familia monoparental y adopción

El último día

En alguna ocasión he contado cómo fue mi primer día en Addis Abeba.

Pero también recuerdo el último.

Volvimos a la casa cuna donde B. había pasado 3 semanas, con cosas para ellos según una lista que no habían dado (macarrones, detergente, etc).

Pensé que sería una buena ocasión para despedirnos de las cuidadoras, con las que apenas hablé el primer día, y para ver (y fotografiar) la habitación donde B. dormía.

Sólo bajar del taxi, B. se puso a llorar. Cuando nos acercamos a su habitación, se puso a chillar. Y se negó a estar a menos de dos metros de ninguna cuidadora.

No le molestaba que se le acercaran los niños (muchos fueron a abrazarlo, saludarlo, cogerlo en brazos…), pero no dejó que se acercara ninguna cuidadora.

Una de ellas, medio enfadada, medio en broma, le dijo que se iba a quedar allí.

Él me cogió del brazo, me hizo subir al taxi y no nos movimos hasta que fue la hora de marcharnos.

Y luego estuvo llorando toda la tarde.

Y me quedé sin foto de la habitación donde durmió aquellas semanas.

Anuncios

Comentarios en: "El último día" (11)

  1. Es lógico que no quisiera volver. No? aunque hubiera estado bien cuidado tener una madre en exclusiva seguro que lo hacia estar más feliz. Nosotros tenemos la suerte de tener en video hasta el encuentro. Donde logicamente lloraba y no quería venir con nosotros. También tuvimos la oportunidad de hacer una adaptación durante una semana ibamos a estar con ella en el orfanato todo el día, hasta que se celebrara el juicio. Ella nos fué conociendo poco a poco y todo fué muy gradual. Alguna ventaja tenía que tener el protocolo público… que le vamos a hacer.

    • Así lo hice yo con mi hijo pequeño, sólo que la adaptación duró un mes… Y desde luego no hay color.

      Sí, supongo que es lógico que no quisiera volver , y me sentí muy estúpida de no haberlo previsto… Con el peque tuve la precaución de llevarle dormido cuando, el día antes de machar, me fui al orfanato para recoger la única foto que hay de él de bebé, y cuando volvimos, el verano pasado, todo fue bien.

      • Nosotros tambien pudimos estar una semana de adaptación antes de llevarnoslo al hotel y creo que para los niños es perfecto. He pensado mil veces lo dificil que habria sido llevarnoslo el primer dia cuando no queria saber nada nada de nosotros…. esa semana, la de adaptacion fue dura para todos a priori, pero muy positiva en el fondo.

  2. Pues a mi no se me olvidará nunca el orfanato del que salieron mis peques…ni las cuidadoras…Tengo hasta el olor clavado dentro.

  3. Creo que tu niño tuvo una reacción muy normal dadas las circunstancias, la que me sorprendió fue la cuidadora esa que “bromeo” con el sobre el abandono ! Me parece una actitud muy desconsiderada: (

    Lo mejor de todo es que de ahí salio para no volver : )

    Desde México saludos

    • A mí me pareció de una gran falta de sensibilidsd, desde luego. Entiendo que para ser cuidsdora en un orfanato tienes que blindarte un poco emocionalmente…. Pero esa broma era muy cruel.

  4. Nuestra despedida fué muy distinta, la conté aqui… http://unviajedistinto.blogspot.com/2011/02/despedida.html

    Imagino que cada niño reacciona distinto, dependiendo de las circunstancias que ha tenido y sobretodo de su carácter .

    • Laura, no sé si es superable una despedida cómo la vuestra. Tu hijo creo que tendría una edad parecida a la de nuestra hija cuando la adoptamos (menos de dos añitos?) nosotros no fuimos a despedirnos porque en aquel momento había estado de sitio (oyendo tiros por la calles) y lo que aspirabamos era a llegar sanos y salvos al aeropuerto. Excepto la directora las cuidadoras eran un encanto y percibimos que nuestra hija había sido tratada con afecto.
      Roser

    • Realmente, no podría ser más diferente….

  5. El primer día que mi hija durmió con nosotras en el hotel lloraba porque se quería ir al orfanato, una de las recepcionistas del hotel habló con ella y se quedó más tranquila; al día siguiente cuando estaba anocheciendo salíamos del hotel para cenar con los compañeros de viaje y se me agarró al cuello que casi me ahoga…., señalaba en dirección y a la carretera y negaba con la cabeza y decía : ” Enví, enví..” o sea que no quería volver al orfanato ni borracha, asi que ella no volvió más que un día y bien de mañanita para que le quedara claro que a dormir, se venía conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: