familia monoparental y adopción

Adoptando niños mayores

Hace algunos días, Emma escribió sobre los niños demasiado mayores. Esa entrada se ha convertido en la más comentada de todo el blog, y entre todos los comentarios, me resultó muy emocionante el testimonio de Reyes, que trajo a su familia, y a su vida, a sus dos hijas, mayores. Le he pedido permiso para compartirla aquí:

Yo tengo las dos “modalidades de niño mayor”.

Mi hija mayor, I., es de Etiopía. Cuando la adopté tenía 5 años (supuestos), que luego fueron 6… solo había estado unos meses en el orfanato y no entendía por qué no estaba con su madre y su padre, por qué había cambiado de familia; la adaptación fue brutal, hasta tal punto que no sé quién lloraba más, si la niña o yo. Hasta que conseguí reconciliar lo que yo pensaba que iba a pasar con lo que había pasado realmente y fui capaz de darle a mi hija lo que necesitaba sin estar todo el rato “compadeciéndome”.

Ahora la miro, con sus 9 añazos y es tan dulce, tan buena… que no sé ni cómo se me pudieron pasar por la cabeza ciertas cosas.

Estaba tan feliz con mi niña mayor que cuando decidí adoptar por segunda vez, tenía claro que sería un niño/a mayor. Todo lo mayor que me dejaron en el CI, y así llegó a casa hace unos meses S. de China, con 7 años y medio y necesidades especiales, que había estado institucionalizada desde el día que nació…

S. estuvo adoptada una semana por una familia americana cuando tenía 5 años, esta familia decidió que no podían hacer frente a sus necesidades y la devolvió al orfanato. Estas experiencias nunca se olvidan, os lo aseguro.

Cuando me asignaron a mi hija pequeña pensé que su necesidad especial era asumible por mçi, cuando llegamos a China me encontré con una niña con multiples discapacidades, desde el primer día tuve claro que S. era un reto  muy grande. Lloré muchisimo, cada noche mientras mis hijas dormían, me negué a escuchar a los representantes de mi ECAI que me intentaban convencer para que renunciara a la niña (el expediente no reflejaba sus discapacidades, eso fue lo que le paso a la otra familia), pero decidí que  esa era mi hija con todas sus necesidades, con toda su mochila emocional, que es mucha.

Ya en España los médicos nos dieron esperanzas muy negativas y un futuro muy negro, pero luchando mi pequeña ha roto todos los esquemas, ha mejorado tanto en sólo 3 meses que los médicos no se lo explican (yo les digo que es el poder del amor incondicional).

La vida me está recompensando con una hija maravillosa que empieza a entender lo que es tener una familia, que empieza a creer que no la van a volver a abandonar. Con dos hijas que se adoran (la vinculación entre ellas fue genial desde el minuto 0). Y mi hija mayor, me emociona ver cómo ha asumido que su hermana es especial, cómo la ayuda, cómo la quiere….

Nunca he tenido un bebé en mis brazos, pero la vida me ha regalado dos hijas que me aportan mucho más de lo que podía soñar… muchas personas me dicen la “obra de caridad que he hecho” o “lo que han ganado mis hijas”… si pudiera hacerles comprender que ellas no han ganado ni la mitad de lo que he ganado yo.

Seguimos adelante con unas mochilas muy llenas, con retos nuevos cada día, con una economía de guerra, con un futuro incierto….. pero con mucho amor y respeto. Por que al fin y al cabo ¿no es eso una familia? aceptarse y quererse con todo.

Anuncios

Comentarios en: "Adoptando niños mayores" (4)

  1. Reyes: he vuelto a emocionarme leyéndote. Gracias otra vez.

    Hay tanto en tus reflexiones… Voy a escoger “no sé ni cómo se me pudieron pasar por la cabeza ciertas cosas.” Para mi el primer año fue, entre otras cosas, un continuo limpiarme la cabeza de ideas e interpretaciones (la mayoría erróneas) para intentar comprender a mi hija. Y si, ahora también me sorprenden algunas de las cosas que llegué a pensar.

    Tu texto me está haciendo pensar en la posibilidad de un(a) segundo(a); a mi que tengo muy claro que mi hija va a ser hija única!

  2. Qué relato tan bonito, se me saltan las lágrimas, gracias. 😉

  3. Me siento pequeñita después de leer esta gran historia. Aún así he escrito la mía (creo que me he pasado escribiendo) quiero dejarla en tus manos y que tú decidas Madredemarte. Dime dónde o cómo puedo envíartela porque no encuentro tu mail por ninguna parte.

    • Enviamela a madredemarte@gmail.com, por favor. Seguro que no te has pasado, lo que has ido escribiendo me parece increíble… la adopción son historias como la de Reyes, como la vuestra, como la nuestra… creo que sólo teniendo un mosaico de todas esas (y otras muchas) posibilidades, puede uno empezar a hacerse una idea de lo que es la adopción, más allá de los tópicos que hablan de “hijos del corazón”, enamoramientos inmediatos y demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: