familia monoparental y adopción

Raíces

Cuando escribíamos el otro día sobre nacionalismos, alguien dijo que todos necesitamos pertenecer a algún sitio… Y sí, es cierto, todos necesitamos encontrar un lugar en el mundo, como decían en aquella maravillosa película…

…que probablemente, es una de las cosas que forman parte de lo que soy.

…y las calles embarradas de mi barrio de la infancia. Las persianas de los talleres que dejaban ver las chispas de las pistolas de los soldadores…

…y una canción de protesta que cantábamos en la escuela y que decía “y abans de ser un esclau, enterreu-me sota el fang, i deixeu-me viure en pau, i llibertat”…

…las canciones de Isabel Parra…

…las palabras de mi infancia, las canciones que me cantaba mi abuela (y que yo ahora le canto a mis hijos), el jardín de su casa, con su limonero, su naranjo, su magnolio…

…y el olor de las magnolias cuando florecían en primavera…

…algo más de media docena de playas de Menorca, los caminos, las taules, las tardes de verano y el canto de los grillos. Y una casa blanca con la que sueño todavía, y su huerto, y su higuera…

…ese Diane 6 en el que cantábamos a pleno pulmón, de pie en el asiento de atrás…

… aquellas primeras manifestaciones, y las pegatinas, y los cánticos…

…las canciones de los Beatles en la guitarra de mi padre…

…mi oficio. Las palabras…

…mi pandilla de la adolescencia, los 16 años, las noches de sábado que terminaban el mediodía del domingo, las copas, las resacas, el olor a humo, los chicos que nos gustaban, las conversaciones interminables…

…el Rock and Roll…

…las escuelas del CEPEPC, las fiestas para reclamar parques en el barrio, las canciones de Ara va de Bo…

…la música que no me gustaba en la adolescencia y que me hizo descubrir (años después) que las canciones de mi vida no son las que me gustaron sino las que detesté…

…las hombreras y los dorados y los zapatos de punta y el cabello crepado que me negué a llevar…

…los libros: las novelas de la Cua de Palla que robaba a mi abuela y me leía a escondidas, los libros de mayores que exploré antes de tener edad, como un territorio prohibido…

…y la Barcelona de Mercè Rodoreda, el Canadá salvaje de Margaret Atwood, el Vietnam de Graham Greene…

…y el Buenos Aires de clase media de la familia de Mafalda…

…mi infancia sin tele…

…una docena de calles de una ciudad de Marruecos, el canto del muecín, el olor a mar…

…y la temporada de lluvias en Addis Abeba, con ese intenso aroma a eucalipto.

…la luz del Mediterráneo… el clima templado… y los sabores de esta cocina que he reconocido en la comida griega, marroquí, siria, libanesa, bosnia…

…Sarajevo, donde aterricé durante 6 días y de donde me marché convencida de que algún día viviría allí…

…el olor a café de la tienda de galletas de la esquina de mi colegio… aquellos otoños en los que siempre llovía: los charcos, y las hojas doradas…

…mi gente: esas cenas interminables en casa, de vino y charla…

…y sí, claro: mis dos cachorros.

Anuncios

Comentarios en: "Raíces" (26)

  1. ¡Cuánta vida¡ Me dan ganas de felicitarte por ella.

  2. Estoy de acuerdo, la suma de cosas que nos hacen crecer o sentir lo que somos y de dónde nos sentimos ya sea un lugar físico o un lugar simbólico… y cuando tu hijo pase lista una de esas cosas será…
    … y las tardes de futbol con el colegio rival … 😉

  3. Muy bien contado, algunos pasos se parecen a los míos… esa peli… es una de mis películas de cabecera, la veo de vez en cuando, ese lugar en el mundo que tanto busqué…

  4. Sí, estaba dentro de mí, y no lo sabía.

  5. Es muy emocionante este post, Madre.

    Un beso muy grande. Suena bien tu vida 🙂

    • Gracias.

      Al final importa menos conseguir lo que quieres… como querer lo que consigues. Seguro que hay gente que lleva vidas más emocionantes… pero yo he procurado vivir a fondo lo que me ha tocado, y lo que he elegido.

      • me apunto esa frase: cuenta más querer lo conseguido que conseguir lo que quieres.
        Eso es lo que hace que uno encuentre su lugar en el mundo.
        y ojalá nuestr@s hij@s sepan “exprimir” de esa manera cada momento-etapa de sus vidas .

  6. Qué bueno.
    Importante. Mi abuelita decía: “Si no puedes tener lo que quieres, tienes que querer lo que tienes”.

  7. “La sangre que heredamos está hecha de las cosas que comimos de niños, de las palabras que nos cantaron en la cuna, de los brazos que nos cuidaron, la ropa que nos cobijó y las tormentas que otros remontaron para darnos vida, pero, sobre todo, la sangre se nos teje con las historias y los sueños de quien nos crece”.

    Y esas historias y sueños son los que vamos heredando de generación en generación, nutriéndolas con lo que a nosotros nos toca vivir y soñar para luego pasarlas a nuestros hijos…. La frase se le atribuye a Ángeles Mastretta, aunque en una entrevista la oí contar que ella no recuerda en dónde ni cuándo la escribió, pero que en caso de no ser suya la suscribe palabra por palabra…

  8. ¡Has traído tantas cosas que me encantan al blog!. Pero lo de hoy es grave: ¡Ésa es MI película! Y de mis amigos R y L con quien la comentamos , vimos y volvimos a ver hasta el infinito…

    Y quizá esa mezcla entre la escuela y la monja de un lugar en el mundo os que marcaron mi vocación como educadora social…(lo de monja en mi caso y como atea que soy no es por lo religioso, eh!)…

    Difícil lo de sentirse en “nuestro lugar en el mundo”…

    ¡Qué ganas de tener visita de los embajadores de Marte!

    • Pues yo no la volví a ver… tenía miedo que, como me pasó con “Martín H”, me decepcionara en un segundo visionado. Aunque habrá que darle una oportunidad, porque quizás todavía me guste más, ¿no?

      A mí no me ayudó a encontrar la vocación, pero sí salí del cine (todavía iba al cine) convencida de que el sentido de la vida era precisamente este: encontrar un lugar, tu lugar, en el mundo.

      Id preparando las palomitas…

  9. Que peli mas buena y que recuerdos me trae. Y que felicidad cuando te encuentras y encuentras tu lugar en el mundo. Espero que nuestros hijos también lo encuentren algún día

  10. Precioso post!
    Te sigo desde hace mucho, aunque apenas comente pero me encanta tu blog!

  11. ¡Me ha encantado este post! No se puede decir mejor. Ese es el verdadero lugar al que pertenecemos: un cúmulo de recuerdos, sentimientos, lugares y personas … Tan personal e intransferible, que no nos puede servir para separarnos de los demás, sino para refugiarnos cuando vienen mal dadas o para agradecer a la vida lo que nos ha dado.
    Para todo lo demás: ciudadanos del mundo.

    También he descubierto varios puntos en común curiosos: el diane 6, …enterreu-me sota el fang… Margaret Atwood…

    • El diane y la canción está claro que son sustrato generacional… lo de Margaret Atwood habría que estudiarlo… me sorprende que, siendo una escritora tan magnífica, haya tanta gente que todavía no la haya leído. Yo me confieso adicta.

      • No sólo no la conocen sinó que su nombe no les suena de nada. A mi me sorprende (de hecho no lo entiendo) que haya lectores empedernidos no la conozcan. Afortunadamente con una recomendación o un regalo se soluciona el tema…. Me gusta tu post.

      • Yo siempre digo que cualquier año de estos ganará el Nobel de Literatura y la gente la descubrirá, ¡¡por fin!! Ya cuando ganó el Príncipe de Asturias, sorprendió a mucha gente… yo creo que no hay ni una sola línea de lo que ha publicado, que tenga desperdicio.

  12. Maravilloso post… que me hizo recordar también mis raíces, no las biológicas que desconozco, sino aquellas que están impresas con tinta indeleble en mi alma. La que mi familia dibujó en mi corazón. gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: