familia monoparental y adopción

Colecho

Reconozco que antes de tener hijos estaba convencida de que los niños tenían que dormir en su cuarto, y en su cama, y los padres en el suyo.

Reconozco que antes de tener hijos estaba convencida de que los niños que dormían con sus padres eran unos malcriados.

Reconozco que ant esde tener hijos pensaba que los niños se acostumbraban a cómo les educabas.

Todo esto fue antes de tener hijos. Sí.

Cuando llegó B. a mi vida, decidí seguir mis claras y estrictas ideas pedagógicas y ponerle a dormir en su cuna, en el que iba a ser su cuarto.

Funcionó un par de semanas.

Después empezó a despertarse, no una sino 4, 5… 8 veces por noche. Y yo hacía lo que me había recomendado la psicóloga: sentarme a su lado y hablarle, sin sacarle de la cuna, esperar a que se durmiera.

A veces tardaba 20 minutos. A veces, 2 horas.

Y la cosa empeoró cuando empezó la guardería.

Un día, llamé desesperada a mi amiga M. Llevaba 3 noches sin dormir. Me invitó a comer a su casa, y después de comer, me hizo tumbarme en el sofá y se llevó a los niños (el mío y la suya) con ella a jugar.

Fue la mejor siesta de mi vida.

Porque B. tampoco dormía siesta. O mejor dicho, sí la dormía, pero nunca en su cama, en casa, cuando yo estaba agotada: iba con las pilas cargadas hasta que, desesperada, la metía en el carro… y entonces, 20 minutos después de arrancar, caía rendido.

Justo cuando yo no tenía una cama a mano.

Y aún así, seguí insistiendo. Si perserveraba lo suficiente, B. entendería que tenía que dormir en su cama, en su cuarto, y que yo seguiría estando allí al día siguiente.

Una noche, B. se había dormido en mi cama, yo estaba cenando con unas amigas. Cuando se fueron, me tumbé en mi cama… y en vez de llevar a B. a su cuna, le dejé ahí.

Dormí casi de un tirón.

B. se despertó, claro, pero no se desveló: estiraba la mano, se acercaba a mi calor, y seguía durmiendo.

O sea: llegué al colecho por desesperación.

Y entonces empecé a leer sobre el tema.

Y descubrí que casi todas las culturas del mundo practican el colecho. Que ninguna, excepto la occidental, considera natural que los niños duerman solos. Que probablemente, no es natural: durante cientos de miles de años, el niño que no dormía con los adultos, tenía muchas probabilidades de morir en el intento.

Que no hay ningún estudio que evidencie que los niños que comparten lecho con sus padres, abuelos u otros hermanos tengan en la vida adulta problemas distintos que los niños que han dormido solos.

Ah!, y descubrí que se llamaba colecho.

Y empecé a mentir, claro. Le mentía al psicólogo, a las maestras, al pediatra… ¿El niño? En su cama y en su cuarto, ¡por supuesto!

Porque cuando no mentía, enseguida tenía que oír aquello de “le estás malcriando”… “esto no es educar a tu hijo”… “no lo sacarás nunca de tu cama”…

Pero también descubrí que no era la única que mentía: muchas familias, muchas más de las que nos pensamos, practican el colecho. Sólo que no lo cuentan para no oír este tipo de recriminaciones. Hasta que tú sacas el tema… y te sientes menos solo. Menos incomprendido.

Hace algunos días, discutí con una compañera de trabajo sobre este asunto. Ella decía que meter a los niños en la cama de los padres era lo peor que se podía hacer… escuchándola, llegabas a la conclusión de que era casi motivo para la retirada de custodia…

…pero esto no era lo peor: lo peor es que era incapaz de aceptar que las familias que escogen el colecho no lo hacen porque desistan de educar a sus hijos sino que eligen esta opción precisamente como una forma de cuidar y de educar. Que lo hacen pensando en el bien de sus hijos, tanto como los que escogen la opción contraria.

¿Y os acordáis de todos los que decían que a B. no lo sacaría nunca de mi cama?

3 años después de llegar él, se sumó a nuestra familia el pequeño A. Y en ese momento, B. decidió que los dos hermanos iban a dormir juntos en sus camas. En su cuarto.

Y así hasta hoy.

Anuncios

Comentarios en: "Colecho" (90)

  1. Cuando los niños duermen conmigo, en fines de semana y vacaciones, lo hace un día cada uno en mi cama. Les gusta, a mí también, y, como ya son mayorcitos, al mismo tiempo consigo, que tengan claro cuál es su cama.
    Vaya ese dato por delante.

    Lo malo del colecho, en mi opinión, son los extremos a los que hay quien llega. Es lo mismo (ojo: tema tabú) que la lactancia: es buenísima, ya lo sabemos, pero de creer que es buena, a seguir dándole la teta hasta que puedes tener una conversación con el niño mientras mama, de lo mayor que es, hay bastante trecho. Y en esto del colecho se oyen algunas cosas un poco heavys, creo yo.

    Por otra parte, hay otra cuestión: ¿es lo mismo cuando se trata de dormir con el padre o la madre, como en tu caso y (casi siempre) el mío, que cuando hay una pareja? A mí no me parece exagerado decir que el colecho (o un colecho excesivamente prolongado, al menos) no es lo mejor para la vida nocturna de pareja (y no hablo exclusivamente de sexo). ¿Tú qué crees?

    Buenos días.

    • Supongo que en el caso de ser pareja, depende en primer lugar de que el colecho sea una opción de los dos. Cuando es sólo de una parte de la pareja, probablemente genera muchas tensiones. Si es una opción compartida, seguramente habrá parejas perfectamente capaces de seguir teniendo intimidad (como pareja) a pesar de tener a sus hijos durmiendo con ellos, otros que no consiguen conciliar estas dos facetas… y otros a los que les viene muy bien que los niños les impidan, precisamente, tener vida de pareja (y no, tampoco me refiero solo al sexo)…

  2. Me ha gustado mucho leer vuestra historia… supongo que el pequeño B lo unico que necesitaba era sentir que estabas ahi, cerquita. A mi hija tambien le pasa, desde q nacio a necesitado dormir cerca nuestro y nosotros encantados con la idea. Un besazo

  3. Yo creo que, como casi siempre en los temas de crianza, la opción que elijas es incorrecta cuando lo que te empuja a esa elección es tu propia necesidad, no la de tu hijo. El caso que conozco más cercano de colecho prolongado (el niño tine casi seis años) creo que responde más al terror de la madre a dormir sola que a la necesidad del niño…
    Lo mismo con otra madre que dejó de trabajar hasta que sus hijos llegaron a P3: no soportaba su vida laboral ni su matrimonio, así que se refugió de su vida real en casa. No creo que fuera una buena opción para esos niños, a pesar de que me parece una opción estupenda sobre el papel.

    • Estoy de acuerdo contigo, Noe. Los casos que comentas parecen claros, y además yo creo que son numerosos. Llámese colecho, llámese clases de piano.

      Pero tu primera frase yo la matizaría algo, porque, aunque las prioridades deban estar y estén claras, creo que también hemos de tener en cuenta nuestras propias necesidades.

      Que el extremo contrario, de renuncia, digamos, forzada (algo que me parece también frecuente, y fruto de un concepto equivocado de lo que es ser buen padre o buena madre), conlleva ciertos males. Es decir, lo primero son los niños, pero no nos perdamos de vista a nosotros mismos, no vaya a ser que, cargados de buenas intenciones e incluso con gusto, estemos acumulando una deuda que luego nos pase factura.

    • Bueno, en mi caso me empujó mi propia necesidad de descansar… pero entiendo a lo que te refieres: creo que hay que escuchar las necesidades del niño, no los miedos de la madre (o los padres).

  4. Aquí otra madre que podría decir exactamente lo mismo que tu, palabra por palabra, sobre el colecho. He cambiado de opinión en muchas cosas desde que están mis hijos en casa, y ésta es una de ellas. También he mentido, para no sentirme juzgada, y he hecho lo que he considerado mejor para mi familia, sin dar explicaciones a nadie.

    Al final hemos seguido nuestro instinto, y nos ha funcionado.
    A mi, el colecho me ha permitido dos cosas que yo considero fundamentales: dormir (descansar, sobre todo el primer año) y disfrutar de mis hijos.

    ….

  5. Hola,yo nunca había pensado en la posibilidad del colecho ni en la lactancia prolongada antes de tener hijos,pero el maravilloso mundo de internet me llevó a leer sobre estos temas.Y se me hizo la luz…de repente vi esas opciones tan lógicas,tan beneficiosas para todos que decidí probar y pasados 5 años creo que fueron dos buenas decisiones.
    Muchas veces colecho y lactancia van unidas,ya que el primero facilita enormemente la segunda y hace que durante las tomas nocturnas no llegues a despertarte ya que arrimas tetilla y tanto el niño como la madre siguen durmiendo casi de inmediato.
    En mi caso el colecho con mi hijo mayor no me trajo noches plácidas,ya que ha sido un niños con muchos despertares hasta bien entrados los 3 años.Pero me trajo muchas otras cosas…una cercanía física que me hacía y me hace disfrutar de cada noche,de cada despertar mañanero ,de cada vuelta en la cama,les veo tan cerca,tan tranquilos,sin miedos,tan seguros que no dejo de pensar que es una pena que haya padres que se pierdan esta opción porque no está bien vista.Yo decidí que haríamos colecho hasta que a alguno nos dejara de apetecer hacerlo.
    Con la lactanciaprolongada lo mismo ,decidí continuar hasta que ellos o yo nos cansáramos y sigo lactando al mayor que tiene 5 años.El pequeño con año y medio se ha destetado y lo he respetado igualmente.
    No entiendo que tomar leche de vaca esté mejor visto que tomar leche de madre,creo que esos comentario son falta de información.Biológicamente si no estuviéramos influenciados por este mundo occidental todos colecharíamos y tendríamos lactancias hasta los 4-7 años.
    Yo muchas veces me callo y otras doy publicidad de esta forma de ver las cosas,para normalizarlo y que no se vean tan descabelladas.
    Doy teta porque creo que es lo mejor para mis hijos,no soy una abnderada de nada.Creo que la teta es mucho más que alimento y que sólo tiene ventajas para mí y para ellos.Y no veo ningún motivo para dejar de lactar si a nosotros nos gusta hacerlo.
    Ya no me molestan ciertos coemntarios sobre si la teta es vicio o es caca o que la va a tomar has que haga la mili…paso…mi hijo es igula de independiente,igual de autónomo e igula de feliz que los que toman la leche de otra mamífera que no es su madre…o lo que no gusta es que chupe de un envase con una connotación sexual muy clara????

    Bieno,que me voy del tema.Gracias,madre de marte ,por sacar estos temas.

    un abrazo,
    Mariluz

  6. Tengo mis dudas:
    ¿Qué es colecho?
    Conozco casos de niños que, directamente, no tienen su propia cama, sino que la cama que hay en la casa es la “cama familiar”….
    Y los peques ya van cumpliendo añitos……
    Entiendo que eso es colecho.
    Que el niño duerma un día en la cama de los papis, (casi siempre porque a los papis ese día se nos antoja)….creo que eso no es colecho, eso es disfrutar de nuestros peques, pero como algo puntual.
    Vamos, eso es lo que yo hago….y casi siempre coincide que son los fines de semana o vacaciones, y casi siempre, a mitad de la noche, el papá o yo nos levantamos , cogemos al peque y lo metemos en su cama, proque de verdad que, da gusto abrazarlos y sentir que están ahí, pero dormir, dormir……se duerme mejor con más espacio……
    Y cuando el papá se levanta a las 7 para ir a trabajar, va a la habitación de los peques y los lleva a la cama donde duerme mamá para que duerman juntos un par de horas…..eso es colecho?
    Eso se hizo toda la vida (al menos en mi casa)….y nunca se llamó colecho, se llamó “podemos dormir contigo en tu cama?”
    Hablo cuando los peques ya tienen 3 años o más….
    Cuando son bebés no lo he vivido, pero me parece que puede hasta llegar a ser peligroso meterse en la cama 2 adultos con un bebé de pocas semanas…
    Ahora bien, no sé lo que es tener en casa un bebé que llora cada 2 horas….de verdad que no sé lo que haría en un caso así….
    Afortunadamente, mis peques son dormilones, dormilones….así que, si los meto en mi cama no es para que me dejen dormir, sino porque me apetece sentirlos cerca…….
    Respecto a lo de la lactancia….opino igual que Portorosa: sabemos que es buenísimo para la madre y sobre todo para el peque, que los primeros 6 meses el peque no necesita nada más que la leche materna, pero…..con 4 ó 5 años, que el peque se puede comer un bocadillo de jamón, seguir dándole la teta…..

    • Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y de la Asociación Española de Pediatría son: Lactancia Materna exclusiva los primeros seis meses de vida y acompañada de otros alimentos hasta los dos años de vida y más allá si así lo desean el niño y la madre.
      Por qué está bien tomar leche de vaca y mal tomar leche de mujer??? por que no es “normal”?? Y lo que es no habitual o diferente es malo necesariamente??
      Se entiende por colecho el dormir en la misma habitación que los progenitores aunque no sea en la misma cama.Para dormir con los bebés muy pequeños hay unas sencillas normas de seguridad y el colecho disminuye el índice de muerte súbita.Sorprendente??

  7. Biológicamente si no estuviéramos influenciados por este mundo occidental todos (…) tendríamos lactancias hasta los 4-7 años.

    No tengo datos que mostrar, pero no estoy de acuerdo. Me gustaría que alguien pusiera un ejemplo, de cualquier otra cultura, tribus amazónicas, tuaregs, bosquimanos, lo que quiera. Empezando por nuestros antepasados, da igual lo remotos que sean.
    Por no hablar del resto de la naturaleza, claro, donde nuestros compañeos mamíferos dejan de mamar, todos, mucho antes que nosotros.

    Yo creo que precisamente la sociedad occidental es la única que permite, materialmente, prolongar la lactancia tanto tiempo, si uno quiere. Cualquier niño en otra sociedad a esa edad es tratado como alguien mucho más adulto que aquí.

    Yo admito que personalmente veo antinatural que un niño de 5 años mame. Bueno, creo que lo es, literalmente hablando. ¿Que además es malo, poco sano psicológicamente? No tengo ni idea.

    Ahora, cada cual tiene el derecho a equivocarse con sus hijos como quiera 🙂

    • Dices que ves antinatural dar de mamar con cinco años,pero no dices el motivo.Y además das por hecho que es una equivocación que estamos cometiendo quienes lo estamos haciendo,pero tampoco dices por qué.
      Si te fijas en tribus no occidentales,los niños son tratados como adultos antes que aquí y sin embargo se practica mucho más la lactancia a demanda,el porteo y el colecho….quizá tenga algo que ver.
      Y no hay que irse a otro continente,aquí muchas de nuestras abuelas lactaron a sus hijos hasta bien mayores y no se veía como algo negativo sino como una norma.Y las clases pudientes contrataban a amas de leche para que sus hijos se beneficiaran de la leche materna.
      Dicen que el destete espontáneo se daría de media entre los dos y cuatro años,pero que algunos niños mamarían hasta los 6-7 años.De hecho pocos niños maman más allá de esta edad aunque pertenezcan a familias locas que deciden lactar hasta que el niño lo pida.
      Actualmente la mayoría de las madres son las que destetan al niño influidas por la presión social,la norma cultural (de lactancias cortas),la presión publicitaria o la actividad laboral.
      Los estudios antropológicos sugieren que la duración natural de la lactancia se extiende más allá de los dos años:
      -PESSL M. GROWING AND BREASTFEEDING.in:ILCA,Jones,Bartlet,editors.Core curriculum for Lactation Consultant Practice.London,UK;2002,Part VIII.Chapter 29.p.441-51

      Y lo que comentas de los otros mamíferos….quizá tiene una lactancia proporcional al número de años de vida que tienen,quizá es que los humanos nacemos demasiado prematuros y necesitamos 1 año para conseguir caminar y varios años para destetarnos.

      • Digo que me parece antinatural, literalmente hablando. Creo que es algo forzado, lactar con 5 años. Pero efectivamente no tengo datos.

        Y no he dicho que me parezca mal. De hecho, he preguntado retóricamente si lo era y he dicho que no tenía ni idea.

      • Es decir, no he dicho que estéis equivocados.

    • bueno… yo no es que esté en un bando o en otro, pero no es cierto que el resto de mamíferos dejen de mamar mucho antes que los humanos, los chimpacés que comparten con nosotros más del 90% de los genes y que su embarazo dura más o menos como el nuestro (unos 8 meses) maman hasta los 3 años y a veces hasta los 5 (no lo he sacado de una web de lactancia)… así que quizás si que cómo ha dicho alguien los dientes de leche se llaman así pq estan mientras los niños maman… de hecho el hecho de tener dientes no impide mamar, hay bebes a los que les salen los meses a los 2 meses y no por ello pueden empezar a comer carne.

  8. Antes de nada y para fundamentar mis ideas sobre el colecho, quiero comentaros mi curioso caso: mi madre disfrutaba muchísimo durmiendo conmigo, durmió conmigo los primeros meses de vida y siempre recuerda que le encantaba sentirme tan cerquita… Bien, en cuanto me hice un poco mayor, yo no la dejaba (y hablo de año o año y medio). Me podía dormir abrazada a ella, pero a los diez minutos empezaba a darle empujones o a llorar. No soportaba dormir con nadie entonces y no lo soporto ahora, que tengo pareja e (intentamos) compartimos cama. Cuando nos fuimos a vivir juntos me aseguré de comprar un buen sofá, dado que paso la mitad de las noches en él. No lo hago conscientemente, no es algo que elija, pero dormir con alguien me parece muy incomodo y me impide descansar. Simplemente es mi manera de dormir, igual que el que duerme bocabajo o sin almohada.
    Se supone que no debería ser así, se supone que me tiene que encantar dormir con mi novio (¿?)… Es igual a suponer que todos los bebés tienen que conseguir dormir solos, en su cuna y en su cuarto. Pues no. No me parece ni medio normal generalizar de esa manera, habrá bebés y niños que necesiten sentir a su madre desesperadamente, otros que puedan pasar sin ello y otros que sean incapaces de descansar así. Incluso entiendo que puedan darse fases de más apego, de menos apego, de necesidad o independencia en el mismo niño.
    Culturalmente, me parece atroz pensar que el colecho es malo por principio, como si no fuera natural, decir que crea niños dependientes o inseguros, que van a dormir contigo hasta los 23…, ¿cómo puede ser malo dormir con tu hijo si eso os permite descansar mejor a ambos? Esta perfectamente aceptado que duermas con tu pareja, con tu gato o con tu perro, pero no con tus hijos. ¿Acaso hemos perdido la razón?

    • Veo que no soy tan única!!! cuando mi hija llego de Etiopía todo el mundo me “recomendaba” que no la dejara dormir sola en la habitación, que el colecho era lo mas indicado para afianzar lazos y crear vinculos sobre todo siendo ella mayor y viniendo de una cultura donde se practica… fijarse que casualidad a mi intentaron convencerme en “sentido contrario”…incluida la psicologa de postadopción…

      Y a mi me cuesta muchisimo dormir con alguien, sea quien sea, no descanso nada…

      Mi hija duerme en su habitación y yo en la mia y nuestros vinculos afectivos son muy fuertes y estables.

      Y las noches que por los motivos que sea tenemos que compartir cama… ¡no pego ojo!

      Creo que lo importante son unificar las necesidades del niño, de los padres y de la familia en general… cuando mi hija lo ha necesitado (miedos, enfermedad…) ha dormido conmigo (y yo no he pegado ojo) pero por costumbre, yo no podría. Cada familia es un mundo!!

      • A mí también me gusta dormir sola. Me cuesta mucho dormir acompañada… entre que mis hijos estén (tranquilos y dormidos) en su cama y yo en la mía, o que estén (tranquilos y dormidos) moliéndome a patadas, me quedo con lo primero; entre tener que levantarme cada dos horas todas las noches y dormir más o menos de un tirón (y que mis hijos duerman, sobretodo), me quedo con lo segundo. Es una cuestión de gradaciones.

  9. No sabía que se entiende por colecho dormir en la misma habitación, creí que se refería a dormir en la misma cama….
    ¿Y qué beneficios tiene dormir en la misma habitación pero en distinta cama?
    Respecto a lo de la lactancia, de verdad que, cuando el peque tiene dientes digo yo que para algo serán, no?
    Lo de la connotación sexual de una mdre dando de mamar a su hijo no se me había ocurrido……son una madre y su hijo mamando, nada más.
    Voy al tema de la edad, sólo a eso.

    • En algunos casos, por comodidad, se colecha en camas contiguas. Supongo que la idea es que tiene los mismos beneficios (que los niños se sientan seguros).

  10. ¿Y luego cómo salen del colecho? ¿les cuesta mucho?

    • Generalmente creo que funciona el dicho ese de “El tráfico se regula solo”

      • y servicios sociales, en la postadopción, qué opinan de esto? Lo pregunto porque nosotros estamos adoptando y la verrdad, por un lado me parece una idea maravillosa para quitarles los miedos por la noche y hacerles sentir más seguros, afianzar el apego, etc. Pero por otra, claro, no está muy bien visto…

      • En mi caso, me sorprendió (entonces no estaba empapada de todas las teorías de crianza que conozco ahora) que las psicólogas de la ICIF fueran las únicas que parecían estar en contra de las teorías mayormente aceptadas entre la mayoría de las familias, psicólogos y pediatras. Ellas recomendaban (si nos parecía conveniente y necesario) el colecho, los brazos, y en general, cualquier cosa que permitiera a los niños prolongar con nosotros su etapa de bebé (que no habían vivido en condiciones o no habían vivido con nosotros).

      • Gracias. Pues las tantearé a ver.

      • Claro que no esta bien visto, pero en casa estás tú con tu niño y si te va bien, pues adelante.
        A mi la pedíatra ( muy maja por otra parte), me tenía frita con lo de tres platos en la cena (come en el cole), primero, segundo y postre, y yo lo intenté hasta que vi que con mi hija es imposible, come bien pero no mucha cantidad y solo conseguía que vomitara cuando la obligaba, así que como decía mi abuela “tú a todo que sí” y luego ya adapto yo los consejos a mi casa.
        A los servicios sociales ( yo trabajo en ellos), a todo que sí.

      • Los servicios sociales… Yo, cuando me hicieron la pregunta, no sabía que responder porqué no lo tenía nada claro. Les dije esto de “en este tema sí necesito consejo”. Su respuesta: no hay norma hay quien practica el colecho quien no; mientras veas qeu funciona lo que te vaya mejor.

    • yo cuando llegó mi hijo no tenía ninguna idea formada sobre lo de donde tienen que dormir los niños e hice loq ue me pareció mejor, más cómodo y más tranquilo, mi hijo tenía su cuna y yo puse una cama en su habitación y dormía allí. Para dormirse mi hijo necesitaba estar conmigo en la cama por la noche (la siesta no) así que se quedaba en mi cama hasta que se dormía, normalmente me dormía yo antes pq a él le costaba mucho y si yo me volvía a despertar lo metía en su cama. A los pocos meses empezó con los terrores nocturnos y fui a la pediatra pq no dormía nada y ya no me aguantaba de pie… nos envió al psicólogo pero cuando llegamos al pricólogo ya no tenía terrores nocturnos, de todas formas este me dijo que el niño tenía que dormir solo que sino de mayor, más o menos, iba a ser un psicópata, que los terrores noceturnos eran pq yo le creaba inseguridad. Por suerte tube un seguimiento con los psicólogos de post-adopción y con mi madre que no me dijeron los mismo… Total que mi hijo duerme en su cama pero me quedo con él hasta que se duerme, ahora son 5 minutos escasos mientras le cuento un cuento con la luz apagada, a veces se despierta por la noche y viene a mi cama, a veces se duerme sin que yo me quede, a veces pide que encienda una luz pq tiene miedo, a veces le dejo en su cama y cuando vuelvo está metido en al mía… no tiene problemas para dormirse en ningún otro sitio, en casa de los abuelos, en un hotel o cuando vamos fuera de excursión… cuando duerme conmigo se pasa la noche tocandome a ver si estoy pero cuando duerme solo tampoco se despierta. A veces le digo yo si quiere dormir en mi cama a veces lo pide él… yo a veces no duermo bien y me cambio de cama a media noche.
      mi hermana fue de las pocas que me criticó un poco el tema, me dijo que los niños tienen que aprender a dormir solos, ellos con su hija hicieron eso, crearon una rutina para dormir que siguen al pie de la letra, cena y bañera, la misma cuna siempre, la misma pipa para dormir, el mismo conejito y no la sacaba de la cuna si se despertaba… así que mi sobrina con casi 3 no duerme si no está en su cuna, con su pipa y una en concreto y con su conejito, y ha tenido su época de terrores nocturnos igual y han acabado metiendo a al niña en su cama.
      Vaya… que hagas lo que hagas, colecho o no, los niños acaban pasando por las mismas fases, que si terrores nocturnos, que si hoy no quiero dormir, que si hoy quiero una luz, que si traeme un vaso de agua…

      • Interesante, gracias por tu respuesta. Lo cierto es que este tema parece que es más cultural que otra cosa… Ni me había planteado el colecho antes, de hecho lo he criticado avidamente (la ex de mi ex dormía con los gemelos de 5 años que le hacían pis en la cama, mientras que en casa de mi ex dormían en sus camas, sin problemas y de tirón y no se les escapaba nada durante la noche…). Pero ciertamente creo que en los casos de adopciones veo el tema del colecho con más interés… subjetivo quizás. Pero gracias, porque todas estas dudas me resultan muy interesantes para ir aprendiendo.

    • En el caso de B., se fue él solo por su propio pie cuando cumplió los 5 (y llegó su hermano). A. sólo ha dormido conmigo ocasionalmente (cuando está enfermo o cuando su hermano está fuera).

  11. Mi hija tiene 9 años, y cuando necesita dormir conmigo, duerme; no le doy más vueltas porque veo que no tiene más connotaciones, simplemente le viene bien.
    Si ha tenido un día malo, o está triste, o la han reñido, o se ha peleado con alguien, o ha tenido mucho deberes…., le gusta estar a mi lado por la noche, le gusta dormirse mirándome y a mi me encanta para que negarlo.
    Por otra parte es una niña bastante independiente y le encanta irse a dormir fuera, con los abuelos, de campamento, a casa de algun amigo…, entonces yo que era tan reaccia a que durmiese conmigo (a causa de tanta lectura en contra, claro), decidí cambiar de opinión y os digo de verdad que creo que para bien.

  12. Perdona, ¿dónde está perfectamente aceptado que duermas con tu gato o tu perro?
    Cada uno duerme con quien quiere….o con quien puede, pero personalmente, meter al gato o al perro en tu cama me parece una guarrada.

    • Me refería a la aceptación social de la acción y no que a que sea un uso frecuente. No parto de la base de que todos los dueños de mascota estén de acuerdo con ello, sino de que los que realizan la acción no tienen ningún reparo en comentarlo, cosa que no parece suceder a los padres que colechan, que suelen tener la tentación de mentir (varios comentarios al respecto en el propio post de madredemarte y más arriba)

    • Pues mira yo con el unico ser vivo con el que soy capaz de dormir en la misma cama sin desvelarme en con mi perra… y no me considero ninguna guarra 🙂

  13. Es que yo creo que a todo esto se le dan demasiadas vueltas…y sobre todo, lo de poner etiquetas a cada cosa que hacemos…..

    Por supuesto que cuando un hijo (de la edad que sea: 2, 4, 8, 13 años……) necesita a sus padres, pues estaremos ahí, que necesita no dormir solo y estar acompañado, pues duerme con sus padres…sin más vueltas….

    Igual que si necesita un abrazo, un beso, o te apetece darselo y se lo das, sin más….
    O se dice “yo practico el “coabrazo”?????

    Es que en mi casa toda la vida se hizo:
    A medianoche: mamá, no puedo dormir, puedo dormir con vosotros…pues claro…y yo me iba a la cama de mis padres y dormía con mi madre y mi padre se iba a la mía…….

    Pero “por qué lo llaman colecho cuando quieren decir sentido común”?????
    Aparte, que la palabra “colecho” es bastante fea, no?
    Me suena a “lechuga”., o a trabajos de huerta….no sé………. 😉

  14. Yo sigo con lo mío: ¿qué pasa con la vida conyugal nocturna con un colecho de años?

    Y, entrando en detalles, ¿el colecho es con ambos, o solo con uno de ellos (la madre, supongo, en un 99% de los casos)? Y en este último caso, ¿qué opina el conyuge “descamado”?

    Yo veo con horror los coches donde la madre va sentada detrás, junto a su hijo de… 2 años, por ejemplo (no hablo de bebés), y el padre va delante, solo. Y veo similitudes con este tema. ¿Nadie más las ve?

    • Sí, yo también las veo… y no solo me parece mal el papel cada vez más accesorio que se le da al padre en la relación de los hijos, al priorizar tanto a la madre, sino que me asusta porque me parece un retroceso para la mujer. Le encuentro similitudes a lo de la “violencia estructural” del amigo Gallardón…

    • Pero no te he contestado a lo del colecho.

      Te puedo contar mi caso y el de algunas familias amigas que lo han practicado unos cuantos años: Yo ahora vivo con mi marido y tenemos un hijo de cuatro (que duerme casi siempre en su cama toda la noche de un tirón), una hija de dos compartiendo cuarto con su hermano (la pequeña duerme casi siempre también en su cama, aunque aún se despierta varias veces en la noche… a veces vamos su padre o yo con ella hasta que se vuelve a dormir, a veces nos quedamos por el resto de la noche en su cama, y a veces la dejamos que venga a la nuestra, depende del cansancio), y ahora va a llegar un nuevo bebé en unos meses, con el que presumiblemente dormiremos en nuestra cama igual que hicimos con su hermana para darle de mamar cómodamente en las noches y poder descansar mejor (no sé hasta cuando, hasta que nos sea cómodo).
      Mi marido y yo dormimos juntos, a veces más apretados si llegan los niños. Si no nos apetece dormir con ellos los llevamos a su cuarto o nos mudamos nosotros (en conjunto o por separado) al sofá o a la cama vacía que quede. Cuando llegue el nuevo bebé no sé cómo lo haremos si la hermana sigue sin dormir la noche de un tirón… ya nos las apañaremos según las circunstancias.
      El sexo, de forma “discreta”, alguna vez lo tuvimos con alguno de nuestros hijos en la misma cama siendo bebés de pocos meses. Aunque a veces nos cortara algo el rollo (limita, quieras que no, aunque sean pequeños, tengan sueño profundo y sepas fehacientemente que no se enteran). Lo bueno es que hay más espacios en la casa. Puedes sacar al niño de la cama o puedes salir tú de ella. Según se tercie.
      En cualquier caso mi casa no es grande y es una casa en general “de puertas abiertas”… así que a efectos prácticos es como si, aun estando cada quien en su cuarto, estuviéramos juntos, aunque no nos veamos de cama a cama.
      Tengo unos amigos que tienen dos hijos como los nuestros y han juntado dos camas de matrimonio y duermen todos cómodos. Los niños tienen cuarto propio, pero por ahora lo usan sólo como espacio de juegos, porque no tienen ganas de irse (también los dos hermanos siguen mamando, con cuatro y dos años). El sexo, cuando lo tienen, es en otras estancias, cuando los niños duermen.
      Otros amigos dormían en una cama de matrimonio pegada una esquina de la pared en la que habían añadido en el extremo superior otra cama individual. En la parte de arriba, en horizontal junto a la pared de cabecera, dormía el hijo. Ellos “abajo”. Su casa era un apartamento realmente muy pequeño de dos cuartos y sin puertas. El sexo era con cuidado en la cama o en la otra habitación.
      Otra opción es la de las cunas especiales adaptadas, se les quita una barandilla y se ajustan a la altura de la cama. Así el bebé tiene su propio espacio en la cuna, junto a la madre, y los padres están en la cama como siempre. Eso lo hace mi hermano.

      Y luego conozco muchas otras familias de menos recursos que comparten durante muchos años el espacio de descanso con sus hijos (o los nietos con los abuelos). No hay un rollo ideológico de elección de tipo de crianza por en medio, sino de posibilidades y espacio. Si duermen en la misma cama, pues duermen porque no hay otra. Y si duermen en la misma habitación, pues duermen porque no hay otra. Y no les veo yo a los hijos especialmente traumatizados, ni los padres están amargados por no tener sencilla la intimidad cotidiana … Las cosas suelen ser más simples que lo que parecen: una vez estando en la situación, la resuelves como buenamente puedes.
      🙂

      • Jobá, Raquel, cómo te pasas, ¡vaya comentario!

        Como tú decías más abajo, en casi todos los casos las diferentes situaciones se van resolviendo con sensatez, adaptándonos, y sin hacer de ninguna decisión una bandera de nuestra causa particular. Qué padre no ha dejado a sus hijos dormir con ellos, aunque no “practique el colecho” (ya digo que los míos se turnan conmigo, cuando están en casa).

        Pero el debate, si tiene lugar, es porque es entre “posturas”. O sea, que sí es ideológico, creo yo. Si no, no hay debate; si no, se zanja con lo dicho en el párrafo anterior, o en tu comentario de antes. Cuando se debate es porque hay defensores y detractores de una línea de comportamiento, ¿no crees? Unos a favor del colecho, o de la lactancia, y otros en contra. Unos que creen que es lo bueno, y otros que creen que es una locura. Con posturas que se deciden tras un balance de pros y contras, de manera premeditada. (Por eso, lo primero que hay que dejar fuera de la discusión son los casos en los que se comparte espacio por necesidad.)

        A mí no me gustaría dormir con mi pareja y mis hijos como norma (ojo, hablo de que no hay problemas en los niños, que no hay miedos, ni necesidades especiales, ni nada así; hablo de decidir, sin ningún condicionante especial, si dormimos todos juntos o no). Pero claro, eso no es lo mismo que estar en contra de que se haga.

        Yo contra lo que estoy en contra las posturas extremas. Estoy contra el doctor Estivill, y contra Carlos ¿González? ¿Álvarez? (Y eso que el libro sobre la comida me vino muy bien, para hacer entrar en razón a alguien).

        Al principio decía Noe que a menudo el peligro es actuar solo por nosotros, no por ellos. Pues bien, tiendo a pensar que muchas de estas posturas radicales alimentan nuestros egos, más que a nuestros hijos.

        Y reconozco una cosa: yo debo de haber tenido muy mala suerte con los padres pro-colecho y pro-lactancia que he conocido, porque casi todos me parecían bastante chalados. De hecho, las pocas personas que he conocido que estaban contra las vacunas (que, ya adelanto, me parece el colmo de la ignorancia y la irresponsabilidad), eran algunos de ellos.

        Seguro que Madre de Marte no es así. Ni sus amables lectoras 🙂

      • Sí, quizá me pasé dando tanto detalle… 😉

        Porto, yo soy más bienpensada que tú, y creo que más que alimentar los egos de los padres, lo que hacen esas posturas radicales es darles una seguridad de la que carecen.

        Lo que me mosquea (muuuuuucho) de algunos “profesionales” de la crianza (que generalmente se lucran con sus derivados) es que en muchos casos hacen trampa “amenazando con los fuegos del infierno” a quienes no sigan sus directrices. El colmo de esas trampas es cuando usan para ello estudios científicos sesgados o incompletos. Ahí es que me entra una mala leche que no puedo con ella, porque se está manipulando a los padres utilizando sus miedos y se legitiman posturas que son extremadamente limitadas y limitadoras.

        Como madre (biológica y adoptiva), como mujer y como persona me preocupa que gente de mi entorno que lee únicamente a escritoras como Laura Gutman, por ejemplo, pueda creer sin cuestionamiento ninguno cosas como que la carencia de maternaje (mamar, crianza natural por madre biológica, nada de “conductismo”, etc…) durante los primeros años de vida genera irremediablemente personalidades paranoicas, adictivas, manipuladoras e inseguras. Así, con total seguridad y dos cojones lo dice la señora que vende miles de libros (ella lo cuenta más desarrollado, apoyada con diversos estudios interpretados según su tesis, y mucho más “poético” y “gráfico”… usando descripciones imaginarias de casos con más patetismo que Dickens).

        ¿Quién querría eso para sus hijos? Las lectoras se asustan, y se aseguran de que dan de mamar hasta los seis años, no trabajan para estar 24 horas al día con sus churumbeles, “colechan” hasta que el niño quiera y destierran la sillita de su casa por el método canguro (y le acompañan en la parte de atrás del coche o dejan de vacunarlos para no provocarles autismo, si me apuras ;-)). Creen sinceramente que así están librando a sus hijos de ser paranoicos, adictos, manipuladores e inseguros. Y, aunque son “respetuosos” y sus posturas son “personales”, muchos de ellos no pierden la oportunidad de hacer proselitismo de sus descubrimientos (por tu bien) o de juzgarte negativamente cuando no compartes su concepto de crianza (por el suyo).

        He puesto el ejemplo de la “crianza apegada” porque es la que tengo más a mano, pero podría haber puesto el mismo ejemplo “Estivillista” y me valdría igual. Son las dos posturas del debate del que hablas, y son igual de limitadas, a mi entender, pero no por egocentrismo adulto (o no principalmente) sino por miedo a hacer daño a los hijos, que es algo que me parece bastante más comprensible y bastante menos imperdonable a quien lo provoca.

        En cualquiera de los casos extremistas: qué limitación de conceptos y de realidades, qué manipulación más fea, qué ignorancia deliberadamente implantada, qué poco uso del sentido común ni del pensamiento crítico y qué difícil es a veces separar el trigo de la paja para encontrar los propios recursos que podamos considerar que ayudan a nuestras propias familias.

        Por eso espacios de reflexión conjunta como éste de la Mamá de Marte es un sitio estupendo, porque como tú bien dices tanto ella como sus amables lectoras y lectores estamos hechos de una pasta especial 😉

  15. Ya…supongo que mi padre estaría harto de, a eso de las 2 ó 3 de la mañana, despertarse y tener que levantarse e irse a mi cama para que yo “colechara” con mi madre…….

    Ay…es verdad, que horror, lo de las mamás que van atrás con los niños (de 2, 3, 4 años….) y el pobre padre sólo en plan chófer……..sin “copiloto”.
    Pero por qué lo hacen?

    • Mmm… ¿porque han pasado de ser solo parejas a ser solo madres…?

      • Cierto, a mi no me molesta porque vivimos las dos solitas, es distinto, entiendo.

      • porque por orden y necesidad natural en ese momento de su vida son más madres que mujeres-esposas y quien no acepte eso, en mi opinión, acabará pasándole factura. Porque un niño que nace o se adopta necesita UNA figura para “fusionarse” por mucha gracia que os haga el término. El padre es muy importante ,pero su misión, no es precisamente la de fusionarse sino la de facilitar el desarrollo de ese niño respetando que los primeros años toca más mamá que papá. Como digo es mi opinión.
        Por cierto colecho y doy pecho a mis mellizos de cinco meses e hice lactancia de tres años con el mayor, y si, hablaba. Cual es el problema?. Hemos colechado de continuo cinco años y ahora lleva uno durmiendo en su habitación, con pequeñas vueltas.

      • ¿Durante dos o tres años, hasta el punto de ir detrás en el coche? No estoy de acuerdo.

        No estoy diciendo que no toque más mamá que papá, sino que a mamá solo le toque hijo y nadie más.

        Y no sé yo qué decirte sobre qué pasa más factura. Aunque miro a los matrimonios de mi alrededor que están en esa situación y me hago una idea…

      • Bueno, Eva María,
        yo, como madre, no comparto tu opinión sobre la figura de la madre y del padre. Pero, como dices, es tu opinión.

        Y creo, además, que se puede ser madre y pareja sin que una cosa vaya en detrimento de la otra.

      • Eva María,
        Es un poco a tu discurso a lo que me refería en el mensaje que he puesto sobre mis impresiones al llegar a España (del miedo que se imbuye a los padres para que sigan sin cuestionamiento determinadas “escuelas” de crianza)… Tu tono es de una seguridad pasmosa y total (sobre todo aparentemente total, aunque luego rebajes diciendo que es “solo tu opinión”) en conceptos que variarán de familias a familias y de situaciones a situaciones.
        Para comenzar puntualizando la primera parte de tu mensaje. Es evidente que, en circunstancias cotidianas, que no son por ejemplo las de la adopción, el cuidador principal de un bebé pequeño es su madre, y por lo tanto tiene más “vínculo” con ella. Pero de ahí a afirmar que en todos los casos esa “fusión” es exclusiva con la madre (¡y durante varios años!)… y que el padre debe “retirarse” para facilitar el desarrollo del niño (so pena de que “le pase factura”) es un planteamiento netamente cuestionable.
        Por cierto, en la anécdota de “fusión” que yo contaba (sí, el término me pareció supergracioso), quien estaba “fusionando” en lo que le explicaba al bebé quién era yo, era el padre, no la madre (un psicólogo infantil, para más señas, que habla ese vocabulario con gran conocimiento de causa, porque está requeteimbuido de las teorías de Alice Miller, Laura Gutman, Carlos Gonzalo y demás miembros de la escuela “apegada”).

        Eva María, cada persona, cada niño, cada familia, cada circunstancia, cada entorno y cada historia son distintas. Pretender que hay “fórmulas mágicas y universales” para criar es quizá una idea atractiva por lo simple, porque aporta mucha seguridad una vez “conoces” las claves… pero no es realista.

        Por cierto, yo también he “colechado” con mis dos hijos y he dado de mamar a la pequeña hasta tiempo después de que tuviera dientes y hablara. Al mayor no, porque fue adoptado… así que si la experiencia es un grado para “sentar cátedra” sobre el tema, pues o estamos empatadas o te gano 😉

  16. Yo, hasta llegar a España, no descubrí que el dormir con un hijo era “practicar el colecho”… ni que existía una gran cantidad de literatura especializada al respecto con feroces detractores y defensores (todos psicólogos especialistas con un currículum de varias contraportadas de extensión).
    Lo mismo que no supe que el llevar al enano en rebozo tenía conjugación propia y se llamaba “porteo” hasta pisar suelo español… ¡y aluciné cuando ví que aquí los rebozos son trozos de tela superespeciales de marcas alemanas impronunciables que se compran a partir de los 100 euros por internet, que vienen con sus respectivos manuales en DVD, y que si no te ha quedado claro cómo se atan hay “redes” de padres y madres “apegados” que organizan cursos con monitores especializados en tipos de nudos por el módico precio de 10 euros por postura!.
    Flipé cuando llegué a casa de un familiar en España por primera vez a conocer a sus bebés gemelos y extendí acogedora los brazos para tomar a uno de ellos… me hizo esperar un rato, cerca pero sin tocarlo, para darle tiempo al niño a que “se fusionara” mientras le explicaba extensamente que yo era una persona que no le iba a hacer daño (el bichillo tenía 4 meses), evitando así un probable trauma irresoluble.
    Lo de la “lactancia prolongada” era un concepto que tampoco había conocido con nombre propio hasta que vine aquí, cuando amigas de infancia miembros de la “Liga de La Leche” (con mayúsculas) me informaron que era absolutamente fundamental para asegurar la salud emocional, las defensas físicas y la vinculación maternal de los rorros, mientras se sacaban la teta en modo demostración (delante de un visiblemente incómodo abuelo) interrumpiendo el juego del niño (esta vez de dos, tres o cuatro años) pidiéndole que viniera corriendo a engancharse como cachorro.
    Y ya cuando me intentaron convencer de la absoluta necesidad de aplicar masajes pericraneales osteopáticos de 60 euros la sesión a los recién nacidos por cesárea (antes de la primera semana de vida) para emular su paso por el canal del parto y que no tuvieran terribles conflictos de apego… bueno, no pude contener las carcajadas.

    ¿Dónde queda el sentido común? ¿Por qué tienen tan poca confianza los padres en sí mismos y su capacidad de cubrir las necesidades de sus hijos? ¿A nadie le alucina el supernegocio que hay montado alrededor de “La Crianza” en este país? ¿Nadie se escandaliza con el tremendismo con el que se defiende cada postura, utilizando el miedo para que los padres consuman unos u otros productos o libros de precios desorbitados? (porque igual de carísimo proporcionalmente es un “mei-tai” de marca naturista con el que te aseguras el “apego seguro” del bebé que un “carrito bugabu” ergonómico “diseñado por pediatras” con calentador de biberón incorporado…)

    ¿Qué necesidad hay de tanto libro de instrucciones? ¿de veras hacen falta tantos mentores especialistas para saber si un niño está bien o no? Si se tranquiliza durmiendo con él y puedes hacerlo, pues duermes. Si el bebé toma teta hasta que le salen los bocadillos de jamón por las orejas, y se la puedes dar, pues se la das. Si tu niño es arisco y le incomoda andar dando besos a desconocidos, pues le excusas.
    Y a una mala, si notas que realmente tiene “un problema” que te cuesta solucionar, pues preguntas en tu entorno o, si puedes, le consultas a un psicólogo que te de confianza.

    Pero se patologiza de antemano todo… y sabiendo que hay otras “escuelas” que patologizan igual en sentido contrario ¿no mosquea tanta literatura “especializada” y tanta opinión radicalizada?.

    Yo abogo por el sentido común, la confianza en uno mismo y en las capacidades del niño… y en preguntar a las abuelas con algo de escepticismo ;-).

    • Vaya Raquel, pues si que has dado tú con gente extremista.
      Me alucina lo de la madre de los gemelos, a mi que me encanta coger a los bebitos de mis primas, y que me dan calorcito y mirarlos y mirarlos, si me saltan con esa, me pasmo

      • Pero es que hay madres para todos los gustos, una tía mía no dejaba que nadie tocara a su bebé porque todos ‘teníamos germenes’, hasta que el niño tuvo meses solo lo acunaba ella, su marido y su suegra (porque pasaba de ella olímpicamente…)

      • Yo también conocí a una madre así. Sobretodo, no nos dejaba que le tocáramos las manos (porque luego se las metía en la boca). ¿Resultado? Cuando la niña empezó a andar cogió una salmonelosis de caballo… estaba tan poco inmunizada que cualquier germen la machacaba.

  17. Desde que empecé con la adopción y sin saber qué era el colecho, tenía claro que cuando tengamos a nuestro hijo va a dormir con nosotros. Depende de qué edad tenga lo hará en la cama o en la cuna o en ambos. Me parece lógico, los niños salen de dormir en orfanatos con otros niños, otros olores, otras costumbres… ¿Qué hacemos nada mas llegar ponerles en una casa extraña, en una habitación para ellos solos?? Qué terror deben de pasar!! Ni hablar. Además creo que ese contacto es fundamental para cimentar los lazos, para darles seguridad… para recuperar ‘el tiempo perdido’. Ni idea de cómo luego se hace para que puedan dormir solos, la verdad. Supongo que poco a poco y con mucho sentido común.

    • ¿Pero por qué das por hecho que va a apsar “terror” por dormir en su habitación?

      • Creo que como en todo, depende de tu hijo cuando llegue, de qué tan necesario sea para él ese contacto nocturno. Mi hija cuando llegó a nuestras vidas con casi dos años, le pusimos una cuna en el cuarto para que durmiera con nosotros, nunca logró dormirse ahí, sus ojitos reflejaban mucho miedo y su corazoncito latía como loco. Como dice Candela venía de un albergue donde había otros veinte niños en el cunero, tres enfermeras, movimiento continuo, etc. Me la puse en el pecho, oyendo mi corazón, y así nos quedamos dormidas, y así lo hicimos por varios días hasta que ella se sintió más segura, luego la puse al lado nuestro y por muchísimo tiempo (años) durmió con mi marido y conmigo. Para nosotros la prioridad era que se sintiera segura, que pudiera extender su mano y tocarnos en el momento que lo necesitara. Pasarla a su cama no fue fácil, pero ella sabe que si nos necesita puede venir en cualquier momento.

        Yo creo que el sentido común te va guiando, también soy madre biológica, a mi hijo mayor nunca le dejamos dormir en nuestra cama. En su momento sentimos que eso era lo correcto, y nuestro hijo lo asumió perfectamente. Claro que ahora a veces reclama cuando ve que su hermana sí pudo, cuando la nena llegó él tenía 14 años y pudo entender que lo primero que su hermana necesitaba era sentirse querida y segura, y dormir con nosotros era parte de ese proceso.

    • Una anécdota al respecto:
      Conozco una niña adoptada con 4 años por una familia monoparental. Su madre viajó a Etiopía junto a una buena amiga.
      La primera noche y para que no tuviese tanto miedo la pequeña, la metieron en la cama con ellas.
      Meses después, cuando la niña hablaba ya nuestro idioma, les dijo que fuera la noche más espantosa de su vida, con dos mujeres que no conocía de nada arropándola por cada lado de la cama.
      Asi que, nunca sabes que es lo mejor!!!

      En nuestro caso tenemos un niño adoptado con 18 meses. Los días que estuvimos en Etiopía dormíamos los 3 en la misma habitación. El niño lloró todas las noches, gritó y tuvo ataques de verdadero pánico.
      Cuando llegamos a casa lo acostamos en su habitación pero dormíamos nosotros allí con él.
      El niño seguía llorando y despertándose de noche.
      Un día desesperados decidimos que cuando se durmiera nos iríamos a nuestra cama: ùes fue la noche que durmió todo de un tirón y desde ahí hasta ahora!!!!!

      Cuando el pequeño se apegó a nosotros y se sintió cómodo, fue cuando el mismo quiso venir de vez en cuando para nuestra cama y dormir juntos.
      Las cosas llegan por si solas, no hay normas estrictas y cada caso es especial.

      • Pobrecita… seguro que si ellos pudieran hablar (o cuando puedan hacerlo), nos contarían más de una vez que las cosas que hacemos con la mejor de las intenciones les causan las peores impresiones…

  18. PilarPeces dijo:

    Muchas gracias madre de marte….no he podido leer todos los comentarios..sólo que para mí es un placer dormir con mis hijas, 5 y 2 años…que somos muy felices haciéndolo….que al igual que Mariluz…a veces me callo y a veces doy publicidad…y que lo que sí esta demostrado según he leido es que los niños que colechan de adultos serán personas seguras de sí mismas, precisamente por la seguridad que se les dá al dormir sin miedo…Como bien decías Madre de Marte, mis hijas se despiertan…me buscan con una mano, me tocan y a seguir durmiendo…yo afortunadamente no puedo decir que haya tenido una mala noche…..Por no hablar a nivel practico…no tener que estar levantandolte cada vez que te llaman…En fin..qeu cada uno elige su opción como mejor le viene a cada familia…Yo quería cambiar a mis hijas a su habitación por que empiezo a necesitar un poco de espacio…pero no veo el momento …porque también me dá muuucha pena…..se pasa el tiempo muuuuy rápido…..Mi niña mayor ya 5 años !!! y parece que fué ayer cuando nació y este tiempo no vuelve y quiero sentirlas cerquita..muy cerquita y estar juntas tooodo el tiempo del que no podemos disfrutar durante el día con la vida tan ajetreada que llevamos..En fin..que grcias de nuevo MAdre de MArte y un abrazo muy fuerte.

    • …lo que sí esta demostrado según he leido es que los niños que colechan de adultos serán personas seguras de sí mismas, precisamente por la seguridad que se les dá al dormir sin miedo

      Lo dudo. Dudo que eso se pueda demostrar.

      Aunque en internet se puede encontrar la demostración de cualquier teoría y de su contraria 🙂

      • Como dice una amiga mía: si lees a Estivill, descubres que dormir con tus hijos les dejará traumas indelebles; si lees a Carlos González, descubrirás que los traumas se los genera el no dormir con ellos…

  19. Anda!!
    Acabo de darme cuenta de que co lecho viene de co-lecho!!
    Como en Galicia se utiliza mucho la palabra “colo” (literalmente significa “cuello” pero “coger en el colo” significa lo mismo que “coger en brazos”. Los niños, cuando quieren que los cojan piden “colo”) pensé que venía de ahí…

    Qué berza!!!

  20. Raquelma dijo:

    Para portorosa:
    http://www.dardemamar.com/antropologa.htm
    http://cvc.cervantes.es/actcult/atapuerca/homoheidelbergensis1.htm
    Te vale?
    Yo di lactancia prolongada hasta los 4 años y medio, y en tandem con mi hijo pequeño un año largo. No me voy a extender pero medicamente hay innumerables ventajas para el niño y la madre por la lactancia, muchos de los cuales aumentan con la duración, si la madre y el niño quieren y es beneficioso para ambos, ¿donde está el problema?¿Hay una razón valida para poner un tope? Pero ese no era el tema, y mas aqui con madres adoptivas.
    Yo decidí colechar con mis hijos mucho antes de quedarme embarazada, leyendo “nuestros hijos y nosotros”, o quizá antes, cuando colechaba con mi madre. Monté la cuna por si acaso, y solo sirvió para almacenar la ropa pendiente de plancha, asi que con el segundo ni la monté. Colechamos juntos los 4 en una cama de matrimonio con una cama individual adosada, y estoy segura de que cuando menos lo espere me va a decir el mayor que se va a su cuarto, igual que hice yo de pequeña, y el pequeño se irá detrás. Mi hijo mayor sobre todo es muy nervioso y se despertaba muchas veces, eso nos ha ayudado a los dos, también ayuda a recuperar el tiempo perdido durante el dia. Tengo una compañera que cuando trabajaba, hacemos turnos de 12 horas, esa noche su hija dormia literalmente encima suya, para asegurarse que estaba ahí. Quizá si hubiera tenido hijos muy tranquilos, que duermen de tirón sin protestar me hubiera planteado pasarlos a su cuarto, y si hay niños que están felices en su cuarto, pues me parece genial.
    Lo que esta claro es que la mayoria de los niños quieren dormir acompañados, porque si no no se hubieran escrito libros para enseñar a que duerman solos y son tan famosos los objetos de consuelo. El problema aparece cuando los niños sufren y lloran porque no quieren estar solos, y los padres, a los que no les importaria dormir con ellos, no lo hacen por unas consecuencias que no existen, y si hablamos del negocio de la “crianza natural” no hablemos del negocio del estivill. Siempre que digo que colecho, y lo hago porque no me averguenzo y pienso que es lo mejor para nuestra familia, surge el tema sexo, soy la unica que no practico sexo solo por las noches? No hay siestas, comidas con los abuelos, o en casa de los amiguitos?.
    Y yo soy de las que llevan al marido en plan chofer en el coche, mas que nada, porque mis hijos han llorado como berracos en el coche hasta los 2 años y medio, y mas tarde entreteniendolos, y cuando uno se hizo mas grande llegó el otro. Nada me gustaria mas que estar relajada en el asiento delantero, pero creo que el padre de las criaturas está mas feliz de chofer que aguantando los berridos de un niño en la parte de atrás dure lo que dure el viaje, yo he ido sola con uno un trayecto de 40 minutos y el peque atras sin parar de llorar, y debo ser una madre blandengue y consentidora porque me crispa los nervios, aparte de aumentar el riesgo de tener un accidente por las ganas de llegar.
    Por cierto, me encanta el blog!

    • Sí, me vale bastante. Gracias.

      Con respecto al resto, por si hace falta vuelvo a explicarme: estoy contra los fanatismos en uno u otro sentido. Contra el que considera inaceptable que su hijo entre en su cama y contra el que lo considera imprescindible. El resto, allá cada cual con su opción, si les va bien.

      Lo del coche en particular, seguro que en tu caso está justificado, pero seguro también que en otros ha sido primero el ir y luego el necesitarlo. Y yo creo que no todos los maridos están felices con eso.

      Saludos.

    • Con respecto al negocio “Estivill” o de “crianza conductista”, yo personalmente coincido plenamente con la otra Raquel. A mi entender, generalizando, es mucho más costoso económicamente en términos cuantitativos y mucho más perjudicial sanitariamente en términos cualitativos.
      Que si hay que “posicionarse” yo estoy colocada del lado “natural”, vamos. Pero por encima de todo intento “personalizar” mi situacion a las necesidades y posibilidades específicas de mi familia en cada momento.

  21. Alucino con lo de que “los primeros años el hijo tiene que fusionarse con la madre y el padre tiene que respetarlo….”.
    Mande??????????
    ¿Y el padre no se fusiona?

    Pobres padres los que tengan que escuchar de su amada pareja esa teoría una vez nacido el crío….se les quedará una cara…….
    -“Oye, Manolo, tú ahora, respetanos, que durante unos años el peque y yo tenemos que fusionarnos, cuando hayamos acabado te avisaremos…..”

    Pero que son niños….no son átomos o partículas…o lo que sea que se fusiona…(soy de letras…..)

    • Mi experiencia me dice que el niño, cuando duerme con los padres, se fusiona más con el padre. Básicamente porque pesa más y hunde más el colchón. Ahora, esa fusión duele sobre todo cuando se lleva a cabo rodilla/espalda con giro completo.

      enos mal que es de vez en cuando (muy de vez en cuando) si no lo iba a sentir por la familia pero me se de uno que iba a vivir a otra cama.

      juanjo

  22. Hay teorías que dicen que los dientes de leche se llaman así porque está durante el tiempo que los niños toman leche de su madre…simepre hay dos maneras (al menos) de ver la misma cosa!

    Y otro apunte,hay madres adoptantes que lactan a sus hijos.Se puede intentar aunque es algo complicado y no siempre se consigue,ya que se tiene que dar una serie de factores que faciliten esta inducción a la lactancia.

  23. ¡Hay que ver lo que ha dado de sí este post!
    La conclusión y la reflexión a la que llegó despues de 50 comentarios con réplicas y contra-réplicas, es que somos muy distintos unos de otros, diferentes formas de educar,de, de razonar, de pensar, de vivir, cada uno lo hacemos de la forma más acorde con nuestra forma de ser, nuestras convicciones y pensando o intentando por lo menos hacerlo bien.

  24. Me siento muy identificada con tu post, Madre de Marte. Yo (nosotros) también colechamos con nuestra hija de 9 meses, llegamos del viaje de adopción hace 3. Nunca me he sentido más juzgada y cuestionada en mi maternidad (desde que me condenaban por llevar a mi hija en una mochila ergonómica) como cuando comento el tema del colecho. Que si vamos a crear en la niña un problema de inseguridad y dependencia, que si la estamos consintiendo demasiado, la sobreprotegemos porque es adoptada, etc. En fin, yo había leído ya hace mucho tiempo acerca del colecho y tenía mi opinión muy clara, que después compartió mi pareja. Y además, y eso por encima de todo, se trata de una necesidad de mi hija. Así que lo que opinen los demás no nos importa. Es cierto que a veces entran ganas de mentir y decir que duerme en la cuna y punto. Pero lo cierto es que si sale el tema no miento, simplemente digo que mi hija duerme con nosotros y si alguien intenta cuestionarnos, le pido que pare y zanjo el tema porque no admito que se nos juzgue. A mí también me sorprende de conocidos que llegaron con su bebé adoptado de pocos meses y desde el primer día lo pusieron a dormir en su habitación solo, imagino su desconcierto, su miedo en una nueva casa desconocida para él solito sin sus padres y me da pena, pero no los juzgo…ada uno que crie a sus hijos como le parezca mejor. Un beso.

    • Coincido totalmente contigo Emma. Además me parece que lo mejor es no juzgar, cada uno tiene sus circunstancias, todos somos un mundo distinto, qué cada uno críe a sus hijos como mejor le parezca. Nunca he entendido esa necesidad que tienen algunas personas por meterse a juzgar la vida de los demás, mi cuñada es especialista!!

    • A mí es que me da una pereza dar explicaciones… y aguantar charlas. A veces me resulta más fácil mentir (o despistar).

  25. Se corto buaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhh!!!

    Les decia que como esta “el ajo!!

    Colecho o sin “leche vaya que madeja!!

    La palabrota de los “americanos o mayoria viene de los ibericos, creo yo: Fecar.

    Ysa!!

    Felices Padres e hijos!!

  26. Yo llegué por el placer de sentir a una hija que esperaba desde hacía 10 años…y lo continué con mi hijo…Hoy es el día que tras, casi 3 años, de la llegada de mi niño a casa y 6 de mi hija, con él lo practicamos diariamente…con ella, siempre que lo necesita y hacemos “4 en la cama”…Sigue pareciéndome lo más dulce y bonito que pueden hacer los padres y madres por sus hijos y por ellos mismos, por el apego, por el vínculo, y por evitarles soledad y miedos…No creo que nuestros niños que colechan sean ni más inseguros ni más débiles…sino todo lo contrario…Es magnifico para todos, a pesar de que a veces como pies, y me dan de tortas…tremendas…Es así…y yo lo continuaré haciendo hasta que ellos quieran y lo necesiten…Muacc a todas, estupendas y concienciadas mamás…
    http://hongmihijo.blogspot.com.es/

  27. Cada niño es un mundo y cada familia también, lo que si me llama la atención es que esto del método Estivill y natural, etc… es de un medio sociocultural alto, mis amigas con niños que no se sientan delante de un ordenata y los libros los leían en el cole, no tienen ni dinero(porque son bien caros) ni ganas de leer un libro sobre criar a los niños, con los 4 consejos de la comadrona y la pediatra y los de la abuela, les llegan, tienen unos niños encantadores y os juro que las conversaciones sobre crianza cuando estás en el parque es si el niño llora, si come o no y si nos deja dormir por las noches, y después a alabar las bondades y lo rico que está el niño…Yo la verdad es que no me leí tampoco ninguno, pero si que intenté “a lo metodo estivill”, ponerlo a dormir en su cama-cuna cuando tenía 9 meses , porque se dormia e el sofá o donde fuese, pero el hecho en sí de ir a la cama y cerrar los ojos, los gritos se oían en todo el edificio. Después de una semana,sin dormir, pues nada, pasé y que durmiese donde quisiese, después ya lo llevaba yo a la cama dormido. LLegó un momento en el que el solito pedía ir a la cama y que le leyese un cuento y hasta hoy. Solo duermo con él cuando está enfermo, pero mas que nada porque con el a mi lado que se mueve un montón, no duermo nada y así tampoco puedo vivir. Lo que si me gusta y le dejo es por la mañana, cuando se despierta temprano, que venga un rato a mi cama y echemos otro sueñecito antes de levantarnos. Y aunque soy una persona sin reglas para dormir, que un día lo acostaba a las 10 y otro a las 12 si estaba de cena en casa de alguien, mi hijo duerme de un tirón 10 horas sea donde sea, en el carrito, en el sofá de mis amigos, o en su cama. Sinceramente creo que nosotros mismos y nuestros miedos son los que condicionan la crianza de nuestros hijos, no tiene que ser tan dificil ni exigir tantos esfuerzos personales como económicos para seguir un método de crianza. No hay reglas, la unica es ser felíz con lo que haces, si te sientes bien colechando, pues adelante, si no te mola nada, pues pasando de los cuestionables beneficios de casi todo lo que nos venden. Si te quieres gastar la pasta en un mai-tai o en el bogaboo adelante, pero los hijos de los padres que van en el carrito comprado en el alcampo tienen la espalda igual de recta y están igual de hermosos. Yo en estos debates de crianza me voy por el “Don’t worry, be happy” que los niños siguen creciendo con nuestras paranoias o sin ellas.

    • Bien visto: es parecido a lo que decía Raquel tropecientos mensajes atrás respecto a la crianza en México o en España (ahí los españoles representaríamos la clase alta).

      • Solamente aclararte que en Mexico tambien se conocen las corrientes sobre la crianza natural, y al igual que lo que comentan hay quienes estan a favor y quienes estan en contra. Y aca tambien hay clase baja media y alta, no todo el país anda en burro con sombrero y siendo pobre como el estereotipo que se maneja, ojala tengas un dia la oportunidad de conocerlo.

      • Ojalá, me encantaría conocerlo. Mi comentario iba referido a un comentario exterior hecho por una persona española, casada con un mexicano, y que pasó los 3 primeros años de la crianza de sus hijos en México. Es en respuesta a lo que ella dijo que yo contesté, porque yo no he estado nunca, pero no tengo ninguna duda de que, igual que en el resto de lugares, hay de todo.

  28. Yo no me habia planteado si colechar o no con nuestro hijo. Le habiamos preparado una habitacion con una cama grande (de 90) antes de saber la edad… y al tener asignación y saber la edad, montamos una cuna en nuestra habitación para que los primeros meses durmiese en nuestra habitación… pues bien! no conseguimos que durmiese una sola noche en la cuna, él necesitaba el contacto físico.

    Así que le metimos en su cama y nos quedábamos tumbados con él hasta que se dormía… pero llegó un día en el que él fué consciente que si se despertaba y no estábamos es que nos habiamos ido y decidió que no queria dormir sólo en su cama y nos lo metimos a la nuestra… nos encantaba pero teniamos el problema de que no descansabamos bien ni mi marido ni yo… así que decidimos montar una cama de 90 al lado de la nuestra de matrimonio y así pasamos a tener una cama de 240 … y llegó el descanso! Teniamos claro que los dos como pareja debíamos dormir juntos ya que no nos parecía bien que uno de los dos (por decisión del niño hubiese sido el padre) tuviesemos que cambiar de cama, por eso decidimos lo de la cama extra.

    Criticas? tuvimos las de toda la familia (los que se atrevian) y estoy segura que los que no criticaron delante lo hicieron detrás… pero ¿y qué? la salud mental de los niños es primordial y si duermen seguros estarán más sanos emocionalmente (y pienso que para llegar a eso no hacen falta estudios).

    El que más me ha criticado en cara ha sido mi primo, su hijo ha dormido siempre del tirón en otra cama…. y ahora se atreve a criticar a mi otra prima que colecha con su hija de año y medio… ya le dije un día que se merecia que su segunda hija le saliera una “tocacojones” por las noches y necesite tenerla todo el dia en brazos (cosa que tambien critica) y metersela en la cama cada noche… y mucho me temo que va a ser así, jeje.

    A dia de hoy hace casi tres meses que duerme en su habitacion, año y medio despues de su adopción, con casi 4 años. Lo decidió él. Y el primer día casi lloro de lo vacia que me parecia la cama sin él!!!!! Evidentemnete le dejé dar el paso porque su necesidad ya no pasaba por dormir con nosotros aunque a mi me encantase.
    Sigue necesitando el contacto físico para dormirse, pero una vez dormido lo hace la noche entera, totalemnte consciente que yo cambio de cama.

    Sobre el marido-chófer… habláis de que no os gustan los extremos y juzgar, pero criticáis este hecho… sabéis el motivo del por qué hay gente que lo hace? habrá mil motivos, igual que los hay para el colecho. Alguien ya ha dicho que su motivo era que sus niños lloraban. El mío fué porque mi hijo se sentía inseguro yendo detrás sólo… todo era nuevo para él, e ir en un coche, sentado en una silla y atado pues tambien! Necesitaba compañia y que la luz estuviese encendida… el motivo que fuese el marido el chófer, pues le gusta más conducir a él que a mi… aunque en alguna ocasión fuimos esposa-chófer y sin problema. Poco a poco igual que con la cama… yo he ido ocupando mi sitio de cópiloto, aunque en más de una ocasión me pide que me siente a su lado… ya no es inseguridad, ya es porque le gusta tener compañia detrás… a veces lo hago y a veces no, se trata de que los miembros de la familia estemos bien.

    Yo tengo clara una cosa que quizá antes de tener hijos no tenia…. jamás de los jamases juzgaré una acción de un padre-madre porque ser padre-madre es dificil y mucho y lo que a ti te funciona a otro no y cada uno hace como buenamente puede o quiere.

  29. Estoy muy de acuerdo con los últimos comentarios.No debemos juzgar a los demás ya que cada uno hace lo que cree conveniente y mejor para su familia.
    Sólo una cosa,habéis comentado que la crianza natural conlleva un gran gasto económico y no estoy de acuerdo,más bien es al contrario:la lactancia materna conlleva un gran ahorro económico…la leche artificial es muy cara,hy que añadir biberones,esterilizadores,tetinas,chupetes,calienta biberones,dosificadores…etc,etc…por no hablar del ahorro de gasto sanitario por el menos número de enfermedades que tienen los niños.Si hablamos de colecho…nos evitamos comprar la cuna,la cuna de viaje+colchón ropa de cuna,etc…y si hablamos de porteo…desde luego si no compras carro,el ahorro es grande aunque compres una mei tai o similar y si sólo porteas según necesites,creo que es una inversión no tan grande ya que venden telas cosidas a mano mucho más baratas que las más comerciales y si aprendes (hay muchos talleres que son gratuitos)puedes portear con cualquier tela que tengas en casa….

    Quería además pedir disculpas ya que he metido el tema de la lactancia materna en este post que no hablaba de ello,pero lactancia y colecho van bastante unidos y ha salido solo.Mis disculpas a todas.

    • Chicos, os dejo 3 días y la que liáis!! Desde luego, no me necesitáis para nada, andáis solos!!

      En una sociedad de consumo como la nuestra, la crianza se ha convertido en un elemento consumista más, sea cuál sea el modelo que escogemos. Una de las cosas de las que me he dado cuenta desde que tengo hijos es de lo innecesarias que son muchas cosas que nos venden como fundamentales… pero esto pasa también en la vida, el resto de la vida… ¿Quién dijo que hacen falta secadoras o microondas, por ejemplo?

      Yo creo que la palabra clave es respeto, algo que creo que a menudo falta por parte de las dos “facciones enfrentadas”: respeto y humildad para aceptar que hay opciones distintas y que no tienen por qué ser peores que las que nosotros hemos elegido…

      Y ningún problema porque se hable de lactancia, es un tema algo ajeno al blog por razones obvias, pero yo soy de las que piensan que “nada humano me es ajeno”…

    • Con lo del ahorro no acabo de estar de acuerdo…por mucho que lleves al bebé en brazos y bandoleras conozco poca gente que no haya tenido carrito. También conozco bastante s familias que aunque colechan tienen cuna (bien por ser un regalo, bien por que era anterior a la decisión del colecho, bien porque sea de las que se adosan a la cama y que valen el triple que las normales)
      En todos los estilos de crianza conozco gente más y menos consumista y redes de madres que se pasan (nos pasamos;)) los “artilugios”.

  30. mamialfinyalcabo dijo:

    Tengo un hijo de 3 años y practicamos el colecho. Tenemos la suerte de tener espacio suficiente en el dormitorio y tenemos una cama grande donde dormimos los 3, mi marido, yo y nuestro peque. Me encanta compartir cama con ellos, aunque cuando ya estoy a punto de dormirme me suelto, no se dormir abrazada a nadie, ni hijo ni marido. En cambio ellos son como “garrapatas” y duermen abrazados. Como en todo, lo que fastidia es que los demas se crean en el derecho de tildarte de loca por hacer lo que haces. Mi hijo es un niño feliz y muy alegre y no nos crea ningun problema de “intimidad” a mi marido y a mi. Hay mas momentos y mas sitios para tener relaciones aparte de las 11 de la noche en la cama. Si a la gran mayoria nos gusta / necesitamos dormir con nuestra pareja, porque no podria gustarles /necesitarlo, nuestros hijos? En un comentario mas arriba alguien ha dicho que esta mejor visto que duerma tu mascota en la cama contigo que tu propio hijo … pues he de decir que me he topado con muuuchos comentarios asi. Todos los padres hacen lo que creen que es mejor para sus hijos, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: