familia monoparental y adopción

Miedos

Escribe R.

A M. en su pesadilla un señor le hace daño.

Y yo, al calmar su miedo, siento una inmensa ansiedad y el irracional deseo de volver a meterla en mi vientre, donde nadie pueda alcanzarla.

Intuyo que será así siempre, y me abruma la certeza de que no podré evitar que la vida les hiera según vayan creciendo… No sé cómo manejar mis miedos, tan anclados a los suyos.

Me pregunto cómo pudo mi madre sobrevivir a mi adolescencia… y me entran sudores fríos al pensar que cualquiera de mis hijos vaya a correr siquiera la quinta parte de los riesgos que yo corrí en mi infancia y pubertad.

Como R., muchas madres querríamos ahorrarles a nuestros hijos los dolores y los riesgos de la vida. A muchas nos gustaría volver a ponerlos a salvo en nuestro útero… incluso cuando no estuvieron en él. Sin duda, algunas madres (y padres) intentan hacerlo, en cierta manera, cuando no les dejan andar solos por la calle, no les pierden de vista en el parque, tutelan sus relaciones o se enfrentan a las decisiones (no necesariamente injustas) de la escuela.

¡Que paradoja que sea justo lo contrario, dejarles exponerles a los peligros de la vida en pequeñas dosis, lo que les irá preparando para sobrevivir a esta jungla temible (y maravillosa, e inevitable) que es la adolescencia!… y el resto de la vida…

Anuncios

Comentarios en: "Miedos" (25)

  1. Yo no soy muy miedosa….no en exceso. Creo que los críos tien que estar preparados para saber dirferenciar lo que es peligroso de lo que no loe es, lo que puede tener malas consecuencias y lo que no….Desde colgarse de una rama de un árbol, con el riesgo de que con el peso la rama se acabe cayendo y acabes en el suelo con un buen golpe, a saber que antes de cruzar la calle hay que mirar a los 2 lados y que si sales corriendo puede pasar un camión, atropellarte y dejarte “espachurrao”, como dicen mis hijos.
    Les permito hacer todo…o casi todo. no me da miedo que se suban en el coche cuando conduce otra persona, que vayan de excursión con el cole, que vayan a la playa con alguien que no sea yo….
    Les explicamos lo que puede pasar si …..mil cosas que hay que explicar.
    La frase-consejo-.advertencia de mi madre, durante toda mi vida, cuando me iba de viaje, de escursión de viaje de studios…era “no vayas sola al baño”…mi madre nació y se crío y vivió hasta que se casó en una capital de latinoamérica con una gran población y no se que es lo ocurría en esos baños públicos, pero seguro que algo muy terrible porque a mi madre eses miedo se le quedó.
    Ahora que lo pienso, si tengo algunos miedos: que vayan a la playa y se tiren desde una altura al agua donde no cubra lo suficiente y se den un golpe en la rena….no lo puedo evitar, los veo saltar y tirarse, tan contentos….y veo que disfrutan y que el agua si cubre, y que hay agua de sobra, pero preferiría que no lo hicieran.. también me da miedo que se metan en la boca, al comer, un trozo de carne demasiado grande y se atraganten….por eso les parto la carne en minitrocitos…y les digo que, porfavor, en el comedor, partan la carne en trocitos muy pequeños…
    Ay!

    • A mí no me dan miedo los peligros físicos… soy de las que los observan impasibles subirse a los árboles, caerse y volverse a levantar… me dan pánico los dolores emocionales: que no les quieran, que les rechacen, que no sepan relacionarse… los precios que hay que pagar para crecer, para madurar, para hacerse persona.

      • Esos son mis miedos, los otros los veo más solventables.

      • De acuerdo contigo madre, los dolores emocionales para mí también son los más difíciles de manejar, y sin embargo hay que dejarlos crecer, madurar, estando cerca pero sin intervenir a menos que sea absolutamente necesario. Pero esta libertad, independencia, o como sea que se llame, en mi opinión, es lo que les prepara para afrontar la vida en el futuro, el que les dará las armas para enfrentarse a cualquier tipo de situación.

  2. ¡Pues claro que se pasa miedo cuando les empiezas a soltar la cuerda para que vayan aprendiendo a defenderse!, y mucho.
    Pero creo que es mejor para ellos que empiecen a hacer prácticas (como con el coche)y se vayan entrenando poco a poco, es mejor ir soltando cuerda que hacerlo de repente, por lo menos esa es mi opinión y de momento no me va mal.
    Hay que aprender a superar esa angustia que te entra cuando se van de campamento, a comprar, al parque…, porque sino ¿ que vamos a hacer cuando se vayan definitivamente???,

    • A mi me explicaron hace tiempo lo de la cuerda que describes. De pequeños la tenemos más corta y con él tiempo es vital ir soltándola hasta que van sin cuerda. Es ley de vida.

  3. Para crecer creo que es imprescindible que poco a poco se vayan enfrentando a las cosas, porque siempre no estaremos a su lado para protegerles y considero que también sera bueno para su autoestima. Lo triste es que el miedo a contagiado a toda la sociedad la típica frase (es que hoy existen más peligros, no ves la cantidad de cosas que pasan?) se vive dentro del miedo y los niños viven dentro de casa. Al parque van con vigilancia y existe una edad y una madurez de cada niño en el que ya podría funcionar por si solo. Pero existen tan pocas familias que consientan que su hijo baje a la calle a jugar sin su supervisión, que si algunas lo pensamos no es fácil llevarlo a cabo, porque no hay niños. Algún sábado alla las 4 de la tarde, mi hija se bajaría a jugar a la calle, pero no hay NADIE. Antes no hacía falta que quedaras con nadie, siempre encontrabas a alguien. Ahora son otros tiempos y los solemos llevar atados a las faldas.

    • Estoy de acuerdo: no vivimos en una sociedad que lo ponga fácil, lo de dejarles ir solos. No sólo porque no haya nadie (que también), sino porque los adultos que hay no lo aceptan tampoco fácilmente.

  4. Yo tampoco soy miedica en lo físico, y también lo soy en lo emocional tal como estáis diciendo.
    Estoy de acuerdo también en que la sociedad ha cambiado y ahora es difícil que nuestros hijos puedan crecer como nosotros crecimos, en la calle… este verano, hemos salido casi cada noche después de cenar con al bici a dar una vuelta por el pueblo… parecía un pueble fantasma!!
    A mi hijo hace un par de semanas le dejé por primera vez jugando en una plaza del pueblo a futbol, mientras nosotros cenábamos viendo el barça-madrid… tiene 4 años. Cada 10 minutillos, salía a controlar la situación… pero confío plenamente en él y así se lo hice saber, haciéndole entender que si puedo confiar en él, podrá quedarse más a menudo a jugar sólo, etc….
    Sin embargo, mi mayor miedo, es el de que me pase algo a mí… si empiezo a pensar en ello, me genero ansiedad a mi misma… y es una sensación que no me gusta nada. El otro día, iba al cole a buscarle, salía del trabajo y estuvieron apuntito de atropellarme, pero apunto apunto… después del susto inicial, me empezó a entrar una ansiedad brutal, y me entró una llorera que no podía parar… y básicamente era por qué empezé a pensar en que le dirían a él si me atropellaban, que haría, etc etc…. no sé, creo que tengo que trabajar estos/mis miedos.

  5. Yo soy muy miedosa de la gente, de la sociedad…y quizás le advierto demasiadas cosas a mi hija…Es una dicotomía a la que me enfrento siempre…protejo demasiado??…No puedo evitarlo…aunque intento relajarme…Voy por un centro comercial y…si no los veo…me da un vuelco el estómago y mi mente piensa “lo peor”…se los ha llevado”…y están ahí, a mi lado…En fin…me da miedo pensar en esa etapa…en la que yo no hice grandes aspamientos de adolescente…mis estudios, mis tímidas salidas…en fin, que no fuí muy salidora, aunque sí rebelde en casa…
    Ya veremos a ver cómo me enfrento a mis miedos, en un futuro…

  6. Yo soy muy miedosa, quizás más ansiosa, pero intento relajarme. Recuerdo que cuando llegó mi hija casi me daba una taquicardia cuando la perdía de vista. Lo pasé fatal intentando serenarme y dejando que ella hiciese un poco su camino y yo el mío, en sitios dónde yo pudiese verla, para que no se notase tan súper controlada. Ahora llevamos el tema del control de movimientos (por decirlo de alguna manera) bastante bien: ella acostumbra a obeceder y yo la dejo a su aire cuando no hay peligros aparentes. Hace unos días ella se sintió feliz de que la dejase subir a un árbol. Lo hizo por iniciativa propia y mirándome… pero eso no me da miedo (cuando la veo o sé dónde está no tengo problema). El futuro sí me inpira mucho miedo. Intento instruirla en el hecho de que tiene que controlar ella, pero… sé que lo de ir soltando la cuerda tendré que hacerlo, también que tendré que ir aprendiéndolo…

    • Yo antes sufría mucho cuando les perdía de vista… hasta que descubrí que ellos no me pierden de vista jamás. No es tan importante que yo sepa dónde están, como que ellos sepan dónde estoy yo: si estamos en una plaza, por ejemplo, y cambio de banco, o voy a sentarme en la terraza, les aviso siempre… porque si desaparezco de su vista piensan, indefectiblemente, que les he abandonado…

      • Sí, ese descubrimiento también me tranquilizó a mi. De todas maneras ahora ella a veces se confía demasido, afortunadamente!! pero a mi eso me inquieta a veces…

      • Con mi hija mayor yo lo pasé muy mal los primeros meses cuando ibamos al parque….me daba pánico perderla de vista. Tenía que seguir con la vista cada uno de sus movimientos, en el columpio, del columpio al tobogán, deslizándose en el tobogán…el problema era cuando daba la vuelta a la “casita” del tobogán…esos 5 segundos que tardaba en volver a estar a mi vista….lo pasaba fatal……me agachaba para ver si entre todos los pies de los niños dstinguía los zapatos de mi hija….qué angustia!
        Ahora, 5 años después…ya está superado. con mi hijo pequeño no pasé esos miedos porque ya los tenía superados…..ellos saben siempre donde estoy yo, aunque yo no los esté viendo continuamente o no sepa siempre donde están…sé que están el el parque y ellos saben que yo estoy en tal sitio.
        A proposito…otro dato importante que aprendí tras ser madre (y que nadie me había contado y nunca se me había ocurrido)…Importante a tener en cuenta por las mamás que esperan a sus peques:
        “EN LOS PARQUES LOS NIÑOS SE MUEVEN RAPIDÍSIMO, CAMBIAN DE ACTIVIDAD CON UNA VELOCIDAD INCREIBLE……ES IMPOSIBLE SEGUIRLOS CON LA VISTA, POR LO QUE MUCHAS VECES DEJARÁS DE VERLOS Y SENTIRÁS QUE LOS HAS PERDIDO, QUE ALGUIEN SE LOS HA LLEVADO TE ANGUSTIARÁS Y TE DARÁN TAQUICARDIAS……PERO ELLOS VAN A ESTAR JUGANDO TRANQUILAMENTE, RIÉNDOSE, DIVIRTIÉNDOSE Y SIEMPRE VAN A SABER DONDE ESTÁS TU”.

  7. Por supuesto que todos tenemos miedos, pero creo que lo peor es transmitirselos a los niños. Yo es que soy muy analítica y cada vez que me dicen lo de que ahora son otros tiempos, que hay mas peligro, primero no me lo creo, porque depravados los ha habido siempre, solo que ahora lo ves en la tele y lo segundo y que es mi contestación estándar es que entonces tengo que preocuparme de la familia y los conocidos, porque todas las malas cosas que vemos siempre es un familiar o un amigo, y como no se puede vivir sospechando de tu familia y amigos, pues no tiene sentido que no deje a mi hijo andar solo en un entorno cercano a casa. El tiene 6 años y medio y es el único de su clase que no lo van a buscar al aula, le he firmado un papel para que lo dejen bajar solo del aula y nos espere a la puerta del colegio. Está encantado de ser un niño “mayor” y la verdad es que responde a la confianza, allí está a la puerta del cole esperando por nosotros. Yo si que le advierto que si va solo o está en el parque que no se vaya con nadie, ni con conocidos, que siempre vamos a buscarlo los de casa, lo importante es que aprenda que cosas son peligrosas y las evite. Eso sí, yo soy un bicho raro y creo que las madres por lo bajini piensan “ella si que está tranquila, como no lo ha parido….”

    • Yo tampoco creo que sean tiempos más peligrosos, ni que haya más gente mala: creo que, simplemente, tenemos más información. Y que, como dije en la entrada, es una paradoja que, intentando protegerles de esta “maldad del mundo”… en realidad terminemos por dejarles desprotegidos, al no permitirles ir ensayando riesgos y responsabilidades.

  8. Estoy de acuerdo con madredemarte…sabemos mucho, más que antes…y…vemos depravados por todos los rincones…Yo a lo que le tengo miedo es a la mente humana y su uso depravado y retorcido, más que a los accidentes físicos, que controlo con un temor normal, equilibrado…Al daño moral, interno es el que más me agobia…porque ese daño puede ser tan sutil, puede estar tan escondido que cuando lo descubramos, ya sea demasiado tarde y la huella se convierta en imborrable…A ese daño, le tengo pánico…y me angustia mucho…
    Al llegar con mi hija fue histérico…me daba miedo todo…Con mi hijo las cosas cambiaron tanto!!…a los 8 meses de llegar, ya me enfrenté a una intervención quirúrgica compleja e inesperada, con la que sufrí muchísimo, pero que me hizo relativizar muchas cosas…
    El miedo a la manipulación psiquica de los niños…ese terror…no lo he rebajado…No lo consigo…
    Y es cierto que hay que dejar estos lastres, por su bien…son ellos los que tienen que aprender a desenvolverse sólos…así es…pero…

  9. Mis miedos y fantasmas son muchos, pero como decís la mayoría lo que más me asusta es el que le hagan daño emocional y no sepa defenderse. Y como mi hija no me cuenta nada me da terror que le pasen cosas graves y que yo no me entere… sobre todo pensando en la dolescencia me asusta el que por sentirse aceptada, querida se deje pisotear, humillar… lo he vivido con hijas de amigas que con una autoestima y una gran necesidad de ser aceptadas han permitido abusos en silencio… y al final de este silencio situaciones que no quiero ni nombrar.

    • A mí también me da miedo, mucho miedo, el silencio de mis hijos. Sobretodo del mayor, porque el pequeño es mucho más transparente… pero del mayor he sabido que ha vivido cosas que no me ha contado, a pesar de saber que tiene el espacio, la confianza, la comprensión… para hacerlo (o eso creo yo al menos). Y esto me asusta.

      • y si tienen ese espacio… me pregunto una y otra vez por qué calla, por qué no busca mi ayuda… ¡tan profundo es su aislamiento, su soledad ¡ Yo de pequeña callaba todo y se por qué… por eso he procurado crear ese espacio… pero

      • Otra cosa que creo importante recordar es que sus vivencias de antes de encontrarnos, pueden pesar mucho más que lo que han vivido después.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: