familia monoparental y adopción

11-S

1977

De los 11 de setembre de mi infancia recuerdo las banderas catalanas colgadas del balcón más alto de mi finca de 11 pisos, llegando hasta la calle.

El canto “llibertat, amnistia i estatut d’autonomia”.

Cómo a mi hermana le encantaba la bandera catalana. Y cómo mi madre les pidió a unos chicos que estaban colgando carteles de “volem l’estatut” (con una bandera catalana como motivo central) y la tuvimos durante años colgada en la habitación.

El futuro que imaginábamos.

1983

Encerrada en mi habitación, escuchando una y otra vez la misma cinta de cassette, de una hora por cara, de color azul, donde mi madre había grabado varios discos de una de nuestras vecinas. Canciones de Atahualpa Yupanqui, de Violeta Parra, de Isabel Parra, de Mercedes Sosa.

La de Chile fue mi primera revolución. La primera historia cercana que quise explorar, antes de que Pete Seeger y Peter Paul and Mary me hicieran embeberme en la Guerra de Vietnam. La primera derrota por la que lloré. Al ritmo de esta canción:

2001

No voy a contarles dónde estaba, ni lo que pensé, ni cómo pasé la tarde conectada al televisor – y al teléfono.

Después de un tiempo desencantada con mi trabajo de periodista, el 11-S fue el revulsivo que me hizo volver a amar mi trabajo.

Recuerdo la adrenalina.

Y la deshumanización. Como veía aquellas figuras humanas cayendo de las torres… como si fueran efectos especiales de una película. Sin recordar que eran personas.

Sólo días más tarde, salieron a la luz las grabaciones que habían dejado en los contestadores de sus seres queridos las personas que iban en los aviones, que ya sabían que iban a morir. Aquellos “te quiero” me hicieron llorar, por primera vez en días.

Las palabras me devolvieron la humanidad.

A partir de 2006

Cuando decidí adoptar en Etiopía, me llamó la atención que compartieran patrón, San Jorge, con Catalunya, y que la fiesta grande Catalunya, el 11 de setembre, fuera también fiesta allí: el año nuevo.

Hoy  inauguran 2005, porque en Etiopía se conserva todavía el calendario Juliano según el cual el año consta de doce meses de treinta días y un mes de cinco o seis días si el año es bisiesto… y por esto uno de los lemas turísticos de Etiopía es algo así como “13 meses de sol”… aunque tengo que confesar que el sol brilló por su ausencia el agosto que yo estuve allí, en plena temporada de lluvias.

El 11 de se celebra precisamente tras el periodo de lluvias cuando todo florece y Etiopía se llena de margaritas amarillas, la flor que representa el año nuevo y que las niñas recogen para regalárselas a sus madres en este día. Además, tradicionalmente se cree que el año nuevo se celebra en este mes porque fue cuando finalizó el diluvio de Noe.

En Addis Amet se intercambian regalos, porque se dice que la fecha coincide con el regreso de la Reina de Saba a Etiopía tras su visita al Rey Salomón en Jerusalen. La reina fue recibida con abundantes joyas, y por esto al día de año nuevo se le llama Enkutatash, que significa “regalo de joyas”.

Melkam Addis Amet!!

Anuncios

Comentarios en: "11-S" (4)

  1. Madre, Peete Seeger es un icono, pero me preguntaba si conocías a su hermana Peggy. Tiene cosas más serias, pero como su hermano, tiene un gran sentido del humor y debería de ser un icono feminista… http://www.youtube.com/watch?v=c3ge07JeOtE Es mi regalo del 11 de Septiembre 😉

  2. Melkam Addis Amet para tí y los niños!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: