelo vivió muchos años más, y todos los nietos seguimos manteniendo relación con él, pero el pegamento que nos aglutinaba desapareció con la muerte de la abuela.

Las primeras Navidades, una de mis tías intentó heredar la tradición de reunirnos en su casa, pero fue la última vez que sucedió. Al año siguiente cada familia nuclear comió en su casa, en petit comité.

Los hermanos, la generación de mi padre, siguieron en contacto: sabían unos de otros, se pedían consejos y ayuda, se veían de vez en cuando. Pero cada uno hacía su vida y pasaron muchos años sin que viera a mis primos.

Hace dos años, mi prima C. se casó. Y nos invitó a todos a la boda. Nos sorprendió que prefiriera invitarnos a nosotros, después de 20 años sin saber unos de otros, en vez de a sus amigos. Pero nos gustó reencontrarnos y reconocernos, poder hablar como si el tiempo no hubiera pasado, ver en los demás gestos y rasgos de los abuelos, gustarnos.

Porque nos caímos bien.

Y decidimos organizar, como mínimo, una calçotada anual.

Así que, una vez al año, los primos, que nos seguimos los unos a los otros por Facebook, proponemos una cita y organizamos a tres generaciones de la familia (nuestros padres y nuestros hijos… que de momento son solo 3, mis dos enanos y el hijo de 2 años de mi prima pequeña), hacemos un excel para repartir responsabilidades, intercambiamos recetas y rutas… y finalmente, después de unas semanas muy intensas de epístolas cibernéticas…

…nos encontramos.

El fin de semana pasado fue la calçotada. No estábamos todos, porque a alguno le tocó trabajar, pero sí éramos la mayoría y había representantes de todas las ramas familiares. Me sorprendió ver a las tías casi iguales que hace 20 años, y a los tíos, los hermanos, convertidos en abuelos, y casi idénticos entre si: las canas y las décadas les han hecho ganar en similitudes y ahora son copias de su padre. Los primos no cambiamos mucho de año en año, pero aún así, siempre descubres cosas nuevas: trabajos, aficiones, parejas, gustos.

Somos muy distintos los unos de los otros. 8 primos de entre 20 y 40 años, desde la fashion victim al perro flauta, desde el becario de ciencias al parado,  desde la madre de familia al soltero de oro… pero, ¡¡que parecidos somos a la vez!!

Cuando terminó la calçotada familiar, les pregunté a mis hijos qué les había gustado más del día. A. me dijo que jugar al pilla con sus (mis) primos mayores y el fuego. B. me dijo que el partido de futbol que jugaron representantes de las 3 generaciones, los calçots con la salsa de su tía H. y…

…y tener un primo pequeño.

Anuncios

Comentarios en: "Primos" (4)

  1. Te entiendo perfecto esa sensación de reunirte con primos que ves poco, incluso algunos que hace años que no ves. Nosotros hace poco hicimos una Convención familiar, los descendientes de mi abuela materna y sus cuatro hermanos, que de 1900 que se casaron los bisabuelos a 2011 que hicimos nuestra convención llegamos a 537, más los dos sobrinitos que nacieron después del recuento “oficial”.

    Para nuestra reunión familiar que duró tres días logramos juntarnos alrededor de 250 parientes, venidos de muchos lados de México. Hubo de todo lágrimas de emoción, muchísimas risas, comida deliciosa que muchos hacia años que no probaban, recuerdos, juegos, una mega foto familiar que lograrla llevó un buen rato, un video con fotos desde la boda de los bisabuelos hasta todas y cada una de las familias que actualmente estamos, etc. Y en Facebook hemos seguido en una permanente convención cibernética en un grupo que nos ha servido para reírnos, llorarnos, emocionarnos, ponernos nostálgicos, solidarizarnos, felicitarnos, cobijarnos, volver a reír y volver a llorar, platicar, etc. Y así como dices, somos muy diferentes, pero nos unen los recuerdos y un gran sentido de vivir la familia. Mis hijos volvieron fascinados y esperando que muy pronto se organice otra.

    • Lo vuestro ya son palabras mayores… nuestros encuentros son más modestos, pero bueno, es una medida manejable, así que nada que decir…

  2. Yo también te entiendo… tengo muchos primos (unos 20) más sus parejas, más sus niños… y nos juntamos todos (primos, tios y allegados) al menos 3 o 4 veces al año para celebrar San Antonio, La Inmaculada, el día de Reyes, etc. En los dos últimos años también nos hemos reunido para el día 25 de diciembre. Y para mi esas reuniones y esos momentos son mágicos… no tienen nada de especial pero lo tienen todo porque te sientes querida y reconocida en tus familiares. Felicidades por haber recuperado los reencuentros familiares!

  3. Que bonita la escena que describes, y cuan necesaria es la familia extensa en los tiempos que vivimos. Por lo menos una vez al año, para recordar y ser pequeños durante un momento otra vez. Esa escena de la infancia que describes se parece muchísimo a la mía, todos juntos, como hermanos, creciendo.
    Mi familia es un poco especial, mi abuela estuvo muy unida a sus dos hermanas mayores (de jóvenes pero ya casadas, llegaron a vivir en el mismo piso las tres con sus maridos y sus hijos pequeños) y los hijos de las tres se trataron como hermanos toda la vida (aunque realmente son primos hermanos). La muerte de la hermana mayor empezó la desintegración, y la enfermedad de mi abuela ha terminado de finiquitarla. Donde hay familia, también hay conflictos… Espero que con los años los primos mantengamos el contacto, aunque no sea tan intenso como el que tuvieron nuestros padres. Ojalá podamos reunirnos a veces, para ver como le va la vida a los demás… Al fin y al cabo hemos vivido cosas juntos que no compartimos con nadie más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: