familia monoparental y adopción

El nombre de las cosas

En los comentarios de esta entrada anterior, Raquel propuso la lectura de este texto escrito por una madre adoptiva y publicado en el blog de una adoptada adulta muy militante en contra de la adopción (un blog que se vende como “para mamás y otras personas que aman la libertad y respetan las familias naturales; este blog no es para esos a quien los medios han lavado el cerebro, o a quienes no les gusta pensar”):

 Algunos lectores del blog respondieron en el mismo hilo, y Calzascortas lo hizo en su propio blog, pero yo he necesitado algo de tiempo para digerir el texto.

Mejor dicho, confieso que todavía estoy haciendo la digestión.

 Aquí va la traducción:

 Me encanta leer tu blog y deseo hacerte una pregunta:

Según las leyes de nuestro país y de otro, soy la adoptante de dos niñas pequeñas. Pero yo no me llamo a mi misma madre. NO soy su madre y a ellas no les permito llamarme “mamá” “mami” ni nada parecido. Soy la señorita XXX y soy su adoptante. Igualmente, mi marido NO es su padre. A nuestros padres no les permitimos llamarse abuelos y tampoco las niñas pueden hacerlo; nuestros hermanos no pueden llamarse tíos o tías. NO somos su “familia para siempre”.

Su madre murió cuando las dio a luz. Hemos continuado en contacto con su padre y su familia, incluidos hermanos y tíos, en el país en el que nacieron. ELLOS son su familia para siempre. Les visitamos 4 veces al año durante periodos de dos semanas y estamos haciendo preparativos para mudarnos a ese país para que puedan crecer rodeadas de su propia cultura y conocer a su familia. No soy tan inocente de creer que así puedo compensarlas por haber sido arrancadas de su país originario y no hay manera de que sea igual que si crecieran como nativas, con sus padres. Me di cuenta demasiado tarde de mi error al querer criar un niño (la adopción ya estaba terminada aunque todavía no habíamos viajado) y pasaré el resto de mi vida intentando compensar a estas pequeñas. Me encantaría deshacer el pasado, pero no puedo. Antes de irnos del país con las niñas, nos encontramos en secreto con su padre y nuestro intérprete y le pedimos por favor que se las quedara, que pagaríamos todos los gastos médicos que tuvieran y apoyaríamos económicamente a toda la familia el resto de sus vidas si se las quedaba y las criaba (nos habría costado tan poco hacerlo, y no somos ricos en absoluto). Tristemente, las consideró prescindibles; 5 hijos eran suficientes. Si hubieran sido chicos, estoy convencida de que habría sido una historia diferente. Y si su madre hubiera sobrevivido, estoy segura que las habría aceptado.

El problema que tenemos ahora con estas niñitas, que tienen 3 años y han estado con nosotros desde que tenían 5 meses (son mellizas), es que están empezando a preguntar por qué no pueden llamarnos “Papá” y “Mamá”.

No entienden porque los sobrinos pueden llamar a los abuelos “abuela” y “abuelo” y a ellas no les dejamos hacer lo mismo. Saben que tienen un papá, saben que tienen hermanos y hermanas y tíos. Les mandamos cartas y fotos y dibujos y hay fotografías suyas por toda la casa. Saben que son “adoptadas”. Conocen a otros niños “adoptados” vía eventos culturales y preguntan por qué llaman a sus adoptantes “Mamá” y “papá” pero a ellas no les dejamos hacer lo mismo. Incluso conocen a un niño de acogida que llama a su tutora “Mamá”.

No hace falta que diga que no somos demasiado populares en la comunidad “adoptiva”, lo cual no me importa, pero las niñas empiezan a preguntarse por qué nunca pueden salir con ellos. Por qué algunos niños empiezan a decirles que su “padre y madre” no quieren que jueguen con ellos porque sus adoptantes están “locos”. Aunque sólo somos los adoptantes, las queremos y nos duele ver cómo luchan con esto. A veces, quiero claudicar y decir “es sólo un nombre”, pero luego leo blogs como el tuyo y me doy cuenta de que NO es sólo un nombre, y yo quiero honrarlo. Quiero honrar a su madre. Quiero honrar a su padre. Compré el privilegio de criarlas (cuando lo hice, no pensaba de esta manera, ya que me creí la historia de la agencia sobre tarifas y gastos, pero ahora sé que las COMPRÉ). Compré el privilegio de leerles cuentos por la noche, besarlas, hacer galletas, peinarlas, enseñarlas a leer. No necesito que me llamen por un nombre que nunca me pertenecerá (tengo la menopausia desde los 13; tengo un fallo prematuro de ovarios y, en vez de pubertad, tuve sofocos). No me malinterpreten: si PUDIERA ser madre, me encantaría serlo. Sólo que nunca sucederá, y yo lo acepté incluso antes de graduarme en el instituto. Pero aún así, quería criar niños, y pensé que esta sería una buena manera de hacerlo. Sé que estaba equivocada, terriblemente, horriblemente equivocada, pero no puedo arreglarlo. Lo único que puedo hacer es intentar lo mejor para estas niñas y trabajar para asegurarme que otros niños no sufran de la inocencia de adoptantes como yo, e incluso de los adoptantes que se dan cuenta de lo que hacen pero siguen adelante.

No somos demasiado populares en nuestra familia, donde no parecen entender por qué no pueden usar nombres que no les pertenecen. Pero ellos son adultos, y pueden gestionarlo. Lo único que me preocupa son esas niñas. ¿Cómo puedo ayudarlas con este asunto? ¿Tenéis ideas de “nombres” para llamar a los adoptantes que respeten a la familia de las niñas y que sean a la vez digeribles para gente que, como tú, que fuiste sacada / comprada / robada de tus propios padres? Ellas quieren ser como los demás, y estoy convencida de que la cosa empeorará cuando crezcan. ¿Qué te habría ayudado a entenderlo a su edad? ¿Estoy contribuyendo al problema sin darme cuenta? (soy solo humana y mientras lo intento, cometo errores, y cometeré otros antes de que se termine mi tiempo en esta tierra). Estas niñas no buscaron esta situación. De hecho, se merecen algo mucho mejor. Sé que soy yo quién cometió un error, pero, ¿hay algo que pueda hacer para ayudarlas?

Te agradeceré tus pensamientos, y apoyo tu trabajo con todo mi corazón. Creo que el sistema ESTÁ estropeado. No sirve a los niños ni a las madres. Sólo sirve a la industria de la adopción y a los adoptantes como yo. Les digo a mis hijas que está mal, que mi marido y yo nos equivocamos (a un nivel apropiado a su edad). Fui tan inocente. Recuerdo que la asistente social me dijo que sus certificados de nacimiento llevarían NUESTROS nombres, y pensé que podría pedir que no cambiaran los nombres de sus padres, dejarlos ahí. No tenía ningún sentido!! Hice copias en color de sus certificados de nacimiento y las modifiqué para poner los nombres de sus padres. Sé que no son certificados “legales”, pero son la verdad.

Siento tanto que alguien haya tenido que pasar por esto, como tú y muchos otros.

Sinceramente,

M.

 La verdad es que la carta es tan elocuente que he estado tentada de declinar la oportunidad de comentarla. Pero ahí van un par de reflexiones al respecto.

 1. El asunto de fondo. Puedo estar de acuerdo en que, en muchos casos, la adopción es una Industria, pensada para satisfacer la demanda de los adoptantes. Que busca niños para familias que los desean, en vez de padres para unos niños que los necesitan. La adopción no debería ser nunca esto. Ningún niño debería ser separado de sus familias por pobreza.

 2. El eterno conflicto entre lo que es biología y lo que es cultura. Evidentemente, desde el punto de vista de la naturaleza, desde lo biológico, las familias adoptivas no podemos reemplazar a las biológicas. Pero la familia no se crea a partir de la biología: es un invento social. La parte social de ser padres suele recaer sobre las mismas personas que son los padres biológicos… cuando esto no sucede, se llama adopción. Y los padres adoptivos somos padres tan legítimos como los padres biológicos.

2b. ¿Qué es ser una familia? ¿Qué definición de familia compramos? Estas son las tres definiciones que da la RAE:

1. f. Grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas.

2. f. Conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje.

3. f. Hijos o descendencia.

A mí me gusta esa descripción que dice que familia es un grupo de personas que conviven y se ocupan unos de otros.

 3. Las niñas. ¿Alguien se acuerda, alguien piensa en estas niñas? Yo también tengo conflictos morales por algunas de las decisiones tomadas. Pero el bienestar de mis hijos está por encima. ¿Nuestras zozobras morales justifican llevar a dos criaturas de 3 años a esta situación límite? Efectivamente, ellas no pidieron ser adoptadas. Pero tampoco pueden ser restituidas a su familia de origen: su madre murió y el padre no las quiere. ¿Tienen que pagar el precio por el error que sus padres sienten que han cometido? ¿No tienen derecho a tener una familia que quiera serlo? No he dejado de pensar en cómo me sentiría si mis padres adoptivos, las personas que tomaron la decisión de adoptarme aunque luego se arrepintieran de ello, me dijeron que no puedo llamarles padre y madre, que no puedo sentirme parte de su familia, aún cuando no tenga otra…

 4. El nombre de las cosas. Yo siempre he llamado a mi padre por su nombre, y no por esto tengo menos vínculo con él.  

Anuncios

Comentarios en: "El nombre de las cosas" (60)

  1. No quiero dejar un comentario, dejo un alarido de terror Ahhhhhhhhhh!

  2. Mimá!!!!!!, es lo que me salió al leerlo. Creo que los padres adoptivos tienen un problema de culpa y lo están proyectando en las niñas, pobres criaturas. Para mí tienen un error de concepto, que les llamen a ellos papá y mamá (y que lo sientan), no quita para nada que tengan un papá en otro lugar y una mamá “en el cielo, en las estrellas o debajo de la tierra” Esto es llevar al extremo la creencia de que madre y padre no hay más que una y lógicamente no quieren quitarle ese nombre a su padre y su madre de nacimiento. Para mí su dilema se resolvería reconociendo que pueden ser papá y mamá sin dejar de hablar con sus hijas de su historia y de su papá y mamá en su país de origen. Esta actitud, por el lado contrario, también nos la encontramos por los foros cuando algunos padres adoptivos dicen que ellos son los únicos que se les puede llamar papá y mamá, que la madre biológica es “la señora que la llevó en su barriga” y que los niños “se lían” si se habla de dos madres, cuando creo que el “lio” nos lo montamos los adultos con nuestras inseguridades y sentimientos de culpa.

    • Totalmente de acuerdo. Sólo que es la primera vez que me encuentro, desde unos padres adoptantes, este punto de vista (sí lo había leído de padres biológicos e incluso de adoptados adultos).

  3. Bufff, tengo que leerlo más despacito, ya en casa.
    Pero así a voz de pronto me ha salido un: ” J…., pobres niñas”.
    Creo que esas niñas no tienen porque sufrir las aberraciones que sus padres creen que cometieron. Me dan nucha pena, unas niñitas de 3 añines intentado no llamar a su madre, mamá, ni a su padre, papá, ni a sus abuelos, abuelos…., pero ¿entonces, donde y con quién están viviendo???.
    A riesgo de ponerme un poco burra, diría que si yo conociese a mi alrededor un caso así, se lo comunicaría a los servicios sociales porque me parece incluso un maltrato que tratena así a esas dos nenas.
    Y no pongo más que no quiero embalarme.

  4. No tengo tiempo ni ganas de meterme a fondo con el texto, pero creo que esa actitud ya, de entrada, no responde en absoluto a un planteamiento que busque lo mejor para esas niñas (de hecho, me imagino que debe tenerlas completamente desquiciadas, como ella misma medio confiesa). Da la impresión de que más bien es el resultado de un insoportable sentimiento de culpa, de consecuencias demoledoras.

    Un beso, Madre.

    • Exacto: responde más a su necesidad de sentirse bien consigo misma, coherente… que al planteamiento de qué necesitan esas niñas, sus hijas, aunque ella no les reconozca el nombre.

  5. ¡¡Qué horror!! ¿Qué pasará por la cabecita de esas niñas? Las personas aprendemos a convivir con nuestra historia, y ellas también lo harán; el tema está en como la digerirán. A mi me da la impresión que estas niñas se sentirán no queridas y creo que esto es lo peor que le puede pasar a un menor (a los mayores tambien, pero una adopción se hace por el bien de un menor!!). De hecho creo que sus adoptantes no las quieren; sólo han sabido asumir sus obligaciones legales (que además les llevan a límites casi paranóicos). ¡¡¡Qué horror!!!

  6. también estoy alucinando…..me lo miro mejor a la noche pero mi primer pensamiento ha sido que esta familia tenía que ser de acogimiento, ya que les supera el romper los “lazos” de la biología??? y no parece ni que quieran ejercer de padres legalmente.

    • Por lo que dice en el texto, cuando descubrieron lo horrorosa que es la adopción, ya se había constituido la adopción legalmente pero no habían viajado a buscar a las niñas. ¿No podían haber renunciado entonces?

      • En Etiopía recuerda que viajábamos cuando la adopcion ya estaba hecha legalmente, supongo que se refiere a eso. Dicho esto y creyendo que si, que la adopcion es un negocio, creo que esa madre esta desquiciada y me dan mucha pena sus hijas que son las únicas inocentes en esta historia, con un padre bio que no las ha querido ni con dinero y unos adoptivos así, que horror. No entiendo porque idealiza tanto la figura del padre bio que las ha rechazado, hasta piensan en irse a vivir al país, la verdad es que creo que están como una cabra y que sus hijas lo van a tener muy difícil.

  7. Menudo trabajazo traducir todo esto! Pues mira, yo personalmente creo que esta gente tiene problemas… como el creer que un africano s;olo puede ser feliz en Africa, de entrada. Pero sobre todo, esto no les afectara a la hora de establecer el vinculo del apego? o no? Manolete… si no quieres torear, pa que te metes?

    • Sí, esto lo pensé también. Yo creo que un niño tiene derecho a que se haga todo lo posible para que siga viviendo con su familia de origen, familia extensa, entorno cercano, etc; pero también creo que la gente, niños incluídos, tienen derecho a vivir en cualquier lugar del mundo. ¿No tienen los niños (y adultos) derecho a emigrar, a buscarse una vida mejor en otro sitio que el que han nacido?

      Desde luego, tal y cómo habla de las niñas (jamás usa la palabra hijas), no parece que se sienta vinculada a ellas. Y lo que tiene la adopción, es que cuando te has metido… ya no hay vuelta atrás, o no debería haberla…

  8. y ¿de qué país estamos hablando? y siguiendo dándole vueltas….si el padre bio les dice que aún teniendo ayuda económica no quiere criarlas…no entiendo que la familia adoptante siga pensando que lo mejor para esas niñas es que tengan relación con ese padre….todo porque llevan los mismos genes? para mi no tiene mucho sentido…

    • A mí, que tengan relación me parece bien… pero que queden en esa tierra de nadie, donde nadie quiere ser sus padres????

      • yo también estoy a favor de la adopción con contacto, siempre que las partes estén de acuerdo y por el bien de ese hij@ en común…pero si el padre biológico no quiere criarlas, es que considera que la familia adoptante lo va a hacer mejor?algún motivo habrá para que no quiera hacerlo… porque esa pregunta se la habrán hecho los adoptantes al bio supongo….tan estudiado que parece que lo tienen todo….

  9. Yo lo que creo es que esa señora y su marido están completamente locos, que necesitan ayuda médica y que los servicios sociales deberían hacerse cargo de las niñas…y sacarlas de esa casa cuanto antes.
    ¿Qué es que desde la administración no se hacen seguimientos y no ven lo locos que están?
    ¿Y la familia qué dice?

    Pero también se me ocurre pensar que…todo esto sea falso., que sea un montaje, que sea una carta inventada…..que la historia no sea real (ojalá).

    • ¡¡¡Ojalá!!!

    • No tengo ni idea, la verdad. No sé en qué país viven, ni en qué país fueron adoptadas las niñas, ni si se hacen seguimientos,… no conozco más que lo que he traducido. Bueno, y que la autora del blog (adoptada adulta) se lo ha tomado absolutamente en serio y les aplaude… y que a los comentarios a su blog que dicen precisamente esto, que deberían renunciar y dejar que las criara una familia que las considerara hijas suyas, les dice que están abducidas por las mentiras de la industria de la adopción…

      • Me quedo con mi teoria de que todo es falso….que la carta la escribió la auotra del blog o una de sus secuaces.
        No se sostiene…los servicios sociales, hacen seguimientos, al primer día se darían cuenta de que están locos de atar…y que son peligrosos (al menos, emocionalmente).
        Eso sí, como argumento para una pelicula de las que ponen los fines de semana en Antena 3….buenísimo.
        Ya sabeis, esas que se tiutulan: “Una casa en la oscuridad”., “Las hijas del mal”, “Asesinato en el lago”……….

      • Pues yo intento tomarme en serio incluso opiniones tan discordantes como esta… no está tan lejos de algunas cosas que les he leído a adoptados adultos (entre ellos, la autora del blog donde se recoge la carta).

    • Pues yo también he pensado mientras leía la carta que todo era falso. Que M., la autora de la crta, intenta poner en evidencia lo absurdo de empeñarse que los padres únicos y verdaderos son los padres biológicos.
      ¿Qué pasa si tu madre muere al nacer y tu padre tiene 5 hijos y no puede mantenerte?
      ¿Algo tan injusto y tan fortuito puede privarte para siempre de tener unos padres, unos abuelos, etc?
      Es cierto que hay una “industria” de la adopción, pero también es cierto que hay niños huérfanos o niños desamparados por sus padres biológicos que no merecen quedarse sin una familia. La adopción es necesaria, cuando lo es. Ir contra las adopciones fraudulentas es proteger la adopción.
      No dudo que la adopción de la autora del blog ha ido muy mal y que puede haberle creado graves problemas. Su opinión debe de considerarse, en la justa medida de lo que representa, una opinión de una persona adoptada. Pero no creo que sea la opinión mayoritaria, ni creo que ofrezca soluciones para todo el mundo, pues siguiendo esa línea de pensamiento ocurre lo que leemos en la carta: un infierno para los niños.

      • Pues yo siento ser así y decir lo que voy a decir… pero creo que las cartas sí son reales, y esta gente creo que existe. Y por mucho que me rechine decir esto, creo que el problema es que son muy estadounidenses (de esos que se llaman “americanos”) y hay estadounidenses que son así… cerriles. Y a las hijas las han criado igual, con lo que irónicamente han acabado siendo más americanas que africanas. Porque los africanos siempre han sido un continente de migrantes… y lo de la vuelta a Africa de Marcus Garvey NO es simplemente esto. Y encima van de metafísicas y de guardianas de la moral y los valores familiares…

      • Estoy de acuerdo contigo. Me parece demasiado retorcido para ser inventado… en cualquier caso, si no fuera real, podría serlo. No hay que pensar que lo que nosotros no podemos pensar es impensable…

  10. Me a dado escalofríos leer esto!!!!. No puedo pensar que unos padres que empiezan un proceso de adopción, con el que conlleva eso (ilusión, amor, etc. ), lleguen a decir las cosas que dicen, no me entra en la cabeza…… a no ser que estemos hablando de personas que sicologicamente no estén bien.
    Esas niñas tendrían que salir de ese entorno (por que eso no es una familia) por el bien de las criaturas.

  11. Pero es que cuando dice: “Se merecen algo mejor, pero ¿qué puedo hacer para ayudarlas?”
    Es bien fácil: pedir ayuda a servicios sociales, ayuda médica, ayuda psicológica….por eso no me lo creo.

    • Bueno, yo interpreto que ella se cree en posesión de la verdad… que dejar a las niñas en otra familia, las convertiría en seres alienados que viven en una mentira…

  12. Sólo pido, por el bien de las dos niñas que no sea real la historia, porque menudo par de cencerros les ha caído en gracia como padres.

  13. estoy patidifusa… ¿y que contestó la persona de blog a la carta?

  14. Por como escribe la carta y la situación, me da que la adopción es en Etiopía y esta “madre” americana, esta es una de las razones por las que ahora hay un segundo juicio en Etiopía con presencia de los padres adoptivos, para que no haya ese limbo legal. Y también doy por hecho que es americana, los servicios sociales no funcionan como aquí y lo que está bien o mal para los niños tampoco sigue nuestros parámetros (sin opinar si me parecen mejores o peores), aquí vas a juicio si no escolarizas al niño allí es tu derecho, pueden vivir en familias poligámicas, se les permite tener armas y utilizarlas con 5 años con la supervisión de sus padres, etc…

    • La verdad es que no tengo ni idea. Sin embargo, no es un caso en el que se descubre que la familia biológica realmente no quería renunciar a la criatura (y por tanto debería haberse sido más cuidadoso en el juicio)…

  15. Primero, te agradezco mucho que explores y nos enseñes lo que encuentras, que paciencia!

    En cuanto al escrito, siempre me ha preocupado la ley del péndulo. Hace unos años, los padres adoptivos éramos poco menos que héroes. Después, se va viendo que no todo es tan bonito, y es cierto que hay cosas terribles. Una tendencia natural es la de considerar entonces que los padres biológicos son siempre víctimas del tráfico de niños, y los adoptivos casi unos monstruos.
    Pues ni lo uno ni lo otro, no? Y dependerá siempre del caso, que las afirmaciones simplistas y rotundas rara vez son verdaderas.

  16. Estoy segura de que casi todos los adoptantes pensamos que un niño está mejor en su país de origen, con su familia biológica siempre y cuando se den las condiciones adecuadas para que sea así. Y si no se dan, se busca una familia que sí pueda ofrecérselas, en principio en su país de origen y si no es posible, en otro. Creo que esta adoptante como ella misma se denomina, no tenía claro lo que implica adoptar, y si ahora lo que quiere es enmendar ese “error”, mi opinión es que debería cumplir su compromiso y ser una madre para esas niñas, aunque mantengan contacto con la familia biológica; ambas cosas no son incompatibles. Pero claro, si lo que piensa es que ha robado dos niñas y les impide tratarla como madre…Es un abandono dentro del seno familiar, un reabandono para esas niñas. ¿Cómo puede ayudarlas? Yo creo que la que necesita ayuda es ella…

  17. He leído la entrada de hoy con una sensación de estupor… De verdad, que no soy madre, ni adoptante ni biológica, y aun así creo que tengo más sentido maternal que esta mujer. Por la culpa, como bien decís, o por lo que sea, pero esa mujer tiene un problema. Uno muy grave. ¿Cómo sus hijas se quedaron huérfanas de madre a los cinco meses ella ha decidido no darles una? ¿cómo su padre no se las quiso quedar quieren irse a vivir al país de origen, donde pueda mostrarles su rechazo a diario? ¡¿cómo puede decirles esa mujer a las hijas que está criando que fue un error adoptarlas, así, en frío, con tres años?!
    De verdad que espero, como dicen más arriba, que esto sea un montaje, que sea falso o una broma macabra, que esas niñas no existan de verdad. Y, si existen, que esa mujer reaccione, que empiece a pensar en sus hijas (que lo son), que no sea un problema para sus hijas mayor que los que la vida ya les ha dado…
    Me has dejado fría con la entrada, imagino lo que debéis estar sintiendo las madres.

  18. Creo que se me ha desencajado la mandíbula al leer el texto. No puede ser real. No quiero imaginar tanto dolor en esa criaturas. La realidad, es que están en una casa de acogida permanente, no adoptadas, con la diferencia de que sus cuidadores son siempre los mismos y nuca dejarán que tengan su propia familia y que creen lazos de vínculo. ¿Cómo serán cuando sean mayores?¿A qué problemas emocionales se enfrentarán? estoy flipando…

  19. Idealizar o culpar a la familia biológica es un motivo de NO IDONEIDAD. Creo que se saltaron unas cuantas preguntas a esta familia. Sin duda… han perdido el norte. Evidentemente no prima el interés superior del menor ni siquiera la estabilidad de los peques. Estoy ALUCINANDO, con todas las letras de la palabra…

  20. Supongo que tiene que haber gente para todo, pero aun así me parece increíble que nadie pueda pensar así. Y más alguien que dice querer lo mejor para sus ¿no-hijas?
    Es verdad que lo ideal hubiera sido que hubiesen podido quedarse en su país de origen con su familia biológica. Pero dudo mucho que evitar que esas niñas puedan formar una nueva familia (lo que no significa que tengan que olvidarse de la primera) vaya a ayudarlas en algo. Al contrario, sin saber mucho sobre el tema, me atrevería a decir que les va a hacer más mal que bien. Intento imaginarme viviendo en una casa en la que me recordaran constantemente que no soy de su familia y la verdad es que prefiero no pensar en cómo me sentiría, pero desde luego no precisamente bien.

    Ojalá que, como dicen en algunos comentarios, la carta sea un invento para llamar la atención.

  21. Estoy sin palabras, tanto por el texto que aquí pones como por las respuestas de la autora del blog a quien opina que las niñas deberían ir a una familia que sí las quisiera. Me uno a las voces que preguntan ¿y en las niñas quién piensa? Me deja una sensación entre enojo con mucha tristeza. Yo tampoco creo que sea falso, en alguna ocasión, por fortuna pocas veces, ya había leído opiniones parecidas.

    • Sigo creyendo que son ganas de llamar la atención y que se han inventado una historia a la medida de la autora del blog.
      ¿Quién firma la carta?
      ¿Por qué no da datos: nombre, país…y así alguien podrá ayudarla a ayudar a “las niñas”, que según ella es lo que quiere?

  22. “No necesito que me llamen por un nombre que nunca me pertenecerá (tengo la menopausia desde los 13; tengo un fallo prematuro de ovarios y, en vez de pubertad, tuve sofocos). No me malinterpreten: si PUDIERA ser madre, me encantaría serlo. Sólo que nunca sucederá, y yo lo acepté incluso antes de graduarme en el instituto”………………………. Y todavía no lo superado ni aceptado y ese es su verdadero problema y el motivo de sus pajas mentales!

  23. Madre miaaaaaaaaaaaaaaa!!!. aaaaaaaaaaaaaa!!!

    Confieso que medio leí tu entrada por la mañana, cuando la publicaste. Se me pusieron los pelos de punta, pensé en la tristeza, la soledad infernal que deben vivir esas niñas, y no pude ni continuar… como ya te han comentado otras personas, me quedé en blanco. Sólo pensé una cosa, que precisamente te la leí a ti: está claro que lo único que comparto con algunas madres adoptivas es el hecho de haber adoptado.

    Ayer leí la entrada contraria, la de una madre que quiere endulzar tanto la realidad de sus hijos que no quiere ni oir hablar de la palabra abandono.. sus hijos no fueron abandonados, sino cedidos…. y hoy, en el extremo opuesto, esta otra que nos has comentado tu ( no se qué cosa será peor..). Sinceramente creo que los servicios sociales deberían meter el hocico en esa familia y comprobar como están esas niñas.

    Cada dia me siento mas bicho raro…… al final será que todas estamos como cabras???? pues puede ser, pero nuestra locura no deberían pagarla nuestros hijos!!!!!!!!!!!!

    • Sí, efectivamente, los dos extremos son malos. Tanto negar a la familia biológica, negarles el título de padres, como considerar que sólo la familia biológica es familia y se merece este nombre…

  24. Simplemente... MAMI dijo:

    Leer esto me a producido sarpullido. Pobres niñas!!!
    ¡¡¡ Cuanto quiero a la mía, A MI HIJA !!!

  25. Me quedo sin palabras ,lo siento porque no comparto casi nada de lo que dice,y veo un sentimiento de castración y falta de naturalidad hacia sus hijas,la llamen como la llamen es su madre,aunque a lo mejor no deberia decir yo eso…,me parece que está cercenando muchos derechos de estas niñas….y que precisamente por eso,porque no hay que ser tan NOMINALISTAS,es por lo que pienso que no está bien lo que hace,y vivimos en una siciedad con unas normas,unas mejores otras peores,y todo lo que hacemesta´siendo en contra de las niñas,no soy nadie para juzgar la salud mental de esta persona,pero pienso que por lo sudcedido en su vida puede esconder un sentimiento de castraión fuerte que es lo que le impide realizar su maternidad por muy imperfecta que sea…..Suscribo lo que decis por ahí arriba,de que con algunas mades no comparto más que eso,el ser madre adoptiva,no estoy ni con las que no quieren saber de sus hijos más que desde que están con ellas,pero vamos lo de esta…porque vive en EEUU,que si no ya estaba denunciada.vamos.

  26. No voy a opinar sobre la carta, creo que ya está todo dicho, pero quiero escribir aquí para darte las gracias por el trabajo de traducirla y, sobre todo, por no dar nada por supuesto y ofrecernos todo tipo de documentos que nos ayudan a reflexionar y a plantearnos nuestra maternidad/paternidad… para mí la información y la formación son las mejores herramientas en nuestro proceso familiar y tú nos ofreces, desde este maravilloso blog, las dos cosas. Lo resumo en tres palabras.
    GRACIAS, GRACIAS y GRACIAS

  27. La verdad es que es una entrada que da mucho que pensar, y después de comentar mi horror por esas niñas, como madre, así a secas, me parece una auténtica tragedia que no pudiendo cuidar yo o mi marido de mis hijos, la familia que los acogiera tuviera esta, no sé como llamarlo, idea o concepción de la adopción.

  28. A parte de lo que habéis dicho que estoy totalmente deacuerdo en que esta mujer está mal y que estas niñas no se merecen esto…

    Los dos?? padre y madre? están mal? si ella tiene un duelo sin resolver, él no le hace ver que las niñas necesitan a un padre y una madre como cualquier otro niño?

  29. ?”estas ninyas”?

    No soy demasiado romántica, no fue algo inmediato sentirme madre de mi hija adoptiva. Tardó muchos meses en llegar, no el carinyo y menos la responsabilidad, pero la consideración de hija. Creo que no llegó tan deprisa porque ella tardó en considerarme madre, seguramente porque no sabía lo que era tener una. También tuvieron que ver mis sentimientos de culpa.

    Me pregunto si esas ninyas saben lo que es una madre… me respondo que no tienen ni idea y es, sencillamente, una primera necesidad humana que se les está negando. Hay muchísimos casos cuando no hay madre posible. Lo triste del caso es que se lo niegue quien puede dárselo. Es inusual, pero también pasa con hijos biológicos en ocasiones.

    Precisamente porque mi hija no monstró su carácter, su inseguridad, su llanto y sus debilidades hasta que no dejamos de pensar la una en la otra como “esa ninya” “esa senyora”, no puedo leer el post sin sentir que se me encoge el corazón.

    A la edad en que esa senyora sabía que no tendría hijos, yo “sabía” que tendría “muchos”. Ni soy psicóloga, ni sé si funcionaría, pero creo que los problemas de “esas ninyas” están en su madre adoptiva. Parece que al revés que en la mayoría de los casos, no marcan la pauta los hijos, sino los padres: padres que no autorizan a que sus hijos les sientan como tal porque como padres llevan las riendas de lo que es y lo que no es en la familia. Ese “milagro” que sucede con las familias adoptivas cuando los hijos te aceptan como padres, no parece poder tener lugar en esa familia.

    Siempre intento ponerme del otro lado y comprender. Pero esta carta me resulta absolutamente imposible. Solamente le diría a esa madre “No seas idiota. Te estás perdiendo lo bueno y te llevas todo lo malo. NO habrán otras oportunidades ni para ti, ni para ellas.”

    Y también le aconsejaría que leyese el estupendo libro que tú recomendaste “?Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? de Jeanette Winterson. Donde queda muy bien explicado cómo se sentirán sus hijas respecto al amor y la pérdida.

    Terminaría cantandole lo que siento yo hacia mi hija adoptada y hacia mi madre biológica:
    De vez en cuando la vida
    nos besa en la boca
    y a colores se despliega
    como un atlas,
    nos pasea por las calles
    en volandas,

    y nos sentimos en buenas manos;
    se hace de nuestra medida,
    toma nuestro paso
    y saca un conejo de la vieja chistera
    y uno es feliz como un niño
    cuando sale de la escuela.

    De vez en cuando la vida
    toma conmigo café
    y está tan bonita que
    da gusto verla.
    Se suelta el pelo y me invita
    a salir con ella a escena.

    De vez en cuando la vida
    se nos brinda en cueros
    y nos regala un sueño
    tan escurridizo
    que hay que andarlo de puntillas
    por no romper el hechizo.

    De vez en cuando la vida
    afina con el pincel:
    se nos eriza la piel
    y faltan palabras
    para nombrar lo que ofrece
    a los que saben usarla.

    • Dichosos los ojos!! Me alegro de haber encontrado un tema lo bastante provocador para hacerte volver.

      Gran frase: “No seas idiota. Te estás perdiendo lo bueno y te llevas todo lo malo. NO habrán otras oportunidades ni para ti, ni para ellas.”

      Y esta canción siempre, SIEMPRE, me pone los vellos de punta. Ahora mismo, por ejemplo.

  30. Me parece fortísima esa carta. Lo primero que he pensado es ¿Cómo les han dado la idoneidad a esta gente? No sé si la historia es verdad o no pero no me extraña que la gente dude. Cuando te examinan miran sobre todo tus intenciones y tu única intención tiene que ser que quieras ser padre o madre.

    Hay muchos detalles extraños (contacto con el padre biológico? el padre biológico las rechaza y tú sigues pensando que ESE es su padre y tu no? consideras la adopción una compra ¿Y compras?¿¿?? La historia es rara pero imaginando que fuera verdad me parece exacto cuando dices que esas niñas están en tierra de nadie, esa tierra donde nadie quiere ser sus padres, ni su padre biológico ni esos “adoptantes” (esos sí que son extraterrestres, “adoptantes” aquí suena a “mutantes” ;).

    Me parece demasiado triste que nadie quiera ser sus padres. Triste, injusto para ellas y absurdo. Si no quieres ser madre (con todas las letras y sin esas estupideces biologicistas :P) o si no te fías de los sistemas legales de adopción no adoptes.

    Yo siento que mi hija es mi hija. Y mi hija sentirá otras heridas (ojalá pudiéramos atenuarlas) pero no sentirá nunca el dolor de no tener unos padres porque los tiene.

  31. Creo que la carta fue escrita con sentido ironico para contrastar con las opiniones de las dueña del blog. No plantea un a situacion real sino mostrarle a la autora del blog el absurdo de sus opiniones, como un que pasaria si los padres adoptivos aplicaramos en la vida real las ideas que ella propone. Es una critica disfrazada de “carta” para ver que responde la “thinking mama”, que mas que thinking me parece una extremista, una persona que quiere generalizar sobre adopcion. La adopcion tiene, como cualquier otra cosa en este mundo, matices. Cada caso es diferente y no se puede meter todo en la misma bolsa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: