familia monoparental y adopción

Nacionalismos

Los viernes, que es el único día que no tienen extraescolares, vamos a la plaza.

Mientras A. juega con sus amigos, observa como trabajan los camiones de la basura, entra a ver los gigantes y los dragones del Ayuntamiento… B. vive la épica del futbol.

Suelen enfrentarse los de su colegio con los del colegio más cercano, sólo a cuatro calles del nuestro. Los nuestros ganan más veces, y B. está muy orgulloso de ello.

“Los del P. son unos faltorros”… “Son malísimos”… “No meten ni un gol”…

Ya lo decía Vázquez Montalbán: los equipos de futbol son los ejércitos desarmados de los pueblos.

Al parecer, también de los colegios.

Hace unos días, pasando frente a ese colegio, me dijo:

“¡¡Uuuh, fuera, P.!!”

Yo le pregunté:

¿Sabes que tú podrías haber ido a ese colegio? ¿Sabes que ese colegio al que consideras “enemigo” era el centro que escogí para ti? ¿Que me gustaba más que el tuyo, al que llegaste de rebote?”

Se para un momento y me dice:

“Uff… ¡¡Menos mal que no me cogieron!!”

Me sorprende, una vez más, que alguien se sienta no sólo orgulloso, sino hasta moralmente superior a otros, por la simple casualidad de haber aterrizado en un sitio y no al otro lado de la frontera. Como si estas cosas se debieran más al destino que a la mera casualidad.

Y pienso en lo difícil que me resulta entender este sentido de pertenencia, a mí,  que sólo he pertenecido a mi grupo de amigas de la adolescencia, que estoy a medio camino entre sentirme periférica de casi todo y apátrida.

Anuncios

Comentarios en: "Nacionalismos" (42)

  1. Muy bueno tu post , y yo me siento como tu desde que nací…

  2. En mi opinión, es lógico y muy comprensible el sentimiento de cariño a lo propio. Aunque sepamos que lo es por casualidad: es un sentimiento causado por, en fin, la vida.

    Lo absurdo y (lo que es peor) dañino es ese otro sentimiento de orgullo, de superioridad, de convicción en las propias bondades, así porque sí.

    Un beso.

    • Exacto: uno puede tenerle cariño a lo propio, sin perder de vista que si lo propio fuera otra cosa, le tendría el mismo cariño… y que es por tanto legítimo y razonable que los ajenos le tengan el mismo cariño a lo suyo propio.

  3. Nosotros intentamos (por suerte nuestra nuestros horarios laborales nos lo permiten) que las extraescolares de nuestro hijo no sean de la escuela, sino fuera de la escuela, con otros niños de otros colegios, de otros pueblos… para que su mundo no se centre única y exclusivamente en la escuela. Nos interesa que su vida no gire siempre entorno los mismos amigos, que tenga la capacidad de tener buenos amigos en la escuela y tenerlos también fuera, que los caminos que escoja en la vida vayan en función de sus gustos y no los de sus amigos. Si lo conseguiremos o no ya veremos, de momento, por su carácter y su personalidad no tiene problema para ello.
    Aunque supongo que es normal lo que hace B, para la autoestima es importante sentir que perteneces a un grupo y si encima ese grupo gana siempre, imaginate!

    • Sí, ¡¡son el Barça de la plaza del barrio!!

      En nuestro caso, por logística, las extraescolares son en el mismo colegio. Procuramos diversificar en verano, con los casals, que van fuera de la escuela, y también viéndonos en nuestros ratos libres con amigos que no son los del colegio.

  4. Yo creo que es bueno sentir pertenencia y orgullo en relación a esa pertenencia. El problema es cuando ese orgullo se transforma en cualquier tipo de antagonismo hacia los otros. ¿Cómo se evitan esos antagonismos? En eso estoy y no se si lo estoy enfocando bien. Por el momento estoy intentando que desarrolle un poco de empatía, pero… veo que ya tiene empatía. Mi problema es que creo que la utiliza cuando a ella le viene bien. Y esto lo hacemos un poco todos, ¿no creéis? Qué difícil… y sin embargo no puedo renunciar a guiarla / educarla.

    Y sí, alguna vez también me descubro pensando “Yo que nunca / siempre / apenas….”

    • No sé si es bueno… seguramente no es malo, o no siempre es malo. Pero es un sentimiento bastante ajeno a mí, que me siento de mi gente, de mis libros, de mi música… y de poco más. Que incluso en las distancias cortas, siempre me he sentido más en la periferia de los grupos que en el centro.

  5. La vida misma es pura casualiad, el que uno haya nacido es pura casualidad… personalmente llevo la casualidad mal… prefiero pensar que hay algo más. Y el sentirse parte de algo (aunque hayas llegado a ese algo por casualidad) creo que es importante, sentirse integrado, vinculado y unido a algo… una idea, un colectivo, un lo que sea lo considero vital. Lo contrario… el no sentirse formar parte de algo lo considero doloroso. Y es frecuente en los adoptados adultos ese sentimiento de desarraigo, de no ser ni de aquí ni de allí… de nadie… ese sentimiento me parecere doloroso.
    Se puede sentir parte de algo y vivirlo con el mayor orgullo sin despreciar al otro. Para mi eso es el respeto. Y Hablando de futbol (que no me gusta) siempre admiro cuando en Bilbao juega el atletic y si el visitante juega bine el público al final se levanta y lo aplaude… aunque su equipo haya perdido. Eso es respeto, aunque lloren porque su equipo ha perdido.

    • Claro, es importante sentirte parte de algo. Todos lo hacemos, o lo intentamos… encontrar, como decían en aquella película, “un lugar en el mundo”. Yo siento que mi patria es mi gente, esa gente con la que me siento cómoda, con la que me siento cómplice, igual… mi barrio, y la gente de mi barrio; y mi lengua. Pero me resulta sumamente extraña (ajena) la pertenencia a algo prefijado, a los colores de un equipo de futbol, a una frontera que traza una línea entre lo de aquí y lo de allá.

      • Exacto, además no creo que debamos sentirnos de un sitio para sentirnos bien en absoluto, y no creo que eso indique por fuera desarraigo. Y si lo significa entonces nosotros somos una familia de generaciones de desarraigados sin traumas por no sentirse de ningún sitio en especial.

      • Por fuerza, quería decir

  6. Pero es que yo entiendo que tu hijo no considera “enemigo “(como tu dices) al colegio, sino….que el equipo de ese colegio es rival del equipo de futbol al que pertenece tu hijo….
    Eso no es malo, no?
    en las Olimpiadas, en cualquier competición deportiva…durante la misma, todos tus contricantes son aquellos a quienes deseas, con todo tu corazón ganar, y quedar delante de ellos, correr más rápido, meter más goles, saltar más alto….en una palabra, quieres ganar y que “el otro” pierda.
    El deporte, cuando se compite, trata de eso: de ganar.
    Y cuando practicas deporte de equipo es fundamental sentir el espiritu del equipo y que perteneces al grupo.
    No veo la relación con el tema nacionalista, de verdad;)

    • Bueno, no son equipos de futbol: son niños jugando en la plaza, que en vez de organizarse de otra manera (rubios contra morenos; solteros contra casados), se organizan “colegio contra colegio”.

      Para mí, el elemento nacionalista lo introduce el día que, al pasar frente al otro colegio, dice pestes de él (sin conocerlo más allá de la rivalidad futbolística) y cuando le digo que él podría haber ido a ese colegio, se horroriza…

      En cualquier caso, si la competición deportiva es ajena al nacionalismo… que baje Dios y lo vea…

      • Yo (ingenua), sigo sin verlo…y menos cuando los que juegan son críos de 7/ 8 años….
        Veo normal que los equipos sean “Un colegio contra otro”, En mi pueblo, como sólo hay 1 cole se juega “Un barrio contra otro”…

      • No, si no digo que no sea normal. Es una realidad, de lo más normal, que a mí me resulta incomprensible. Como tantas cosas, por otra parte…

  7. Perdona, pero, ¿Qué es lo que no comprendes?
    ¿Que organicen los equipos por colegios?
    Si tienen 7 ú 8 años yo entiendo que lo que les resulta más cómodo es agruparse con la gente que conocen, no? Es decir, con los compañeros del cole.
    Por supuesto que si fueran al otro cole, formarían parte del otro equipo, pero….sin más, no?

    • No entiendo que alguien se sienta mejor que su vecino sólo por haber caído en una calle y no en la de al lado. Lo que vendría a ser el nacionalismo, vaya.

  8. Pero…cuándo entiendes (y no lo hacen todos) que los nacionalismos escolares y de otro tipo son eso, como dice Itsaso…meras casualidades…?? Cuando adquieres una personalidad adulta…(y no todos)…Yo fuí muy de mi cole…muy de mi insti…muy de mi facultad…aunque luego comencé a perder el apego a los grupos y los edificios, y los locales, y mi ciudad…y me sentí cada vez más fuera de todo y en todo…
    Ahora empiezo a perder mi identidad como española…realmente soy de aquí? Yo me siento más allá y…lo mejor…es que me gusta!!!
    tus hijos irán creciendo y…crearán otros puntos de referencia…seguro!!! Ahora les toca apegarse al grupo…más cercano…y eso es muy bueno…Besos

    • Por supuesto que entiendo lo que le pasa a mi hijo; lo que no entiendo son esas mismas actitudes en personas adultas, respecto a territorios algo más grandes que un patio de colegio.

  9. Os leo desde hace tiempo, pongo os leo porque leo tanto los interesantisimos post, como los también constructivos debates-comentarios que a partir de ellos se originan,os felicito a todas y en especial a madre de marte, me he animado a escribiros porque vamos a iniciar el proceso de adopción, siempre he tenido un grado alto de responsabilidad y conciencia y por lo tanto miedo, tuve miedo cuando nació mi primer hijo y lo tengo cada día, pero vuestras historias me hacen tomar aún una mayor conciencia de las dificultadesdelproceso y hasta me planteo si es en realidad una buena opción, me angustia la idea que busquen niños para padres y no al reves..se que todas amais a vuestras hijos, se siente en vuestras palabras y en vuestras luchas, y que no volverías atrás.. pero recomendarías el proceso??

    • Mis experiencias son positivas 100%.
      Mi experiencia en adopción internacional fue en Rusia y confío 100% en la transparencia del proceso. La segunda es una adopción nacional y opino lo mismo.
      Si volviera a adoptar (que si pudiera lo haría), repetiría tanto en rusia como en nacional y si no pudiera adoptar en Rusia adoptaría en Bulgaria (pais muy transparente y muy legal).
      Creo que es muy importante el país que escoja….como puedes ver, yo creo que no hay 2 tipos de adopción : nacional e internacional, sino que hay tantas adopciones como posibles destinos. No tiene nada que ver (por lo que leo) adoptar en Rusia con hacerlo en Etiopia, Vietnam o China….
      Creo que, la elección del país es clave.
      Para mí está claro que la cuestión no es “cuanto más rápido venga el niño mejor”, sino que la transparencia y legalidad del proceso es lo fundamental.
      Conozco las historias de mis hijos, sus historiales médicos, en qué fecha llegaron a las casa cunas y cual fue el motivo de que llegaran, conozco sus lugares y fechas de nacimento y cuanto pesaron al nacer, tengo sus cartillas de vacunación……
      Eso me tranquiliza porque se que, esa información, alguna día será para ellos…..
      No sé si ya habeis elegido destino, pero creo que, gran parte de la clave está ahí.
      ¿Qué si lo recomiendo?
      100%…con los ojos cerrados.
      Suerte!

    • Yo te recomendaría el proceso si realmente quieres ser madre y quieres serlo por la vía adoptiva. Si tienes eso claro, el proceso (por duro que pueda llegar a ser, que también puede serlo por la vía biológica) es lo que te permite llegar a ser madre de tu hijo/a. A partir de su llegada es cuando empieza el auténtico proceso.

    • Yo creo que esta pregunta sólo te la puedes responder tú misma.

      ¿Por qué pudiendo tener hijos biológicos (supongo, por lo que cuentas) quieres adoptar? La respuesta a esta pregunta es la clave.

  10. Añado: lo recomiendo si tú ya estás convencida de ello. No se puede convencer a nadie (al menos, yo no puedo hacerlo).
    Si quieres ser madre y esta es tu vía, si estás convencida, adelante.
    Se lo recomiendo a todo el que esté convencido de que lo quiere hacer.
    Tengo una amiga muy amiga que no puede tener hijos por la vía biológica…y nunca hablé con ella de “¿Por qué no adoptas?”
    Ella nunca me saca el tema y yo, por supuesto, no la voy a convencer.
    Si decidiera hacerlo, podría contar conmigo para cualquier duda, pero es algo de lo que no se puede convencer, no?
    Durante las entrevistas para daros el C.I. es probable que os pregunten “¿Por qué quereis adoptar?”
    Esa es la clave.

  11. Muchas gracias por vuestras respuestas…siempre he sentido ese deseo, no es una cuestión de sentirme salvadora de nadie, si no que me parece un tanto estupido traer niños al mundo, cuando hay niños que necesitan una familia y nosotros queremos una familia, es esa mi sensación, pero despues de informarme tengo tanta duda de si esos niños realmente necesitan una familia o son la respuesta a una demanda, como dice luz imagino que la elección del país es clave.La adopción siempre ha estado en nuestro proyecto de familia (mi hijo si es biologico); fue ,pero me da miedo pensar que mi hijo o hija nunca sea feliz, o al menos feliz a ratos..como todos. No sé..quizas sea yo la única que pueda responderme.Tanto en la adopción como en el proceso biológico creo que si se pensara racionalmente no sé haría, pero parece que el proceso de adopción te hace cuestionarte todo más, y vuestras historias me hacen pensar si estoy o estamos realmente preparados para las barreras añadidas que hay que superar con un hijo o hija adoptivo. Leyendo otros blog parace todo tan idilico, pero es evidente que no es esa la realidad.Gracias de nuevo!

    • Dice UNICEF que por cada niño adoptable (sano, pequeño, con papeles) hay 6 solicitudes de adopción. Si la idea es “para qué traer niños al mundo, habiendo tantos que necesitan familia”, este dato debería hacerte desistir… a no ser que decidas adoptar a uno de esos niños que difícilmente salen en adopción: mayores, un grupo de hermanos que no deban ser separados, niños con necesidades especiales…

      Yo también creo que es muy importante el dónde se adopta; pero también que conviene recordar que los países donde ahora todos sabemos que se dan irregularidades fueron considerados (incluso por nosotros) países transparentes hasta que se descubrió lo contrario. Por esto creo que, aún más importante que el país, es poder tener control (y responsabilidad) sobre el proceso directamente, lo cuál no siempre es fácil.

      Por lo demás, yo creo que los niños adoptados, la mayoría, como la mayoría de los niños, son felices a ratos; pero creo también, y creo que esto se desprende del blog, tienen, o pueden tener dificultades añadidas por su historia previa, la malnutrición, el alcoholismo fetal en el caso de que la madre haya bebido en el embarazo, otros antecedentes médicos que desconocemos, la separación de la madre bio que puede haber sido traumática, posibles malos tratos o negligencias, institucionalización, pérdida de un primer idioma, etc etc etc. Depende de muchos factores cómo estas vivencias (si las han tenido) puede afectar a cada uno de los niños. Y hay que estar abierto a todas las posibilidades.

  12. Sí, estoy de acuerdo.
    Un hijo adoptado es un completo misterio….por eso es importantísimo conocer cuantos más datos de su vida mejor…y así y todo, el misterio y el desconocimiento por nuestra parte sobre su vida seguirá existiendo.
    Los técinocs de la administración conocen el proceso, la burocracia, pero, si no han sido padres adoptivos…..desconocen la esencia de lo que es una adopción.
    El próximo mes se cumplen 5 años de la llegada de nuestra hija mayor y creo que he aprendido algo (todos los días aprendemos de nuestros hijos, verdad?).

    Importante saber lo siguiente:
    – Nuestros hijos no nacen en el aeropuerto.
    – Para nosotros, nuestros hijos son “hijos muy deseados”, pero probablemente nosotros no seamos “padres muy deseados”.
    – En ocasiones tus propios hijos te parecerán unos completos desconocidos…..y es que en realidad lo son.
    – Muchas veces tus hijos se sentirán mal, tristes, y no sabrán explicar porqué se sienten así.
    – Te preguntarán miles de veces “¿Esta es mi casa para siempre? ¿Tú eres mi madre para siempre?”.
    – Se acordarán y echaran de menso a sus cuidadoras y amigos de la casa-cuna.
    – Tendrán un importante retraso madurativo, de crecimiento, de talla, de peso….
    – Tendrán miedos, inseguridades y angustias que para tí son inexplicables….reesultado de su vida “antes de tí”.
    – En ocasiones te retarán, echarán contigo un pulso….para saber que realmente, siempre vas a estar ahí, a su lado…….
    – Han sufrido un abandono, al menos, y quizás malos tratos físicos, psicólogicos, hambre, abusos sexuales…..

    Quiero a mis hijos por encima de todo, no puedo imaginarme vivir sin ellos. son lo que más quiero en el mundo.
    Cuando los veo salir del cole, corriendo, riendo y charlando con sus amigos, se me llenan los ojos de lágrimas.
    ¿Son felices? yo diría que sí. Por momentos, como todos. Hacemos todo lo posible para que esos moentos felices sean la mayor parte del día,. Tienen derecho a llorar, a estar tristes, a estar aburridos…a tener miedo. su vida ha sido dura, no se puede negar. Han sufrido demasiado para lo pequeños que son. Han sufrido un abandono y eso siempre va a estar ahí,. quizás hayan sufrido
    Tenemos que estar a su lado SIEMPRE.
    Se merecen ser felices.
    Ellos, a nosotros, sus padres, su familia, nos han hecho felices.

    • Gran resumen (¿me dejas publicarlo en el blog?). Yo creo que la diferencia fundamental es cuando nuestros hijos son todo esto… pero la alternativa era seguir creciendo en una institución… y cuando tuvieron que dejar una familia para pasar a ser parte de la nuestra. Esto último es lo que no tiene justificación.

      • Sí…por supuesto, publicalo…y seguro que entre todas hemos aprendido muchas cosas más que, cuando eramos “aspirantes” a padres ni nos imaginabamos.

        En el caso de mi hijo, pasó casi 3 de sus primeros 3 años y medio en una institución, pero…allí era felliz. Tenía una cuidadora “especial” que “hizo de madre….y no sé….a veces me preguntó si esa chica realmente hizo lo mejor para mi hijo. Ese amor “casi maternal” que le dedicó…..¿No le hizo las cosas más difícles a mi hijo al ser adoptado?.
        Él no estaba preparado para ser adoptado. en la casa-cuna lo tenía todo…y la tenía a ella.
        A mí personalmente, esa cuidadora (a la quie no conozco), me lo puso difícil y me hizo pasarlo mal…pues mi hijo…la quería a ella…y yo era una desconocida. Y cuando mi hijo lloraba, la llamaba a ella….
        Fue duro.
        Con más tiempo, os lo cuento….y ahora que ya pasó, me desahogo.

      • Yo no creo que hiciera lo peor: creo que, probablemente, le salvó la vida. ¿Sabes lo que es vivir tres años sin nadie, sin una figura de apego, sin una “madre”? Tu hijo seguramente no sería hoy una persona entera… Otra cosa es que la transición tendría que haberse hecho de otra forma, conocerle poco a poco, tener tiempo a despedirse de ella, quizás incluso mantener el contacto…

      • Injustificable, por supuesto.
        Yo no lo he vivido, pero separar a un niño de su familia (pobre, numerosa, pero su familia), para colmar nuestros deseos de paternidad/maternidad….es imperdonable.

      • Luz, teóricamente esa cuidadora hizo lo mejor para tu hijo (los libros dicen que es bueno tener una figura de apego), aunque el resultado fuese una adaptación muy dura por la gran pérdida que sufrió tu hijo (por su duelo, vaya). A ver como funciona la nueva entrada; lo que reflexionamos con este blog madre 😉

    • Que bien te has explicado, deberían leer esto al menos así de claro y conciso los futuros padres adoptantes.

  13. Magnifico resumen..
    IMPERDONABLE, esa es la palabra..espero e imagino que ya las cosas con tu hijo estén mejor, y sea a ti a quien llame..imagino que si..

    • Ana, ya te lo han dicho, y no tengo mucho tiempo para profundizar. Pero como madre adoptiva, que pensó en serlo por las mismas razones que tú, te aconsejaría un proceso por libre (nunca por ECAI) de niños mayores (a partir de seis años) en un país donde no haya casi adopción internacional… Quizá no sea este el momento, quizá más adelante, cuando crezca tu hijo biológico un poco y puedas prepararte mejor para ayudar a tu hijo/a adoptivo/a a lidiar con su historia.
      Es decir, te recomiendo lo más difícil, pero lo más ético, controlable y explicable en el futuro. Tienes tiempo para prepararte en ello.
      Si no, plantéate ser madre de acogida, que hay mucho déficit de familias acogedoras en España.
      Un beso! 🙂

      • Está claro que éste es tu consejo y que la decisión de Ana (y de su pareja, claro). Yo sólo quiero decir que adoptar a un niño de más de seis años no tiene porqué ser lo más difícil. Y lo de controlable.. no sé yo… pocas cosas lo son y a la que mezclamos personas… También añadir que se tienen que preparar los dos. Desde mi punto de vista de monoparental creo que si surgen problemas (sin problemas también) lo esencial es tener las cosas muy claras dentro de la pareja (yo he visto alguna tambalearse, incluso deshacerse).

      • Tienes razón, Lola, el compartir criterios y la fluidez en la pareja es fundamental. Yo he estado al borde del divorcio con mi marido (¡y del asesinato casi!) en diversas ocasiones, desde las evaluaciones psicosociales hasta ahora. Con el consiguiente sufrimiento de los niños en épocas de desencuentro.
        Con respecto a la dificultad no me refería a la crianza de un niño adoptado “mayor”, sino al trámite de adopción que aconsejo en pro de la ética y la transparencia del proceso (por protocolo público en un país sin muchas referencias de adopción internacional).
        En mi mensaje me refería únicamente a la decisión de cómo llevar el “embarazo burocrático”… en lo que ocurre después del “parto” vosotras habéis opinado ya super bien, y cada niño y cada familia es un mundo.

  14. Sí…ya sí, 20 meses después de la asignación, ya es a mí a quien llama cuando llora, cuando está contento, cuando necesita algo, cuando quiere contar algo….ya dice: “Mami…..” 2.000 veces al día. Ya sabeis: “Mami, mami, mami, mami…..”

    Supongo que el tener durante esos 3 años esa figura “casi materna” fue lo que le ayudó a sobrevivir, a soportar el día a día…
    Egoistamente, a mí fue a quien me lo puso difícil….
    Cuando por las noches se ponía a llorar y le preguntaba qué le pasaba, yo intentaba abrazarlo y me apartaba y me decía “Echo de menos a x….”.
    Es difícil.
    Para mí lo fue….y él también lo pasó mal.
    ËL quería que yo lo abrazara como ella hacía, que le lavara las manos como ella hacía, que le cepillara los dientes como ella hacía….la echaba tanto de menos!

    Seguimos hablando de ella, pero ya entiende que nosotros somos su familia, que yo soy su madre, que ella fue su cuidadora y que lo cuidó muy bien y que lo quiere, le damos las gracias a ella por haberlo cuidado tanto y tan bien hasta que llegamos nosotros. Y yo le digo : “¿Qué le decimos a x?” y a la vez contestamos “GRACIAS”.

    • Tiene que ser muy duro. Por otra parte, ¡¡que suerte ha tenido de ser tan querido y de querer tanto!!, y que suerte habéis tenido vosotros también, porque este afecto dado y recibido es lo que sin duda le enseñó a querer(os). Y que tristeza que ni a ellos ni a nosotros se nos prepare para estos duelos…

      Ojalá podáis volver a ver a X. algún día.

    • Luz, X salvó a tu hijo proporcionandole un vinculo de apego, es gracias a ella que se ha vinculado a ti. Gracias a que hubo una persona que ejerció de mami para el, esa palabra tiene sentido cuando te nombra. Los niños que no han tenido la posibilidad de apegarse no estan esperando una madre que les adopte, no saben ni lo que es eso. Si tu hijo tuviera un trastorno de apego sabrias de lo que te hablo. Ojalá hubiera una X para cada niño institucionalizado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: