familia monoparental y adopción

Extraescolares

Cuando debatimos en este blog sobre los deberes, quedó pendiente una reflexión sobre las extraescolares. Aprovecho que ha terminado el curso para pensar un poco al respecto:

¿Qué son las extraescolares?

…Una oportunidad para que los niños se diviertan y aprendan cosas nuevas…

…Un lugar donde aparcar a los niños mientras los padres trabajamos…

…Un espacio para que nuestros hijos socialicen con otros niños…

…El intento de convertir a nuestros hijos en genios, superdotados o deportistas de primer nivel…

…El amago de “profesionalizar” las aficiones de nuestros hijos…

…La manera como proyectamos en nuestros hijos nuestras carencias y frustraciones personales…

…Una forma de tener a los niños ocupados para no tener que pensar cosas que hacer con ellos…

Supongo que según encaremos las extraescolares, serán una cosa u otra.

Para mí personalmente, las extraescolares son una herramienta para conciliar la vida laboral y la familiar. Son esta hora y pico que me permiten llegar a recoger a mis hijos habiendo dejado mi trabajo terminado.

¿Preferiría que estuvieran jugando en la plaza? Por supuesto. Pero puesto que me veo obligada a tirar de extraescolares, intento que sean también una ventana a mundos que yo no puedo ofrecer a mis hijos. A cosas que les gustan y yo no domino, o no me interesan.

Pero es importante recordar que…

…Einstein no hizo extraescolares…

…y que las extraescolares nunca tienen que ser esto:

Anuncios

Comentarios en: "Extraescolares" (45)

  1. Para mi las extraescolares no son solamente una oportunidad de conciliar la vida laboral de los padres con los hijos, que también, sino una oportunidad de que los hijos aprendan otras actividades, se relacionen con otras personas, conozcan otras posibilidades. Quizás un niño pueda convertirse en un gran deportista… y no porque yo le obligue o yo quiera que lo sea, sino porque descubra a través del deporte una pasión, por qué no. O quizás es un niño con facilidad para los idiomas y le guste aprender idiomas… una extraescolar de este tipo puede descubrirle este gusto por los idiomas, por ejemplo. Y como estos muchos ejemplos más. Está muy bien que los niños jueguen en el parque o donde sea, tienen que jugar, pero también hay muchas otras actividades que pueden gustarles y divertirles, no?
    Ah, y por cierto… tampoco creo que los métodos de enseñanza, entre otras cosas, de la época de Einstein fueran los de ahora…

    • ¿Crees que eran mejores o peores?

      • Bueno, realizar esa valoración es difícil… todo es relativo, como bien dijo él mismo. Pero no creo que el juego y el ocio se tuviera tan presente entonces ni se creyera tan importante. No conozco su condición concreta, si era de familia pobre o rica, pero ten por seguro que muchos niños no estudiaban, directamente, y de los que podían estudiar posiblemente una mayoría no se iba después de la escuela a jugar al parque, ni a jugar a casa.
        Desde luego no conozco a fondo la situación pero me da la impresión de que en el campo del ocio y del conocimiento de las necesidades emocionales de niños y mayores estamos bastante por encima, a ti no te lo parece?

      • En algunos aspectos, seguramente… pero creo que los niños han perdido en libertad, en autonomía, en toma de decisiones, en relacionarse con iguales sin la injerencia de los adultos… y creo que esta parcela perdida es muy importante.

        Incluso aburrirse es importante.

      • Sí, en que han perdido en las relaciones entre niños sin los mayores de por medio estoy de acuerdo, sin duda… en lo demás ya no tanto. Pero imagino que todo depende de muchas cosas y que generalizar siempre conduce al error en algún caso. La cuestión es que los niños necesitan de su tiempo de ocio y juego, por supuesto, y que el asfixiarles con obligaciones y actividades no es positivo y mucho menos si se hace sin pensar en ellos sino en nosotros mismos.

  2. Para mí también son una herramienta para conciliar la vida laboral y la familiar. Pero si además de eso, pueden aprender/pasarlo bien, mejor que mejor.
    Hace relativamente poco tuve la oportunidad de hablar con otra madre adoptiva (en una fiesta de cumple) y me contó toooooooodas las actividades extraescolares que hacían sus hijos y, sinceramente, me estresó. Y mucho.
    Lo peor de todo es que por lo visto se lo había recomendado la profe del cole para que su hijo pudiera desfogarse/sacar toda la energía acumulada que tenía (palabras textuales). Ahí lo dejo.

  3. Mis peques hacen extraescolares, pero no las hacen en el cole….¿son extraescolares?

    Es decir, los recogemos del cole (su papá o yo)…y por las tardes van a atletismo, a la psicina….pero fuera del cole…no son organizadas por el cole…..

    En nuestro caso, decidimos que vayan porque:
    -El invierno es muy largo y con mal tiempo, si no puedes salir e ir al parque…la alternativa es quedarse en casa…y así….se “desahogan”, se relacionan con críos de otros coles, …y pasamos la tarde….
    -Porque les gusta ir. Antes de apuntarlos les preguntamos si quieren ir…si la respuesta es no (por ejemplo a mi hija no le interesa nada ir a la escuela de música)….pues se busca algo que les guste. Nunca fueron a una actividad a la que no quisieran ir. Recuerdo un año que los apuntamos a cerámica…y fueron 1 día…..
    – Porque les permite hacer actividades que, de no ser así, probablemente no harían.

    Los motivos no son para que lleguen a ser uno genios o unos campeones (ya lo son….;) ), sino para que se diviertan, se entretengan, aprendan, conozcan gente,…..

    • Si son extraescolares, ¿no?, son las actividades regladas que hay fuera del espacio escolar.

      Tener la posibilidad de hacerlas fuera de la escuela enriquece mucho las posibilidades… en mi caso es imposible porque las extraescolares cubren parte del horario laboral y esto lo dificultaría el trayecto escuela – lo que sea.

      La verdad es que en Barcelona casi siempre es posible ir al parque o la plaza… o a jugar a casa de amigos… o simplemente jugar en casa. Para mí el principal problema de la generación de mis hijos es que cada vez tienen menos tiempo y espacio para el juego libre, sin normas, sin que nadie les organice… a poder ser, sin adultos a la vista…

      En mi caso, mi hijo mayor disfruta enormemente con las extraescolares, las que hace son deportivas, pero seguramente también disfrutaría de la música, del dibujo, la cerámica… el pequeño en cambio preferiría no hacer nada.

      Otra opción para que hagan actividades a las que no tienen acceso en la familia son los casals / campamentos de verano, los hay especializados y son una manera de probar unas cuantas semanas si les gusta, qué se yo, la música, la equitación o el piragüismo.

  4. totalmente de acuerdo. Sencillamente una necesidad de conciliar. O trabajas o no tienes opción de mantener a tus hijos… Yo creo que el debate es si debemos o no debemos apuntar a los niños 5 días de extraescolares mucho más allá de nuestro horario laboral. Muy interesante.

  5. Yo creo que aunque su padre o yo no trabajaramos, también los apuntaríamos a alguna actividad por las tardes…
    No es sólo una forma de “tenerlos atendidos” mientras yo trabajo…
    ¿No creeis?
    Eso sí…la tarde del viernes (si puede ser) y el fin de semana…..a descansar!

    • Pues yo, al pequeño (casi 5 años) tengo claro que no. Al mayor no lo sé… tendría que valorarlo, porque las 2 extraescolares que hace le entusiasman y creo que le son útiles. Pero sigo pensando que es importante que una buena porción del tiempo de los niños no esté reglamentada y organizada.

  6. los mios hacen extraescolares en el mismo colegio cada miércoles porque sino ese día tendría que recogerlos a las 14:30 y no llego(éstas, aunque les gustan, son obligadas). El resto de los días les recogemos yo o su padre y se han apuntado a lo que ellos han querido pero no más de dos días a la semana.
    Eso sí….cuando han elegido apuntarse a algo, tiene la responsabilidad de acabar todo el curso por lo que se lo piensan bien antes de apuntarse…
    El pequeño(de 5 años y medio) me pide que lo apunte a alguna cosa pero por ahora me resisto y espero aguantar hasta que empece primaria…ya veremos…
    y a mi también me estresa la actividad estraescolar de algunos niños ! y los que lo hacen con la inteción deque “se desfogue” no puede ser que esa sobrestimulación los “altere” aún más?

  7. A mí las extraescolares me dan un rollo raro. Mi hijo mayor que empieza 1º de primaria ha estado en Infantil en ingles en el cole una extra de 4a 5 para llegar a recogerlo y un día piscina fuera del cole, media hora. A mediodía, quiso apuntarse en el cole a judo una hora los viernes y lo apuntamos. Soy partidaria de no agobiarlos, de que lleguen a casa, merienden, jueguen, etc.
    Ahora en Primaria, quiere ir a fútbol (son dos tardes una hora), me lo ha dicho varias veces, con lo cual quiere de verdad. Pero el dilema es que quiero que siga con inglés dos horas a la semana porque en el cole es pésimo dos días, y con natación porque creo que es un ejercicio muy bueno para él y ahora empiezan a enseñarle de verdad a nadar bien. Aparte de que quiere seguir en judo a mediodía, que quiere seguir.
    Menudo rollo acabo de soltar. El caso es que yo lo veo mucha tralla, aparte de los deberes que le pondrán, que algo caerá en primaria a diario o casi a diario… Yo siempre he sido contraria a que todos los días tenga algo porque a mí me encanta esa tarde que sales del cole y directamente vas a casa a rascarte un poco la barriga, pero entre lo que quiere él y lo que creo que le vendría bien…
    Y luego está la pasta de las extraescolares… ese es otro temita que daría para un libro y coordinar al mayor y al pequeño, que daría para otro tanto.

    • Sí, parece mucho… y es difícil de conciliar. Yo (personalmente, por mi manera de ser) probablemente priorizaría lo que quiere él a lo que yo pienso que le conviene… pero es difícil de decir, la verdad.

      Y sí, la pasta es importante. Lo de coordinarlos, en mi caso, como todas las extraescolares son en el mismo lugar y con el mismo horario, por ahora me lo ahorro. Peor el primer año que B. hizo futbol, fuera del cole… era un horror. Recogerlo, llevarlo, entretener al otro una hora, recogerlo…

  8. Por cierto, creo que todas estamos de acuerdo en que las extraescolares pueden ser positivas “bien utilizadas”. Por supuesto no vale utilizarlas para sacarnos de encima a nuestros hijos o para agotarlos y que no nos den la lata al llegar a casa. Sin embargo, son actividades que pueden resultar parte de su juego y tiempo de ocio realizadas en su justa medida, medida que también puede ser diferente para cada niño… entonces, ¿dónde está el lado negativo?

    • Para mí el lado negativo es a) el abuso y b) las expectativas de los padres cuando creen que apuntarles a según qué extraescolares será el inicio de una carrera deportiva, científica o artística.

  9. Mi hija lo primero que pregunta cuando en septiembre “planeamos” las actividades del curso es: “¿Es de estar sentada?”.
    Así que…queda claro, si la respuesta es “sí”…está claro que no va a querer ir…
    Así, ni clases de inglés, informática, música….
    Y sí a atletismo, natación, baile…….

    Me encantaría que fueran bilingües (o trilingües, ya puestos), que tocaran un instrumento, que supieran pintar, modelar….pero….si a ellos no les apetece, creo que no hay nada que hacer.
    Qué sean felices…y disfruten!

    Está claro que las elegimos pensando en lo que a ellos les gusta….sino…Qué triste sería tener que hacer una actividad de ocio que no te gustara, no?
    Imagínaros:
    -Te invito al cine
    -Gracias pero no quiero ir, prefiero ir a jugar al tenis
    – No. Tienes que ir al cine y olvídate del tenis…..(:(

    • Pues… a veces pasa. Cuando tienes pareja, por ejemplo.

      • También puedes hacer las actividades que te gustan a ti y no al otro por separado, no?, no es obligatorio hacerlo todo juntos…

        Una mujer a quién conocí (de la generación de mis abuelos), se pasó el noviazgo yendo al futbol con su chico, y él la acompañaba al cine. Cuando se casaron, él le dijo que no volvería a pisar una sala de cine en la vida; ella le dijo que no volvería al campo de futbol. Así que los domingos, él se iba con sus amigos y ella con sus amigas… y tan contentos, oye.

  10. En mi caso, lo que me interesa de las extraescolares es abrirles un mundo a mis hijos para que conozcan y exploren actividades nuevas. Lo que hacemos es que platicamos lo que les gustaría hacer, toman una clase de prueba y si les gusta se quedan, pero con el compromiso de terminar el ciclo por el que estén inscritos. El compromiso es por parte de todos, pues en una ciudad tan complicada como México, también para mí implica un esfuerzo considerable en tiempo y traslados, y económicamente también es duro.

    Hay algunas clases que yo considero muy importantes, como la natación, a ninguno les ha apasionado nadar, así que con aprender lo básico ha sido suficiente y no hemos ido más allá. Pero la equitación, en el caso de mi hijo grande, y el baile, en el caso de mi nena, han sido actividades que ellos mismos han elegido para seguir por largo tiempo.

    Yo de chica tuve oportunidad de tomar muchas clases extraescolares, las cuales me gustaban mucho. Así fue como descubrí los idiomas, en mi época las escuelas, al menos en México, no eran bilingües, y me apasionaron a tal grado que estudié interpretación simultánea y traducción. Tal vez si nunca hubiera tomado esas clases mi elección de carrera hubiera sido diferente.

  11. Quizá habría que matizar…
    ¿de qué les sirven a ellos las extraescolares en infantil ? ¿se vive bien con la agenda atada entre las 8:00 del desayuno escolar y las 18:00 de volver a casa y no pongo un ejemplo de los peores? éso son 10 horitas en el mismo sitio. Es bastante más de lo que se reivindica para los adultos (yo me quejo por haber pasado a trabajar 7 horas y media en lugar de 7).
    Que un chico o chica de 10 años vaya una hora a la semana al deportivo es otra cuestión. Que con 11 años te apuntes al conservatorio porque sale de él decirlo en casa (no porque te den a elegir qué instrumento quieres), es distinto.
    Pero es frecuente (al menos a mi alrededor) que vayan a desayuno o a alguna por la tarde por imperativo de horario laboral y a música o natación porque seríamos malas madres al negarles tan importante formación. Al final, hasta arriba les tenemos…

    • Totalmente de acuerdo. Yo me siento muy culpable de tenerles de 9 a 6 en el mismo sitio, sobretodo con el pequeño (porque el mayor sí disfruta mucho de las extraescolares).

  12. Yo afortunadamente de momento no necesito las extraescolares para conciliar y estoy con madredemarte en que los niños cada vez tienen menos espacios para relacionarse sin la dirección de un adulto y creo que es importanantisimo el juego libre. Yo era la rara en el parque por no llevar al niño a nada, para el inglés estoy haciendo un fondo para que cuando tenga 18 darle pasta para que se vaya a recorrer mundo y practique el inglés.Yo sólo di el inglés del cole y lo hablo y entiendo sin problemas. El año pasado con 5 años me dijo.que quería aprender a nadar y entonces si lo apunté y después de un año pidiendo ir al fútbol también lo deje ir, pero no dejan de ser juegos supervisados y llenos de órdenes de adultos.Yo veo que cuando mejor se lo pasa es cuando está con la pelota en un parque o en la playa a su bola con otros niños. Lo peor son los padres y madres queriendo tener Messis con 5 años, veo a niños con 4 años en el fútbol que lloran cada vez que les toca el balón y sus padres diciéndoles que no es mada, qie ya son niños grandes cuando tendrían que estar en los columpios o el balancin y no entrenando hora y media dos dias a la semana

    • Yo el inglés he asumido que tendrán que aprenderlo haciendo de camareros en Londres cuando lleguen a los 18… Yo sólo dí inglés en el cole, también y lo hablo y lo entiendo bien porque pasé en GB algunos veranos. Bueno, y porque tengo facilidad, y veo películas en V.O., etc. Conozco gente que se ha pasado la vida en academias que no saben ni la mitad de inglés que yo.

      Nadar lo veo una cuestión de supervivencia, mis hijos han ido los dos en los últimos cursos de infantil (a mediodía) y en 1º de primaria (en Barcelona en ese curso se da en horario lectivo), aunque ambos aprendieron a nadar solos en verano a los 4 años, pero es que a los dos les entusiasma el agua y el pequeño casi me lo pidió de rodillas.

      Para mí lo bueno del futbol es el juego de equipo, el poner el bien del equipo por delante del bien individual, la capacidad para planificar y reflexionar… mi hijo mayor es una de las actividades que hace y le gusta mucho (la otra es Taewkondo y le gusta mucho también).

      • Yo también valoro el futbol como deporte de equipo y creo que es muy importante aprender a ganar y a perder con deportividad, a seguir intentandolo, a mejorar, etc…, pero cuando tienes padres que al acabar un partido que han perdido, en vez de decirle a los niños que a veces se gana y otras se pierde o la realidad, que los otros niños jugaban mejor, que tendrán que esforzarse más entrenando, lo que les dicen es que la culpa es de otros, del árbitro, del entrenador que no puso al mejor equipo, etc…, vamos, que muchos padres pervierten esos valores tan buenos y vuelvo a ser la rara que al acabar los niños perdiendo un partido le digo que en la vida y en el juego se pierde muchas veces y no pasa nada y cuando me escuchan decirle a mi hijo que los otros niños jugaron mejor (es un hecho objetivo de alguien a la que gusta el futbol y va a verlo al estadio con objetividad y sin dejarse llevar por “los colores”), siento miradas no se si de odio o estupefacción.
        Lo dicho, las extraescolares en sí son buenas, pero muchos padres se lo toman como una competición de alto nivel, y personalmente creo que lo único que proyectan son sus propias frustraciones.

      • Yo he tenido suerte en este sentido, y en los dos sitios donde B. ha hecho futbol (el gimnasio municipal y el colegio) los padres son bastante normales en este sentido y todos usan un discurso equivalente. Todos vemos el futbol como un juego para divertirse, que, además, ayuda a jugar en equipo, a organizarse, a planificar, a aprender a perder y ganar con deportividad… Supongo que en sitios más “profesionalizados” me sucedería como a tí (y me sentaría como a ti)

  13. Yo tengo opiniones contradictorias sobre las extraescolares… e imagino que es porqué veo cosas que no me gustan y cosas que sí y de ahí mis contradicciones.. imagino que el sentido común de cada cuál debe decidir.
    Lo que no me gusta es que se utilizen para colocar a los niños y que no estén por casa “aburriéndose” … y lo que si me gusta es cuando están bien utilizadas y se usan para que el niño haga algo que realmente le gusta y que no tiene otro modo de hacerlo que no sea en extraescolar.
    Mi hijo ha hecho dos este año, en P3… inglés y natación. Sobre el inglés… no creo que sea imprescindible en un niño de 3 años para que cuando sea mayor sepa inglés, pero mi hijo hablaba, o mejor dicho entendía, inglés en su país de orígen y de ahí nuestra decisión de intentar mantenerselo. Escogimos una academia en la que no se trata de aprender inglés empezando por el “one, two, three” sino que simplemente, juegan, cantan, explican cuentos, hacen teatro… todo en inglés, desde el good morning hasta el bye bye. Tengo sensaciones contradictorias porque cuando explico a alguien que va a inglés me encuentro a mi misma excusándome diciendo “es que es su idioma materno e intentamos que no lo pierda”… cada vez que me veo añadiendo esta coletilla, me doy cuenta que quizá no estoy del todo convencida de esta extraescolar?? Aunque el niño va contentisimo, le gusta mucho, taaaaaaaanto como el cole. Si no fuera contento, no iríamos, lo tengo clarisimo. Va los sábados, una hora… para no cargarle tanto la semana y poder ir tranquilos, sin prisas, al salir, nos quedamos el resto de mañana al parque… recuerdo un día que al salir, una madre les decia a los dos niños, venga vamos, subid rapido al coche, que tenéis que ir a música… me pareció un horror!! sábado por la mañana inglés y musica y encima con prisas que sino no llegaban… buff.
    Sobre la natación… pues le apuntamos porque es un loco del agua y ya en nigeria tuvimos el primer susto, se tiró al agua sin ningún tipo de flotador en una piscina horrorosamente sucia en la que no se veía el fondo y que por suerte vimos dónde caía y pudimos saltar a cogerle… me asusté pensando que si llega a tirarse sin verle no le habria visto dónde caía (se quedó sentado en el fondo y no se veía el fondo) así que nada más llegar a casa, fuimos a natación, pero el primer año, fué en un curso en el que me metía al agua con él… le vimos tanta fascinación y tanta ilusión por ir que este año le hemos vuelto a apuntar, esta vez ya con más niños y sin mamá… está deseando que llegue el martes para ir.
    Yo para poder conciliar vida laboral con familiar he decidio reducir mi jornada laboral a 4 horas (sé perfectamente que esto no es posible para mucha gente) así que las extraescolares las usamos para hacer/aprender otra cosa que no podría ni aprender en el parque ni en la escuela…
    También al no depender de esta conciliación, hemos optado por apuntarle a extraescolares fuera de la escuela, niños nuevos, distintos, queremos que además aprenda a que el mundo de los niños no se centra sólo en los de la escuela (en nuestro caso los del parque son los mismos que la escuela porque vivimso en un pueblo pequeño) así que tanto inglés como natación va a otro pueblo distinto al que vivimos… para que conozca más niños, más gente, sepa relacionarse y hacer amistades nuevas. Tambien soy consciente que esto ultimo en función del carácter del niño será factible o no.

    • dios pedazo rollo no?

    • Te entiendo… yo también me justificaría en tu caso. Pero me parece una buena razón, apuntar a un niño a clases para que no pierda su idioma materno (sobretodo si es el inglés, que va a necesitar). También le puedes poner dibujos en V.O., igual ya lo hacéis…

    • Lo entiendo, pero…de verdad crees que ¿por ir 1 hor a la semana a clase de inglés no lo va a perder?
      Te lo digo porque, cuando llegó nuestra hija de Rusia, también la metimos en clase de ruso (una tarde, 2 horas)…. “para que no lo perdiera” y….y….por supuesto que lo pierden.
      La única manera de que no pierdan su idioma materno(creo) es oyéndolo todos los días a todas horas….en nuestro caso era imposible (no teníamos “a mano” a nadie que hablara ruso como para que se pasara el día hablando con ella) así que….después de 1 año, lo dejamos.
      Conoce muchas palabras, las recuerda, todavía hay palabras que dice en ruso y para decirlas en español tiene que traducirlas….pero….no habla ruso…..
      Además, el ruso que hablaba cuando llegó era el ruso que habla una niña pequeña…..quiero decir que….me encantaría que fuera bilingüe pero….como con una clase a la semana no lo va a ser…..
      Cuando sea mayor, que decida si quiere recuperarlo.
      Yo estaría encantada (y si se apunta a clases, yo me apuntaré con ella)…..

      • Quizás la diferencia es la implantación del inglés y la del ruso en España, no? Yo entiendo que el ruso (o el árabe, o más aún el amariña que se habla en el país de mi hijo mayor) es difícil de conservar, pero es fácil encontrar sistemas para que siga oyendo inglés… Yo creo que le pondría los dibujos en este idioma, si fuera el caso.

        Mis hijos no hablaban sus idiomas maternos (los comprendían), y los han perdido, y por ahora no muestran demasiado interés en aprenderlos.

      • Luz estoy totalmente de acuerdo en que con una hora a la semana lo va a perder igualmente, de hecho estoy convencida de que tendrá el mismo inglés que cualquier otro niño, pero a parte de esa hora, el casal del verano lo está haciendo en inglés (4 horas diarias), le ponemos los dibujos siempre que es posible en inglés …
        No he pretendido jamás que sea bilingüe, para que esto pasara tendría que haber alguien en casa que le hablara y esto es imposible.
        Supongo que en el fondo, lo que pretendemos es mantener ese vínculo con su país natal… sobretodo teniendo en cuenta que para él no es ningún problema ir a esas clases, no siente rechazo a su idioma natal y se supone que le va a servir en un futuro.
        Le digo muchas veces a mi marido que no sabremos si la inversión (que no es poca) ha valido la pena hasta dentro de unos/muchos años…

  14. Personalmente no me gustan…. pero hay cosas obigadas como la natación hasta que aprenden (seguridad) y algo de actividad física (en el sistema educativo sigue siengo asignatura de segunda, una pena) están todo el día sentados menos la media hora de recreo. También actividades crativas, pero no tienen porque ser a última hora cuando están agotados, pueden ser el fin de saman o en vacaciones (pues resulta que en esas épocas no se organizan)

    Es una lástima que para conciliar trabajo y familia los niños tengan jornadas laborales de 9 de la mañana a 6 o a 7 u 8 de la tarde y luego LOS DEBERES… los niños en el colegio no están jugando, están aprendiendo, esforzándose, trabajando…. y se cansan, necesitan tiempo libre, de descanso y juego para asimilar lo que están aprendiendo, entre otras cosas.

    Y es lamentable la competitividad y miedo que hay detrás de muchas extraescolares. Digo miedo porque un padre que no apunta a su hijo a algo desde infantil, cree que su hijo se va quedar detrás, el último.

    lTambién creo que los niños necesitan juego libre, ni reglamentado, ni organizado… pero ¿dónde?¿con quién? si están todos en las extraescolares.

    Me temo que este curso las extrescolares de mi hija serán clases de apoyo. Y lo siento por ella porque se merece tardes de juego, amigos y diversión… porque ahí en esos espacios , en esas horas de risas y enfados entre niños… también se aprende.

    Sobre este tema hablaría horas…

    • Nosotros vivimos en una ciudad grande, pero en las plazas y los parques siempre hay niños con los que jugar. Por ahora, lo que falta es la libertad de salir solos… mi hijo mayor ha empezado este mes de junio a bajar a la calle con un amigo de su edad (8 años)… ¡¡y me llamó la directora del colegio para preguntarme si sabía que estaban solos en la plaza!! Me llevé un susto… Sí, tenían permiso para estar solos, no, no hacían nada malo, y la casa de la madre del amigo estaba a 2 minutos andando…

      Pero este es otro tema, me temo…

      Aquí en vacaciones sí existe la posibilidad de hacer cosas deportivas o creativas más “especializadas”. Hay un montón de casales (escuelas de verano) que a la par que te permiten conciliar, abren nuevos mundos a los niños. El sitio al que mis hijos van este año está organizado por una escuela de música, y además de cantar y bailar, hacen decorados, disfraces… (también van a la piscina, de excursión y hacen deporte). Otros sitios por ejemplo ofrecen la posibilidad de hacer optimist o piragüismo, equitación, etc. Son casales organizados por el ayuntamiento, al mismo precio que los más “cutres” de los colegios. Y luego los hay privados (generalmente más caros) que ofrecen cursos de música, plástica, teatro, circo, etc.

      Yo creo que es una buena opción para no cargarles tanto durante el curso, pueden ir probando cosas nuevas y luego seguir con las que les gusten.

  15. pues mi problema es casi el contrario. mi hija ha llegado en enero con siete años y era la única niña de esa edad en el parque por la tarde entre semana porque todos los demás estaban haciendo las dichosas extraescolares. cuando empezó el colegio como no entendía que había que estar apuntada pues se metía por medio de todo lo que podía como baloncesto, patinaje… y claro se la quitaban de encima continuamente. a medida que empezó a entender el idioma la fui apuntando a cosas que le interesaban y que eran de ejercicio físico como natación (por supervivencia como habeis dicho alguna), baile y patinaje que al mismo tiempo que desfogaba toda la energía que tiene, y que no pierde con nada, hacían que conociera a otros niños porque todas eran fuera del colegio.

    voy yo con ella así que no es por horario pero es que, repito, entre semana en el parque no hay un solo niño antes de las 6-7 de la tarde.

    está deseando el curso que viene apuntarse a multideporte y seguir con el baile, el patinaje y la piscina así que eso haremos aunque solo una hora cada día, pero está claro que las extraescolares tienen que ser de movimiento en nuestro caso.

    • Pues ese si que es un problema, que ya no haya niños en el parque por tanta extraescolar, no lo había pensado. De momento a nosotros no nos ocurre, pero tal vez porque vivimos en una zona en la que hay mas gente que o no tiene dinero para enviar a sus hijos a extraescolares (con los 700 euros del paro en el mejor de los casos lo primero que te cargas son las extraescolares) o son de mi misma “escuela”

      • A mi esto me sucedió cuando mis hijos hacían P2. Me planteé la posibilidad de dejarlos en casa con una cuidadora (y lamento no haberlo hecho), y una de las razones que me echó para atrás es que a durante el día, en los parques del barrio, solo hay bebés. TODOS los niños van a la guardería (o la inmensísima mayoría). Aunque la razón principal, en ambos casos, es que no encontré a la persona adecuada.

      • si le añades que con 7 años después de las extraescolares muchos van a catequesis para la comunión y después tienen que hacer deberes en casa… nos hemos pasado un montón de tardes las dos solitas en el parque pasando frío. no es que me queje de eso porque recién llegada la niña nos ha venido estupendamente para relacionarnos nosotras dos pero sí que echaba en falta poder jugar con otros, que quieras que no tener una madre para tí sola un rato al día es un lujo nuevo y estupendo pero tooodo el día es un coñ…zo jajajajaja

        solamente teníamos cerca a niños menores de 4-5 años que es la edad a la que parece que empiezan a meterles las extraescolares no? lo pregunto porque soy madre novata. lo que tengo claro es que mi hija con el colegio y los apoyos que necesita y necesitará durante bastante tiempo no se me ocurre añadirle idiomas (bastante tiene con el español y todavía le esperan el euskera y el inglés) o actividades de estar sentada. al revés, deporte y actividad física y después merienda y si no llueve al parque un rato. así está ella de sana que no coge ni un resfriado acostumbrada a estar todo el día en la calle… eso sí, a mí me va a matar poco a poco el quedarme helada urggffffff

      • Yo descubrí el truco para no morir congelada: botas de montaña y anorak de nieve todo el invierno. Y que caigan chuzos de punta!! No he vuelto a pasar frío en el parque.

  16. la ropa que compré para ir a recogerla tanto para ella como para mí (Bulgaria, enero, -20ºC…) la consideré un gasto para unos días pero ha sido la que más nos hemos puesto al final. y las camisetas térmicas del Decatlon un descubrimiento providencial para las dos. una camiseta de esas y otra normal encima y no te enfrías nada de nada. y allí compré botas de nieve para las dos también (por 60 euros los dos pares, las mejores botas que he tenido en mi vida) y lo mismo. pena que se le hayan quedado pequeñas porque son increiblemente calentitas y antiagua.

    estoy esperando que inventen algo parecido para la punta de la nariz…

    • Si lo descubres me lo dices!!

      Unos amigos míos también recogieron a su hija en Bulgaria en enero (concretamente el 6!!, regalo de Reyes). Me han hablado de las temperaturas… A su hija pequeña la recogieron en Kazajstan en agosto, y también ha dado mucho que hablar!!

      • solo te digo que nos hicieron bajar del avión porque cerraban el aeropuerto por nieve y tres horas después volvimos a subir y nos dieron manguerazos de descongelante para poder despegar…. no he pasado más miedo en mi vida.

        en mi primer viaje a primeros de septiembre estaban a 40 grados o sea que hemos tenido de todo jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: