familia monoparental y adopción

Abrazos

Hay que abrazar a nuestros hijos cuando menos se lo merecen… porque es cuando más lo necesitan.

No recuerdo dónde lo leí; pero intento aplicarlo siempre.

Anuncios

Comentarios en: "Abrazos" (14)

  1. Yo también lo aplico, al menos mi hijo necesita mucho ese contacto y el abrazo le reconforta y le alegra. Siempre fui una persona de pocos besos y abrazos, tal vez porque en mi familia tampoco son muy achuchones,pero con mi hijo me he reconvertido porque siento que lo necesita.

    • Yo tampoco soy muy efusiva… pero los abrazos a mis hijos, no sólo los necesitan ellos… ¡¡los necesito yo!! Me pasaría el día achuchándolos… y aprovecho ahora que son pequeños, que pronto ya me dirán aquello de “delante de mis amigos no”…

  2. Yo también ,lo hago…mucho…creo que aveces los agobio (….).
    Me encanta abrazarlos, besarlos y que me den besos, y se los doy y se los pido:
    “Anda, dame un besín….”
    Y cuando salen corriendo del cole y vienen corrindo y te abrazan y de un salto se cuelgan de tu cuello….qué guay!!!!!
    Y cuando se van a la fila antes de entrar al cole y se dan la vuelta y te dicen: “mami, un besín….”
    Me encanta…
    Y cuando “no se los merecen”, también,
    Creo que aportan mucha seguridad en eso que tanto les decimos de “somos tus papás para siempre”…y ese siempre es “en lo vbeuno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, cuanto te riñó y cuando te premio…..”

  3. Los besos y las caricias; yo nunca he besado tanto en mi vida, y cuando se acuesta y está para dormirse: “Mamá , hazme caricias” en la frente, en la cara, en los ojos, en la nariz…., y en menos de dos minutos se queda roque, si por la noche se revuelve o está intranquila, unas caricias y magia borragia, vuelve la tranquilidad.
    Yo tambien pienso madre de marte, que tenemos que aprovechar ahora, que dentro de nada, serán más esquivos, así que siempre que quiere duerme conmigo y como no son todos los días, los disfrutamos mucho.

  4. De acuerdo con todo.

    Además en algún sitio también leí eso de la importancia de reparar todos los momentos desconexión emocional (me refiero a cuando lloran, apartan la mirada… espero explicarme medio bien, me quedo el concepto, no el término). La manera de repararlo era, por supuesto, la reflexión sobre qué y porqué ha pasado, y el abrazo (que según el contexto iría antes, después, o antes y después). Creo que ha sido una de las mejores estrategias que he utilizado. Ha sido tan efectiva que ella misma me pide el abrazo cuando está medio perdida por quién sabe qué derroteros y/o no se está “portando bien.” Eso la ayuda a tranquilizarse y reconectarse emocionalmente conmigo. Y a mi también me ayuda.

    • Suena muy interesante. ¿Me lo puedes explicar con un ejemplo?

      • Supongo que es lo mismo que dices en el post “Hay que abrazar a nuestros hijos cuando menos se lo merecen… porque es cuando más lo necesitan.” Pero de otra manera.

        ¿Un ejemplo? A ver si sirve… cuando contradigo, reprimo… a mi hija, ella a veces se enfada y muestra su enfado llorando, con pataletas… y no quiere saber nada de mí (como muchos niños vaya). Antes o después de la reflexión para que se dé cuenta de qué ha pasado y poder mejorar va un abrazo. Supongo que es una de las tantas maneras de decir “yo siempre te quiero igual, aunque tu comportamiento no sea ejemplar.”

        La verdad es que además del uso “normal”, esta técnica del abrazo nos fue muy bien al principio (cuando llegó y poco podíamos comunicarnos mediante las palabras). A veces, cuando no nos entendíamos, ella recurría a los lloros, enfados… que poco nos ayudaban. A partir de ese consejo de reparar las situaciones de desconexión, yo me acostumbré a abrazarla (evidentemente sin reflexión; el tema era otro en esos momentos). Esos abrazos supongo que nos ayudaron a conectarnos y han ido fundamentando esas reparaciones y/o reconciliaciones de momentos complejos.

  5. Muy buena frase, también la aplicaria a todos, no solo a los niños, porque un abrazo inesperado lo cura todo¡¡:-)

  6. Quiéreme cuando menos me lo merezca,
    porque será cuando más lo necesite”
    Por Rosa Jové, psicóloga.

    • Pues no sé si lo leí aquí, quizás sí, porque el artículo lo había leído… Aunque no sé si se puede aplicar a mis hijos. Ojalá lo más peligroso que hubieran pedido es ir sin atar en el coche!!!!

  7. Pues sí, son muy reconfortantes para mi hijo, pero para mí son absolutamente necesarios; muchas veces le digo: Manuel, vamos a achucharnos, normalmente en un momento de agobio, en el que hay muchas cosas que hacer, tenemos tiempo justo de baño, cena, etc y se empieza a palpar la tensión, nos damos unos achuchones unos minutos y toda va mejor. Lo mejor de todo es que muchas veces, me lo pide él: mami, vamos a achucharnos!!! me lo como!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: