familia monoparental y adopción

Encuentro

Todos los años, por estas fechas, alrededor del aniversario de la primera vez que nos vimos, y les vimos, hacemos un encuentro las familias que viajamos juntas.

Nunca hemos conseguido coincidir las 8, pero todas hemos estado algunas veces. Aunque ahora que los niños se están haciendo mayores, empiezan a irse de campamentos… quizás deberíamos plantearnos cambiar de fechas, porque cada vez es más difícil coincidir en julio.

Esta vez nos reunimos 3 familias (otras 2 fallaron a última hora por razones de fuerza mayor). A la familia de K., una niña que ahora tiene 10 años, no la veíamos desde hacía 2 años; a la familia de Bh, un niño que en septiembre cumple 7, desde hace al menos 4. 

El encuentro empezó con vergüenzas, claro… Pero la injera, el juego, las comparaciones entre distintos tipos de cabello, las conversaciones sobre el colegio… enseguida ayudaron a romper el hielo. Y el rato de parque de después, más.

Pensé que seguramente, les pasa como a los mayores, los padres: nos vemos poco, no estamos prácticamente en contacto durante todo el año, pero cada vez que nos vemos, a pesar de todas las distancias, nos sentimos próximos, muy próximos. ¡¡Compartimos los 10 días más intensos de nuestras vidas!!, y nos resulta muy fácil volver a reconectar.

Anuncios

Comentarios en: "Encuentro" (4)

  1. Nosotros tuvimos la suerte de viajar con familias de nuestra misma ciudad. Quedamos una vez al año… y creo que no voy a volver (siempre digo lo mismo y luego vuelvo). Mi interés son las niñas y el niño, la adopción, los colegios, la evolución, me llaman china … pero estos temas nunca salen… eso si hay risas, chistes, contar batallitas, vacaciones, fotos… el tema “difíciles” de la adopción se habla medio a escondidas y murmurando con alguna de las parejas de padres… todo va bien, genial, maravilloso, excelente… me alegro infinito… vivir en el lado rosa es así de placentero … reconozco que les tengo envidia… y cada vez me siento mas lejos de todos ellos. Si no fuera por los blogs y foros de adopción de internet, despues de una de estas reuniones pensaría que alucino y me invento las cosas.

    • Me lo imagino… son esas familias con las que lo único que tenemos en común es haber adoptado. ¿Y crees de verdad que su vida es tan placentera… o que les terminará estallando la adolescencia de sus hijos como una bomba de relojería?

      Nosotros, es curioso, porque mantenemos escaso contacto (nos maileamos en junio para organizar este encuentro y luego nos mandamos las fotos y poco más), pero en cambio, parecemos estar en la misma onda en muchos temas. Varios de ellos tienen niños con “dificultades” (de distinto tipo y grado), una de las familias regresó el año pasado a conocer a la familia bio y otras dos (al menos) queremos hacerlo en un par de años, y aunque básicamente nos ponemos al día, esta conexión está ahí, esta sensación de que no necesitamos entrar en detalles para entendernos.

      La primera vez que nos encontramos, un año después de la adopción, se me ocurrió decir que el viaje de adopción fue durísimo para mí, y fue la primera vez en la que varias personas en la misma habitación dijeron lo mismo. Esto reconforta: la sensación de haber vivido lo mismo, no sólo en cuanto a contexto, sino en cuánto a emociones.

      Y también los niños, aunque hablan de cosas banales, o aparentemente banales, el colegio, el futbol, etc, tengo la sensación de que tienen esa conexión. De que de alguna manera no olvidan, ni siquiera los que llegaron de bebés, que vienen del mismo sitio, que hicieron el mismo camino.

  2. A mi siempre me resulta reconfortante encontrarme con las familias con las que viajé o coicidí en Adiss.
    La última vez quedamos en Madrid y tenemos total sintonía, no en vano estuvimos más de un mes como en un Gran Hermano, pasándalas de canutas para arriba por los problemas que todos tuvimos, al ser las últimas adopciones que se hicieron por protocolo público.
    Mantenemos el contacto, aunque quizá no tan fluido como nos gustaría, y cuando nos encontramos me da la sensación de que me encuentro con parte de mi familia; los niños tambien se lo pasan bien y sobre todos los mayores disfrutan recordando aquellos días que vivieron juntos, y ya no sé si la recuerdan o si de tanto hablar de ello y repetirlo, lo que recuerdan es por las fotos que ven y lo que contamos.

    • ¿Te imaginas pasar un mes y todos estos contratiempos con familias con las que no te entiendes? Tiene que ser tremendo. Pero si te llevas bien, la cosa une, y mucho.

      La verdad es que yo me llevo bien con todos, hay una familia con la que tengo la sensación de tener menos en común (y sin embargo, fue con los que más ratos pasé en Adis), otras con las que siempre he pensado que si nos hubiéramos conocido en otras circunstancias, seríamos amigos (de verdad)… pero con todos me siento cómoda, y como decía antes, conectada.

      En nuestro caso, los niños mayores por supuesto que se acuerdan, y mucho. Los peques, el mío incluido, no sé si recuerdan nada de forma consciente. Pero sí noto el peso de la memoria emocional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: