familia monoparental y adopción

Raquel me ha hecho llegar este fantástico texto que ha escrito una adoptada adulta. Es la conversación que cree que habría podido tener con su madre el día que se conocieron. La traducción es mía (los errores que pueda haber en ella también, por tanto).

A mi madre adoptiva en ciernes,

Es 1985. Me llamo Christen, pero aquí me llaman “Sarah”. Tenía 3 días cuando vi por última vez a mi primera madre y me trajeron a esta casa de acogida. He estado aquí al menos 5 meses, no sé por qué. Tengo una madre de acogida. No sé su nombre.

Adoptive Mother

Condujiste desde Georgia hasta Tenessee para verme. Me sujetas con aprensión. Te han avisado antes de venir que lloro sin pausa a cualquiera que se acerque planteándose la posibilidad de adoptarme. Suspiras aliviada porque no lloro cuando me coges en brazos. 10, ahora 15, ahora 20 minutos han pasado desde que me has cogido y todavía te miro tranquilamente. Serás mi tercera madre. Serás mi última madre.

Te preguntas la mejor manera de criar una hija adoptiva, y los expertos te dicen que yo no tengo necesidades específicas, y que ser adoptada, aunque me lo deberías revelar lo antes posible, no significará nada para mí. No te van a dar ningún apoyo post-adoptivo. Pero somos fuertes.

Nos lo pasaremos muy bien mientras sea pequeña: nos mudaremos a la Costa Este, cerca del océano. Te voy a seguir e imitar en todo. Voy a mostrar talento por el lenguaje y la música y tú vas a hacer todo lo posible para alimentar este talento. Vamos a ir a la playa todos los días en verano. Mirarás cómo me siento en la orilla durante horas pero no sabrás que me pregunto por qué me siento tan atraída por el océano si mi familia originaria es de Tennessee.

Habrá épocas duras. Faltará el dinero hasta que el negocio de papá arranque, cuando sea adolescente. Pero estaré bien.

Mis años de educación primaria serán duros para todos. Seré cabezona, lista, y tendré mi propio estilo. Los otros niños se burlarán de mí. Me secarás las lágrimas cada noche, desde 4º hasta 6º. Llamarás la atención a mis maestros. Escribirás cartas encendidas a la apática administración de la escuela. Te sentirás cómo si no hubieras hecho nada cuando lo habrás hecho absolutamente todo. Te diré que no eres mi “madre de verdad” un puñado de veces debido a la frustración y la incomprensión de la gente. Tú, que eres una persona de natural tranquilo, verás cómo tu hija desarrolla una agudeza verbal y una lengua ácida. Te pondré a prueba, tocaré tus interruptores, y te haré demostrar una y otra vez que me quieres.

Adoptive Mother

Me verás florecer para convertirme en una adolescente que consigue buenas notas, llega a capitana de su equipo de básquet, y que rápidamente se vuelve popular y con muchos amigos. Nos llevarás a mis amigos y a mí donde haga falta y les querrás. Te sentirás frustrada cuando me ocupe en exceso de personas que no se preocupen por mí porque soy incapaz de soportar rechazar a nadie. Cuando me meta en relaciones adultas insanas, te sentirás sin saber qué hacer. Será una de las dos únicas veces que verás a tu marido llorar.

Dejaré a mi novio chungo y me embarcaré en un largo proceso de autodescubrimiento y acabaré por saber qué carrera quiero hacer. Encenderás la vela en mi boda, a la que habrás invitado a casi todo el mundo que conoces para compartir este momento de orgullo. Después, sin historial médico familiar, descubriré un tumor. Te llamaré muerta de dolor y anestesia cuando me despierte en el quirófano. Le preguntarás a Dios “Por qué”, y estaré bien.

Estarás en el nacimiento de tu primer nieto y me verás convertirme en una madre. Verás despertar la adoptada que hay en mí. Te angustiarás cuando empiece a hablar de ser adoptada, de echar de menos a mi primera madre, y de mi interés en mis raíces. Llorarás de frustración cuando este dolor dormido de repente emerja desde mi alma. No entenderás lo encantada que estoy al saber que hace muchos, mis ancestros vivieron cerca del océano. Cuando me embarque para el encuentro, me darás apoyo, pero te sentirás rechazada. Te tendré que decir una y otra vez que no te estoy abandonando, sino que estoy recuperando esta parte de mí que quedó atrás. Te encontrarás con la madre con la que compartes tu hija. Le darás fotos de mi infancia. Verás su cara y la abrazarás.

Verás cómo tu hija le da significado a la pérdida, y la convierte en una buena carrera que le permite ayudar a los demás. Verás cómo entran en acción sus rasgos genéticos y su personalidad y los valores y habilidades que le has enseñado. Me acompañarás a los eventos de los Derechos de los Adoptados. No entenderás por qué al principio, pero querrás hacerlo, y con el tiempo, entenderás el movimiento. Te convertirás en una de mis mejores amigas y en mi mayor aliada.

Y finalmente sabrás que eres una buena madre.

Bienvenida a la maternidad.

¿Estás preparada?

Te quiero,

La niña que sujetas en brazos.

(La autora: Amanda Woolston. Es una adoptada adulta de 20 y tantos, feminista y humanista, trabajadora social y blogger ).

Anuncios

Comentarios en: "A mi madre adoptiva en ciernes" (28)

  1. ¡Joder, es acojonante, Madre!
    Perdona el lenguaje. Me ha hecho saltar las lágrimas.

    Un beso.
    (Esto no tiene por qué ser un modelo de relación, ni siquiera, tal vez, un ejemplo muy repetido; pero aun así no me cabe ninguna duda de que deberían leerlo todos los padres adoptantes.)

  2. Glups! Y mira que lo sabemos, y que hemos “estudiado” sobre todo esto… pero ¡qué miedo da todo, carajo!.

    Bueno, si aunque sea durante un minuto, al final sabemos que fuímos buenas madres, ya está.

    Gracias. Bicos.

  3. Impresionante,….. si me permites te enlazo.

  4. Me ha parecido precioso y, como segunda madre, me encantaría recibir una carta similar de mi hija algún día, pues significaría que está en paz con toda su historia y que yo he sabido amarla y acompañarla en su camnio.

  5. Precioso; estoy emocionada. Gracias por compartirlo. Y muchas gracias a la autora por escribirlo!!!!!

  6. Qué fuerte…alucinante.
    Deberían entregarlo a todos los futuros padres adoptivos en las charlas para obtener el C.I.
    Es buenisimo…
    Me impresiona lo de “Te pondré a prueba…y te haré demostrar una y otra vez que me quieres….”
    Es duro, pero es así….
    Anoche, al acostar a mi hija, me inclino para apachurrarla un poco y darle un beso y me dice: “No quiero que me des besos…” y se tapa la cara con las 2 manos….
    Me inclino sobre ella, la abrazo y le digo: ” Pues yo te lo quiero dar…..porque te quiero mucho”.
    Y le beso las manos….
    Levanta las manos y sonríe……

    • Yo he vivido muchas escenas similares. “Me iré de casa”, “no quiero que me beses”, “no te quiero”, “quiero otra madre”, etc etc etc. Y he descubierto (por suerte, enseguida), que la respuesta correcta es siempre reafirmar la permanencia del afecto, del vínculo… el “yo te quiero igual”, “te besaré igual”, “seguiré siendo tu madre”, “llamaré a la policía para que te busquen”…

  7. Buff, pues aunque ya está dicho, impresionante, si.
    Y aunque tambien esté dicho e incluso repetido, lo importante es estar ahí, siempre, siempre.
    El otro día en una entrevista con la trabajadora social para posible acogimiento familiar, cuando mi hija habló con ella le dijo: ” Mi madre es la mejor, porque aunque me riña es por mi bien, y porque me quiere hasta cuando me enfado”

    • QUe mona tu hija… los míos no han asumido aún esto de “nos riñe por nuestro bien”… piensan que lo hago porque soy una bruja…

      • Jajajaja!

      • jA, Ja, es que como diría José Mota “de puertas para fuera” da el camelo.
        No es porque sea mi hija (o si), pero es una niña muy madura en muchas cosas, en otraqs no tanto

  8. Qué cercana, qué real, qué carta!! Me ha hecho llorar… Mi hija tampoco ha llegado al me regaña por mi bien, pero sí sabe bien que la quiero aunque me enoje con ella. Una época hubo muchos me busco otra mamá, ojalá me hubiera quedado con mi mamá de la panza, etc…. pero llevamos un rato sin ellos, aunque no canto victoria, sé que habrá situaciones que nos llevarán de vuelta. Y coincido con ustedes, al final lo básico es estar alí para ellos, pase lo que pase.

  9. maravilloso… hasta las lágrimas (cómo quisiera que mi mamá adoptiva esté aquí para acompañarme en este viaje…)

  10. Me ha gustado, como adoptada, me gustaría contar un poco mi experiencia. Yo con mi madre siempre he hablado abiertamente de todo, con 15 años quise saber mi origen y mi madre intentó ayudarme, pero me confesó sus miedos, me dijo que no quería que conociese a mi otra madre y que ya no la quisiera a ella, al final no pudo ser y eso se quedó semi enterrado. Ahora que soy madre y mis padres ya no viven, si que me gustaría saber mi origen, aunque me crea remordimientos por si traiciono a mis padres, mis verdaderos y únicos padres, no padres de segunda o segundos como decían por ahí. Pero por fin he empezado los trámites, es un capitulo pendiente que debo cerrar
    Lo que yo creo que he vivido es un sentimiento de abandono por que pensaba que si mi madre no me quería y no me daba la oportunidad de conocerme, quien me iba a querer? por lo demás pues eso tienes épocas tontas que lo que quieres es que no te quieran, estas peleado con el mundo, pero gracias a dios se pasa y si contamos con una buena familia creo que los queremos y valoramos más que los hijos bios con sus familias.
    Respecto a los padres, yo se que duele, y que no os gusta, pero forma parte de nuestra vida. Eso que es un derecho para nosotros, por lo que no tenemos que ser juzgados por que no hemos sido partícipes de esos hechos, ni como padres que dan ni como padres que reciben. Creo que los mejores padres son los que acompañan a sus hijos en el camino y no sabéis el bien que nos hacéis, y cuantísimo os queremos y lo que podemos llegar a hacer por vosotros, por que el sentimiento de amor es recíproco. De verdad que aunque algún día llegue a conocer a mi familia biológica y mantenga relación o no, mis padres siempre serán mis padres estén dónde estén y para mi serán unos padres de primera.

    • Gracias por tu testimonio, es impagable.
      Yo no me siento madre de segunda, pero sí soy la segunda madre de mis hijos. Desde un punto de vista cronológico, no jerárquico.

      • Martuka dijo:

        Madredemarte, yo lo siento de diferente manera, el hecho de parir no te convierte en madre, sobre todo si te han dado el mismo día en que naciste. Como comenté a mi me gustaría saber mis orígenes pero eso no quiere decir que a la otra persona la considere madre, podría llegar a ser una especia de tía o algo así, pero la palabra madre para mi es solo para una persona para mi madre verdadera, a la única, a la que siempre he querido con locura y que hemos tenido una relación muy muy estrecha, y ójala desde dónde esté lo lea y se sienta contenta y feliz. Y también que a vosotras se os quiten los miedos y os ayuden a saltar barreras. De los padres no se ha hablado pero en mi caso el sentimiento es el mismo que hacia mi madre.

      • Yo no sé si mis hijos consideran o considerarán madre a su madre biológica. De momento sí la nombran así, yo también, y todos nos sentimos cómodos con ello. Sin embargo, son ellos quienes van a decidir qué lugar ocupamos cada una en su vida… yo no me siento amenazada por ello, no tengo miedo a que me quieran menos o “prefieran” a la otra… sé qué lugar ocupo, y me siento segura de él.

        Sin embargo, cuando mi hijo mayor llegó a mí, su madre biológica, además de parirle, había sido su madre durante más de 2 años. No me sentí legitimada ni capaz de negarle este título, aunque las circunstancias le hubieran hecho renunciar a seguir con la crianza de su hijo. Mi punto de vista no ha cambiado… y tampoco es distinto en el caso de mi hijo menor, aunque su historia es muy distinta, y el tiempo que pasó con su madre biológica mucho más escaso.

        El resto… ellos dirán.

  11. Más deberes en el mismo tema: otra carta dirigida a padres adoptivos en ciernes, esta vez firmada por una madre biológica.
    http://www.firstmotherforum.com/2009/08/letter-to-propsective-adoptive-parents.html
    Es lo que tiene el insomnio preparto, que deja mucho tiempo libre para leer… :-/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: