familia monoparental y adopción

Cuando hablamos de las cosas que nos habría gustado de saber sobre la adopción antes de adoptar, surgió la idea de que es importante saber que los bebés también tienen pasado. Emma sugirió que sería interesante un post sobre el asunto… y aceptó escribirlo. Ahí va:

  

Como madre de una bebé adoptada, tengo que oír a menudo comentarios de todo tipo que desprecian el sufrimiento que tienen los bebés adoptados (abandonados) por la pérdida de su vida anterior y de su madre biológica. Comentarios que insisten en la gran suerte que hemos tenido por adoptar un bebé “sin recuerdos, sin pasado”. Pero los bebés adoptados también tienen pasado: un pasado dentro del útero de su madre, un pasado de abandono, de institucionalización y de pérdidas. A lo largo de este tiempo con mi hija he confirmado muchas cosas sobre los bebés abandonados y posteriormente adoptados, cosas que había leído y que había escuchado, que os sonarán en su mayoría, que con seguridad ya sabeis. He querido resumirlas sin pretender sentar ningún dogma (cada niño, cada adopción, cada familia es diferente), con la única intención de reivindicar el respeto que merecen los bebés adoptados para con sus pérdidas.

Un bebé adoptado no es como un bebé biológico

“Qué bien, tan pequeñito, es casi como si lo hubieras parido tú”. No, no es como si lo hubieras parido, ni siquiera “casi” como si lo hubieras parido. La vida de un bebé abandonado no comienza cuando es adoptado. Un bebé adoptado no ha sido parido ni “casi parido”por su madre adoptiva. Un bebé adoptado ha sido parido por su primera madre, su madre biológica, ha sufrido su pérdida y su abandono. Ha sido institucionalizado. Y ha tenido que vincularse después a otra madre que no era la suya. Así que no, no es lo mismo para el bebé.

Los bebés adoptados tienen un pasado

¡Vaya suerte que os hayan dado un bebé!”, así no trae recuerdos y es más fácil que se adapte”, “al ser tan pequeña puedes criarla a tu manera, casi es como si la hubieras parido tú”. Muchos padres adoptivos que hemos adoptado bebés pequeños, me atrevería a decir que todos sin excepción, hemos escuchado alguna vez frases como estas de boca de familiares, amigos o conocidos. Es una idea muy asentada no sólo entre gente ajena al círculo de la adopción, sino también entre muchos padres adoptivos, que piensan que los bebés son lienzos en blanco, seres sin mácula a los que moldear a nuestro antojo, sin vivencias previas y algo que a todo el mundo le parece muy importante: sin recuerdos.

Esta absoluta cosificación del bebé adoptado, la profunda falta de respeto que demuestran estos comentarios, en principio bienintencionados, ponen de manifiesto el gran desconocimiento del bebé como persona que ha tenido una vida previa a nosotros, intra y extrauterina, persona en fase inicial de desarrollo, pero ser humano que siente, padece y sufre. Se minusvalora su sufrimiento, su dolor por el abandono y su pérdida porque “como los hemos adoptado de muy pequeños se adaptan a todo, los moldeamos a nuestro antojo, no tienen recuerdos”, etc..

Los bebés adoptados tienen recuerdos

Los bebés tienen recuerdos. Recuerdos a nivel sensorial y emocional. Los bebés adoptados han sufrido previamente un abandono, el más terrible de los abandonos, el de la persona que tendría que proporcionarles alimento, cobijo y seguridad: su madre. Todos conocemos la teoría de Nancy N. Verrier, autora de La herida primaria. Esa herida que tienen los bebés abandonados por la separación de su madre biológica con la que formaba un todo, y las consecuencias que a nivel emocional puede tener esa separación para el bebé. Mi experiencia y mi visión no es tan catastrofista. Creo que un bebé adoptado sí puede llegar a crear un vínculo seguro y estable con sus padres adoptivos; creo también que no hay ningún dogma en adopción, cada niño es único y afronta su abandono con diferentes recursos.  Sin embargo, no hay que despreciar el posible recuerdo sensorial que el bebé tenga de su madre biológica ni el sufrimiento por su pérdida.

Los bebés abandonados también sufren

Normalmente, tras el abandono, muchos bebés son institucionalizados. Aunque pasen en el orfanato unos meses o “sólo” unas semanas, la institucionalización supone para ellos un semiabandono. Atendidos por varias cuidadoras que trabajan a turnos, no suelen tener una figura fija de apego, y sus cuidadoras raramente tienen tiempo o recursos para proporcionar al bebé el afecto y atención exclusiva que demanda.

Muchos sufren traumas físicos y psíquicos consecuencia de esta institucionalización; se puede observar en muchos orfanatos cómo bebés muy pequeños que no son estimulados o cogidos en brazos lo suficiente por sus cuidadoras, se autoacunan compulsivamente, se autolesionan con saña, se arrancan el pelo a mechones, se provocan el vómito e incluso se dejan morir de anorexia por falta de afecto y atención… Son bebés que pueden tardar en vincularse emocionalmente a sus padres adoptivos porque no tuvieron una figura estable de apego en sus primeros días o meses de vida.

Los bebés adoptados son supervivientes

Los bebés adoptados han sobrevivido a un abandono. Al abandono con mayúsculas. Han sufrido la pérdida del ser más importante para ellos: su madre. Han llegado al mundo dejando un lugar seguro, el útero materno, esperando ser acogidos en otro lugar no menos seguro: los brazos de su madre. Pero su madre no está. En muchos casos lo ha dejado tras el nacimiento en plena calle, desvalido, o en un centro donde será atendido por distintas personas con las que les será difícil establecer un vínculo seguro. Los bebés que sobreviven a este abandono y a las fases posteriores suelen desarrollar una gran resiliencia.

Los bebés adoptados son seductores

Los bebés en general están diseñados para seducir: el tacto de su piel, su olor, su fragilidad…despiertan en los adultos un instinto de protección que muchos bebés adoptados potencian para ser aceptados por sus nuevos padres. Observando a un bebé recién adoptado, veremos como con su comportamiento en general trata de agradar, de seducir a sus nuevos padres a la vez que desarrolla la capacidad de observar su nuevo entorno para acabar sacando la conclusión, en pocos meses unos y más tarde otros, de que será definitivo. Es sólo entonces cuando revelará su verdadera personalidad, cuando se atreverá a protestar, a llorar, a demandar más atención. El bebé es inteligente, sabe que su hogar ya es para siempre y que puede confiar en que sus demandas serán atendidas.

Los bebés adoptados acusan los cambios

Cuando un bebé que ha sido institucionalizado y, no olvidemos, previamente abandonado, es adoptado, todo su entorno cambia. El bebé tiene que hacer un esfuerzo de adaptación al nuevo medio, un ejercicio de supervivencia. Otras personas, que lo cuidan, otra cuna, otros olores, incluso otro idioma. Sí, incluso los bebés más pequeños reaccionan ante la escucha de un idioma nuevo para ellos. Tu bebé adoptado es un ser sensible e inteligente que buscará la forma de transmitirte señales de su incomodidad o frustración ante estos cambios: llanto al separarse de ti, miedo al abandono…Pero tu entorno cercano no suele entender que el bebé necesite un período de adaptación; están convencidos de que el bebé se hará rápidamente y sin traumas a su nueva familia. No cedas ante la presión o consejos de otros (“lo sobreproteges porque es adoptado”, “déjame llevármelo un ratito”) y escucha a tu hijo/a. Al principio no soportan perder de vista ni un instante a su figura principal de referencia porque para ellos, la desaparición, aunque sea instantánea de la madre supone un nuevo abandono. No todo el mundo lo entiende y lo atribuyen a caprichos del bebé, menospreciando su angustia y sufrimiento.

Los bebés adoptados pueden tardar en vincularse

Todo el mundo da por hecho que la vinculación y adaptación de un bebé es más rápida y sencilla que la de un niño “mayor”. No siempre es así. El bebé tiene instinto de supervivencia; se agarra a sus nuevos padres como a un clavo ardiendo. Éstos satisfacen sus necesidades básicas, el bebé lo entiende y los busca como figuras de referencia. Sus nuevos padres lo alimentan, le dan abrigo y cobijo, lo asean y le proporcionan afecto. El bebé responde a estos cuidados y los padres adoptivos respiramos tranquilos “está hecho: ya se ha vinculado”. Pero no es tan fácil, es un espejismo. El vínculo, el apego, viene mucho más tarde, cuando el bebé comprende que las personas que le proporcionan su rutina de cuidados van a estar ahí siempre. Y esto se logra con el paso del tiempo, no es un proceso tan rápido como parece.

Los bebés adoptados crecen

Y por último… ¡los bebés adoptados crecen! Como decíamos antes, no son trozos de barro sin memoria a los que moldear. A medida que crecen se hacen cada vez más preguntas acerca de sus orígenes y de su familia biológica. Viven su proceso de búsqueda de identidad de manera más compleja que un hijo biológico. Necesitan tener referentes físicos, biológicos, a los que parecerse, algo que se complica aún más en caso de niños adoptados en otros países, de distintas etnias y color de piel. Muchos necesitarán buscar y/o tener contacto con su familia biológica. El bebé adoptado sufrirá el mismo proceso de búsqueda de identidad que el niño/a adoptado “mayor”, sólo que habrá vivido más etapas de su vida con nosotros, y tendrá menos vivencias previas a su adopción en su mochila vital. 

Muchos padres adoptivos evitan hablar a sus hijos adoptados de bebés sobre sus orígenes, o simplemente le restan importancia porque el niño/a era muy pequeño cuando llegó: no tenía recuerdos. Pero la huella genética, biológica e incluso cultural que llevan impresa nuestros hijos, hayan llegado de bebés o no, es innegable, se impone sobre cualquier teoría que queramos elaborar, sobre la teoría de los no-recuerdos de los bebés, de su no-sufrimiento. Es importante cultivar el aprecio y respeto a su familia de origen, a su país de origen, a su vida previa a nuestro encuentro.

Los adorables bebés crecen y se merecen ser tenidos en cuenta como personas que han tenido unas vivencias previas a nuestro encuentro con ellos, que han tenido una madre biológica (o la tienen), que han sufrido un abandono que puede dolerles mucho aunque hayan sido adoptados desde muy pequeños.

Anuncios

Comentarios en: "Los bebés adoptados no tienen pasado" (152)

  1. A mi me impresionó mucho un video que se encuentra en la red; en él se ve la evolución de un bebé dentro de una institución donde aparentemente están bien cuidados. No habla del pasado del bebé, sólo de la realidad a la que se enfrenta después del abandono. Pego el enlace por si quereis verlo

    Gracias por tus reflexiones Emma. Yo tengo que exponer razonamientos paralelos (a otro nivel claro) por el hecho de que mi hija sea blanca. Se ve a la legua que es de una étnia distinta a la mía, pero como es blanca para muchos “se nota menos que es adoptada.” Y yo me pregunto ¿y qué si se nota? ¿hay algo malo en que yo haya adoptado a mi hija? ¿es que tengo que esconderlo? Supongo que desde fuera es más difícil darse cuenta de que lo que realmente importa es el proceso interno de nuestros hijos.

    • Gracias por el vídeo.

      Yo creo que aún hay mucho prejuicio y tabú respecto a la adopción y aún muchas de las cosas que se hacen / dicen, se hacen o dicen con el objetivo de minimizar / esconder la adopción, la no-pertenencia.

    • Cuando mi hija llegó alguien me dijo que qué suerte que tenía los rasgos finos que así podía hacerla pasar por mía: Todo lo que pude responder de tan asombrada que me quedé que alguien se atreviera a hacer un comentario así fue que en efecto era mía, que era mi hija, que haberla adoptado no la hacía menos mía.

  2. Me ha encantado!!!!
    Totalmente de acuerdo con todo, yo tb. soy madre de un niño que llego a casa siendo bebe, tenia 8 meses. He escuchado cientos de veces la famosa frase, que suerte, que pequeñito, no se acordara de nada, etc………….
    Aunque todo el mundo ha dicho siempre que estaba feliz desde el primer día, mi hijo tardo 1 año en mirarme a los ojos y casi dos en que saliera de él besarme y abrazarme y decirme que me queria. Ahora que hace dos años que esta en casa es cuando yo noto que esta adaptado y que él nos ha adoptado.
    Respecto a origenes, identidad tb. estoy totalmente de acuerdo, tenemos mucho que trabajar. Pero estaremos encantados de acompañar a nuestro hijo en su busqueda, ya tenemos mucho camino andado y toda la información será puesta a disposición de mi hijo.

    • Cuando tienes hijos que llevan años aquí distingues enseguida los niños recién adoptados: por contentos que parezcan, por adaptados que se les vea… mantienen una cierta opacidad, un desviar la vista, esto que algunos llamamos “cara de orfanato”. Yo no me di cuenta de que mis hijos la habían tenido, hasta después, cuando descubrí su rostro, su mirada, normales… Y me doy cuenta de que a muchos padres y madres recientes les ocurre lo mismo.

  3. Y todos los cambios que sufren!!!!! Yo cuando veía a mi hija, llegó con 4 años, como iba aceptando las cosas (se notaba que la habían preparado y que se iba dando cuenta de que lo que le habían dicho era cierto), siempre pensaba ¿y un bebé como lo asume todo esto? Un bebé no tiene manera de saber qué está pasando a su alrededor; no le han podido preparar de ninguna manera!

    • Efectivamente, yo siempre pienso que un niño “mayor” tiene la ventaja del lenguaje: le pueden explicar, puede entender, puede hablar, puede preguntar. Un bebé se enfrenta a todos los cambios sin ninguna muleta, sin ninguna preparación previa.

      • Según. Si el orfanato colabora en preparar al niño y el lenguaje es el mismo de los padres como puede suceder en las adopciones nacionales, el lenguaje el hablar puede ser un enorme apoyo. Sin embargo no veo ninguna ventaja en perder tu idioma cuando tu mente se está estructurando y durante meses vivir en tierra de nadie, sin lenguaje en el que pensar, aprender, sentir… sin entender nada de nada.

      • EStoy de acuerdo contigo, pero hablamos de cosas distintas. Perder un lenguaje (y aprender otro sobre el vacío del primero) es sin duda una desventaja. Pero incluso en los casos en los que esto sucede, el hecho de que el niño tenga la capacidad de hablar y entender puede ayudar y convertirse en una ventaja si se trabaja con él, tanto desde el país de origen, como en casa (se puede buscar a alguien que hable su idioma y que pueda hacer de traductor en ocasiones, por ejemplo).

      • Si, como todo depende de cada caso. Mi hija está perdiendo el ruso, a pesar de todo el trabajo que está haciendo desde que llegó para no perderlo (lo hace ella; yo sólo pongo los medios). La verdad es que no banalizo ni esa pérdida, ni el esfuerzo que está haciendo para aprender su nuevo idioma, ni el que está haciendo (a instancias mías) para mantener el ruso el máximo de tiempo posible… Con todo, yo creo que el lenguaje ha sido de gran ayuda para ella.

      • Es realmente triste que pierdan el idioma materno. Pero parece ser bastante difícil de mantener, por lo que cuentan las familias que se han esforzado en hacerlo…

      • Si, la verdad es que parece un viaje sin retorno; nunca creí que fuese tan fulgurante. Ahora ya tengo medio asumido que voy a persistir para que no se quede en esa especie de limbo que comenta cuadernoderetazos (yo creo que, aunque parezca que ya no, todavía recurre al ruso en algunos momentos). Y si consigo que no lo pierda completamente será un valor añadido para ella.

      • Totalmente de acuerdo. A ver si tienes / tiene suerte y consigue conservarlo!!

      • Intenté mantener el chino en mi hija. No quiso y ahora entiendo los porqués. Menos mal que aunque no lo entendía no la obligué, ni la violenté con el tema. Y recuerdo que un momento de desesperación, porque la niña se puso muy malita y no sabíamos que le pasaba, conseguí una traductura china… ¡menudo desastre¡ Ahora me rio, entonces fue dramático 🙂

      • Yo no sé si mi hija quiere o si no quiere. Hace lo que yo decidí y nunca se ha rebelado contra esa lengua. Lo que ahora veo clarísimo es que ella (me imagino que como todos los niños -y los mayores, pero disimulamos más-) funciona por necesidades, y el ruso no lo necesita para nada. En cambio, aunque vivamos en un entorno muy catalano-hablante, sí ve la necesidad del español y ya juega a hablarlo (para que luego protesten algunos de la situación del español en Catalunya 🙂 ).

        Lo dicho cada niño/a…

      • Hace algún tiempo, recuerdo haberle comentado a una amiga (madre de un niño llegado a través de la kafala) que yo pondría las herramientas para que mis hijos aprendieran su primer idioma si ellos querían hacerlo… ella me hizo notar que no les preguntamos a los niños si quieren aprender inglés, o matemáticas: lo decidimos por ello. Creo que tiene razón, sin embargo, yo hasta ahora no he dado el paso de apuntarles a clases de su idioma de origen. Por una parte porque ellos no lo han pedido, y por el otro, porque creo que ahora mismo tenemos otras prioridades…

      • Exacto; se debe priorizar según las circunstancias. Yo prioricé el intentar mantener el ruso por la edad de mi hija y por el tema del limbo en el que se podía encontrar si no apoyábamos el ruso. Además creo que el esfuerzo también le ha servido, y le sirve todavía, para valorar lo que tenía, tener referentes de su país de origen….

      • Al leer estos comentarios he recordado que a mi hijo en la casa de acogida le enseñaban inglés!!!! Madre mía, pobre… Pasó del sidama al amárico y en las clases al inglés y después llega a España y aprende castellano y comienza el cole y toma catalán! Realmente me acabo de dar cuenta del grandísimo esfuerzo y gasto de energía que sólo estos cambios de idioma han podido suponer para él…
        Por otro lado, respecto a lo de mantener el idioma de origen creo que no es comparable el que les “obliguemos” a estudiar inglés o matemáticas a que lo hagamos con su antiguo idioma lo que conlleva una serie de añadidos que no podemos calcular ni prever. Quizás activa ciertos recuerdos o los bloquea, quizás le crea rechazo o le genera dudas o le hace inmensamente feliz… Por cierto, mi hijo a veces me recrimina que le haya enseñado otro idioma, pero creo que es sólo una manera de rebelarse contra su adopción y la separación de su familia biológica y, en general, de sus orígenes.
        Ahora con respecto al tema del post he de decir que estoy 100% de acuerdo con Emma pero también pienso que al final se trata de el poco conocimiento que muchísimas personas tienen respecto a la adopción. Podría utilizar algunos de sus argumentos para rebatir lo que estas personas piensan de la adopción de un niño mayor y podría añadir otros tantos… seguramente creen que nuestro vínculo es menor o incluso que yo soy menos madre por haberme convertido en su madre tantos años después de su nacimiento… La cuestión es que no conocen lo que un abandono y la posterior adopción suponen y opinan desde su ignorancia, no tienen más datos para valorar.

      • Sí, yo también creo que hay diferencia entre ambos aprendizajes de idioma. El del inglés, o las matemáticas, no toca los resortes emocionales que toca el aprendizaje (o mantenimiento) de su primera lengua. Para bien y para mal.

        Yo conozco algún caso de niños que han acusado a sus padres adoptivos de que por su culpa han olvidado su primer idioma y cuando vuelvan al país de origen (que era Etiopía) no podrán entenderse con los suyos… también hay que tener en cuenta que en algunas ciudades de España no es fácil encontrar a alguien que te enseñe amárico, no digamos ya sidamo, oromo u otros idiomas minoritarios de Etiopía (o de otros lugares).

      • Yo creo que se unen el desconocimiento general que hay sobre adopción y el poco respeto que se tiene a los bebés como personas y a sus necesidades (como es bebé no se entera de nada…)

      • Estoy de acuerdo, aunque creo que algunas personas tienen una contradicción al respecto, porque por un lado sostienen que el embarazo, los primeros meses de vida son cruciales para el niño… y por el otro, sostienen que adoptar a un niño pequeño es como haberlo parido. Y no se paran a resolver esta contradicción.

      • Pues sí, completamente de acuerdo contigo.

      • Llegamos de Etiopía con mi hija un 26 de junio. Con mi hija llegaron 4 niños más de edades similares, y que habían convivido con ella durante unos meses en la casa de acogida (en concreto dos hermanas eran de la misma zona de mi hija y hablaban el mismo dialecto). Mi hija pasó del wolayta, al amárico, del amárico al inglés (sí, en la casa de acogida de una Ecai española tuvieron esa brillante idea también, no los prepararon para lo que le venía encima, pero sí le enseñaron inglés?¿?¿?) y después llegaron dos tíos raros que decían que eran sus padres y empezaron a hablarle en castellano, y cuando llegó al que iba a ser su pueblo se encontró que muchos niños y mayores le hablaban gallego.

        El día 30 de julio (un mes después) hicimos la primera reunión (la primera xuntanza). Estábamos muy ilusionados y expectantes sobre la reacción de los niños y teníamos ganas de que volviesen a hablar en amárico. Pues no se dijeron ni una sola palabra en amárico, NI UNA UN MES DESPUÉS. Hablaron tal y como hablaban con nosotros (en castellano con toques “indio sioux” “tu pasar a mi pelota”). Estaban haciendo tal esfuerzo en comunicarse con nosotros que su cerebro había borrado su idioma en un mes.

        Ahora que os leo me doy cuenta de todo, estaba demasiado “ocupada” en otras cosas pero ahora lo pienso y me muero de vértigo, de pena, de melancolía.

      • Yo viví algo parecido, no en mi hijo mayor, que no hablaba, sino en dos de sus compañeros, de unos 5-6 años. Se habían hecho muy amigos, y las madres también, y siguieron viéndose después… pues la primera vez que hablaron por teléfono al llegar ya usaron el español “indio”, despreciando el amárico que habían compartido hasta entonces. Da mucho que pensar, la verdad.

        Curiosamente, en cambio, mi hijo pequeño, que en Marruecos no hablaba, dijo meses después nombres en árabe (que allí no decía) pronunciándolos perfectamente (distinto a cómo lo hacemos nosotros).

        Lo del inglés en la casa de acogida… tiene guasa, si no diera ganas de llorar.

      • Yo no utilizaría la palabra “despreciar”. Nuestros hijos al llegar tienen que adaptarse y el lenguaje es esencial para esa adaptación. Además que no es nada fácil esto de controlar los idiomas. Siempre recordaré una anécdota de la hija de unos amigos de origen centroeuropeo. En casa hablan su lengua de origen. Su hija habla el catalán y el español perfectamente, y su idioma de origen “con acento” (por decirlo de alguna manera, siempre ha vivido aquí y por tanto las lenguas dominantes son las de aquí). Tendría 6 años y fueron a su país de origen a pasar las vacaciones. Fui a recogerlos al aeropuerto. Cuándo le hablé a la niña me miiró con una cara súper angustiada; parecía decir “te entiendo pero no puedo decirte nada”. No insistí para nada; la dejé tranquila. A los dos día ya podía hablar catalán otra vez, pero necesitó tiempo para adaptarse otra vez.

      • Lo utilicé como sinónimo de renunciar, pero de acuerdo. Y sí, es difícil. Y si pierdes los referentes, mucho más.

  4. ARACELI PRATDESABA dijo:

    Hola me llamo Araceli, yo adopté un bebé de 13 meses en Rusia, me he sentido muy identificada con todo lo que se ha contado, parece que porqué sean pequeños no han sufrido el abandono, y su posterior adopción.También me tacharon de madre protectora en exceso, sobretodo desde el colegio.
    Me ha gustado mucho este escrito, creo que es muy claro para futuros padres adoptivos de bebes.

  5. Totalmente de acuerdo con todo!. Todavía recuerdo como no entendían que mi hija necesitara su biberón todas las noches con casi 5 años(por todos los que no tomó) o que saltara para mi cama desde el primer día y todavía es imposible que duerma toda la noche en la suya :)!

  6. Como he explicado diversas veces nosotros adoptamos una niña de 12 días. Esos 12 días los pasó en el hospital esperando a que alguien la fuera a buscar. Con ella descubrí-viví que el trauma del abandono existe y tiene su peso… Gracias a ella leí sobre la importancia de la relación intrauterina y comprové que aquello que había “ignorado” cuando yo había estado embarazada, seguramente era verdad… También lo he explicado aquí creo alguna vez, pero creo que vale la pena recordarlo en este post, nuestra hija no lloró ni una sola vez hasta que tuvo más de un año (y tuvo diversos motivos para hacerlo… como ingresos en el hospital, inyecciones múltiples, a parte de los motivos que tiene cualquier bebé)… Nuestra hija casi no nos miraba, apenas reía.. Llegamos a pensar que tenía autismo… Ahora ella es una niña vivaz, alegre, supermovida y muy comunicativa…y llora… no veáis como llora… Entiendo que necesitó tiempo para sentirse segura, para entender que éramos sus referentes y para apegarse…

    • Es tremendo, porque el de vuestra hija es el típico caso en el que la gente piensa que no habrá ninguna secuela. Y estos doce días (y cómo se ha vivido los 9 meses del embarazo) pueden marcar un mundo de diferencia…

  7. Gracias.
    Adopté a mis 2 hijos “mayores”…tenían 3 años y medio…
    No eran bebés…aunque para mí sí lo eran…y tuve que oir muchas veces el comentario “imbecil” de “¿No lo preferiais más pequeño?”…..
    De acuerdo con todo lo que expones, pero también es cierto que el haber adoptado a tu hija siendo bebé le evitó sufrimientos añadidos que probablemente muchos de los niños adotados mayores sí han pasado (malos tratos físicos, psicológicos, hambre, soledad….)
    Por supuesto que el abandono va a formar parte de su vida siempre…y que la herida y el sufrimiento están ahí.
    Creo que está muy extendida la idea de que “cuanto más pequeño, mejor”, como “cuanto más pequeño, será más fácil crear el vínculo”….
    Y creo que es un error, porque puede conducir a obviar el derecho del niño a estar triste, a sufrir su pérdida, a querer saber más.
    Y sobre todo, como tu dices, superimportante: los bebés crecen….y se hacen mayores….y el dolor que sienta por su abandono será el mismo al del niño que fue adoptado “mayor”.

    • Yo cada vez estoy más convencida de que los problemas que tienen los niños adoptados de mayores… no difieren demasiado de los problemas que afrontan los niños adoptados de pequeños cuando llegan a mayores.

      Y sí, por supuesto que la adopción de bebés tiene “ventajas”… como que recuerdes (y puedas contarle) la mayor parte de las cosas que ha vivido, haberle ahorrado situaciones traumáticas, etc… pero no hay que olvidar que los niños pequeños viven (y sufren) todo lo que ha detallado Emma.

      • No lo se. Si por mayores te refieres adultos ni idea… pero en lo demás, pienso que un niño adoptado de mayor ha sido también un bebé y ha pasado por todo lo que tan bién se cuenta en la entrada. A esto hay que sumar cada minuto de cada día de cada año que haya estado internado y eso es mucho abandono, hambre, abusos, mal trato… Además los padres, no tenemos ni idea de lo que ha vivido.

      • Bueno, no conozco a nadie que haya sido adoptado de adulto. Me refieron a niños que han sido adoptados de “no-bebés”. Se supone que presentan muchas dificultades añadidas… pero mi sensación es que no son distintas a las que van presentando muchos niños adoptados de bebés cuando llegan a ciertas edades.

        No todos los niños adoptados “mayores” han estado institucionalizados. Algunos vienen de familias, en algunos casos han salido de ellos por la falta de capacidades parentales de sus padres, pero también hay niños que han sido queridos y bien atendidos en sus primeras familias.

        Y es cierto que los padres no tenemos ni idea… pero algunos niños, a ciertas edades, sí la tienen. Muchos recuerdan muchas cosas y pueden contarlas y elaborarlas mejor que los bebés, que ni las recuerdan, ni tienen a nadie que las recuerde por ellos.

    • Hola Luz. Mi idea es exponer que los niños adoptados de bebés también tienen su mochilita, por supuesto mucho menor que la de los niños “mayores”, y romper con el mito de que carecen de recuerdos y traumas. De los niños adoptados algo más grandes no nos olvidamos,sobre ellos hemos escrito aquí:

      https://madredemarte.wordpress.com/2012/09/24/demasiado-mayores/

  8. Sí. Es muy bueno el post.
    Deberían hacerlo llegar desde Servicios Sociales de cada comunidad autónoma a todos los padres que esperan.
    Es muy fuerte. no había oido nunca experiencias de madres con bebés adoptados…impresiona leer que el bebé puede llegar a taradar más 1 año ó 2 en mirar a los ojos a su padres, en llorar, en reir…..
    Impresionante.
    Y Emma y el resto de mamás de bebés….¿sabíais que esto podía ser así?
    Quiero decir, ¿cuándo os asignaron a vuestro bebé pensasteis también como podemos pensar el resto “qué suerte, un bebé…cuanto más pequeño, mejor, seguro que todo será más fácil”?
    Quiero decir…¿Estabais preparadas para ese sufrieinto y esa falta de vinculación, ese desapego tan largo?

    • Yo no me había preparado para la adopción de un bebé… fue una sorpresa.. esperábamos un niño mayor y llegó nuestra hija acabada de nacer. Cuando nos dijeron que acababa de nacer, pensé que todo sería más fácil. Desconocía todo lo que llegó después. Sufrí mucho durante los primeros meses por la falta de capacidad de relación de nuestra hija.. pero no lo achaqué a la adopción… Ha sido después de leer mucho y ver su evolución que he ido atando cabos…

    • Yo nunca esperé que me asignaran un bebé tan pequeño(4 meses)por nuestro rango de edad en la idoneidad (0 a 5 años). Pero sí había leído mucho sobre el tema, y desde luego nunca pensé que por ser un bebé la adaptación sería más fácil. Lo que verdaderamente me abrió más los ojos fue pasar una temporada con mi hija en el orfanato con muchos bebés a mi alrededor, bebés aparentemente normales, pero que al observarlos y convivir con ellos se veía claramente su sufrimiento, su necesidad de brazos, de contacto, de atención. Muchos se autoacunaban, tenían la mirada perdida, se mesaban el cabello o apenas comían. Mi hija ha tenido durante este año en que estamos con ella una buena vinculación, quizá por esa convivencia previa con ella en el orfanato, pero muestra a menudo miedo (terror) a la separación, y no es el miedo “normal” que tienen todos los bebés, incluidos los biológicos, son matices que otros no ven, pero que para nosotros no pasan desapercibidos.

      • Yo que he vivido dos casos radicalmente distintos (en el caso de mi hijo mayor, llevármelo a la hora de conocerme, en el caso del pequeño, la convivencia un mes en su orfanato) estoy convencida de que poder hacer la vinculación lentamente, en su espacio, con sus rutinas, sus cuidadoras… marca un mundo de diferencia.

        Mis dos hijos, aunque lo expresan de maneras muy distintas, tienen también mucho miedo a las separaciones y a las pérdidas. Incluso aunque en el caso del mayor han pasado 6 años desde que llegó.

      • Yo creo que ese miedo a la separación es difícil de eliminar. Mi hija también hace 6 años que llegó y le cuesta mucho separarse de mí, le angustia. Lo que hago es explicarle con mucho detalle y toda la anticipación que puedo qué va a pasar, adónde voy a ir, cuánto tiempo, etc. Pero aún así puedo ver en su carita lo mucho que le cuesta.

        Antes de venir a vivir definitivamente con nosotros, estuvo de visita en casa cuatro días, regresarla al orfanato ha sido una de las situaciones más difíciles de nuestra vida, pero no nos quedaba otro remedio. Así que el día que finalmente fuimos a buscarla para siempre, en cuanto la subimos al coche y la pusimos en su sillita ella volteó la cara a la ventana muy enojada y así estuvo hasta que llegamos a casa, estaba enojada y angustiada y tenía razones para estarlo. ¿Cómo podía ella saber que no la íbamos a devolver otra vez al orfanato? Tenía 22 meses, parecía un pajarito asustado. Vivió semanas prendida a mi cuello, en las noches despertaba llorando asustada y en el latido de su corazoncito se podía palpar su miedo. Empecá a dormirla sobre mi pecho, y así pasamos mucho tiempo hasta que se sintió suficientemente segura como para dormir a nuestro lado, y hasta hace muy poco estuvo lista para dormir sola en su cuarto.

      • Muy, muy difícil de eliminar.

        Hace poco, estábamos con unos amigos en la plaza. Su hijo, 7 años, adoptado de bebé, perdió de vista al padre (que se había alejado un poco para hablar por teléfono). Se acercó alarmado, me preguntó: ¿Mi padre se ha ido? Yo le dije: ¿Tú crees que tu padre se iría sin avisarte? Y él me dijo, avergonzado, que no. Pero lo había pensado, claro…

    • Luz, yo cuando llego mi hijo a casa me habia estado preparando, leyendo mucho. Sabia que esto podia pasar. Pero no es hasta que ha pasado un largo tiempo que tu hijo esta en casa cuando te das cuenta de muchas mas cosas.
      Yo sabia que él necesitaba tiempo para confiar en mí, yo solo se lo dí, durante ese tiempo que a él no le salia darme besos, yo se los daba por duplicado, lo abrazaba, lo acunaba, le susurraba, le cantaba. Y un día me miro a los ojos, otro día me dío un beso, otro me abrazo y otro me dijo te quiero.
      Y hoy a veces no me deja ni respirar de los achuchones que me da.
      Falta mucho por vivir, pero lo importante es estar preparado.

  9. Mis dos hij@s han sido bebés cuando los adoptamos. Un@ 7 meses y otr@ 5 meses. Cuando fuimos a recoger al segund@ a Etiopía, mi hij@ mayor tenía 3,5 años. Al entrar en la Casa Cuna donde había estado en Addis empezó a gritar, a correr de un lado a otro, pres@ de una excitación tremenda (sólo había estado allí 1 mes). Nunca l@ habíam@s vist@ así. Al volver decía que “quería quedarse en su casita de Etiopía” Yo siempre digo que ellos “no lo pueden recordar pero no lo pueden olvidar”. Todo lo que les ha ocurrido antes de llegar a nuestra vida está impreso en su memoria cognitiva y así lo he visto en muchos momentos de nuestra vida juntos. Ahora que mi hij@ tiene 7 años empezamos a pasar a otra etapa más dolorosa porque empieza a entender que para haber sid@ adoptad@ antes ha habido una pérdida, del tipo que sea y eso empieza a doler.
    En el caso de niños mayores muchos han podido elaborar su duelo por la pérdida antes de venir o al tiempo de llegar pero como se ha dicho ya en otros post casa caso, cada niño tenga la edad que tenga es un mundo. Yo en mis viajes de adopción he visto bebes de muy pocos meses somatizando su angustia con vómitos, llantos tremendos, también niños de 2 años (para mi una las franja más difíciles de una adopción) sin poder articular ni una palabra por el miedo en días y niños “mayores “adaptándose (por lo menos momentanéamente) de una forma asombrosa y con una dignidad tremenda. Conozco después muchos casos y de todo tipo, bebes con vinculaciones difíciles, fáciles, mayores con vinculaciones fáciles, difíciles, padres que cada día después de años tienen que seguir trabajando la vinculación.
    No creo que ninguna edad sea mejor que otra, depende de muchas circunstancias y de la resilencia de cada niño. Si que es verdad que puede haber algunas similitudes en algunas edades pero es muy difícil generalizar porque un niño adoptado de 7 años puede tener una historia tremenda y haber visto morirse a toda su familia en una matanza y ser capaz de hacer su duelo y conseguir vincularse y ser feliz en su nueva familia y otro también de 7 años haber pasado 5 años en un orfanato y no ser capaz de vincularse a nadie porque ha perdido su confianza en el mundo adulto, desconfia de todo y tiene una rabia enorme porque nunca se ha sentido querido y cuidado (y con razón). Es un ejemplo pero creo que todos los que tenemos hij@s adoptados sabemos que cada nin@ y sus circunstancias son únicas pero nos gusta seguir preparándonos, escuchando otros testimonios y como una vez leí por algun sitio “preparándonos para lo peor pero esperando lo mejor”.
    Para nosotros adoptar dos nin@s tan bebes ha supuesto perdernos muy poquito de los primeras cosas que hacen los niños, dientes, primeros pasos, palabras, etc y ha sido maravilloso no lo voy a negar pero somos plenamente conscientes de que no han sido un folio en blanco cuando llegaron a nuestras vidas. Cuando llegaron me dolian los otros meses que nos habíamos perdido y me parecían un mundo. A medida que nuestros hijos han ido creciendo nos hemos dado cuenta de que en cualquiera de las edades que han ido pasando hubiera sido maravilloso adoptarlos porque todas las edades de un niño están llenas de magia…

    • Totalmente de acuerdo, es maravilloso lo que has escrito. A mí también me parecen un mundo los 4 meses que mi hija vivió sin nosotros…todo un mundo.

    • Yo también creo que cada niño es un mundo, y tiene sus propios recursos, sociales, emocionales, resiliencia… conozco un caso que lo ilustra muy bien, dos niños adoptados al mismo tiempo, a la misma edad (10 meses) en el mismo orfanato (por dos familias distintas). Los niños, sus reacciones, sus capacidades, … no pueden ser más distintas.

      Sin embargo, sí creo que hay patrones a tener en cuenta, no sólo respecto a la edad sino el tipo de vivencias que han experimentado: si han sido institucionalizados o no, maltratados o no, si se han podido vincular con su primera madre o alguna cuidadora o no… etc etc etc.

  10. Totalmente de acuerdo y esos patrones no tienen tanto que ver con la edad como con lo vivido. Por eso hay niños adoptados mayores que venían de una familia siendo queridos y en un momento dado se adaptan mejor que uno de 1 año que lleva desde que nació en el orfanato. O los niños a los que se les deja en los orfanatos y creen que sus padres biológicos van a volver a por ellos porque así se lo dicen ellos u otras personas y cuando llega su familia adoptiva lo viven como auténtico secuestro. Escuché una vez un testimonio de una madre adoptiva y era desgarrador. Como su hija cada día, cada minuto vivía esperando y sufriendo por el momento de volver con su madre a Etiopía que la estaría esperando y no podía reconocer a su familia adoptiva porque estaría traicioando a su verdarea familia que la era la que la esperaba en Etiopía. Y habían pasado más de tres años…
    Esos patrones de los que habla madremarte y que hemos ido conociendo en foros, debates, libros, testimonios, etc deberían desde los servicios sociales de cada Comunidad hacer más hincapié y preparar a las familias porque muchas veces se va a la adopción sin estar preparado para lo que uno se va a encontrar y creyendo que “el amor todo lo cura” y eso no es verdad.

    • Yo también conozco varios casos parecidos. En la mayoría, la sensación de “secuestro” ha desaparecido con el tiempo (y las explicaciones), pero en algunos (pienso en uno concretamente), aún que han pasado varios años, la niña sigue sintiéndose parte de la familia de allí y ajena a la familia de aquí, a la que considera responsable de todos sus males y les castiga en consecuencia.

    • Qué tristeza. Para todos: sobre todo para la niña, que sufre, pero también para los papás biológicos y para los adoptivos….

  11. Estoy totalmente de acuerdo con esta entrada. Me llevo mucho tiempo entender ciertos comportamientos de mi hijo, yo también era absolutamente ignorante en este tema, pensaba que un bebe no tenia recuerdos….hoy se que no es así.
    Lo asombroso para mi, es que, por mas que intento explicar a las personas implicadas en la educación de mi hijo estos condicionantes, me miran con cara de “Usted es una madre protectora que intenta justificar a su niño” .No hay manera…. hay creencias tan arraigadas sobre la adopción de bebes, que es muy difícil derribar para personas ajenas al mundo de la adopción.

    • Yo creo que no es que haya creencias arraigadas erroneas sobre la adopción de un bebé, es que, (y me refiero al ambito escolar) ignoran todo lo que afecta y conforma a un ser humano en sus primeros años de vida.

  12. Yo ya casi doy por imposible que las personas ajenas a nuestras circunstancias nos comprendan o entiendan pero cuando son personas que influyen en su educación como profesores, etc me esfuerzo y mucho por hacerles entender ciertas cosas (hace poco tuve una tutoría con la profesora de mi hij@ que en sus palabras fue las más larga que había tenido nunca) . Hablando con su profesora, una persona joven y sobradamente preparada…sobre la nueva etapa en la que va entrando mi hij@ de reflexiones, dudas, etc me dijo:
    – Si, ya lo se, he tenido una alumna adoptada en China que entró en esa nueva etapa en la que sufren mucho por lo afortunados que ellos han sido de estar aqui y por lo mal que estarán los que se han quedado allí. ??¿¿¿¿
    Y no digo que esto no lo puedan pensar o sentir en algún momento de nuestros hijos pero yo me reféría precisamente al sufrimiento por lo contrario, que han dejado allí, por sus lazos biológicos, por saber a quien se parecen, por preguntarse que hicieron o tenían ellos de malo por haberles pasado eso. Por desgracia a ojos de la nuestra sociedad nuestros hijos tendrían que estar dándo toda la vida las gracias por todo lo que tienen en este mal llamado primer mundo y lo mal que estarían en la paupérrima Etiopía. Y lo malo de esto es que a veces no se les permite sacar su dolor.

    • Totalmente de acuerdo. A veces somos incluso los padres, los que no les permitimos sacar o conectar con este dolor.

      • Yo he escuchado a gente decirles a sus hijos que tienen mucha suerte por haber tenido dos madres, una que te pare y la otra que te cuida…. lo encuentro aterrador.

  13. Buenísimo artículo… Gracias!

  14. Uff…Me gustaría que todo el mundo leyera estas palabras, des de las mamas de la escuela a los vecinos de mi pueblo…
    Muy bien explicado… y de vez en cuando apetece recordar lo que tenemos en casa, para que cuando construyamos su pasado, sepa todo lo que podamos explicar de una manera sencilla, fácil de entender y sin dolor…
    Me ha encantado…

  15. Hace sólo unos días que he descubierto este blog y he estado leyendo algunas cosas. Me parece interesantísimo leer la opinión y vivencias de otras madres que en su mayoría tienen más experiencia que yo.
    Soy mamá de una niña de 15 meses que llegó a casa con sólo 6 días mediante adopción Nacional por lo que esta entrada me resulta muy interesante.
    Por supuesto que he oido miles de veces la suerte que he tenido poque mi hija fuese tan pequeña y que “practicamente igual que si la hubiera parido”, lo de los “no recuerdos”…
    Yo también creo que he tenido mucha suerte por tener a mi hija, pero sobre todo egoístamente por haber podido vivir con ella muchas cosas que no hubiese vivido si hubiese llegado más tarde a casa, y también para ahorrarnos las vivencias que algunos niños adoptados más tarde han tenido que vivir. Pero desde luego soy consciente de que la herida del abandono está ahí. Mi hija aún es muy pequeña y no he podido observar en ella nada que me preocupe, creo que ha creado un buen vínculo con nosotros, pero está claro que cada persona es un mundo y en adopción desde luego cada caso es distinto. Nos queda mucho camino aún.
    Y si yo echo de menos los 6 días que no pasé a su lado desde que nació, cómo no va a echar ella de menos esos 6 días, los nueve meses previos y a la persona que la llevó dentro ese tiempo.

    • Como leí en un libro de adopción, “si tu hijo no necesita que le trates de forma distinta a un hijo biológico, no lo hagas”… yo creo que si no hay problemas, no hay que buscarlos, aunque tampoco hay que dejar de estar atentos por si aparecen.

      • Totalmente de acuerdo Madre, tratarlos como biológicos, pero estar atentos e informados por lo que pueda aparecer. Como ya he contado, soy mamá biológica y adoptiva. La mayor parte del tiempo no siento que haya diferencia, y cuando la hay actúo en consecuencia. Lo que sí puedo decir es que nunca leí tanto ni investigué tanto sobre mi maternidad, que hasta que me convertí en madre adoptiva. Y es como una sed que no se apaga, entre más leo, más quiero saber.

  16. Gracias Emma por este artículo, es muy interesante.
    Yo sí había leído antes de tener asignación y sí era consciente de que por bebé que fuese, vendría con mochila.
    Mi hijo llegó con dos años y 4 meses (28 meses) y de ellos unos 18-20 estuvo con su madre biológica (desconozco si también con su padre) y se nota un montón, estuvo vinculado y tuvo todo el afecto que necesita un bebé al nacer y sus primeros meses de vida… lo sé, se nota. A menudo pienso en los niños que el abandono es al nacer, estoy convencida que la vinculación y la adaptación, por muy pequeños que se les adopte debe ser totalmente distinta.
    Y si os sirve de consuelo, a las que hemos adoptado a niños no tan bebés, también nos tachan de sobreprotectoras….

  17. Con todo respeto, en mi opinión, Decir que un bebe que fue adoptado al nacer no tiene una historia ni un pasado es como decir que es un ser humano que no llego a la vida como todos los seres humanos, esto es por medio de un embarazo y un parto, es como decir que cayo del cielo o lo trajo la cigüeña, ahora decir que un bebe que fue adoptado poco tiempo después de nacer o sea que paso algunos meses en una institución, no tiene una historia ni un pasado es todavía peor :S

    Mónica Castañeda U.

  18. Muy interesante lo que contais,gracias por compartirlo.Yo no soy madre adoptiva y soy ignorante en el tema de la adopción aunque un poco menos que antes gracias a este blog.Trabajo en una unidad de neonatología donde a veces hay niños que han dejado en adopción.Siento tristeza por ellos…cuando naces esperas encontrarte al otro lado los brazos de tu madre,su calor,su olor,su leche,su voz….y esos niños no lo tienen Y ese déficit lo ves clarísimo si compararas lo que reciben los otros niños que sí están con su mamá y están en la cuna de al lado.
    Las enfermeras les achuchamos más que al resto,les tenemos en brazos,les dedicamos más tiempo…pero el déficit es tan grande que no sé si tiene algo de utilidad hacerlo.Si estos niños pasan a planta antes de que se los lleve la comunidad,hay voluntarios que se dedican a tener ese contacto físico con ellos.
    Qué pensais que podemos hacer por ellos durante su ingreso? realmente podemos hacer algo?
    muchas gracias de nuevo,

    Mariluz

    • Hola Mariluz. No soy profesional y no sé qué recursos teneis. Sólo puedo contarte mi experiencia. Estuve casi 3 meses en el orfanato a diario con mi hija y con otros niños. Sabía que estaba allí para cuidarla a ella y esa era mi prioridad pero no podía evitar coger en brazos, dar biberones, cambiar pañales, lavar y asear, a todos los bebés (y no tan bebés) que podía, llevarlos encima, acunarlos, jugar con ellos, cantar, etc. Noté cambios sustanciales en muchos de ellos: empiezan a mirar a los ojos, a sonreir, a levantar la cabeza, a demandar atención…En mi hija el cambio fue espectacular, cómo me reconoció en tan sólo un par de semanas como figura principal de referencia, cómo sonreía y movía las piernas cuando llegaba por la mañana y cómo comenzaba a llorar cuando me iba por la tarde.
      Creo que todo lo que los cojáis en brazos a esos bebés es poco, mucho contacto físico, contacto visual, hablarles, cantarles, lo que haría una madre…puede ayudar. Lo ideal incluso sería una sala específica para esos bebés donde los voluntarios pudieran acceder el máximo tiempo posible y estar con ellos.

      • Yo tengo una vivencia parecida, aunque durante menos tiempo (4 semanas) y con niños más grandes (lidiar con mis dos hijos, de entonces casi 2 y casi 5 años, me dejaba muy poco espacio para los bebés, pero sí para atender, jugar, besar,… a los mayores). Lo que pasa es que yo volví… y aunque no podría haber hecho otra cosa que atenderles, y volvería a hacerlo, también he visto lo que representa para ellos que este afecto, atención… desaparezca y ellos sigan allí, con su vida, con sus rutinas, con su falta de estímulo… Y no es fácil de digerir.

        A pesar de esto, le diría a MariLuz que los niños recién nacidos necesitan el afecto y el contacto físico como la comida… todo el que puedan darles, es poco. Puede marcar la diferencia entre un niño que luego se adapta y funciona de forma “normal” con su familia de adopción y uno que tiene problemas de vínculo…

      • Yo también estuve con los “mayores” a diario. Y aunque cuando te vas, ellos vuelven a su rutina, al menos por una temporada han sentido que eran importantes para alguien,(y eso implica que también pueden serlo para otras personas, ojo…) que eran merecedores de afecto, de atención; eso me lo dijo uno de los niños mayores, de unos 12 años: “me tratas como a una persona”. Jamás se me olvidará.

      • No me extraña… que frase.

      • !!!Para que luego hablen de que los bebes adoptados no tienen historia! !!. .Aveces pienso que algunos se pasan, hablan de los adoptados cómo si fuesemos unos extraterrestres. No hay ni una sola cosa sobre la faz de esta tierra que no se puede arreglar con amor, cariño y dedicación. El resto es pura filosofía y ganas de complicarlo más básico de un ser vivo. No hace falta hurgar tanto en la vida de los adoptados. Cada uno de nosotros somos un mundo, como cualquier otro ser humano. No venimos del marte.

      • Gracias, Isabella, por tu testimonio.

  19. Muchisimas gracias por estos post! este blog debería ser de obligada lectura para futuros padres adoptivos… y los comentarios que se generan son super enriquecedores.

    Yo no tengo experiencias con bebes, mis “bebotas” eran ya mayorcitas… pero si he tenido que escuchar comentarios como: “con lo joven que eres por que no “te pedistes” un bebé… y asi no tendrías tantos problemas”……. y un largo ecetera. Creo que aun hay familias que no comprenden que la maternidad (o paternidad) por adopción es radicalmente distinta a la biológica porque nuestros hijos e hijas (tengan 1 día o 12 años al ser adoptados) tienen unas caracteristicas especiales que implican, al menos, un abandono previo… y eso hay que saber llevarlo para darle a nuestros hijos lo que necesitan en el momento que lo necesitan. Comparto en face 🙂

  20. Bien!! , muy bien!!, empezaba a crer que era el unico que pensaba que mi hija tenia un pasado, y un pasado, creo muy importante.

    Tengo que decir tambien que se reconoce en Los Derechos de Los niños, entre otras cosas,que los niños tienen el derecho de conocer y saber su pasado, y todo lo relacionado en su (lo que muchos denominan “vida anterior”) vida aunque sea por un pequeño periodo de tiempo.

    Juan Carlos.

    • Aquí somos un puñado, Juan Carlos. Bienvenido!!

      • Lo primero decir que me ha parecido genial este artículo. Muchas de las cosas que se dicen obvias pero sin embargo a veces no las vemos, no nos damos cuenta.

        Y después, respecto al comentario de Juan Carlos, hace unas semanas una psicóloga me dijo que estábamos cometiendo un delito al buscar los orígenes de nuestra hija. Yo he estudiado Derecho y me quedé ojiplática, y al preguntarle la explicación me dijo que era porque vulnerabamos el derecho a la intimidad del menor, y que incluso había sentencias sobre ello. Me he puesto a buscar y no he encontrado nada, creo que es un malentendido, pero la psicóloga que me lo dijo es experta en adopción y merece mi confianza, con lo que me he quedado con la mosca detrás de la oreja. Sabéis alguno algo sobre esto?

      • Francamente, yo tampoco lo he oído nunca, y creo que está equivocada. ¿En qué se vulnera la intimidad del menor buscando los orígenes? ¿No es nuestra responsabilidad su intimidad e igual que podemos autorizar a que les hagan fotografías que salgan en la prensa rosa podemos tomar esta decisión?

      • Hace un par de años, por una serie de casualidades, tuvimos la oportunidad de buscar a la familia biológica de nuestro hijo. Y si, nos planteamos que derecho teníamos nosotros como padres, de buscarla. Y Recuerdo haberlo preguntado en una reunión de adoptados, como buscando una “aprobación” a una decisión que habíamos tomado y que, con todo, nos seguía pareciendo “descabellada”, quizás por el poco conocimiento que teníamos que familias que lo hubieran hecho. No entraré en plantearme el comentario de la psicóloga; me quedo con el comentario que nos hicieron al acaba la reunión, cuando una de las ponentes, se nos acercó y nos dijo que “era el regalo más maravilloso que podíamos hacerle a nuestro hijo”.

      • Pues hay adoptados que sostienen que no tenemos derecho, que es algo que les pertenece a nuestros hijos… que tomar esa decisión nosotros sin saber si ellos van a querer o no localizarla es una intromisión. Y yo lo entiendo, aunque en mi decisión pesaron más otras consideraciones (como que en el futuro fuera inencontrable y mi hijo me pudiera reprochar no haberla localizado cuando era posible).

      • Estoy de acuerdo contigo, y comparto esas consideraciones. Y si, también nos planteamos qué pensaría nuestro hijo si, ante nuestra decisión., para bien o para mal. Creo simplemente que uno acaba guiándose por aquello en lo que cree y por todo aquello que le va enseñando su hijo por el camino. Porqué a veces son ellos los que nos lo van marcado, sin apenas darse cuenta. Porqué hay tantas preguntas y tantas respuestas, tantos matices, tantas consideraciones y tantas reflexiones, como padres, madres, hijos, procesos de adopción, situaciones o momentos vitales… y todos son únicos y todos son válidos. Como saber entonces que hacer, o cómo, o dónde están nuestros límites como padres, si los hay; como acertar en lo que debemos hacer; o lo que no……. no es fácil. Aunque si es enriquecedor……..

      • Yo creo que tan posible es que te recriminen haber tomado una postura como la otra. Por esto, lo mejor es hacer lo que una cree que es mejor… porque es lo único que pudimos argumentar. Lo hice por estas y estas razones, y pensé que era lo mejor para ti.

  21. Bueno, es que el hecho de que podamos autorizar por el hecho de ser sus padres ciertas cosas, como el ejemplo de las fotografías en prensa rosa, no es delito, pero debería.

  22. Hola a tod@s : Acabo de descubriros y me parece muy interesante lo que habéis plasmado.
    Soy madre bio de un niño de 7 años y adop de un niño de 6 años que ha nacido y vivido hasta los 5 en Etiopía. Creo que uno de los secretos es vivir cada día con naturalidad, con dos hijos que son don NIÑOS con las mismas perretas, las mismas ganas de ver dibus, de terminar sus deberes, de jugar a piratas, de mimos…. Es frecuente que mi hijo pequeño nos cuente cosas del país que le vio nacer, de sus papas, de su vida allí y siempre le escuchamos con absoluto respeto y le animamos a que nos siga contando todo lo quiera. El habla de su mama de Etiopía , de la muerte… Yo no me siento mal, al contrario, creo que es muy bueno para su evolución que su pasado forme parte de él y de su vida presente.
    Arriba alguien comentó que le parecía aterrador que un niño tenga dos mamas… yo lo veo absolutamente normal; mi hijo tubo una madre que le quiso muchísimo hasta que se murió y ahora tiene otra madre que le adora y si habla de recuerdos dice mi mama de Etiopía y cuando habla en conmigo me dice mama… creo que su cerebro ha colocado estas dos piezas tan importantes y las ha dividido en pasado y presente y eso le permite estar “tranquilo” en su día a día….

    • Yo creo que la persona que hizo ese comentario sobre las dos madres no quería decir que sea aterrador que el niño tenga dos madres, sino que le pareció aterrador atribuir a la madre biológica tan sólo el hecho de haber parido al niño (como algo menor), y a la madre adoptiva la crianza, como si lo primero no fuera también sumamente importante…

  23. A mi también me ha encantado, por su lucidez, por su sinceridad. Pero no os engañaré; también me ha dolido. Me ha dolido por ese bebe maravilloso que alguien puso en mis brazos hace ya unos años, en un orfanato tan similar al del video de Lola. Por todo cuanto tuvo que pasar, por todo cuanto no tuvo, por su soledad…. Por la suya y por la de tantos otros niños maravillosos…
    Pero también Me ha dolido también por esa persona que no tuvo una Larissa a su lado, que la ayudara en ese momento, y con la cual a lo mejor, yo no sería la madre de mi hijo. Ver el sufrimiento “de frente” no es fácil.
    Creo que todo el mensaje, lo podríais también añadir al post de “cosas que es importante saber”. Aunque también sé que son cosas que seguramente uno cuando empieza, no le gusta escuchar…. (Y hay, quien sigue sin gustarle con el paso de los años….)
    Mil gracias a todas. Descubrir este blog esta siendo un sople de aire fresco, después de mucho tiempo de sentirme como un salmón, nadando contracorriente.

  24. Si…yo también estoy FELIZ de haber encontrado este blog…y siento que formo parte de é, y que entre todas (y todos) los que aquí nos encontramos….formamos algo importante…..a mí me aporta mucho, muchísimo…
    GRACIAS por estar ahí.

    • Me alegro. Yo en una ocasión lo comparé con una plaza pública… donde te encuentras con gente que conoces, otros están de paso, donde te sientas a hacer la tertulia… a mí me hace sentir igual de cómoda.

      • Tertulia enriquecedora en muchos sentidos, a la vez que “conscienciadora”. Me acabo de dar cuenta del significado de algunas caras que he observado en el entorno gracias a comentarios de este post. La verdad es que prefiero darme cuenta de lo que le pasa a mi hija que de lo que puede pasar por la mente de posibles observadores. Pero había observado algo de común en algunas miradas: hoy me he dado cuenta que es la valoración de protectora para con mi hija. Seguro que lo soy, pero es que estoy convencida que necesita protección y apoyo (de todas maneras preferiría no pasarme). Gracias madredemarte por esta ágora.

      • A mí, desde luego, escribir (y escribir con “frontón”) me ayuda a pensar. Así que gracias a los que hacéis este agora.

  25. Yo suscribo todas las palabras de luz.

    • Lo peor es que ya no me acuerdo cómo llegué aquí, yo creo que fue por una entrada del blog de Tarike, puede ser?

      • Puede ser que encontraras el enlace en algún comentario… Sigo el blog, me embebo en sus entradas… aunque pocas veces comento, porque suelen dejarme sin palabras.

  26. un gran articulo, felicidades a todos aquellos que pueden adoptar y dar felicidad a esos pequeños…

  27. Esos orfanatos de los que hablais no tienen nada que ver con los centros de menores españoles,aquí l@s profesionales que cuidamos a los niños, no somos meras “cuidadoras” sino profesionales de la educación infantil,sobradamente preparados y les dedicamos tiempo,cuidados individualizados y mucho cariño,ternura,amor,abrazos,caricias…etc,a todos los niños.Me molesta enormemente el absoluto desconocimiento que hay al respecto de un trabajo que para muchos de nosotros es muy importante y muy gratificante,en general los que trabajamos en ésto consideramos a “nuestros niños” parte de nuestra familia,les amamos,velamos sus desvelos,les abrazamos cuando tienen miedo,les consolamos cuando se hacen una heridita…etc.No he visto nunca a niños que no busquen mi mirada,que no me sonrían,que no me besen o que no me abracen cuando lo desean y siempre son correspondidos por nosotros,alucino con esas experiencias de niños que tardan un año en víncularse con sus padres adoptivos…besarles,abrazarles…no me lo puedo creer,no he visto jamás un bebé de los que recojemos en el hospital que no se adapte inmediatamente a las personas que le ofrecen cuidados,ternura ,tiempo.,no he conocido a ninguno que no ría a carcajadas,cuando está agusto,en fín,que mi experiencia con bebés abandonados, desde hace mas de una década no se parece en nada a lo que leo por aquí.
    Y como madre adoptante que seré proximamente espero no encontrarme con nada parecido a lo que he leido,aunque si fuera así…haré todo lo posible por llenar esos vacios con todo mi amor ,mi comprensión y lo que necesite.

    • Me alegro de que los centros de menores españoles (o al menos en el que tú trabajas) no se parezca a los lugares que yo he conocido en Etiopía y Marruecos. Pero igual que yo creo lo que tú explicas, agradecería que tú creyeras lo que yo, y otras personas, hemos visto en otros sitios.

    • Me alegro de que en el centro en que trabajas tengais esa dedicación a los niños y que eso les permita vincularse con rapidez a sus padres adoptivos. A mí también me molesta el desconocimiento y poca empatía que muestras hacia otras realidades. La gran mayoría de orfanatos de Etiopía, Marruecos y Malí, por ejemplo, no tienen mucho que ver con esos centros españoles que describes. Hay falta de medios,de recursos materiales y de formación. Y en ocasiones muchos niños mueren allí por enfermedades que aquí ni imaginarías, e incluso de inanición, así que el personal, que suele ser insuficiente, que no son menos humanos ni cariñosos que nosotros en muchos casos, está más ocupado en otras cosas, como conseguir que los niños no mueran, por ejemplo, que en su estimulación.
      Por otra parte, que un bebé responda adecuadamente a sus nuevos padres no significa que el proceso de vinculación esté finalizado, sino que va por buen camino. El bebé reconoce a quien le alimenta, le acuna y le protege como figura de referencia, algo que muchos confunden con que “la adaptación ya está hecha”, pero como profesional sabrás que la vinculación real viene después y es un proceso mucho más complicado.

    • Gracias por dejarnos conocer tu experiencia, para mi es importante saber que al menos en el centro donde tu trabajas los niños reciben cuidados que se merecen. Yo quiero compartir mi experiencia contigo. Yo no sé muy bien como trataban a los niños en el orfanato donde estuvo mi hija porqué no pude verlo: me asignaron a mi hija y hasta 2 días antes de llevármela no pude ver a otros niños, y de todas maneras vi muy pocos y desde lejos. Sí creo que mi hija fue tratada bien y que la prepararon muy bien para el cambio que la esperaba. Mi hija, que ya no era bebé cuando la conocí, reaccionaba como los bebés que tu describes. Para que te hagas una idea, la primera palabra que utilicé para describirla fue alegre. Pero en determinados momentos se la notaba que estaba incómoda, giraba su cara, se quedaba muy seria… para volver a mirar y a sonreir! cuando llamábamos su atención. Y ya en casa, cuando empezó a sentirse medianamente cómoda fue cuando empezó a mostrar el dolor y la rabia que la acompañaban. Y todavía lo hace. Con todo es una niña que se porta muy, pero que muy bien. No puedo hablar de reacciones de bebés, pero las de mi hija me parece que ilustran un poco qué comporta su historia a nivel interior.

      • A veces, es que un niño se porte mal lo que denota que la adaptación se está haciendo bien: es cuando se sienten seguros en casa, seguros en la permanencia del vínculo, que se atreven a dejar de portarse siempre bien para que no dejen de quererlos. Yo creo que por bien tratados que puedan estar en un orfanato (o en un centro de menores, eufemismo con el que se les llama a España… como si fuera menos malo), no se puede comparar ni de lejos con una familia.

      • Gracias!! Me anima este comentario. Soy consciente que se siente querida en casa y que a veces hace pequeños numeritos para comprobarlo otra vez. Pero aun sabiéndolo desgastan un poquitín….

      • Mi experiencia personal es que por muchos años que pasen (en nuestro caso, 6 y casi 4), siguen teniendo la necesidad de poner a prueba no ya nuestro afecto sino nuestra permanencia de vez en cuando. No sé si algún día dejarán de necesitarlo…

    • No dudo que en el centro español en el que tu trabajas dediqueis abrazos, miradas, caricias y ternura a los bebés, sin embargo, mi hijo pasó en un centro español casi 3 años de su vida…y nadie “se dio cuenta” de que tenía estrabismo.

      Y lo de que los considerais “parte de vuestra familia”….perdona, pero me chirría un poco.
      También una maestra de mi hija llegó a decirme “es que para mí, tu hija es como si fuera mi hija”…perdona, pero eso ya no me lo creo, fundamentalmente porque como tu misma dices es tu “trabajo”.
      Cuando seas madre te darás cuenta de la diferencia, y de lo que te quiero decir.

      Cuando en el post sobre “cosas que no sabíamos antes de adoptar” decíamos que se trata de verdades que nadie nos dijo o que si nos las dijeron no las quisimos oir o no nos las quisimos creer….creo que eso es lo que te sucede a tí.
      De verdad que, todo lo que contamos es cierto…..son nuestras experiencias….en algunos casos duras, muy duras, pero reales.

      Suerte con tu maternidad, y mil gracias por el trabajo que realizas.

  28. Anais Ortega diaz dijo:

    Yo deseo adoptar a una bebe yo tengo un hijo de 2 años y medio y de le dije a mi esposo que yo desearía adoptar a una bebe ya que hay muchas madres que no pueden tener a su hija por motivo personales, yo me ofrezco adoptarla pero a mi me gusta que todo sea trasparente es decir que la madre biológica vaya conmigo a un abogado y firme un documento para yo darle el apellido de mi pareja y mio. si alguien sabe de un caso de una joven embarazada o con recien nacido que no desea tener a su hija favor aviseme

    • Esta modalidad de adopción es ilegal en España. Y se presta a tantas posibilidades de corrupción (o no) como las otras modalidades… Infórmate de cómo funciona la adopción en el país donde residas y sigue todos los pasos, y si no ves algo claro, parate. No adoptes a cualquier precio.

      Por cierto, igual que en el embarazo no se puede elegir el sexo de un niño, en adopción tampoco debería poder hacerse… si lo que quieres es volver a ser madre, te dará igual que sea de un niño o una niña.

  29. soy adoptada y sin q mis padres adoptivos me dijeran, lo sabia… porq? no se… de niña me festejaban los cumpleaños pero cada vez q me cantaban el feliz cumpleaños lloraba… ya de grande no lo festejo y trato de aislarme de todos… nadie sabe la tristeza q me da ese dia… pero no porq quiera sentirme asi… simplemente me brota del alma. queria compartir esto con ustedes. gracias!

  30. Hola!!!
    Buscando información sobre los recuerdos de los bebés adoptados me encontré con tu blog y te agradezco por hablarnos desde tu experiencia.

    La verdad aun no he adoptado porque no cuento con la edad requerida para hacerlo, pero esta decisión si forma parte de mi proyecto de vida.
    Quería compartir con ustedes la experiencia que he tenido con la adopción, durante muchos años mi familia y yo hemos trabajado con el icbf, como hogar sustituto. Una casa normal, con una familia normal a donde son llevados los niños que por algún motivo han sido abandonados por sus padres, o no pueden estar con ellos por diversas problemáticas; durante este tiempo he conocido impactantes historias de vida, algunas muy dolorosas para los pequeños, pero también he aprendido a amar incondicionalmente a esos pequeños.

    todos los comentarios anteriores son realmente cierto, no siempre las adopciones son fáciles, desde mi experiencia podría hablarles de la otra parte de la adopción, no de los padres biológicos que abandonan a sus hijos, ni de la institución que decide conseguirles un nuevo hogar, una nueva familia; sino de esa otra parte aveces olvidada, aquellas personas que dedican su vida a cuidar de ellos, acogiéndolos como si fueran parte de su propia familia, cuidándolos incluso por años día y noche, nosotros también sufrimos una perdida; y aunque sabemos que forma parte de nuestra labor social el desprendernos de estos niños para dejarlos partir con una nueva familia, el duelo por su partida nos cambia la vida, pues los hemos visto crecer, cambiar la forma como llegaron a nuestro hogar cambiar físicamente pues muchos de ellos llegan en condiciones de deterioro impresionantes, llenos de resentimiento, prevención y miedo para con los adultos, sin amor, aun cuando son recién nacidos; lo más satisfactorio de nuestro trabajo es verlos sonreír, escuchar una palabra de afecto “mami te amo”, recibir un beso un abrazo, esa es la mejor recompensa que podemos recibir.

    Hoy estoy muy triste pues una de mis bebé partirá en 11 días con su nueva familia, no se quienes son, ni a que país se irá, esa información no es compartida con las familias sustitutas, pero aún así lo aceptamos y seguimos cumpliendo nuestra labor, nos separamos en una institución a donde se llevará la niña para ser recibida por sus padres, nuestra función, nuestro ciclo llega a su fin entregándola ese día a su nueva familia, lo que pasé de ahí en adelante no lo podremos saber, pero confiamos en Dios que tendrá preparado para ella un futuro lleno de amor y felicidad.

    Estoy intentando asimilar las cosas pero es muy difícil para mi, pues la he cuidado desde que tenia 5 días de nacida y ahora tiene 15 meses, de cierta forma ella me ve como su madre, la única que ha visto a su lado, ella esta muy apegada a mi, incluso pensé en adoptarla, pero todo tiene un protocolo que se debe cumplir, ya su familia estaba asignada, ya nada podíamos hacer, solo tratar de darle lo mejor y hacerla feliz los últimos días a nuestro lado; así como a ella he visto partir a muchos niños con dolor en mi corazón, pero con la satisfacción del deber cumplido y que les di todo mi amor, la verdad como a cualquier madre, en este momento lo que me angustia no es solo mi dolor sino el de ella, su partida no será fácil pues ya tenía establecida una familia, pero los psicólogos nos dice que los niños superan y se adaptan rápido, después de leer todo esto se que no va a ser tan fácil, solo deseo de corazón que su nueva familia la ame y comprenda tanto que la puedan ayudar a superar esta separación, desearía poder conocerlos, poder contarles todo lo que he aprendido como su madre, tal vez para que no me extrañe tanto, pero no lo puedo hacer, solo un mensaje escrito recibirán de mi donde les cuente cuales son sus gustos y su forma de ser, definitivamente pienso que se necesita más que eso para conocer a una persona, todas estas noches le he pedido a Dios que alivie su dolor, que no permita que sufra, que no me extrañe, la miro y la abrazo y siempre tiene una sonrisa para mí, en un principio pensaba que era muy pequeña par comprender mi tristeza, pero me he dado cuenta estos días que de cierta forma ella presiente su partida, tal vez por mi, mi estado de ánimo le hace sentir que algo no esta bien, lo único que me queda es disfrutar al máximo estos días para que se llevé un muy buen recuerdo me mí, por eso, buscando información sobre los recuerdos de los bebés, encontré este blog, porque quería saber cuanto tiempo le tomaría a ella olvidar mi rostro, ahora se que ocuparé un lugar en sus recuerdos, tal vez nunca sepa mi nombre, ni pueda volver para buscarme, lo lógico sería que buscara a su madre biológica si es que así lo decide, pero sé que gracias a mi amor, su vida se ha transformado.

    A mi hija, que aunque no pueda leer esto hoy y tal vez nunca lo haga, solo me resta decirle gracias, gracias por haber llegado a mi vida, gracias por permitirme amarte, gracias por cada sonrisa que me robaste, gracias porque aunque no estuviste en mi vientre me demostraste el amor tan infinito que puede sentir una mujer cuando se siente madre, un amor puro, un amor perfecto, un amor sin condiciones, un amor de entrega, gracias hija mía porque me hiciste mejor persona, me hiciste crecer, me hiciste cambiar la forma de ver el mundo.

    Solo quiero que tu vida sea maravillosa, que encuentres la felicidad, que tus padres te amen con locura, que nunca más te sientas sola, quiero pensar que en cualquier parte del mundo existe una parte de mí que te acompañará siempre.
    Hija mía quiero que te conviertas en una triunfadora y te alimentes de tus sueños, aquí en mi corazón vivirán por siempre todos tus recuerdos. Si algún día por cosas del destino nuestras vidas vuelven a cruzarse solo quiero que sepas que soy y seguiré siendo tu madre 🙂

    • Silvia Fernanda, muchas gracias por tu testimonio. Me parece impagable.

      Dices “nosotros también sufrimos una perdida; y aunque sabemos que forma parte de nuestra labor social el desprendernos de estos niños para dejarlos partir con una nueva familia, el duelo por su partida nos cambia la vida”. Yo no tengo ninguna duda de que sufrís una pérdida, una pérdida enorme. Me he preguntado a menudo cómo se gestiona el apego, el amor incondicional que necesita cualquier niños y más un niño dañado, con la certeza de que va a haber que separarse de él; cómo se hace para no poner barreras para evitarse este dolor inmenso.

      “Su partida no será fácil pues ya tenía establecida una familia, pero los psicólogos nos dice que los niños superan y se adaptan rápido”. Yo creo que a veces minimizamos el dolor por las pérdidas de nuestros hijos, la necesidad de hacer un duelo… pero te aseguro que la adaptación, el vínculo, será más fácil precisamente porque es una niña que ha sido querida, que se ha apegado, que ha tenido una familia. La transición puede ser triste, pero la habéis enseñado a querer: y esto no se olvida.

      Quizás no se acuerde de ti, de tu cara, no sepa tu nombre… pero lo que habéis compartido forma ya parte de ella. No lo dudes. Sobre este tema puedes leer otras entradas en el blog, como esta sobre la pared amarilla: https://madredemarte.wordpress.com/2013/01/09/la-pared-amarilla/ o estas sobre el regreso de mi hijo pequeño al lugar donde creció: https://madredemarte.wordpress.com/2011/08/20/cronicas-desde-marruecos-10-yo-te-bautizo/ https://madredemarte.wordpress.com/2011/08/19/cronicas-desde-marruecos-9-segunda-visita-a-la-creche/

      “Hoy estoy muy triste pues una de mis bebé partirá en 11 días con su nueva familia, no se quienes son, ni a que país se irá, esa información no es compartida con las familias sustitutas”. No entiendo por qué se cuida tan poco a las familias acogedoras. Por qué no se propicia que la relación se mantenga, de una manera u otra, por qué no se intenta convertir esa familia sustituta en familia extensa del niño que han criado. Por qué algunos padres adoptivos se sienten amenazados por el hecho de que su hijo haya sido querido, por qué parece que cortar los lazos puede tener algún beneficio para la criatura. Me cuesta mucho de entender.

      ¿Te has planteado la posibilidad de hacerles llegar a los futuros padres de tu niña esta carta u otra parecida? Si yo fuera la madre adoptiva de esta criatura la agradecería infinito, no te digo ya si fuera la niña… saber qué has sido querido, sobretodo si es tan querido, no tiene precio.

      Por último, quería pedirte permiso para colgar tu carta en el blog en forma de entrada, me parece interesantísima y muy emocionante y me da pena que se pierda en los comentarios de un tema antiguo.
      Un abrazo

      • Muchas gracias por tus palabras, realmente me dan fortaleza en estos momentos; a una semana de su partida me han pasado mil cosas por la cabeza, lo que más me atormenta es imaginarme como se sentirá ella, tal vez piense que la hemos abandonado y eso me duele 😥 y es tan pequeña que no se como explicarle que esta decisión aunque difícil para todos, le traerá un futuro lleno de felicidad.

        Si he pensado mucho en tantas cosas que desearía que sus padres supieran de ella e incluso desearía que tuvieran esta carta, pero no puedo entregárselas, no se quienes son, sus nombres o el país al cual se irá mi princesa. No se como sean las adopciones en otros lugares pero acá en mi país los cuidadores de los niños no pueden tener ningún tipo de contacto previo ni durante la entrega del bebé con los padres adoptantes, son políticas que aceptamos con tristeza, pero forma parte de lo que hacemos. Básicamente los funcionarios son los que entregan los bebés a sus nuevos padres.

        Lo único que nosotros entregamos a ellos son sus fotos (solo en las que se encuentra el bebé, nosotros no podemos aparecer en ninguna) y una especie de diario de las cosas que hace el niño, lo que le gusta, su rutina diaria, pero en esos escritos no debe ir impreso ningún tipo de sentimentalismos, es contar lo que hace el niño o bebé desde que se levanta hasta que se acuesta, sus comidas preferidas y sus juegos.

        Me sorprendió mucho ver algunos de los comentarios que muchas madres de las que adoptan comparten algún tiempo en los orfanatos con los niños, eso me pareció maravilloso porque les permite crear un vínculo y así sera más fácil el momento de la partida, acá no se hace así, los niños conoces a sus padres en algunos casos no en todos por medio de una fotografía, no hay un contacto previo, solo se ven el día que son entregados y pues como podrás comprender en algunos casos el desprendimiento de esa forma puede ser doloroso y automático, desde mi experiencia así lo he tenido que vivir, niños que lloran inconsolablemente y que suplican que por favor no los dejemos, eso es muy triste, pienso que deberían implementarse ese tipo de estrategias que emplean en otros lugares, de seguro muchos niños se irían más felices con sus nuevos padres, no se sentirían abandonados por segunda vez, incluso ese contacto entre padres enriquecería el proceso, de cierta forma los niños sentirían y pensarían que si sus padres de crianza se conocen con sus padres adoptivos es porque de seguro existirá siempre esa unión, casi como si todos fuéramos una gran familia y comprenderán que son personas buenas que los quieren ayudar con más facilidad que cuando se genera una entrega de otra forma.

        Estos días he estado preparando su álbum de fotos y se me pasa por la mente todo lo que hemos vivido desde que nació hasta ahora, verla crecer, jugar, reír, abrazarme, salir de paseo, navidad, halloween, su cumpleaños, son momentos maravillosos que me llenan de satisfacción, pero también de mucha nostalgia, además estos días siento que ha sido más especial que nunca, tal vez es porque yo siento que se aproxima la hora de separarnos, pero me abraza como nunca, me pone su cabecita para que la bese y en las noches cuando la acuesto a dormir, toma la mano de mi novio, a quién ve como su padre y a quien ama demasiado y la besa, eso definitivamente son cosas que nos marcan demasiado.

        A pesar de todo me alegra enormemente haber encontrado este blog, porque me permite ver como las madres que han adoptado, aman demasiado a sus hijos, los entienden, los acompañan en su proceso de duelo, eso espero que haga su nueva familia con mi niña.

        Lo que más deseo en este momento y le he pedido a Dios es su felicidad, que reciba mucho amor y cuidados, que no me extrañe que se sienta mucho más amada.
        También le he pedido que me permita saber al menos a que lugar se irá, se que eso para muchos no signifique nada, total que puedo hacer yo si ya tiene su familia, pero no se es algo que necesito para no tener tanta incertidumbre.

        Se que tal vez fue un error que nos encariñáramos con ella aún sabiendo que no era nuestra, pero quien puede negarse al cariño infinito que un bebé puede ofrecer y más a ella que siempre nos vio como sus padres.

      • Seguramente se sentirá abandonada, sí. Pero espero que sus nuevos padres la ayuden a sentirse querida otra vez, a llorar su pérdida y a quereros en la distancia.

        No puedo entender por qué se hace la transición así, sin duda que hubiera un vínculo, un “puente”, la haría más fácil. Yo he adoptado a mis dos hijos de “maneras” muy diferentes, al mayor lo recogí el día que lo conocí, al cabo de una hora y me lo llevé conmigo; con el segundo, me lo llevé después de un mes visitándole en la crèche (orfanato), mañana y tarde, todos los días. La adaptación, la transición, en un caso y otro no tiene nada que ver… y no sólo porque me pudo conocer progresivamente, en su ambiente, con sus rutinas: también porque yo pude conocer dónde vivía, las personas que le cuidaban, guardar fotos, hablarle de ellas. Creo que esto no tiene precio.

        Estoy segura de que encariñaros con ella no ha sido un error. El cariño, la entrega, no pueden ser jamás un error. Aunque la separación duela.

      • Silvia estoy muy interesada en hablar contigo y conocer mas de tu caso @luloncita

    • Yo acabo de adoptar x via internacional. Mi hijo fue abandonado y estuvo 11 meses en un par de orfanatos digamos, decentes (segun fotos que he visto) Luego lo asignaron a una familia de acogida con la que ha estado tres años. Y solo tengo palabras de gratitud hacia esa familia que ha amado (ama y amara) tanto a mi hijo. Mi hijo no tiene problemas de apego, es cariñoso, lo puedo dejar en casa de mis padres o en el cole y no tiene traumas en lo que respecta a “abandono”. Se queda relajado. Solo llevamos cinco meses juntos pero lo veo bien.
      Tiene un “recuerdo” del orfanato. Para relajarse y dormirse se da de cabacezos. Al principio de estar conmigo era casi a cada rato. Ahora casi lo hace solo para dormir. La madre de acogida ya me advirtio, incluso lo llevo de psicologos y le dijeron que era x institucionalizacion. Me parece que todo lo “malo” respecto al daño por institucionalizacion se lo llevo ella.
      Respecto a su pasado aun hablamos poco (empieza a soltarse ahora). El solo recuerda a su mami (la de acogida), va olvidando al resto de la familia. Ni se me pasa por la cabeza hablarle de la bio. A veces si que digo algo pero el se va por los cerros de Ubeda, es un poco dispersito el peque, jeje
      Asi que en mi caso tendre que lidiar con la madre bio que no lo pudo cuidar, la madre de acogida que lo cuido durante tres años (para el su madre) y yo que soy para siempre. Tambien hay que tener en cuenta eso

      • Por cierto, tabien tuvimos nuestro periodo de adaptacion. Conviviendo los tres dos semanas en primer viaje. Yo en su casa, ella en la mia… Cuatro meses de contacto via Skype. Y luego una semana mas antes de la separacion. Al menos exteriormente lo pasamos poero ella y yo que el niño que parecio adaptarse “bien” a la nueva situacion y aunque la añora a mi me quiere (ha tardado cuatro meses en darme un beso, por ejemplo no se si tiene que ver o no porque abrazos da desde el primer dia) y hablamos mucho de su vida alli. No es su madre bio pero nunca podre quitarle la importancia en la vida de mi hijo.
        Muchas gracia a todas las personas que haceis esa labor. Debe ser supercomplicado.

      • Lo bueno de la madre de acogida, y más si como en vuestro caso ha sido un buen referente, es que no se pierde, ¿no?, puedes seguir teniéndola presente, puede formar parte de vuestra realidad… no sé si habéis conseguido tener algún contacto, pero yo creo que es bueno cuando la familia de acogida puede seguir formando parte de la vida del niño, como una especie de familia extensa..

        ¿Por qué no le hablas de su madre bio?

  31. Todo lo que he leido describe como me siento. Yo no se.como fue mi ” adopcion” ( se que fue ilegal) acabo.de enterarme de ello por unos papeles y cuando pregunto a mi madre adoptiva me lo.niega. tengo 25 años y no se como afrontarlo, mi vida se a venido abajo, nunca he tenido el cariño si quiera.de la persona que me adopto y siento que.nadie entiende mi.dolor, piensan q soy una desagradecida. Sin saberlo he aabido desde siempre que esa mujer no era mi madre xk sus abrazos, su voz…no me llenan, nunca la he.sentido de verdad es algo muy.dificil de esxplicar

    • Tiene que ser muy difícil de digerir, quiere tiempo, reflexión, quizás ayuda… ¿Te has puesto en contacto con la gente de “La voz de los adoptados”? Es posible que allí encuentres a otras personas que se sienten como tu, que han hecho un camino parecido, y no sé si serán de ayuda, pero sentirse acompañada siempre ayuda.

  32. niñoadoptado dijo:

    buenas, me gustaria, dejar un comentario desde el punto de vista de un niño adoptado: yo nací en krasnodar, al sur de Rusia, en 1998. mi madre no podía hacerse cargo de mí, porque tenía Sifilis, y tuvo que dejarme en adopción. Cuando me lo contaron, (hará unos 10 años) no entendí bien el concepto de adopción, pero ahora sÍ. se necesita realmente mucho, mucho y mucho esfuerzo para acabar con el sentimiento que hay hacia la madre biológica. yo fui a un psicólogo especialista, y me hizo unas pruebas, me daba unas bolas con cables que llegaban hasta el ordenador. esas bolas eran estimulantes, cuando te concentrabas en una cosa te hacian recordarla mas a fondo. cuando yo lo probé, surtió efecto. recordé el aspecto de mi madre: morena de ojos verdes, alta y guapa y joven. Y eso me ayudó a afrontar que soy un niño adoptado. me cuesta ver todavía sentirme bien cuando veo a mis sobrinas abrazar a mi hermana mayor y como sienten su corazón, que eso es lo que mas estimula el cerebro, porque pienso: que suerte tienen, y que desgracia es que te separen de tu madre al día siguiente de nacer, y estar durante 8 meses en una guardería, teniendo solo a las cuidadoras…

  33. Totalmente de acuerdo con el post. Mis hijos llegaron a nosotros de bebés. Al mayor lo conocimos con 6 semanas de vida, el mismo día que llegamos a Etiopía empezó nuestra convivencia. A la pequeña la conocimos con 9 meses, y con ella si hubo un periodo de adaptación que duró casi un mes. Fue un mes duro, sobretodo los últimos días, cuando ella empezaba a ponerse inquieta a la hora del baño, porque sabía que de ahí volvía al centro hasta la mañana siguiente. A mí, cada día me dolía más tener que dejarla allí, y muchos días hacía llorando el camino de vuelta a casa. Pero a pesar de ello, sabía que era lo mejor y no sólo para ella, a su hermano también le vino muy bien ese tiempo. Le sirvió para no sentirse en cierto modo desplazado, para irse haciendo a la niña y para empezar a quererla. La adaptación de la niña fue de maravilla, la de su hermano también, pero aunque mucha gente no lo llegue a entender, siempre digo que mi hijo tiene más secuelas por así decirlo que ella. Mi hijo en 6 semanas perdió una madre, fue cuidado unos días por una señora, a la cual también perdió, estuvo un par de semanas en un orfanato, de ahí le llevaron a la casa cuna, y 2 semanas después llegamos nosotros, pasamos 20 días en el país con él y finalmente lo metimos en un avión para empezar una nueva etapa de su vida, en un entorno completamente distinto. ¿Cómo puede alguien pensar que todo esto no marca ?. Cuando una mujer está embarazada todo el mundo da por hecho que esa personita que se está formando siente a través de su madre, escucha voces, y de una u otra forma sabemos que le llega el cariño de sus padres, y que ese tiempo le sirve para familiarizarse con las personas más cercanas. Sin embargo, con nuestros niños es como si hubiese sido distinto, como si no tuvieran derecho a haber sentido antes de nacer ni a sentir la falta de la madre que le llevó dentro 9 meses y después lo trajo al mundo.
    Esa es la sensación que me queda cuando escucho ese tipo de frases a las que por desgracia estamos más que acostumbrados y que nos invitan a creer que nuestros hijos fueron reseteados antes de que nos los entregaran.

  34. felicidades, lo primero, soy madre natural de dos niños e hija adoptiva, así que por ambos lados puedo opinar, y tu explicación me ha parecido excelente, gracias por compartirla! Y sí, claro que tenemos esa sensación de abandono, a mí me costó mucho, pero mucho, encontrar pareja estable con la que formar una vida, y en parte estaba aterrada con cualquier novio que empezaba de que me quisiera dejar, al menor signo de indiferencia me ponía a temblar y los asustaba… y encima me enamoraba de todos los que no querían pareja, algo patológico creo… varios años de terapia me ayudaron mucho también… te seguiré!!!

    • Muchas gracias por explicarlo, creo que es algo bastante habitual en las personas adoptadas: el miedo a la pérdida, la dificultad para entregarse… Tengo que decir que a mí (que no soy adoptada pero tuve igualmente una infancia difícil en muchos sentidos), me sucede lo mismo…

  35. Hola soy de Peru, acabo de leer esta página, y cuanmto me alegro haberlas encontrado, soy casada y tenemos una niña adoptada -esta en proceso de adopcion-, pero desde el mes de nacida vive con nosotros; si es verdad que al principio nuestra hija era una niña seria que ni sonreia, estaba siempre triste; fue creciendo y era mas apegada a su papa que a mi -seria por mi trabajo-, hasta que hasta hace un año mas o menos, ya me abraza fuerte fuerte me dice “mami te quiero mucho mucho”, viene corriendo me besa y me acaricia, como ustedes dicen ya aprendio a quererme. Ahora no se como le vamos a decir que su mama la abandono en un hopsital y a pesar de que siempre supo donde estaba, nunca la ha querido ver. No quiero que ella sufra mucho mas de lo que ha sufrido con el abandono de nacida; debo decirle asi que su madre la abandono?, pues ella ya va a empezar a preguntar, o debo decirle solo que su mama no quiso ni pudo criarla, para que no le duela mucho.
    Es mi hija y como quisiera que todos sus sufrimientos los tenga yo y que ella este bien, sin que sufra; pero sabemos que debemos siempre hablarle con la verdad. por favor como hago.
    Muchas gracias por sus respuesta.
    Chari

    • me ovlvidada decirle que mi niña tiene tres añitos.

      • Hola Clari, aún cuando ya paso varios meses que escribiste, quisiera saber si me puedes orientar sobre la adopción yo también soy peruana y estamos decididos a adoptar.

      • Te recomiendo este blog, igual puedes contactar con su autora, que es una peruana que ha adoptado desde España en Perú.

        https://hijosdelperu.wordpress.com/

      • Danna Del Rosario Millones Cumpa dijo:

        Hola recién puedo ingresar, te cuento que adoptar fue lo mejor que nos puede haber pasado. Los demás pueden pensar que el amor no es igual, nada más errado, pues el cariño es mucho mas -creo yo-. Pues es una personita que depende solo de ti, sabes mi hija ya tiene 4 y me pregunta como vino al mundo si yo le he dado de lactar, si ha estadorn mi vientre, son los peores momentos que sabia que iban a llegar y daría la vida porque no sufra, pero es su verdad y de manera que lo entienda, y felizmente creo yo que lo está entendiendo, pues quiere un hermanito pero que no tenga papá ni mama. No dudes en adoptar si es que tienes esa oportunidad, pues estos angeles te cambian la vida con su alegría, su cariño y cuando te abrazan te besan y te dice papi o mami. Mi hija es nuestra reina, nuestro mundo gira a su alrededor, es nuestra razón de vida, de superación. De repente no me crees, pero si optas por la adopción y tienes en tus brazos a tu bebe, me entenderás. Saludos y ojalá todo te vaya bien.

        Enviado desde mi Windows Phone ________________________________

    • Yo creo que hay que decirles siempre la verdad, adaptada a su edad, aunque duela. Pasar estos duelos, es la única manera de que puedan ir gestionando y colocando su historia…

  36. Hola, estoy en una gran encrucijada, queremos adoptar, pero a mí especialmente, me da un gran temor, tengo 33 años y mi esposo 40 años. Temor referente al comportamiento de los bebés y niños adoptados, debido a su abandono y rechazo,,,Se que es un gran gesto de amor y entrega de parte de los padres adoptivos….solo pido a Dios nos guíe en esta decisión……cual sería la preparación para dar este paso d adopción?

    • Creo que empezar una adopción planteándosela como “un gran gesto de amor y de entrega de parte de los padres adoptivos”, es un error… no me parece muy lejos de la caridad. Ser madre y padre no es fácil, serlo de niños que han sufrido en mayor o menor medida, lo es menos, y no hay que esperar de ellos agradecimiento o redención…

  37. Alexandra dijo:

    Es recomendable un encuentro entre madre biológica y madre adoptante antes de la adopción?

  38. yo soy adoptada de la india, vivo en España mis amigas piensan que tengo suerte y la tengo pero muchas veces ya sea en clase o simplemente temas cotidianos son un reto o duelen ya sea una cosa insignificante para algunos a mi me parece un mundo , pues yo nací en un hospital ¿ donde habre nacido ? y la gente te mira mal al ser india o de tez oscura esperan aunos padres como yo y al ver ami madre se quedan asi como parados yo no hbalo con mi mare de este tema es como un tema tabú

    • tengo mido a perder a mi madre de vista a dia de hoy con 16 años si me pierdo por ejemplo en el centro comercial o algo aun sabiendo que tengo telf. móvil me entra una ansiedad y me pongo a llorar . y por ejemplo cuando me enfado o estoy triste tardo temprano siempre termina saliendo el tema de mis padres biológicos ( nunca le eh dicho nada ami madre nose que hacer la verdad)

      • ¿Por qué no te pones en contacto con La Voz de los Adoptados? Son adoptados adultos (y adolescentes), han pasado por las mismas cosas que tú y seguro que te ayudan a encontrar herramientas, a sentirte comprendida, o al menos algo más acompañada… ¡No estás sola!

        Gracias por compartir tu testimonio, yo estoy segura de que con el tiempo aprenderás a manejar tus miedos, tu dolor, tu historia.

        Un abrazo!

  39. Jorge Juarez dijo:

    Hola,
    Yo soy Jorge y hoy en día tengo 49 años padre de tres hermosos hijos y hasta soy abuelo. Creo que puedo opinar como adoptado que fui, o mas bien debería decir comprado.

    Nací posiblemente en los Estados Unidos (Coneccticut) hijo posiblemente de una madre Italiana y de padre lo ignoro totalmente.

    De pronto mi vida cambia drasticamente cuando de Estos Unidos soy robado y traido de forma ilegal a la ciudad de México a la edad aproximada de un año. No tengo muchos datos que aportar y quizá algunos no sean totalmente ciertos, sin embargo es con lo que cuento.

    Solo querría comentar que me identifico con varios de los puntos comentados líneas arriba, el simple hecho de tener a la mamá biologica y luego pasar por varias personas resulta todo un trauma, en mi caso mi madre biologica, la persona que me tuvo un corto tiempo en lo que me vendian y mi madre adoptiva finalmente.

    Todo esto deja huella en nosotros los que pasamos por situaciones similares, al final me siento muy orgulloso de ser la persona que soy ahora mi familia adoptiva por supuesto contribuyo enormemente en este proceso y claro que no falto las diferencias normales como en cada familia, pero al final sali bien librado de esta aventura que me ha tocado vivir.

    Hoy en día busco a mi familia con mas ganas y entusiasmo que con datos concretos pero no dejare de luchar por conocer que sucedio en realidad aunque quizá hoy en día ya no importe tanto.

    Quiero decir que estoy curado por así decirlo, no guado ningún tipo de rencor contra nadie en esta vida, así que estoy muy tranquilo por ese lado, pero si me preguntan si me gustaría conocer a mi familia diría que sí con todo mi corazón.

    Aunque yo se que aun a pesar que la encontrará no podría despúes de tantos años llegar así a su vida como si nada, quizá tenga su hogar su familia, creo que no sería nada fácil para nadie.

    Aunque solo la viera un instante me encantaría o verla por fotografía.

    En fin gracias por permitirme dejar mi comentario.

    • Jorge, gracias por tu testimonio. Es un privilegio poder “escucharos” a los adoptados (y a los apropiados) adultos. Espero que tengas suerte en tu búsqueda… un abrazo.

  40. Leer este artículo Ha hecho que mis ojos se llenen de lagrimas. No tengo hijos adoptados tengo dos hijas biológicas pero definitivamente espero en un futuro tener la dicha de adoptar un niño. No puedo con el dolor que viven estos niños al ser abandonados. Ojalá y todos pudiéramos ayudar.

  41. Yo veo bien de ke los niños sean adoptados pero tampoco veo bien de ke a mi cuña se lo kitaron la junta de Andalucía y no sabor nada de esos niños le kitaron asta la bici ta y eso no es normal su madre lleva 5 años esperando y nada no hay respuestas

  42. Hola, soy Isabel y fui adoptada recién nacida. Fui prematura, sietemesina, y fui adoptada estando aun en la incubadora.

    Estoy totalmente en desacuerdo con el foco de este post. Obviamente el bebé vive dentro del útero y obviamente vive experiencias antes de ser adoptado.

    Sin embargo, me parece un grave error de concepto darle tanta relevancia a esos dias/ meses previos. Los niños son esponjas y asimilan rápido. Es un error pensar tanto en el previo a la afopcion (sobre todo en niños que han sido adoptados con menos dos años) y aun es un error mayor hacer consciente al niño de su ‘vida anterior’. Es tu hijo. Tú eres su madre. Y sí, eres su única madre. Lo demás es circunstancial. Además, el niño tiene su propia personalidad independientemente de la adquirida, por eso pensar que todo lo que sucede es por esa ‘otra vida’ que tuvo además de ser infantil te descarga de responsabilidad.
    Piensa más en el presente que construye el futuro y no des relevancia al pasado, sobre todo, si el niño no recuerda ningún trauma, cosa que es dificil antes de los tres años de vida.

    • Muchas gracias por tu opinión, siempre es un privilegio escuchar voces de adoptados, y muy alentador ver que hay puntos de vista tan distintos entre unos y otros.

  43. Fui adoptada y llegue a mis padres (que considero mis únicos padres ya que me brindaron todo el amor del mundo ) y la verdad que el articulo meparece muy generalizado. Me parece que los padres tampoco se lo toman como que el bebe no tiene pasado porque los mios por ponerte un ejemplo no lo hicieron y dehecho mis padres me contaron que fui adoptada cuando tenia 4 años. Considero que si tuve una progenitora a la cual le estoy muy agradecida porque me dio en adopción , no me tiro a la basura como hacen algunos y se preocupo por hacer correctamente el tramite para que tuviera otra famailia pero no la concidero mi madre, mi madre es la mujer que me adopto, que me cuido, me educo , me lo dio todo, no mi progenitora. gracias

  44. Futuramadremiedosa dijo:

    Yo apenas voy a adoptar y aunque estoy muy deseosa de ser madre, me han dado un par de ataques de pánico al no saber o no creerme capaz, y leerlas me ha dado un poco de orientación sobre como enfrentarlo, ojala pueda ser tan fuerte como uds. La verdad tengo mucho miedo, es normal?
    Un fuerte abrazo a todas por ser tan fuertes, espero algun dia ser capaz de ayudar a alguien más.

  45. Mi hija tiene ahora 15 años, la adoptamos a los dos meses, cuando recibió el alta en el hospital, durante esos dos meses, médicos y enfermeras se desvivieron por salvar su vida. Estuvo en coma 17 días, su madre biológica, durante el parto intento matarla, causándole gravísimas heridas. Yo no sabía que iba a ser nuestra hija, así que no pude visitarla en el hospital durante ese tiempo. Cuando llegó a nuestra casa, su mirada era muy triste y sus ojos no tenían vida, poquito a poco se fue convirtiendo en una niña maravillosa, contenta y siempre dispuesta a agradar a los demás y también con problemas en el control de impulsos. A los 10 años empezó con crisis de epilepsia y a partir de ese momento, sus problemas de control de impulsos han ido creciendo. Lleva dos años con tratamiento psicológico, un año con antidepresivo, un intento de suicidio, tiene un vacío enorme, su único deseo es morir. Se esta auto lesionando con el cutting, y vomita,el instituto va mal y el conservatorio tan mal, nos miente, y ha cometido algún acto delictivo. Siempre supo que era adoptada, pero nosotros no le dijimos exactamente qué fue lo que su madre intento hacerle, pues los técnicos de atención al niño no sabían decirnos si era conveniente decírselo o no por la gravedad. En una revisión médica, cuando tenía 12 años, ella cogio su informe y lo leyó y así se enteró. Estamos luchando por ella, pero hay días que la situación es muy complicada, tengo que registrarle diariamente para quitarle las cuchillas con las que se corta. esta siendo tratada de manera intensiva por psiquiatras, psicóloga, orientadora del instituto. Estamos volcados con ella. No queremos perderla. Ella dice que tiene miedo, y que no sabe lo que le pasa. No paramos de darle amor pero está cerrada en banda. Gracias por ese artículo tan maravilloso sobre la mochila que llevan los bebes adoptados.

    • Luna, que situación tan dura… que mal tenéis que estar pasándolo todos, vosotros y sobretodo ella. Cuántas cosas que ninguno niño debería pasar, vivir, nunca. Cuánto dolor.

      No sé si lo conoces, pero me acabo de leer el libro “INstrumental”, de James Rhodes, y aunque el trauma que él sufrió no fue el abandono, sino el abuso sexual, muchas cosas de las que ha vivido y piensa estoy convencida de que coinciden con las que viven y piensan nuestros hijos. Igual te sirve, os sirve, para entender…

      Mucha fuerza, mucho ánimo, y un abrazo grande.

    • Hola Luna, leer tu post, es querer abrazarte y decirte cuanto lo siento por tu hija, pues ella no tiene la culpa por lo que esta pasando.
      , imaginosu lucha interna entre el inmenso cariño que sus padres le dan y su impotencia por no saber que hacer con su vida. Tengo dos hijos y ambos son adoptados y entiendo tu deseo de protegerla y de que sane sobretodo esas heridas internas que tiene en su alma. Desde aquí un abrazo y le pido a Dios que les de a ustedes sus padres esperanza y no desmaye en ayudar a su hija. Gracias

  46. Hola!, puedes utilizar una parte de mi comentario sin problema. Ya me he comprado el libro Instrumental, había conocido la historia de este músico en un programa de Salvados, mi marido y yo , codo escuchamos a ese señor nos quedamos sorprendidos pues muchas de las cosas que decía coincidían con el comportamiento de mi hija. Muchas gracias por vuestro apoyo.

    • Seguro que os resuena al leerlo. Y seguro que si algún día lo lee ella, también. Y hay partes durísimas, pero también es un canto a la esperanza. Aunque el camino que lleve allí sea una bajada al infierno…

  47. Hola .. mi nombre es Mariana. Tengo 29 años cumplo 30 el 15 de junio. Fui adoptada cuando era una bebé. Mis papás adoptivos me dijeron que eres adoptada a los 14 años. Ellos pensaron que mis primos me estaban diciendo que era adoptada con el típico juego
    de “tú eres adoptado.. a ti te recogieron en un basurero”.
    Fue una noticia muy impactante para mí ya que me dijeron que yo nací en Monterrey y que mis padres biológicos murieron en un accidente automovilístico. Cuándo me estaban dando la noticia no sé si fue el impacto de la noticia para mi mamá qué me vio en una figura de una señora de mayor edad y me gritaba.. “regrésame a mi hija regrésame a mi hija”. mi papá me abrazó y me decía “tranquila hija Dios está con nosotros” y le gritaba a mi mamá “maldito demonio salté de mi mujer”. En un principio yo pensé que era verdad que mis papás biológicos habían muerto y en un accidente, Pero fui creciendo atando cabos y ahora no creo lo que ellos me han dicho. Cuando les preguntó a ellos sobre mi pasado no me quieren contestar nada o su respuesta es “la que se sabía de todo adopción se acaba de morir” le he preguntado sobre mis papeles de adopción y mi mamá me contestó qué en un arranque de miedo quemó mis papeles. He dudado hasta en mi fecha de nacimiento. Una tía hasta me llegó a decir que mi mamá biológica era muy joven entró en un hospicio y ahí me tuvo y murió en el parto. No entiendo porque mis papás no quieren contarme o decirme si saben de mi pasado. Tengo dos hermanas más, ellas son hijas biológicas de mis padres adoptivos, son mas chicas que yo. Me considero una muy buena hermana. Quiero muchísimo a mis hermanas.
    Tuve una infancia creciendo entre nanas.
    En mi adolescencia me mandaron con psicóloga y a un foro de superación personal. mi mamá adoptiva es muy poco afectiva, tuve una infancia bonita y no bonita ya que mis papás eran alcohólicos y se peleaban muchísimo. Mi papá enfermó de diabetes Y tuvo que dejar de tomar alcohol pero mi mamá hasta la fecha es alcohólica. Mi carácter es explosivo, me enojo muchísimo no sé cómo controlar mi enojo al punto de que quiero llegar a lastimarme o a lastimar a alguien… pero no lo hago. Tengo una autoestima normal​, de repente me siento rechazada por la gente. Gente de mi alrededor no entiende cómo me siento.
    Me cansé de preguntarle a mis papás sobre mi pasado llegué al punto de dejar toda mis dudas por la paz. Ya que lo único que quiero es ser feliz y dejar de atormentarme por mi pasado, Aunque el pasado siempre estará mercado en mi corazón y en mi memoria. Estoy casada, tengo dos hijos estoy embarazada de mi tercera hija. me topé con un hombre increíble que estoy segura que Dios me lo puso enfrente para que me enseñara lo que es ser feliz.
    Si fuera por mí seguiría buscando mi pasado. He pensado en ir a que me lean las cartas o opciones como esa, no sé ya no tengo ideas. Me dedico a mi familia les entregó mi amor mi cariño y todo lo que a mí me hubiera encantado que me dieran. Amo a mis hijos los valoró y lo único que quiero es que ellos sean felices y yo ser la madre ejemplar para ellos.
    Gracias por leerme y espero agradecida sus comentarios. Dios los bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: