familia monoparental y adopción

Monoparentalidad adoptiva

La semana pasada fui invitada a un Simposio sobre familia monoparental en la Universidad Complutense de Madrid. Me invitaban a participar, en concreto, en una mesa sobre monoparentalidad y adopción… y cuando tuve que preparar la intervención, me pregunté si hay muchas diferencias entre la monoparentalidad por adopción y la monoparentalidad por parto; si la manera de acceder a la maternidad marca alguna diferencia a la hora de la crianza en solitario.

Creo que no. Sin embargo, me salió un listado de cosas que diferencian la maternidad monoparental adoptiva de la maternidad monoparental por vía reproductiva.

En primer lugar, el CI. Cuando una persona decide ser madre monoparental de forma biológica, depende de su capacidad reproductiva, las técnicas de reproducción asistida, la suerte, y el dinero… en el caso de la adopción, dependemos de que terceras personas nos aprueben como padres adoptivos.

Yo personalmente no me sentí ni discriminada ni maltratada por ser monoparental, aunque conozco mujeres adoptantes que sí aseguran haberlo sido (y no lo dudo: aún se parte del prejuicio en muchas partes. Una de las cosas que escuché en ese simposio es que, aunque todos los estudios post-adoptivos señalan que no hay diferencias significativas en la crianza, la resolución de problemas, etc, en el caso de las familias monoparentales, la mayoría de legislaciones son restrictivas con este modelo familiar). Pero sí tuve la sensación de que medían una serie de cosas que en el caso de las familias formadas por dos adultos seguramente importaban menos:

1. El apoyo de la familia extensa. Esa crianza en tribu tan necesaria para no morir en el intento.

2. La capacidad para formar vínculos: los psicólogos creen (no sé si con o sin razón) que muchas personas han llegado a la monoparentalidad por su incapacidad por generar lazos duraderos (de pareja o de otro tipo: esto es lo que exploran). Estas personas podrían tener dificultades para vincularse a un hijo que en el momento de conocernos, es alguien ajeno a nosotros – y que puede tener por su parte problemas de vínculo y apego.

3. La superación de duelos no resueltos. Distintos a los duelos que pueden tener otras familias (no sería la infertilidad sino el hecho de tener un hijo sin pareja).

La opinión de la gente: las monoparentales, como todas las minorías, nos enfrentamos a muchos prejuicios. La gente nos ve con lástima, sospecha, admiración (a veces hasta envidia)…

Si a las monoparentales adoptivas nos suelen preguntar ¿Por qué no te inseminas?, a las monoparentales por vía reproductiva les preguntan ¿por qué no adoptas?… y parece que cuando lo hacen, tienen en mente que adoptar es mucho mejor.

¿Por qué? Porque adoptar denota solidaridad versus el egoísmo de traer al mundo un hijo sin padre (no es algo que yo comparta, obviamente). Pero también, creo yo, porque la adopción es una opción asexual. Y aunque creamos vivir en una sociedad muy liberal y muy abierta en estos asuntos, hay aún muchos tabús respecto al sexo, y sobretodo, respecto al sexo extramatrimonial (o extra-pareja consolidada).

Las (y sobretodo los) adoptantes monoparentales somos familias de segunda. Esto se ve incluso en eslogans bienintencionados como “mejor una madre (o un padre) que ninguna” (se ve que sólo somos buenas en comparación a no tener familia). Esto lleva como consecuencia que a menudo, se reserven a las familias monoparentales los niños menos demandados: mayores, niños con problemas de salud física o psíquica, grupos de hermanos… lo que entra en contradicción con la idea de la adopción como medida de protección de un menor, es decir, con buscar la mejor familia para cada niño. Si ahijarse (y criar) a un hijo mayor, o con problemas de salud, o a varios niños a la vez… es más difícil que ahijarse a un bebé, ¿no deberían ser las familias “mejores” las que lo hicieran? Las que tienen dos sueldos, dos pares de manos, la posibilidad de que alguno de los adultos deje temporal o definitivamente de trabajar… más recursos, en definitiva.

No hay adopción de penalty: cuando uno se mete a adoptar un hijo, ha tomado una decisión consciente (aunque no siempre sea capaz de imaginar qué implica esto).

La doble parentalidad en las familias monoparentales adoptivas: en nuestro caso, hay un padre (biológico), y dos madres (una biológica y otra adoptiva), y es fácil caer en confusiones al respecto. Por ejemplo, contestar a nuestros hijos cuando preguntan si tienen padre que “tienen un padre en China”… Si tienen un padre en China, tienen también una madre… ¿y nosotras somos la canguro?

Hay que hablar a la vez de que no tenemos padre (social) en casa, pero que sí lo hay en el papel biológico (y quizás en otro momento de la vida de nuestros hijos, ha ejercido como padre social). Definir ambos papeles (y sus equivalentes femeninos) generando la mínima confusión, es una particularidad que sólo vivimos las familias monoparentales que lo somos por adopción.

Anuncios

Comentarios en: "Monoparentalidad adoptiva" (12)

  1. Lady Cobijo dijo:

    Ay, que ganas tenía de ir a ese Simposio… pero al final entre la barriguita que ya pesa lo suyo y una faringitis, tuve que anular mi inscripción al evento… Que rabia, me hubiera gustado ponerte cara!!!!
    Y de acuerdo en todo lo que comentas. Yo estoy un poquito harta de que todo el mundo cuando se entera que no tenga pareja abra muchos los ojos y me diga: que valiente!!!! Y no es que me moleste pero escuchar eso constantemente me causa cansancio… no, no soy valiente simplemente estoy luchando por un sueño y un deseo…
    Y sí, a mi también me dicen que por qué no adopté… y algún compañero (solo compañero, no amigo) desde mi perspectiva se ha pasado muchisimo preguntandome qué si no tengo pareja… ¡pero bueno la gente no tiene verguenza o qué!… espero algún dia contestar a estos tipos como se merecen: yo no te pregunto sobre tus relaciones sexuales con tu mujer para tener hijos, ¿por qué tú me preguntas por las mias????
    Sobre las familias monoparentales de segunda… sí, somos familias de segunda en la adopción (ahora lo tenemos más dificil que nunca; ya conozco dos casos de chicas que han desistido después de 6 años sin conseguir adoptar -una se ha pasado a reproducción asistida y otra va a intentar el acogimiento-); me suena mucho eso de “mejor tener una madre, aunque sea sin padre, que no tener nada”… por ese punto de vista mucha gente piensa que las que optamos por la reproducción asistida somos muy egoistas y anteponemos nuestros deseos (de tener un hijo) a las necesidades de nuestros hijos (necesidad de tener padre y madre)… Ay, todavía lo que tenemos que cambiar!
    Besos y gracias por el post, como siempre!

    • Bueno, supongo que en general damos muchas cosas por hechas. Como que por ser monoparentales no podemos tener vida sexual, por ejemplo (o que los que tienen pareja, todos sin excepción la tienen)…

      Es curioso, casi paradójico, que a medida que pasan los años y los derechos avanzan (por ejemplo, los derechos de los gays a casarse y adoptar), las opciones para ser madre monoparental en adopción se han ido reduciendo… la mayoría de los países que yo me planteé para mi primera adopción… ahora son opciones inviables. Y los que me planteé para la segunda…

      Otra de las ponentes en al mesa en la que estuve, dijo algo que me pareció muy interesante. ¿Por qué ha crecido la adopción monoparental en los últimos años? Porque es posible. Porque podemos… pero también comentó que probablemente es un fenómeno muy acotado en el tiempo,… una especie de burbuja que ha empezado ya a pinchar.

  2. Pues yo no creo que sea tanto por el tema asexualidad. La mayoría de las que nos hacemos tratamientos ya somos mayorcitas y los conocidos saben/les decimos/intuyen, la verdad. Y la verdad tampoco tiene nada de sexual, te lo aseguro. Los que opinan de adopciones no tiene ni idea, y lo peor es que entre los que deberíamos saber, la mayoría prefiere cerrar los ojos para conseguir su niño. Sí hay una gran diferencia a la hora de explicar padres y madres, ahora empiezo a tener conflictos internos sobre cómo explicarlo, al tener niños “variados”.
    Creo que falta mucho por estudiar sobre este tema y muuuuuuuuuuuuucha autocrítica.

    • Yo creo (pero es sólo mi impresión) que si hay algo de esto, si no en todos los casos, si en muchos. Lo pensé al ver cómo nos trataba de distinto a mí y a otra madre monoparental (por parto) una maestra del colegio bastante… tradicional, digamos. Yo creo que mucha gente no sabe, o no se plantea, cómo ha sido la concepción: hay concepción, y hay embarazo… y esto en algún rincón del subconsciente implica sexo. Y esto por no hablar de que la gente que tiene prejuicios respecto al sexo, a menudo también las tiene respecto a la reproducción asistida (me refiero, claro está, a prejuicios religiosos).

      Igual tú al tener niños “variados” tienes más información… o igual la gente, al tener niños “variados”, no se atreve a hacerte comentarios que si nos hacen a los que solo tenemos de un tipo (no lo sé).

      Respecto al desconocimiento, el mirar hacia otro lado y la autocrítica… creo que leyendo el blog es evidente que estoy de acuerdo con esto.

  3. Pues sí que me hubiera gustado asistir a alguna conferencia ó mesa redonda por lo menos, si viviera en Madrid claro
    De las consideraciones acerca delas familias monoparentales por adopción, me identifico con bastantes: El psicólogo de mi C.I., insistió en el tema pareja, al comentarle que me cansaba de la convivencia y de las relaciones más ó menos largas, decía que un hijo era para siempre, pero ciertamente no veo ningún paralelismo entre ambas relaciones, no tiene nada que ver un hijo, con una pareja.
    Tambien me ocurrió que un(a) familiar cercano, al poco de venir mi hija, habíamos ido a visitarles, estaba mi hija jugando con la suya …, y me dijo: ¿ tú porque no te inseminaste? Pues en ese momento me pareció fatal, que te lo digan cuando estás en trámite, mal, pero que te lo digan con el niño ya aquí, me parece de una falta de respeto, de prudencia, de educación y de todo, tremenda ( ojo, en uno o en otro sentido adopción-inseminación ó viceversa). Nunca se me ha ocurrido preguntar a nadie acerca de su elección a la hora de tener ó no tener hijos, me parece una cosa tan íntima, que no se me ocurriría.
    Que somos familia de segunda a nivel social y/o institucional, clarísimo, aunque yo me considero de primera, daros cuenta que somos todo terreno,gestionamos todo: las cuentas de la casa, la hipoteca, las revisiones del coche, los pequeños arreglos domésticos, la compra, la limpieza, las comidas, las reuniones del colegio, las actividades extraescolares, los deberes,el tiempo libre….y eso es, sólo lo que se ve, que lo que trabaja la cabeza aquí no se refleja. Como para ser de segunda estamos. De vez en cuando bien vendría una mano, o un par de ellas, y ya no digo dos sueldos en vez de uno.
    De lo de las sensaciones que damos a los demás, yo creo que al principio entre el entorno más próximo lo que daba era como eso de que, que buena era, que solidaria, pero con el tiempo eso se normaliza, a Dios gracias, y ahora observo ó por lo menos me parece que en algunos casos es algo de envidia, de personas que igual hubieran dado el paso, pero en su momento no tuvieron coraje, ó apoyos, no sé son sensaciones.
    De lo del duelo no resuelto, no sé podrá ser en algunos casos, en el mío, no, desde luego.
    Me ha gustado el post.

    • A mí me sorprendió que una persona próxima, cuando ya estaba mi hijo mayor (único entonces) aquí, me soltó un día a bocajarro: “Tú lo que deberías hacer es inseminarte, que se te pasara el arroz”. Es obvio que mi opción había sido otra, ¿no?, la verdad es que me sentó mal: como si no considerara que fuera madre de verdad porque no había parido.

      Las que tenemos dos (o yo al menos), he visto pasar la opinión de mi entorno del “que valiente” al “que loca”… el primero a menudo es bien visto, como una especie de necesidad… el segundo es más como si fuera un capricho.

      Yo no me considero especialmente valiente: me considero una persona que ha luchado por conseguir algo que deseaba, no hay más.

      En cuánto a lo de ser todoterreno… estoy de acuerdo si hablamos de la toma de decisiones, de tenerlo todo en la cabeza… pero confieso que yo delego a menudo cosas en familiares, amigos… por ejemplo, el bricolaje.

  4. Como siempre genial, no se puede añadir nada y como siempre los comentarios casi tan interesantes como el post. Con tu permiso lo he enlazado en el facebook.

  5. Me ha encantado… No se me ocurre nada más que añadir. Y muchas gracias por el resumen. Besos

  6. genial! yo también he pasado de ser valiente a loca, y de verdad que somos todoterrenos, y nos tenemos que admirar mucho a nosotras mismas, porque de familias de segunda nada de nada, aunque quieran tratarnos así, un besazo y muchas gracias!
    yo tb comparto en fb 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: