familia monoparental y adopción

Me hace llegar B. esta entrada en un blog que critica el hecho de que los padres adoptivos dominen el discurso sobre adopción.

Os ofrezco una traducción (propia y pedestre) porque me parece un texto digno de comentar y de reflexionar.

A veces desearía que los padres adoptivos dejaran de escribir sobre adopción. Particularmente, cuando el tema es la adopción transracial.

Soy consciente de que esto puede sonar algo duro. No es que los padres adoptivos no puedan tener un montón de cosas buenas y útiles que decir sobre la adopción. Pero hay tanto de esto ahí fuera. Y esta crítica de un nuevo documental sobre adolescentes chinas adoptadas transracialmente:

…las cuatro chicas son conscientes e imaginativas en el asunto de sus identidades divididas. Haley se piensa a si misma como “banana: amarilla por fuera y blanca por dentro”. Se describe como “atrapada entre dos países”. Fang lamenta estar siempre intentando compensar el hecho de haber sido abandonada por ser una niña.

Viendo las lágrimas caer por el rostro habitualmente alegre de Fang, me pregunté si estaría así de triste si no la enfocara una cámara. En el lado positivo, “Somewhere Between” está refrescantemente libre del  empalagoso dogma generalizado que a menudo aqueja la comunidad adoptiva (rompí con mi lista de adopción cuando me cansé de oír sobre “los agujeros en los corazones de todas nuestras hijas”).

Aún así, es inevitable que el film haga que las vidas de estas chicas parezcan dominadas por la preocupación sobre quién son y por si serán tullidas emocionales por lealtades en conflicto. Adoptados o no, pocos de nosotros desarrollamos nuestras identidades en abstracto – menos aún los adolescentes actuales, que ponen a prueba en las redes sus múltiples yos siempre cambiantes y son mucho más despreocupados hacia la diferencia racial, por no hablar de la adopción, de lo que las personas de nuestra generación seremos nunca.

Oh, sí, porque ser “despreocupado respecto la diferencia racial” sería el objetivo al que todos aspiramos. ¿Y por qué está Fang tan triste? . Es terrible que la periodista / madre adoptiva Emma Taylor no pueda soportar seguir en su lista de adopción porque hablan demasiado sobre las pérdidas y el duelo y todas estas cosas deprimentes.

Fijaos cómo, en esta reseña sobre un documental hecho a partir de las voces de adolescentes adoptados transracialmente, Taylor no puede evitar centrarse en sus propios sentimientos y opiniones. No es que crea que todas las historias de adopción tengan que ser escritas por adoptados o padres biológicos. Conozco algunos padres adoptivos estupendos, y sus perspectivas también son importantes. Pero la narrativa tradicional sobre adopción está tan dominada por los padres adoptivos como grupo: SUS experiencias, SUS emociones, lo que ELLOS crees que es “la verdad” sobre las adopciones de sus hijos. Y esto es especialmente problemático cuando se trata de  blancos que claramente intentan coger el atajo fácil y no pensar demasiado sobre la raza. ¿No podría esa revista haber encontrado, qué sé yo, un adoptado chino adulto para escribir sobre este documental? Hay un montón ahí fuera. Seguro que tienen opiniones.

Emma Taylor, por su parte, ve la película – y las chicas que salen en ella – a través del filtro de su propio pensamiento mágico de madre adoptiva, y todo lo hace girar alrededor de si misma:

Mi hija adolescente china hizo el Bar Mitzvah el año pasado; celebra el Año Nuevo Judío, el Chino, y cualquier otro que se pueda celebrar. En Facebook, she define como “Judía”” “Asiática, así que apechuga con ello”, entre otras cosas. Habituada a un mundo políglota, se lo suele tomar con calma.

Tuvo su única crisis de adopción visible alrededor de los 8, después de que viéramos la excelente película “Stuart Little”, sobre un ratón adoptado en una familia cariñosa que a pesar de ello tenía un “espacio vacío” en su corazón. Un par de horas después, mi niña normalmente alegre, imperturbable, se hdeshizo en lágrimas y preguntó lastimosamente porque su madre la había abandonado.

Cogida con la guardia baja, opté por la honestidad y le dije que para mí no tenía ningún sentido, ¿quién no querría ser la madre de una niña estupenda como ella? Después de un instante, me pidió por sus colores y dibujó tres figuras femeninas con trajes chinos (“Tú, yo y mi otra madre”), y luego dijo firmemente: “De acuerdo, juguemos a otra cosa”.

En primer lugar, ¿por qué la cogió con la guardia baja que su hija sacara este tema? ¿Por qué no habían discutido esto antes? No puedo describir lo mucho que me molesta ver que Taylor se sienta tan obviamente aliviada e incluso triunfante del hecho de que su hija haya tenido una sola conversación sobre abandono en todos sus 13 años. ¿Una conversación? ¿UNA?  Oh,que bien!

A menudo, los niños adoptados hablan de ello solo si sienten a salvo cuando lo hacen. Generalmente, los niños adoptados aprenden de muy pequeños qué aspectos de la adopción son “seguros” en sus familias adoptivas y cuáles no. Depende de los padres crear un entorno en el que todo esté encima de la mesa. Los padres adoptivos no pueden encogerse y aturdirse o expresar empatía cero respecto a los padres adoptivos, o soltar perogrulladas sobre lo bien que ha ido nuestra adopción, así que no hay razones para no sentirse 100% positivos, cariño. Los niños adoptados necesitan más que esto. Porque, un día u otro, y probablemente a lo largo de su vida, sentirán más que esto. Los padres adoptivos, como el resto de padres, tienen que ser capaces de admitir cuando no son suficientes.  

Soy madre, y sé lo difícil que es afrontar el hecho de que no puedes resolver todas las necesidades de tu hijo en cada momento del día. Pero creo que es crucail mirarnos de frente en el espejo y mirar a nuestros hijos también, y ver las áreas en las que podemos estar mal equipados, o incluso indefensos del todo a la hora de resolver un problema, o contestar una cuestión, o satisfacer un anhelo profundo. Podemos intentarlo, pero quizás no sea suficiente. No podemos pretender serlo todo para ellos, la respuesta a todas sus preguntas, el cumplimiento de todas sus esperanzas, porque sus vidas no son sobre nosotros, o sobre llenar algún agujero en nuestras vidas. En algún momento, necesitarán algo que no podremos darle. Pueden necesitar buscarlo en otro lado, y esto no quiere decir que sus lazos con nosotros sean menos importantes o fuertes.

Tengo la sensación de que los padres adoptivos a menudo olvidan esto, sobre todo si han esperado mucho tiempo para ser padres. Desean tanto sentirse los “padres de verdad” y satisfacer todas las necesidades, pero hay cosas que los niños adoptados afrontan – como no saber nada de su historia familiar; o ser asiático pero sentirse / ser tratado como blanco – que los padres adoptivos no pueden resolver.

Y en vez de afrontarlo y preguntar qué pueden hacer para acompañar a sus hijos, incluso si hay  cargas que no son capaces de llevar, prefieren negarlo.

Taylor termina su reseña expresando gratitud por el hecho de que su hija sea “lo bastante afortunada para vivir en un mundo híbrido”, y cree que, como las niñas de la película, sabrá  encontrar su sitio en algún lugar “a medio camino”. No importa lo que su hija pueda sentir en el futuro, cuando ya no tenga 8 ni 13. No importa si ella no encuentra que estar “a medio camino” sea algo bueno todo el tiempo. Tendrá que averiguarlo sola. Su madre lo considera un asunto cerrado.  

Anuncios

Comentarios en: "Por qué los padres adoptivos blancos no deberían dominar el discurso sobre la adopción" (26)

  1. Pues sí.
    Pero hay muchos tipos de padres adoptivos, blancos o no. Este blog es buena prueba de ello; de que la actitud de la tal Taylor va poco a poco superándose, porque las cosas se van entendiendo mejor.

    Creo yo.
    Un beso.

    • Sí, yo también creo que no se refiere exactamente al tipo de padres adoptivos que hacemos este blog; pero no deja de parecerme una reflexión a tener en cuenta.

  2. Muy interesante, a ver si conseguimos ver ese documental. Estoy de acuerdo en muchas cosas de las que dice, muchos padres blancos de niños negros no quieren pensar sobre la raza, lo arreglan con que el mundo ahora es multicultural, que sus hijos no van a tener “problemas” por ser negros. A medida que avanza el tiempo tenemos más testimonios de adultos adoptados transraciales y creo que ellos van a ser los que “dominen” el discurso sobre la adopción, asociaciones como La Voz de los adoptados ya lo están haciendo, hace 6 años por ejemplo era muy dificil leer testimonios sobre personas adoptadas en España y sus sentimientos o con lo que están de acuerdo con el “discurso adoptivo” y con lo que no. Lugares como estos en los que nos cruzamos en los comentarios adoptados, padres adoptivos y alguna madre biológica son prueba de ello.

    • Tienes razón. A mí lo que me falta ahora es que el punto de vista de los adoptados (y de las familias biológicas) llegue, o llegue más, a la ficción. ¡¡Lo difícil que es encontrar cuentos que hablen de adopción y no lo hagan desde el punto de vista del deseo de los padres!!

  3. El documental es reciente, aquí les dejo el link al trailer: http://vimeo.com/17937890
    y a la página de FB: https://www.facebook.com/somewherebetweenmovie.
    Importante conocer el punto de vista de los adoptados.

  4. Pues yo estoy de acuerdo en casi todo lo que dice, excepto en lo de “dominar el discurso”. En internet todo el mundo puede escribir sobre lo que le place con pocas dificultades. Y dudo mucho que las experiencias de una persona adoptada no interesen incluso más que las de un padre o madre adoptivos.
    A hacerlo pues!
    Y esto aplica a cualquier cosa parecida, como que no haya artículos sobre mujeres, inmigrantes o lo que sea.

    • Esto es lo que tiene Internet: que es democrático y horizontal. Me imagino que se refiere, por ejemplo, al hecho de que una revista escoja, para comentar un film sobre búsqueda de orígenes a una madre adoptiva (y no a cualquier otro personaje de la tríada adoptiva). Igual que, aunque en Internet estemos en igualdad de condiciones, la prensa publique muchos menos artículos de y sobre mujeres, inmigrantes… etc.

    • Esto es lo que tiene Internet: que es democrático y horizontal. Me imagino que se refiere, por ejemplo, al hecho de que una revista escoja, para comentar un film sobre búsqueda de orígenes a una madre adoptiva (y no a cualquier otro personaje de la tríada adoptiva). Igual que, aunque en Internet estemos en igualdad de condiciones, la prensa publique muchos menos artículos de y sobre mujeres, inmigrantes… etc.

  5. Da para pensar esta entrada. Me pregunto ¿cómo no van a ser los padres los que dominan el discurso de adopción (sea del color que sea sus opiniones) si hasta hace poco sobre este tema (al menos en España) nadie decía ni mu? Si no había un articulo, un estudio, nada de nada sobre este tema. Poco a poco algunas instituciones sacaron protocolos a seguir, y ahora afortunadamente un buen número de profesionales nos ofrecen estudios, se organizan conferencias, jornadas… los niños adoptados han llegado a adultos se hacen oir, se traducen libros… familias ofrecen sus opiniones y experiencias de todo tipo y color… ahora hay información, voces contrapuestas pero voces… Me refiero a España donde la adopción es algo relativamente nuevo.

    • Completamente de acuerdo. Además los padres somos los que dentro de la familia tenemos el dominio consciente de la situación mientras los hijos son pequeños; motivo determinante (para mi) para querer escuchar a los adoptados adultos que se expresan.

      • No sólo esto: los padres adoptivos somos los que tenemos el control (al menos mientras los niños son pequeños) sobre la información que les damos (cuándo y cómo y cuál), sobre la relación con la familia biológica si esta existe…

  6. No podría estar más de acuerdo con tu entrada.
    Yo también dejé los foros de adopción hace tiempo, pero no por el mismo motivo que esta madre, en mi caso fue porque veía demasiado “ombliguismo”, o lo que es lo mismo, madre-padres adoptivos tan preocupados por sus sentimientos, por sus deseos, por sus sueños… que parecían olvidar que detrás de cada adopción, hay un abandono. Mal vamos como padres adoptivos si olvidamos eso y nos dedicamos a mirarnos al ombligo.
    Me ha dolido leer la narración de la escena donde la niña de 8 años, despues de ver una película, saca su dolor así… como por arte de magia, y lo disuelve con la misma rapidez, todo tan novelesco. Mi hija tiene esa edad y desde siempre hemos hablando del tema, y han sido ya innumerables las ocasiones en la que ella ha llorado y se ha enfadado con el mundo. Yo, como madre, no me siento ni menos madre, ni peor persona, y en esos momentos mi papel siempre ha sido el de estar a su lado, para escucharla y compartir su dolor.
    Respecto a lo de que mi hija pueda encontrarse “entre dos mundos”, sí es algo que me preocupa, porque aunque pesa muchísimo más su parte “de aquí”, es decir, de su cultura y su entorno actual… su pelo, su piel o sus ojos, su genética, sus propios sentimientos… hablan de muchas más cosas, y todas le pertenecen de la misma forma. Y será ella la que deba encontrar su lugar… o sus lugares.

    • O incluso el derecho a no sentirse de ningún lugar, si es esto lo que les pasa…

      A mí de la mayoría de foros de Internet me preocupa exactamente lo mismo que a ti: que parecen estar llenos de gente que vive en el mundo de Yuppie, a los que sólo les preocupa su proceso, sus emociones, sus deseos, sus derechos… he terminado sólo estando en los que aportan un plus de consciencia por parte de sus participantes.

      • Amén, pero creo que cada vez menos padres adoptivos piensan que sus hijos nacen en el aeropuerto (eso espero), aunque es cierto que al cambiarles nombres y lugares de nacimiento los papás complican bastante el tema.
        Ejemplo: niña china adoptada por familia española. Nombre: Carmen.
        niña rusa nacida en San Petersburgo. En sus papeles figura como lugar de nacimiento Cuenca…….
        Creo además que el tema no se limita a adopciones de niños chinos, negros, guatemaltecos o rusos….nuestros niños de adopción nacional, aunque hayan nacido a 50 kilómetros de donde ahora viven también pueden llegar a sentir esa no pertenencia al mundo en el que tras la adopción les toca vivir.

        Añado: ¿Habeis visto con vuiestros niños la película “El Oso”?
        Hace 2 semanas la pusieron en la tele y la vimos con nuetra hija mayor (8 años).
        Sabeis que el osito se queda sin madre y un oso adulto lo adopta.
        Mi hija, cada vez que el oso padre salía d ela imagen se moría de pena”¿dónde está el papá?
        ¿Y si no lo encuentra?
        ¿Y si se piederde el osito?…….
        Yo había visto esa peli antes, pero claro…antes yo no era una mamá adoptiva…
        Noto que ahora veo y siento detalles y aspectos que el resto del mundo (que no ha vivido una adopción) no las ve.
        Me explico:
        Si antes de adoptar me hubieran preguntado de qué trata la pelicula hubiera dicho “de un osito que se queda sin madre y unos cazadores de osos intentan cazarlo”.
        Ahora: “de un osito que se queda sin madre y un oso adulto lo adopta y lo cuida y se convierten en padre e hijo”.

      • Ojalá tengas razón. Yo veo que aún hay muchos padres adoptivos a los que les cuesta hablar de la familia bio, de que sus hijos nacieron de otra madre, de abandono… O que, como la periodista de la que habla el artículo, “cierran” el tema tan pronto como pueden.

        No he visto esta película, pero he visto otras que también tratan la adopción… y sí, las veo con otra sensibilidad.

  7. No se vosotros pero nosotros como padres y como padres adoptivos hemos cambiado de forma de ver, analizar, actuar en todo lo relacionado con nuestra hija. En algunas cosas incluso pienso lo contrario a lo que pensaba cuando empecé el proceso de adopción. Y me pregunto, si mi hija no hubiera mostrado el más mínimo interés por su famiia biológica, por su origen, si no tuviera las inquietudes que tiene, si no me preguntara las cosas que me pregunta… ¿pensaría como pienso ahora? ¿hubiera intentado buscar a su familia biológica? Mis compañeras de trabajo tienen hijas adoptadas y no entienden para nada lo que yo hago, ni yo a ellas. Pero sus hijas, al menos cara al exterior, nunca han preguntado nada, ni muestran interés por su origen… y ellas se adaptan a sus hijas.
    Ahora dicen que hay que ser proactivo, adelantarse a… pero estos mensajes no les llegan a ellas, porque no leen nada sobre adopción, porque no tienen que responder preguntas sin respuesta… porque no sienten que sus hijas necesiten más de lo que ellas con todo el amor del mundo les dan.

    • A mí me sucede lo mismo: en muchos aspectos estoy en las antípodas de lo que estaba al empezar mi proceso. Y más que evolucionaré, espero…

      En mi caso, hubo un ante y un después de la posibilidad (y el logro) de localizar a la madre biológica. Muchos de mis puntos de vista cambiaron entonces…

      Yo también conozco a mucha gente que considera que hay que ir a remolque de los hijos, o sea, sólo contestar a lo que ellos pregunten. Yo creo que hay que respetar sus ritmos… pero me pregunto si en muchos casos, los niños no preguntan porque, por la actitud de la familia, entienden que este es un tema del que no hay que hablar. Yo conozco varios casos en los que, por lo que te cuentan, se infiere que es así…

  8. Por desgracia conozco demasiadas familias con ese sentimiento de: “mi hija nació el día en que la tuve en brazos” y otras tantas familias que se enorgullecen con la afirmación “mi hija no pregunta nada, porque tiene claro que somos sus padres (a veces añadiendo el “verdaderos” para rematar la faena)”.

    Lo peor es que esas mismas familias nos miran mal si les contamos que nuestra hija llora en ocasiones por su dolor del “no saber” y por su familia biológica, y que necesita saber mucho más de lo que dice un escueto informe, ¡y nosotros también!. Se que piensan que algo estamos haciendo mal.

    Ahhh, Madredemarte, tienes que decirme qué foros están más interesantes con todos estos temas y no son los “mundos de Yuppie” como dices, siempre estoy al loro para encontrar algo que me aporte información y diferentes puntos de vista. A esto de ser madre se aprende cada día.

  9. Muchísimas gracias por la información del grupo, no sabía de su existencia !!!

  10. Cuando empecé a plantearme el proceso de adopción conocí en persona a dos parejas que hacía poco que tenían a sus niños (una de nacional, otra de internacional). Ahí descubrí “lo maravillosa que es esta experiencia”. Pero ya entonces quise contactar también con algún adoptado adulto pues quería saber un poco de los sentimientos de la otra parte. Recuerdo que contacté con una chica que me escribió una carta preciosa (ella era adoptada, había llegado a conocer a su madre biológica, se consideraba muy feliz y también quería ser madre adoptiva). Aquella carta la leí muchas veces.

    Ahora que mi hija ya está en casa, que sé de propia mano que es una experiencia que no cambio por nada, que lógicamente me preocupa como voy a tratar “los grandes temas”, reconozco que sigue interesándome más la visión de los adoptados adultos. Creo que es positivo que seamos madres reflexivas pero en estos foros también predominan nuestros sentimientos y pensamientos de madres. Por supuesto, queremos saber, intentar hacer lo mejor para nuestros hijos, es lógico que queramos hablar, compartir, pero creo que a hacerlo bien nos ayuda también saber los sentimientos de ellos.

    Lo que voy dándome cuenta leyendo a unos y otros es que del mismo modo que no hay familias o padres adoptivos iguales (tenemos distintas actitudes y formas de hacer las cosas, seguro que todas con las mejores intenciones) tampoco hay adoptados iguales. Cada un@ tiene experiencias, caracteres y preocupaciones distintas.

    Que los padres seamos reflexivos siempre será positivo, que escuchemos, acompañemos, ayudemos, compartamos, también pero igual que no hay recetas para educar a los hijos tampoco me parece que las haya en este caso. No hay recetas. Quizá sólo nos queda vivir cada un@ (padres e hijos) nuestra propia historia.

    • Totalmente de acuerdo. Tan distintos somos los padres adoptivos unos de otros, como pueden serlo nuestros hijos… aunque escuchar a los que han tenido tiempo de crecer, reflexionar y expresarse… nos puede ayudar a hacernos una idea de lo que sienten o pueden sentir…

  11. En sintesis, el documental es una porqueria… Expone a las chicas y las fuerza a dar opiniones tratando de no herir a sus padres adoptivos. Es una pelicula de padres adoptivos para padres adoptivos. Un asco.
    http://ethiopia.limbo13.com/index.php/sowhere_between/

    • Gracias por tu opinión, yo francamente, con las dos críticas (la tuya y la del blog de la adoptada adulta)… pocas ganas me quedan de verla. Aunque quizás es un buen ejemplo de esto, de cómo los hijos adoptados a menudo se mueven en el raro y difícil equilibrio de intentar encontrarse a si mismos sin herir a sus padres adoptivos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: