familia monoparental y adopción

Estos pequeños placeres…

…de cuando los niños empiezan a hacerse mayores.

Poder dormir de un tirón casi todas las noches.

Las conversaciones cada día más interesantes.

No tener que ir cargada con pañales, toallitas, mudas de recambio, galletas, agua.

Poder compartir con ellos música, películas, libros.

Poder tomarse el aperitivo sin levantarse cada 5 minutos de la mesa.

Son capaces de decirte dónde les duele.

Mirar las fotos de cuando eran pequeños y darte cuenta de lo mucho que han crecido.

Poder tumbarte al sofá a leer.

Salir a cenar a restaurantes sin que termine en drama.

Que no cojan toooodos los virus que pasan por el patio del colegio… y que no te los peguen a ti.

Que sean capaces de entender y darte un respiro cuando sí coges los virus.

Que inviten a sus amigos a casa (y se vayan a sus casas otras veces).

Ir viendo como se dibujan sus personalidades.

Poder enviarles a comprar el pan.

Recordar nuestra propia infancia en el espejo de la suya (y volver a ser niños a ratos).

Anuncios

Comentarios en: "Estos pequeños placeres…" (22)

  1. Absolutamente de acuerdo en todo.
    Es un gusto que mi hija vaya y vuelva sola al cole, se caliente su comida y cuando yo llegó esté tirada en el sofá viendo el serial de turno, es un gusto para ella y para mí.
    Es un gusto, tambien ir de paseo con ella del brazo y que me cuente sus batallitas de niña mayor, pero tambien lo es que se quedé solita un rato en casa y yo me vaya a tomar una supercaña…., ó dos.
    Es un gusto que sea más independiente a la hora de hacer los deberes y de estudiar ( en eso estamos aun).
    Es un gusto poder conversar acerca de cosas de la vida que hasta ahora no entendía.
    De hecho tenemos en mente hacer el Camino de Santiago (desde León) y nos pasamos ratos y ratos programando, aunque sea para dentro de dos ó tres años.
    En fin, que yo estoy encantada de que vaya creciendo, aunque imagino que dentros de dos ó tres años, probablemente no diga los mismo, (ó sí….)

    • ¿Cuántos años tiene tu hija?

      La idea para este post me la dio un amigo con el que me reencontré hace unos días después de años sin vernos. Hablamos de nuestros hijos (no sabía que yo los tenía) y me dijo “no dejes que te digan que esta es la mejor edad… a medida qeu crecen… ¡¡todavía mejora más!!”. Y sus hijas tienen ya más de 20 años…

      • Diez años, recientitos.
        Eso mismo me dijo a mi una vez una amiga, cuando yo no tenía ninguno, ni perspectiva.
        Decía estar encantada a medida que crecían porque compartía muchas más cosas.
        Ahora su hijo mayor, de 25, ha terminado de estudiar y con unos ahorros se ha marchado, para encontrarse a sí mismo, dice, y está hAciendo el transiberiano con intención de ir a China, Siberia….., aunque ella está un poco de los nervios creo que en el fondo sigue orgullosa y encantada.
        Así pues, vamos a hacer caso a tu amigo y a mi amiga.

  2. Totalmente de acuerdo, y yo añadiría un par más:
    Cuando estamos en casa, no tener el radar siempre puesto para saber dónde están y qué están haciendo.
    En la calle, poder caminar independientemente, sin llevarlos de la mano todo el rato.

    Por otro lado, yo tengo la suerte de que a mi hija le encanta jugar a que es un bebé, así que cuando las dos tenemos mono, yo la arrullo unos minutos y se me pasa la penica que me da el ver que crecen tan rápido (snif, snif).

    • Yo tengo la suerte de que mi hijo mayor es menudo… así que todavía puedo llevarlo en brazos cuando hace falta!! Y ambos son mimosos y “bebecitos” algún rato… así que ¡nada de nostalgia!

  3. Yo ayer coji en brazos al mío pequeño para acunarlo y dormirlo(2 años y medio) y pensé en lo poco que me queda de poder hacer eso y lo poco que lo he hecho en este año que lleva conmigo, es más cómodo ponerlo en la cuna y que se duerma solo. Creo que tendré que aplicarme un poco en ello, que el bebé que era se está haciendo mayor. Un saludo y enhorabuena por el blog madredemarte.

  4. Mi hija está hecha una ternerilla con su 36 kg. y a las mañanas la llevo en brazos a desayunar. Tenemos esa costumbre desde el principio… y un día voy a hacer “cataplof”.
    Y la sigo acunando como si fuera un bebé… ¡ay que placer¡

    De toda la lista lo que más me ha llamado la atención es: Ir viendo como se dibujan sus personalidades. Esto es algo que me apasiona .

    Añado contemplar como se transforma su cuerpo, su rostro… es un misterio.

  5. Es curioso… sí es un gusto ver cómo se hacen mayores pero en mi caso concreto este post me recuerda el poco tiempo que he tenido para disfrutar de mi hijo pequeño. Yo puedo hacer muchísimas de esas cosas que apuntáis desde hace mucho tiempo (y lleva conmigo sólo 2,5 años…). Y puedo contar con los dedos de una mano (y me sobran la mitad) las veces que he podido “acunarlo” y dormirlo en mis brazos. A penas he disfrutado de llevarlo en los brazos por la calle…
    En fin, aprovechad muuucho estos años que no vuelven jamás… aunque que puedan ir solos a por el pan tampoco está nada mal!!! 😉

    • Pero seguro que tú descubres otros muchos placeres de que se vaya haciendo mayor… o lo harás, y lo haremos nosotros también al pasar de los años!!

      Yo la verdad es que a medida que van creciendo me van gustando más, no echo nada de menos su primera infancia…

      • Ya… yo sí, porque no la he vivido. Sin embargo también disfruto por supuesto de verle crecer y de ver cómo sus actitudes van cambiando frente a determinadas situaciones, y cómo va comprendiendo ciertas cosas y cómo va aprendiendo… y también disfruto al darme cuenta de que ya pronto podrá cogerme en brazos él a mi!

      • Pues yo tampoco echo de menos lo que no viví… o sea, me gustaría poder recordarlo, poder contárselo… y en el caso de mi hijo pequeño, haberle ahorrado todos aquellos meses de orfanato… pero también asumo que son quiénes son (en lo bueno y en lo malo) porque vivieron eso

      • Pues claro que sí, estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo también asumo que mi hijo es quien es y lo es también por cómo ha llegado a mi. Pero eso no está reñido con lo que para mi es inevitable, y es el sentir que me hubiera gustado vivir todos esos momentos que no he vivido con él. Y no tenía especial interés por tener un bebé, ni siquiera en esta segunda adopción en la que nuestro rango es de 3 a 5… pero ahora es mi hijo y me gustaría haber estado a su lado en ciertos momentos o haber disfrutado de ciertas experiencias con él. No sé si consigo explicarlo bien.

      • Sí, supongo que a mí también me pasa.

  6. Sí…a mí me encanta ver como se van haciendo mayores esas 2 personitas pequeñitas todavía…pero que día a día cambian y crecen.
    Ver como sus gustos se van definiendo, como van tomando sus propias decisiones, me encanta oir cuando charlan entre ellos…no oigo lo que dicen, no me pongo en plan cotilla, pero los oigo hablar, charlar…y hacer sus planes y contarse que uno mañana tiene un cumple y que la otra,cuando sea su cumple, va a invitar a no sé cuantas amigas y me encanta.
    ¿Y las conversaciones a la hora del desayuno y la cena?
    Me encanta.
    Me pasa lo mimso, van creciendo pero los momentos “bebé” todavía los tienen, afortundamente, y los cojo en brazos aunque cada vez me duele más el cuello y la espalda…y los achucho y antes de entrar a clase nunca falta el gritito de “mami…corre….dame un beso”…

  7. yo soy una nostálgica y sí que echo de menos los momentos vividos.
    Un día hablaba con una amiga que ahora,con 38 años y sabiendo que no voy a tener más hijos, me estoy “despidiendo” de esa época porque sé que no se volverá a repetir. Con mis hijas bios mu mejor recuerdo de la maternidad en su etapa de bebes es cuando amamantándolas cuando ya tenían unos 5
    meses,se soltaban de la teta para mirarme y sonrreirme ! con el pequeño(adoptado a los 4)
    como gozaba cuando lo abrazábamos,lo acariciábamos y como se dejaba querer!!aunque éste sigue siendo un oso jejeje. Yo solía decir que los congelaba así….
    Justamente ayer hablaba con mi marido(se está leyendo un libro de Punset y conociendo la importancia de los primeros 5 años de vida) que las broncas y desencuentros en casa con los niños empezaron a partir de los 5 años…es la barrera donde los míos empezaron a revelarse,desobedecer,responder…en ese sentido creemos que con las niñas lo hicimos lo mejor que supimos y pudimos esos 5 años…con el niño sabemos que ha tenido que sufrir muchísimo sus primeros años de vida…

    Pero vamos….son episodios de nostalgia que se pasan recordando las malas noches,visitas a urgencias….e intentamos disfrutar de lo que cada etapa ofrece jeeje

    como gozaba él de abrazarlo y acariciarlo…aún sigue siendo un osito!!

  8. Y volver, nosotras a ser niños, de nuevo…Esa parte ME ENCANTA!!!!!! Sentirme niña, hacer chorradas, reir a carcajadas, correr por la casa, esconderme, dar sustos, hablar sin sentido, caernos al suelo, poner caras de bruja, de tontas, de miedo, de payaso…Hacer “el niño”…cómo me gusta esa infancia que logran sacar mis hijos de mí…!!!!

    • Hacer castillos en la playa, rebozarse en la arena, saltar olas, cantar por la calle, experimentar con las pinturas, ensuciarnos… A mí también me encanta esta parte.

      Y las canciones olvidadas de mi infancia, que me salen solas de golpe…

      • Y los cuentos…. Yo recuerdo cuentos que tengo que reconstruir como puedo pq estabán en el baúl de los olvidos.

        A mi esa parte también me encanta. Me cuesta pq soy un poco seria y medio sosa, pero me encanta. Mi hija me está reinventando 😉

      • Me encanta la última frase. A mí me sucede lo mismo. Reinventando, y redescubriendo. Para lo bueno y lo malo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: