familia monoparental y adopción

Duelos

Dicen que, antes de lanzarnos a adoptar, es necesario haber superado el duelo por el hijo biológico que no tuvimos.  Que las pérdidas hay que asimilarlas, llorarlas y enterrarlas para poder afrontar lo que venga después. Distinto a lo que imaginamos, aunque no necesariamente peor.

La idea de la adopción no era ajena a mí… era algo a lo que le había dado vueltas mucho antes de plantearme en serio tener hijos. Sin embargo, cuando después de darle muchas vueltas, descarté la opción de tener un hijo biológico, lloré.

Lloré por tres renuncias, absurdas si queréis.

Porque no acunaría un bebé en mis brazos.

Porque no escogería el nombre de mis hijos (yo, que llevaba ¡años! haciendo listados de nombres de todo estilo, origen y sonoridad).

Porque no llevaría ropa de embarazada.

Sólo después de unas semanas de tristeza que a mí misma me venía absurda, pude empezar a alegrarme de no cambiar de talla, no tener que dejar el alcohol o imaginar los nombres de mis hijos en los listados de nombres etíopes que pude encontrar en la red (aunque, curiosamente, el nombre de mi primer hijo, mucho más bonito que cualquiera que yo hubiera podido escoger, no era de origen etíope).

El proceso para mi primera adopción me pareció largo… afortunadamente. Esto me permitió hacer este duelo, pero también otros que ni sabía que tenía pendientes. Por ejemplo, el de no haber sido madre en pareja, como siempre había imaginado.

Vivimos en una sociedad en la que no se hacen duelos. En la que se espera que al día siguiente de una pérdida, o a la semana que viene, seamos capaces de haberlo superado.  Donde la gente se incomoda si nos ve llorar más de lo políticamente correcto. Dónde cuando se habla de las tragedias, pequeñas o grandes, de nuestras vidas, nuestros interlocutores cambian de tema.

Para no hacernos daño.

Como si no hiciera más daño este dolor que se queda dentro, que se enquista y se pudre.

Hablábamos en la entrada que dedicamos a los niños mayores de los factores que pueden hacer más fácil o más difícil una adopción. Sin duda la edad es uno de ellos, también las vivencias previas, su capacidad de resiliencia, los apegos que hayan tenido, la estimulación… pero yo creo que el tener elaborados los duelos por sus pérdidas no es un factor menor. De los 4 niños mayores que llegaron con B. de Etiopía (uno de 7 años, otro de 6, y dos de 5), había una diferencia fundamental entre los niños a los que se había explicado (o habían vivido) la muerte de su madre, que habían podido despedirse de ella, enterrarla y llorarla, y los otros dos niños a los que habían separado de sus madres sin más explicaciones, que no sabían (ni aceptaban) que hubiera muerto y que no entendían qué hacían ellos allí.

Si no nos damos tiempo, y espacio, para hacer nuestros propios duelos, ¿cómo vamos a dejar que nuestros hijos hagan los suyos, tan necesarios para poder seguir viviendo?

Anuncios

Comentarios en: "Duelos" (33)

  1. Eso fue lo que mi hija y yo tuvimos que hacer en conjunto, eso fue lo que nos costó tanto trabajo elaborar.

    Mi hija tuvo que enterarse de repente que su madre, que estaba viva, la quería y la cuidaba, no iba a estar más, que había sido sustituída por una blanca que no conocía de nada y que nadie le había preparado para ello. Y yo tuve que elaborar mi propia perdida mi propio duelo, por la niña de 3 años que me imaginaba y soñaba, y la niña de 6 años que resultó ser mi hija.

    Dos años después no puedo decir que lo hayamos superado completamente, no nos lo hemos permitido, no nos dejaban llorar sino alegrarnos de la suerte que teníamos. Disfruta el momento, sigue adelante, sonríe, trabaja, con la que está cayendo y tú llorando por los rincones… Esos eran los mensajes con la mejor intención. Y ahora, que soy consciente que esa fase no está superada, no sé muy bien como rematarla.

    • ¿Puedes hablarlo con ella? Y si no puedes, porque es pequeña, porque no todo puede entenderlo, ¿escribirle una carta aunque nunca se la envíes o se la enseñes? ¿Puedes quemar o enterrar algo que simbolice a la hija que no tuviste, una foto, un dibujo, lo que sea, para despedirte de manera simbólica? ¿Podéis hacer algún tipo de viaje iniciático juntas? ¿Podéis intercambiar algún tipo de regalo simbólico?

      Yo creo que el duelo precisa de un cierre simbólico, lo que hacemos cuando enterramos a los que queremos, o cuando esparcimos sus cenizas. Precisan de hablar (o escribir) nuestros sentimientos, lo que hemos perdido, lo que añoramos, lo que ya no será. Y precisan de, en algún momento del camino, o en muchos, poder llorar y desahogarte.

      No sé si te ayuda en algo…

      • Siempre me ayudan tus palabras. Y además nunca había pensado en lo del cierre simbólico pero me parece una buenísima idea.

        Muchas gracias y prometo contar mis progresos.

      • Yo me doy cuenta de que con mis hijos, cosas que tenemos a veces muy habladas, necesitan de una representación simbólica para que las entiendan desde lo emocional. Creo que a los adultos nos pasa lo mismo.

        Esperamos tus noticias!!

      • Esta noche he estado dándole vueltas a tus mensajes. Y me he dado cuenta de que yo también he tenido que hacer el duelo por el hijo que no tuve, el hijo tranquilo, cariñoso, que imaginaba… y también por la madre que imaginaba que sería y que no he sido. Seguramente aún estamos en ellos, seguramente este blog es una de forma de hacer este duelo.

        Si te apetece compartir tu historia, tus emociones, … esto que nos has ido contando en el blog, me encantaría publicarlo en forma de entrada. Creo que todos podemos aprender mucho de tus vivencias y reflexiones.

      • Me imagino que como hacen los bebés, con el retroceso, la regresión, y el daros una nueva oportunidad para llorar, gritar, maldecir, y luego…renacer…libres de esclavitudes internas…No mirando a nadie sino a vuestras necesidades en la intimidad de los momentos de soledad de las dos…provocando estos momentos para liberaros de lo que os oprime el alma…La vida no es un camino adelante, sino con paréntesis para retroceder y coger fuerzas y luego volver a avanzar…No es tarde…Las regresiones en esta vida son constantes…aprovechadlas…!!

      • Me encantaría compartir mis experiencias en tu blog que tanto me ha ayudado. Yo creo que también puede ser una forma más de ese cierre simbólico del duelo (además, entre tú y yo, me siento muy orgullosa de que me lo hayas pedido). Voy a ponerme este fin de semana a rumiar nuestra historia y te la envío.

      • Muchas gracias. Me encantará publicarla. Yo me siento orgullosa de que aceptes.

    • Yo perdí dos menores asignados, fallecieron. Mejor dicho fueron ellas quienes perdieron su derecho a la vida, mi pérdida al lado de la suya es insignificante. La gente piensa que te darán otro niño y ya está, no dan valor a sus vidas. Cuando finalmente viajé al país a buscar a mi hija indagué todo lo que pude sobre esos dos menores, en el orfanato, en el hospital y en el cementerio. Aún así el círculo no se cierra, tampoco sé cómo finiquitar ese duelo. Creo que hay algo de dolor o rabia o resentimiento que siempre persiste en nosotros cuando se vive una situación algo traumática, en mi caso no cesa pero intento darle la vuelta y que esos sentimientos, esa experiencia sirvan para algo positivo, como mínimo para la reflexión propia y ajena, por ejemplo…No quiero ni imaginar lo duro que tiene que ser para una niña de 6 años hacer un duelo mucho más complicado y doloroso, ni para tí asumir una realidad mucho más difícil que la que imaginabas.
      Mucho ánimo, eres muy valiente admitiendo cosas que no todo el mundo se atrevería a poner sobre la mesa. La gente siempre hace ver que su vida es perfecta.

      • Tu pérdida tampoco es menor… y sin duda, mucha gente cree que las dos criaturas muertas pueden ser sustituídas por la criatura que llegó después, y no le dan ninguna importancia.

        No sé si el dolor, la rabia o el resentimiento van a estar siempre. Lo que sí tengo claro es que no se van de un plumazo, en dos días, como si no hubieran existido.

        Respecto al duelo de una niña de 6 años, yo vi (no me atrevo a decir “viví”) uno, de uno de los compañeros de viaje de B., que tenía precisamente 6 años cuando le adoptaron, y que no entendía nada. Pero no conseguí comprenderle hasta que mi propio hijo, B., cumplió 6 años… y fui incapaz de imaginarle separándose de todo, todos sus afectos, su idioma, sus olores, su comida, su escuela, sus amigos, sus referentes… (como de hecho había tenido que hacer, 4 años atrás, y tampoco entonces, cuando no conocía todos esos referentes, fui capaz de comprender la enormidad que significaba).

  2. Muy buena reflexión. Yo también noto que mucha gente ante una pérdida aplica eso de “un clavo quita otro clavo”, con lo que hace un duelo en falso o directamente no lo hace. Apresurarse a una adopción cuando la maternidad biológica ha fallado, por h o por b, puede resultar un gran desastre. Aunque vivamos en el mundo de las prisas, es imprescindible dejar pasar el tiempo.

  3. Muy cierto. Cuando se habla de adopción en los medios, no se habla nunca de ninguno de los 3 duelos (de los adoptantes, los adoptados y las madres biológicas, ya de los padres biológicos ni hablemos, aunque hace unos días escuché una larga entrevista a un hpmbre que había sido papá a los 15 años y junto a su novia habían decidido dar a sus mellizos recién nacidos en adopción… Su relato me conmovió mucho. Hablaba de un vacío que no se le había ido ni con el nacimiento, años después, de sus otros hijos. Un vacío tan parecido al nuestro…). Se habla como de una novela rosa. Como si no hablar mágicamente hiciera desaparecer los duelos. Pero es cierto que esto no es privativo de la adopción. Los duelos, en general, estorban.

    • Efectivamente, no he hablado del duelo de las madres biológicas. Quizás porque soy incapaz de imaginar algo tan enorme??? Y de los padres biológicos, que como tú dices, son los grandes olvidados en la adopción.

      De jovencita conocí a dos chicos (en momentos distintos, no se conocían entre ellos) que habían dejado embarazadas a sus novias, y habían tomado la decisión de abortar. Me llamó la atención que, en ambos casos, tenían siempre presente aquel niño. “Ahora tendría un hijo de tal edad”. Como si el niño no nacido fuera creciendo con ellos… Cuánto más en el caso de darlo en adopción, cuando ese niño, realmente está creciendo en alguna parte…

  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo, vivimos en una sociedad en donde no se hacen duelos, específicamente en este tema, esto sucede mayormente porque se desconoce mucho lo que “realmente” sucede en una adopción, no se reconocen las pérdidas que se han sufrido, especialmente en los bebes, algunas veces pienso que es un poco más sencillo entender que un niño ha sufrido pérdidas fuertes cuando fue adoptado ya “mayor” aun así todavía mucha gente no lo cree, mucho menos hace algo para que se viva y se supere ese duelo de la mejor manera, en mi opinión las partes involucradas ( normalmente 3, ( Biológicos, Adoptivos, y niño/a ) necesitan hacer su duelo para lograr una mejor calidad de vida.

    Un abrazo

    • Este fin de semana de repente, ante una palabra bastante común, mi hija abrió la espita de las lagrimas y se puso a llorar añorando a sus compañeros de centro y sus profesoras. La deje llorar y le dije o entendía k estuviera triste por haberse tenido o separar de personas k quería, k llorar es bueno y no guardarse la tristeza, k las lagrimas alivian ese sentimiento. Este verano hacia planes para viajar a su país en el próximo porque quiere verlos, les echa mucho de menos. Eso si, les saluda y se vuelve.

      También tocamos el tema de su madre biológica y lo o haría si la pudiera encontrar y dijo k pasaría el día con ella y la daría un beso y un abrazo y después nos iríamos.

      Son etapas k hay k superar poco a poco. Cada vez k me saca de quicio recuerdo k con 7 años la hemos sacado de todo lo k conocía y aunque intento ponerme en su lugar pienso k no podría ser tan valiente como ella. Me ha dicho k al principio estaba muy asustada pork no sabia si yo era buena o mala, y es verdad, k garantía tienen de k su vida no va a ser peor de lo k era???? NINGUNA. Ellos no saben nada de nosotros ni nos entienden ni nosotros a ellos y es normal k se revelen ante cambios tan drásticos k ellos nunca han pedido y k estén aterrados din saber a donde van ni con quien y si esa gente será buena o mala y como les trataran…

      • Miedos!!!! Cuántos no pasarán nuestros hijos…grandes y pequeños…ayer viví una rato malo con mi niña…¿Duelos…miedos…sensibilidad?…No sé…qué será…Me sentí muy mal…por ella…por sus miedos, sus duelos, sus ausencias, y sus huecos negros…lo que no sabe ni sabrá y sus efectos en sus blandos sentimientos…Le partí el corazón y su corazón se abrió y habló…

        http://hongmihijo.blogspot.com.es/

        Yo como tú, nunca dí valor a la maternidad bio…y pronto (lo tenía pensado desde que era pequeña) decidí y con mi decisión tb la de mi pareja, adoptar…Nos obstenta 10 años de espera fueron suficientes para resolver mis duelos personales…ahora vivo los que mis hijos…a su lado y llorándolos…porque sus vidas son ya la mía…

      • Se me parte el corazón de leyendo esta conversación con tu hija. Sobretodo la frase “Yo quiero ser feliz, ser buena para que no me castigues, me quiero portar bien para que me quieras”… Pensamos que los niños como el mío, con conductas disruptivas, con rabietas, agresividad, que ponen a prueba todos los límites a ver si vuelves a abandonarles, están mal… pero ¿no están igualmente mal estos niños que ni siquiera se atreven a probar los límites, que temen que si dejan de ser buenos dejarás de quererles?

      • Que suerte tenéis los padres de hijos mayores de que os puedan explicar lo que sintieron… seguro que mis hijos se sintieron igual de asustados, pero no lo recuerdan conscientemente y no son capaces de verbalizarlo…

  5. Soy madre, adoptiva, hace tiempo q leo tu blog y estoy de acuerdo la mayoria de veces, pero hoy no, nunca me he planteado ser madre biologica, jamas ha sido mi primera opción, siempre me he planteado la maternidad via adopción. Creo q el duelo hay q hacerlo por todo lo q nos es importante y se trunca, pero para adoptar no siempre es necesario un duelo….
    S

  6. Ayer estuve viendo la peli de la 2, “La pesadilla de Susi”, con una Scarlett Johansson adolescente haciendo un buen papel y tenía mucho que ver con este post y el de los niños adoptados de mayores, me parece que era autobiográfica, porque trataba de una niña que vuelve con su familia biológica a los 6 años a otro continente, la adaptación, en la adolescencia no saber a que mundo perteneces y tener la necesidad de volver al pais de origen para aclarar los sentimientos y seguir viviendo. Yo la verdad es que no he sentido el duelo por no tener un hijo biológico, tal vez porque nunca tuve una pareja estable como para pensar en tenerlos y que no se hiciese realidad algun sueño, pero por supuesto todos pasamos duelos cuando nuestra vida da un giro inesperado, que parece que lo que nos sustenta falla y tenemos que reorientarnos hacia otro lado o camino, y se necesita tiempo para asimilar los cambios. Cuanto más nuestros hijos, que son arrancados de la seguridad que les proporciona lo que conocen (sea bueno o no tan bueno) para ir a un mundo desconocido, tanto físico como de sentimientos.

  7. Yo también creo que los duelos se deben hacer para las pérdidas importantes. Para ser madre adoptiva no es necesario hacer un duelo por el hijo o la hija biológica que no tuviste ni por un proceso que no viviste si esos temas no han sido importantes para esa futura madre biológica (por ejemplo para mi no lo eran ni lo habían sido). Lo que sí creo que es muy importante para ser madre adoptiva es ser consciente de lo que los duelos se deben hacer. Nuestro/as hija/os han sufrido pérdidas muy importantes y, como se decía antaño, las deben digerir. Necesitan el tiempo, la atención, la empatía…. necesarios para crecer a partir del dolor que puedan experimentar. Y sí que lo experimentan. A mi hija se la ve feliz como una perdiz. Con todo, agradece muuuucho comentarios y momentos de atención a sus pérdidas y su valentía. Y sí, es impresionante lo que un dibujo (ya sea impreso o dibujado por ella misma, depende de la circunstancia) puede hacer.

    • Evidentemente no es una ley universal: sólo hay que hacer duelos por lo que son pérdidas. Pero hay que hacerlos.

      Cuando me dieron el CI, me sorprendió que hicieran incapié sobre mi sufrimiento tras la separación de mis padres, lo que me costó superarlo… estaban hablando de un duelo, aunque no usaran esta palabra. Y creo que valoraban el que yo hubiera sido capaz de hacerlo, y de verbalizarlo.

      También creo que hay ocasiones en las que creemos que estamos bien, que no hay duelo que hacer… y lo posponemos, o lo ocultamos. Y terminamos haciéndolo mucho más tarde (o dejándonos la piel en el intento). Cuando me separé, la gente no se creía lo bien que estaban. Ni yo: era una decisión mía, que me costó mucho tomar, pero que me liberó… Durante dos años viví feliz como una perdiz, como tú dices… pero era una huída hacia adelante. También me pareció que no me afectaba la muerte de mi abuela, una enfermedad (finalmente menos grave de lo que parecía al principio) que le diagnosticaron a mi hermana, la ruptura con una parte de mi familia… Pero llegó el momento en el que tuve que pararme, mirarme, escucharme, y llorar por todo esto.

      Discernir cuando realmente no hay pérdida y no es necesario duelo y cuando estamos sólo huyendo… esto es lo realmente difícil.

      • Estoy completamente de acuerdo contigo. Por ejemplo yo sé que ahora mi hija está disfrutando lo que tiene y, en cierta manera, esconde (o no piensa) en lo que quedó atrás. Por eso yo voy haciendo pequeños comentarios sobre lo que dejó atrás, a la vez que alabo su capacidad de adaptación, su valentía, su buena disposición para aprender, su…. Mi intención es ir fundamentando una buena autoestima y, a la vez, facilitarle que pueda ir construyendo su historia para que en el futuro pueda hablar de ella y llorar por sus pérdidas si lo necesita. Espero conseguirlo; tu blog y otros recursos me ayudan a pensar y darme cuenta de muchas cosas. Por el momento los dibujos me sirven mucho cuando tiene emociones que no sabe identificar; ya sea identificando caras, ya sea dibujando situaciones. Un día se dibujo a ella con su madre biológica… La verdad es que me sentí muy satisfecha de haber acertado qué le dolía y de decirle toma dibújala. El dibujo me impresinó muchísimo y lo guardo como un tesoro (detrás escribí la descripción que ella me proporcionó). Lo que me duele es no ser siempre tan empática como ese día.

      • Mujer, no siempre estamos al 100%… lo bueno es que la vida, y la crianza, nos da montones de oportunidades de rectificar y volver sobre estos temas.

        Yo entiendo que tener un hijo que se porta bien, está contento… es muy cómodo y es difícil romper el statu quo… esta es quizás la ventaja que tenemos los padres de niños “difíciles”, que tenemos que hacer algo, sí o sí…

    • “para esa futura madre biológica” –> “para esa futura madre ADOPTIVA”
      En qué estaría yo pensando 🙂

  8. Yo tampoco he pasado duelo por no haber sido madre biológica, por que lo que yo esiempre quise era ser madre…lo de biológica no pesaba más ni tenía más relevancia,valor o importancia que serlo adoptiva…
    Es más,desde siempre me recuerdo diciendo pensando e incluso dicendo (desde muy joven): yo quiero tener hijos….y si no los puedo parir, los adopto.
    Mi deseo era tener hijos, no parirlos, nunca me produjo tristeza el no haberlos parido.
    Nunca intentamos ningún tratamiento médico para ser padres biológicos, porque no era nuestra prioridad …
    No me produjo tristeza el no parir a mis hjos, por eso no creo que haya pasado ningún duelo…
    envidiaba a las embarazadas por el hecho de que iban a aser madres, pero no por el hecho de que estuvieran embarazadas.
    Ensegurida inicamos la adopción.

    • Quiero decir “enseguida” iniciamos la adocpíón….superfelices porque ibamos a ser padres!
      Yo también vi ayer la peli….es muy fuerte.
      Todos sufren: la niña, que vive sus 6 primeros años con una familia que la quiere a muerte, a los que llama papá y mamá…sufre la niña cuando vuelve con sus padres biológicos y sufren estos ..
      Es una historia dura….y triste.
      Esté donde esté la niña, siempre deja a alguien sufriendo por ella.
      Por cierto, Nastassja Kinski genial en el papel de madre biológica. Me encantó.

  9. Cada dia aprendo mas de tu blog, me hace reflexionar un buen rato cada noche. Respecto a esto de los duelos conozco un caso de adopcion en un pais que es escalofriante y no lo habia pensado desde este punto de vista del duelo hasta hoy.
    Una familia fue a adoptar un niño mayor a un pais asiatico. El niño en cuestion tenia 6 años y medio cuando fueron a conocerle y su madre lo habia abandonado hacia un año por enviudar y necesitar casarse con otro hombre para poder sobrevivir. Hubo un golpe de estado en el pais y se paralizaron las adopciones, por lo que esos padres tras pasar 15 dias con el, le dijeron que en 2 meses volverian a buscarle y finalmente no lo lograron hasta pasado un año. A los 6 meses, las cuidadoras del orfanato le permitieron escribir a sus padres adoptivos y el niño escribio a los padres diciendo que por favor no le abandonaran, que si habia hecho algo mal durante los 15 dias le perdonaran, que el iba a ser el mejor hijo del mundo, que iba a quererles mucho, a portarse siempre muy bien y que su primera mama ya lo habia abandonado, que volvieran a por el, que el queria aprender español para hablar con los dos (la madre adoptiva hablaba el idioma nativo del niño, pero el padre no) y venir a españa, al cuarto que le habian enseñado en fotos, que volvieran.

    Por supuesto los padres le contestaron explicandole la situacion y se les permitio tener una comunicacion via email mas o menos fluida con el niño hasta que pudo arreglarse todo y volver a por el.

    Ademas posteriormente el propio niño les conto que tenia 2 hermanos que no volvio a ver, investigaron y encontraron que uno de ellos vive tambien en españa con su familia adoptiva. Lamentablemente la otra familia se ha negado a que los niños tengan relacion, de hecho el otro niño no sabe ni que tiene hermanos pues fue adoptado muy pequeñito.

    Cuando me lo contaron, se me saltaron las lagrimas, ahora reflexiono en los duelos de ese niño, por perder a su padre y encima que eso ocasionara separarse de su madre y sus hermanos a los cinco años, por mucho que le cuenten que por la cultura del pais y la extrema pobreza de su familia realmente la unica forma de sobrevivir fuera separandose. ¿Como puede superar esto una persona? ¿Duelo quiza por ese sentimiento de segundo abandono, por no haber tenido unos padres que cumplieran su palabra y fueran a por el cuando dijeron?

    • Qué terrible la historia que cuenta Leticia… ¡Pobre niño!

      Aunque parecen sobrar historias dramáticas, leyéndoos.

      En cuanto al duelo, ahora, entre estos comentarios, puede parecernos que todos vamos teniéndolo claro; pero yo creo que no es así. Que, como tú has dicho, la sociedad no admite ese dolor, o no admite que trascienda públicamente. La insistencia en “seguir adelante”, en que “hay que continuar”, etc., el mismo día, a veces, que se te ha muerto alguien, es un ejemplo constante de lo absurda que puede llegar a ser esa actitud de pasar página rápido rápido…

      Cuando en realidad esas pérdidas, ese dolor, forman parte de nuestra vida y es imprescindible asumirlas y hacerles sitio.

      Etc., etc.

      Un beso, y enhorabuena, una vez más, por el acierto en los temas de los posts y la forma de enfocarlos.

      • No sólo tras las muertes; también, quizás todavía más rápido, tras las rupturas, las separaciones. ¡¡Ya hace dos meses que se separó!!, ¿cómo puede ser que no lo haya superado?

    • ¡¡Tremendo!! Pobre niño, que horrible la sensación de vivir un segundo abandono, la incertidumbre de cuándo vendrán a buscarte… y menos mal que pudo tener comunicación con los padres en el impasse.

      Lo de los hermanos no lo entiendo, que alguien tenga la posibilidad de darle a su hijo una relación con un hermano biológico y se lo niegue… no tiene nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: