familia monoparental y adopción

Hace algunos años, una compañera de trabajo me contó que había dado un curso que relacionaba la literatura popular y la psicología y que una de las cosas que se hablaron en ese curso era que de mayores establecemos relaciones de pareja que tienen que ver con los cuentos que nos contaron de pequeñas. Simplificando, venía a decir que si nos contaban Cenicienta, nos volvíamos masoquistas; si nos contaban La Bella y la Bestia, crecíamos convencidas de que seríamos capaces de cambiar al hombre de nuestras vidas; si nos contaban La Caperucita, siempre nos meteríamos en la boca del lobo…  

Aunque nunca me acabó de convencer el razonamiento (yo soy de las que creen que los cuentos probablemente reflejan realidades, formas de relación en este caso, que ya estaban allí…), no he podido evitar recordarlo cuando he visto este dibujo sobre los aprendizajes que podemos sacar de las princesas de Disney:

 

En cualquier caso está claro… que una princesa que no consiga cazar un príncipe no merece el título de princesa de verdad, ¿no?

Anuncios

Comentarios en: "Así nos contaron el cuento…" (17)

  1. Sí parece claro.

    Yo me sorprendí a mi misma complementando el libro de “Wangari y los árboles de la paz” después de leérselo a mi hija. Era la segunda vez que se lo leía; ella parecía muy impresionada por la historia, y yo empecé a interpretar… Al leer tu texto he pensado: “ya lo comprendo; estaba intentando compensar” 😉

  2. Este dibujo es tendencioso, también podríamos sacar otras conclusiones de las mismas princesas, por ejemplo Jazmín se negó a casarse con quien le decía su padre y se fué de su confortable palacio a ver mundo, Bella es que me encanta, una tia que lee un montón y que se siente incomprendida porque todo el pueblo dice que con lo guapa que es tiene que casarse con el tio mas molón y cuidar de sus retoños y va y resulta que se fija en el feíto y su chico le regala una biblioteca, Ariel, una princesa con el corazón partido entre lo que se supone que tiene que ser y lo que quiere, y que a veces para tener lo que quieres tienes que renuciar a otras cosas….y podría seguir, vamos que cada uno ve el cuento como quiere verlo, tal vez por eso me gustan los cuentos infantiles clásicos, porque tienen muchas aristas y tanto valen para argumentar una cosa como la contraria. La verdad es que e Doraemon, Bob Esponja o Codigo Lyoko, con ser tan modernos y supuestamente políticamente correctos no puedo sacar tantas enseñanzas positivas.

    • Yo creo que no es tendencioso: es una interpretación crítica. No la única posible, pero una de ellas. Y creo que hay que leer los cuentos desde nuestra capacidad de criticar, de opinar y de pensar.

      No es sólo cómo nos contaron el cuento… sino cómo lo leímos.

      Yo también soy muy aficionada a los cuentos populares, incluso en las versiones Disney, pero siempre intento tirar las enseñanzas que sacamos de ellos “de mi lado”, es decir, para contar de lo que me interesa transmitir a mí. Incluso cuando no me gusta lo que enseñan: para cuestionarlo, en este caso.

      Sin embargo, no me negarás que la enseñanza final de los cuentos de princesa es que sin amor, sin pareja… no hay final feliz…

      • a mi es que me gustan las historias románticas chico y chica de “final feliz” aunque estoy soltera y feliz ;-), Anna Karenina es un peliculón pero odio que se muera la chica, si todo lo que vemos en el cine o la tele tiene un afán moralizante la vida sería un poco aburrida. Nos encanta La Oveja Shaun y la verdad es que no tiene ninguna enseñanza final en sus capítulos. No se si me explico, yo creo que está bien utilizar el arte(porque yo el cine y la animación la considero un arte cando es buena) para enseñar, pero también para divertir, imaginar otros mundos en los que nunca estarás (véase princesas, caballeros medievales, o extraterrestres) y todo lo que la mente humana pueda sacar de ellas.

      • Pues sí, por supuesto!
        Siempre que no dejemos de ver cómo intenta “moralizarnos” (cuando es el caso).

  3. jajajaja, me encanta. A ver, a ver… ¡yo no recuerdo qué cuentos me contaban de pequeña! Así que tendré que ver a qué princesa me parezco más… ¡La tengo! ¡Mulán! Pero no existía cuando yo era pequeña… Si es que… Curiosa entrada. Gracias por compartirla

    • Mulán y Tiana son las mejores,jajaja, una guerrera y el principe planteandose la homosexualidad y la otra que pone a trabajar al príncipe en un restaurante y se deja de vivir del cuento (a ver si se aplica el cuento las monarquias actuales)

  4. A mi me gustaba la caperucita y es verdad que me metí en la boca del lobo, pero el cazador llegó tarde y el lobo me deboró. Aunque luego pude salir de su tripa, algo maltrecha pero vivita y coleando.
    Este tema , el de los cuentos me apasiona. Estoy totalmente con Bone y su interpretación de las princesas disney.
    En mi oipinión un cuento solo tiene que ser bueno. Ser una buena historia que refleje algo real, auténtico. Y si lo es, permanecerá durante siglos como pasa con los cuentos tradicionales. ¡No habrá habido y habrá historias, cuentos que no han sobrevivido y que nadie recuerde¡. Los cuentos buenos atraviesan nuestras barreras, nuestras defensas y nos llegan muy hondo, utilizan otro lenguaje más primitivo y mas universal por eso son buenos.
    Si os fijais hay mitos o cuentos que están en todas las culturas. Entodas las culturas encontrareis a cenicientas, a madastras, a bellas y bestias… en todos. Un poco modificados por los gustos y los condicionantes culturales. Pero en el fonfo las mismas historias… Esto será por algo.

    Creo en el poder sanador de los cuentos, con ellos podemos aprender y nos pueden ayudar a entender un sin fin de cosas.

    • Totalmente de acuerdo!! Al final, lo que importa de una película, de una novela… es que te cuente una buena historia.

      Y efectivamente, estos arquetipos están en todas las culturas porque forman parte de nosotros. De lo que somos, de cómo nos relacionamos… Lo cual no quiere decir que no podamos ser críticos con ellos si es necesario. Y debamos, incluso.

      • Ser críticos es necesario y debemos serlo. Tienes razón.. Y creo también que los cuentos, como están vivos, aunque tengan 200 años, evolucionan y a medida que cambian las cosas los cuentos van cambiando o se destaca un aspecto y se olvida otro o pasan a segunda fila o se olvidan.
        Por cierto la Sirenita no logró al príncipe y se convirtió en espuma de mar. Mi hija detesta este final pero yo siempre le recuerdo que las historias pueden tener varios finales…

      • Efectivamente, el cuento de la Sirenita, mi abuela me lo contaba de pequeña y me parecía uno de los cuentos más tristes del mundo… pero si te fijas… la única alternativa a estar sin príncipe es desaparecer?? Quiere decir que una mujer sin príncipe no tiene sentido??

        Por otra parte, hay que recordar cómo hemos suavizado muchos de los cuentos… los originales tenían más crueldad y menos finales felices. Y creo que eran mucho más auténticos…

  5. Lo interpreto de otra manera. La sirenita eligió… el reto era si lograba casarse con el príncipe se salvaría y si no se trasformaría en espuma de mar. Aceptó el reto y hay que ser valiente para aceptarlo. E hizo todo lo que estaba en su mano, peleó hasta el final. pero hay cosas en las que da igual lo que hagamos, nos podemos dejar el pellejo, pero están fuera de nuestra influencia. Esfuerzo no siempre es igual a recompensa. El príncipe se enamoró de otra. Y la valiente sirena se hizo espuma. ¡qué triste¡

    Es verdad que edulcoramos los cuentos y finales.

    • Esta es la lección que sacaría yo también, es cierto (y además no es demasiado habitual en el cine comercial actual, que parece asumir que si te esfuerzas lo suficiente siempre conseguirás tu objetivo).

      Pero vas sumando películas, no sólo para niños… y llegas a la conclusión de que no hay final feliz sin príncipe. Y no es un mensaje que me guste (creo que está muy interiorizado en nuestra sociedad, y que nos ha hecho mucho daño a las que no tenemos príncipe; o a las que tienen un príncipe desteñido en casa).

  6. Bueno, y no hay que confundir la versión Disney con el cuento original. Los cuentos originales son muy variados, pero la mayoría de princesas siguen un cánon estético muy concreto, con actitudes que han mejorado desde los años 40 (faltaría), pero aún son muy retrógrados.

  7. Yo estoy más con la interpretación de Bone que la del dibujo. Aunque también he de decir, que igual que no hay príncipes en su corcel, tampoco existen las princesitas que nos retratan en los cuentos.
    Sí que pienso que en los cuentos si no hay final de chico y chica parece que no es EL FINAL y supongo que hoy en día se queda un poco cojo.
    A mí sinceramente el cuento con el que más me he reído, aunque ya de mayor, es Shreck, con su Fiona, los dos afeitándose juntos en el espejo, que lo mismo tampoco hay que llegar al extremo de tener que afeitarnos la cara con él, pero a mí me encanta. Un círculo de amigos dispar como un burro, un gato, un dragón…
    Creo que enseña muchos valores, creo que es muy divertido con bromas para pequeños y grandes y creo que ridiculiza defectos como la maldad o ser un ególatra en personajes como la bruja y el príncipe encantador. Definitivamente mi cuento.

    • ¡¡Gran película, sin duda!!

      A mí me llamó la atención pensar que en mi caso, yo vi Shreck cuando ya conocía todos los referentes que salen en la película, porque prácticamente todos los cuentos los había leído, oído contar o visto en película; en cambio, para mis hijos, Shreck supuso el descubrimiento de muchos personajes de los que luego han conocido el cuento. No todos, claro, pero sí una buena parte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: