familia monoparental y adopción

Archivo para julio, 2012

Bajo presión

Hace algún tiempo, M. me hizo llegar este artículo sobre la presión a la que sometemos a nuestros hijos.

Es un artículo que analiza el libro “Bajo Presión: cómo educar a nuestros hijos en un mundo hiperexigente”, de Carl Honoré, un libro que afirma que “los adultos secuestramos la niñez de forma nunca vista a lo largo de la historia y, desde el instinto de intentar hacer lo mejor para nuestros hijos, hemos caído en el exceso, lo que provoca un efecto negativo, tragicómico”, y que habla de “la pérdida de confianza en la capacidad de educar a nuestros hijos sin recurrir a los manuales. En realidad, todos conocemos a nuestros hijos mejor que nadie, pero la cultura del perfeccionismo nos insiste en que en algún sitio hay una receta perfecta para educarlos, y eso es un mito, una mentira”.

También es muy interesante este artículo sobre el asunto, del mismo autor.

Estas son las IDEAS PRINCIPALES de Bajo Presión, según las recoge este blog:

1. Exceso de perfeccionismo y de vanidad en la educación. Se busca llenar la agenda de los escolares hasta límites abusivos de clases extra-escolares, deberes y actividades con prestigio que solo cansan y “machacan” a los niños y que, en muchos casos, refuerzan el ego de los padres que proyectan en ello posibles frustraciones personales.

2. Exceso de academicismo (hemisferio izquierdo) y poco espacio para trabajar las emociones y la libertad personal de los pequeños (hemisferio derecho).

3. Crítica a los materiales pedagógicos que prometen “genios”, del tipo “Baby Einsten”.

4. Reivindicación del papel del JUEGO como prioritario para aprender a vivir.

5. Denuncia feroz al MARKETING INFANTIL que seduce y confunde a los niños a edades realmente precoces y que condiciona su comportamiento.

6. Elogio al modelo educativo finlandés por sus resultados positivos, por retrasar la escolarización, por no tener deberes, por la formación de sus profesores y por la colaboración entre todos los estamentos sociales.

7. Crítica a la CAUTIVIDAD a la que se somete a la infancia-juventud que va “de casa al cole atada en el coche” y a la que no se le permiten juegos de expresividad como antaño, lo que favorece el exceso de sedentarismo y la obesidad.

8. Burla al exceso de manuales y consejos de educación tipo Super Nanny porque hacen perder la confianza de los padres en sí mismos.

9. Denuncia de la MEDICACIÓN INFANTIL y la pandemia de consumo de Ritaline, la mejor metáfora de este secuestro de la infancia al que se refiere el autor en toda su obra.

10. Defensa de que los padres pasen MÁS TIEMPO con sus hijos.

11. Defensa del SENTIDO COMÚN, la flexibilidad, el amor, el respeto y la toma de conciencia de que nuestros hijos no son “trozos de barro a los que moldear” a nuestro gusto, sino personas a las que acompañar en la vida.

Desde que me llegó este artículo, me lo he leído varias veces… y me parece un buen resumen de la manera de educar a los hijos, de educar a mis hijos. Y aunque reconozco en las críticas del autor la sociedad en la que vivimos… lo cierto es que no reconozco, en absoluto, a mi entorno. La gente que hay a mi alrededor no me parece que se ajuste a esta descripción. Es gente que busca en las extraescolares una oportunidad de que sus hijos se diviertan y aprendan cosas nuevas, amén de una forma de conciliar vida familiar y laboral; que hacen vida de barrio, ocupan plazas y parques y van andando al colegio – y si pueden, al trabajo; que desconfían de la supernanny y de los diagnósticos tipo TDAH; que prefieren la calidad a la cantidad; que no educan como si la vida fuera una carrera, que no colman a sus hijos de bienes materiales y que procuran pasar con ellos el máximo tiempo posible.

¿Somos raros?

Anuncios

Evolución

De pequeños los hijos quieren a sus padres; de mayores les juzgan; y sólo a veces los perdonan.

Oscar Wilde.

Biblioteca

Cuando era pequeña, por razones familiares, estuve una vez de visita en la casa del escritor Manuel de Pedrolo (autor de uno de los libros que más veces leería: El mecanoscrit del segon origen, aunque esto sería más tarde).

Aluciné al ver su biblioteca y le pregunté:

¿Los has leído todos?

Entonces no entendí por qué se reía.

Han pasado muchos años, y ahora esta pregunta me la hacen a mí. La gente que no lee se sorprende de que alguien pueda, y aún quiera, leer todos esos libros.

Pero últimamente, varias personas (a las que les gusta leer) me han sorprendido con otra pregunta:

¿Por qué los guardas?

Mis hijos no son muy lectores todavía, y quizás nunca llegarán a serlo, pero guardo todos esos libros que quizás no volveré a leer por ellos.

Porque fueron las bibliotecas de mi casa, la de mis padres, la de mis abuelos, caóticas y desorganizadas, llenas de libros no aptos para niños, las que me convirtieron en lectora.

Callejeros

Si el verano pasado fue el verano en el que B. empezó a hacer recados él solo… este ha sido el verano en el que ha empezado a bajar a la calle a jugar sin adultos.

Fue durante el mes de junio, cuando con la jornada intensiva, les recogía del colegio la madre de un compañero de clase de B.

Mientras A. se quedaba en el piso (durmiendo, jugando con el perro y el gato y la hermana de R.) R. y B., que ya tienen 8 años, bajaban a la calle con un balón. A veces se quedaban en la calle de R. (peatonal), otras se iban a casa de otro niño de su clase que vive unas puertas más allá, y otras se iban a una plaza que hay 100 metros más arriba, donde hay una zona de parque infantil y un par de mesas de ping-pong.

Una tarde que yo todavía estaba en el trabajo, sonó el móvil, era del colegio. ¿Del colegio, a esta hora, cuando ya hace rato que han salido? ¿Qué habrá pasado? ¿Qué querrán?

Era la directora, muy preocupada porque uno de los monitores del colegio había visto a B. y R. en esa plaza, ¡¡solos!!

Le dije que no se preocupara, que estos días la madre de R. se ocupaba de ellos y que sí, tenían permiso para bajar solos, y ¿verdad que no estaban haciendo nada malo?, y que no, que no me preocupaba que les fuera a pasar nada grave.

Me preocupa mucho más todo lo que les puede pasar si no aprenden poco a poco a ganarse y gestionar su autonomía, como los niños de su edad han hecho y hacen en otras épocas y en otros lugares (y que ya comenté hace un año).

Extraescolares

Cuando debatimos en este blog sobre los deberes, quedó pendiente una reflexión sobre las extraescolares. Aprovecho que ha terminado el curso para pensar un poco al respecto:

¿Qué son las extraescolares?

…Una oportunidad para que los niños se diviertan y aprendan cosas nuevas…

…Un lugar donde aparcar a los niños mientras los padres trabajamos…

…Un espacio para que nuestros hijos socialicen con otros niños…

…El intento de convertir a nuestros hijos en genios, superdotados o deportistas de primer nivel…

…El amago de “profesionalizar” las aficiones de nuestros hijos…

…La manera como proyectamos en nuestros hijos nuestras carencias y frustraciones personales…

…Una forma de tener a los niños ocupados para no tener que pensar cosas que hacer con ellos…

Supongo que según encaremos las extraescolares, serán una cosa u otra.

Para mí personalmente, las extraescolares son una herramienta para conciliar la vida laboral y la familiar. Son esta hora y pico que me permiten llegar a recoger a mis hijos habiendo dejado mi trabajo terminado.

¿Preferiría que estuvieran jugando en la plaza? Por supuesto. Pero puesto que me veo obligada a tirar de extraescolares, intento que sean también una ventana a mundos que yo no puedo ofrecer a mis hijos. A cosas que les gustan y yo no domino, o no me interesan.

Pero es importante recordar que…

…Einstein no hizo extraescolares…

…y que las extraescolares nunca tienen que ser esto:

Cómo hacer comunidad

Apaga tu televisión /sal de casa / conoce a tus vecinos / saluda / no mires al suelo cuando caminas / siéntate en cuclillas / planta flores / usa la biblioteca / juega con otros / compra en el comercio local / comparte lo que tienes / ayuda a un perro perdido / lleva a los niños al parque / honra a los mayores / apoya a la escuela del barrio / arréglalo aunque no lo hayas estropeado / comparte las labores de jardinería / recoge la basura / lee en voz alta / baila por las calles / habla con el cartero / escucha a los pájaros / pon un columpio / ayuda a cargar algo que pese / practica el trueque / empieza una tradición / pregunta / contrata a gente joven para trabajos inusuales / organiza una fiesta en el vecindario / hornea de más y reparte / pide ayuda cuando la necesites / abre tus cortinas / canta con otros / comparte tus habilidades / recupera la noche / sube la música / baja la música / escucha antes de enfadarte / media en un conflicto / intenta comprender / aprende desde puntos de vista nuevos e incómodos / recuerda que todos tienen voz aunque no siempre les oigamos / trabaja para cambiarlo.

Encuentro

Todos los años, por estas fechas, alrededor del aniversario de la primera vez que nos vimos, y les vimos, hacemos un encuentro las familias que viajamos juntas.

Nunca hemos conseguido coincidir las 8, pero todas hemos estado algunas veces. Aunque ahora que los niños se están haciendo mayores, empiezan a irse de campamentos… quizás deberíamos plantearnos cambiar de fechas, porque cada vez es más difícil coincidir en julio.

Esta vez nos reunimos 3 familias (otras 2 fallaron a última hora por razones de fuerza mayor). A la familia de K., una niña que ahora tiene 10 años, no la veíamos desde hacía 2 años; a la familia de Bh, un niño que en septiembre cumple 7, desde hace al menos 4. 

El encuentro empezó con vergüenzas, claro… Pero la injera, el juego, las comparaciones entre distintos tipos de cabello, las conversaciones sobre el colegio… enseguida ayudaron a romper el hielo. Y el rato de parque de después, más.

Pensé que seguramente, les pasa como a los mayores, los padres: nos vemos poco, no estamos prácticamente en contacto durante todo el año, pero cada vez que nos vemos, a pesar de todas las distancias, nos sentimos próximos, muy próximos. ¡¡Compartimos los 10 días más intensos de nuestras vidas!!, y nos resulta muy fácil volver a reconectar.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: