familia monoparental y adopción

El precio de la adopción

Estos días ha llegado a mí por varias vías referencias respecto al documental danés “Adoptionens pris” (“El precio de la adopción”).

Adoptionens pris

No he encontrado ninguna versión ni subtitulada ni doblada a ningún idioma que conozca, aunque las imágenes hablan por si solas, así que os pongo el resumen del blog Camino a Etiopía:

He visto recientemente el documental “Mercy Mercy – A Portrait of a True Adoption” (“Mercy Mercy – Adoptionens pris” es el titulo original) de la directora danesa Katrine W. Kjær que documenta en un periodo de cinco años, la adopción de dos niños etíopes.

Es imposible mirarlo y no conmoverse con la historia de Mosho, y de lo mal que fue manejada su adopción.

No hablo danés, sin embargo entendí su sufrimiento y el sufrimiento de sus padres biológicos. No quiero juzgar duramente a sus padres adoptivos, pero todavía no entiendo lo que han hecho.

Teniendo yo misma tres niños adoptados, sé lo difícil que pueden ser las adopciones, pero yo nunca dejaría a ninguno de mis hijos, adoptado o biológico.

La historia de estos niños es algo así: Una pareja en Etiopía es informada por médicos que tienen SIDA y que no vivirán más de dos años. Para asegurar el futuro de sus hijos más pequeños deciden ponerlos en adopción antes de que alguno de ellos muera. Los niños son adoptados por una pareja de Dinamarca y llevados fuera de Etiopía.

Debido a varios malentendidos, los padres etíopes piensan que seguirán en contacto con sus hijos, pero la familia adoptiva piensa que será una adopción cerrada y rompe los lazos con la familia biológica.

De los dos niños adoptados, la niña mayor tiene problemas para adaptarse a la nueva familia y sufre terriblemente. Los nuevos padres se sienten sobrepasados por la situación y ya que carecen de experiencia buscan ayuda con profesionales de la adopción. Pero todo sale mal, y en lugar de ayudar a la niña, quien debería ser la mayor preocupación, finalmente la remueven de la familia y entra en el sistema de acogida de Dinamarca soportando un nuevo abandono en su vida y sufriendo probablemente daños irreversibles.

En Etiopia, los padres biológicos en lugar de la muerte predecida, siguen vivos y bien, pero con sus corazones completamente destrozados.

¿Es esta una historia excepcional en la adopción? ¿Una entre un millón? Es posible. Es posible que la mayoría de historias de adopción no tengan nada que ver con una realidad tan amarga como la que narra este documental (aunque estoy más que segura de que la escena de la niña tirando cosas y llorando en la habitación del hotel le es familiar a más de una familia)… pero a mí me trajo a la cabeza otra historia, más cercana en lo geográfico, que tiene muchos paralelismos con la de Masho.

Es la historia del pequeño Ángel, tal y como nos la narraba Beatriz San Román en el reportaje Cuando las adopciones fallan:

Los cuatro primeros años de la vida de Ángel transcurrieron como los de muchos otros niños de Wollo, la región etíope que le vio nacer. Aprendió a andar y a jugar en la ciudad de Dessie, y allí hubiera crecido si no hubiera sido porque la aparición de un personaje siniestro, que cobraba por encontrar niños adoptables para un orfanato de la capital, cambió su vida. Él fue quien convenció a la madre de Ángel de que su futuro estaba en Europa. Allí podría acceder a una educación y una vida mejores.

Dos meses después, el pequeño se encontraría con su nueva familia: papá, mamá y sus dos nuevos hermanitos mayores. La ilusión con que habían iniciado la aventura de la adopción se fue diluyendo poco a poco en una situación cada vez más agobiante para todos. La llegada de Ángel supuso un auténtico cataclismo en la vida de esta familia, en la que los profesionales encargados de evaluarla habían encontrado unos candidatos idóneos para la adopción. Nada fue como esperaban. Ángel les pareció un niño difícil, inquieto, irascible y desafiante. Les costaba entender cómo, después de todo lo que habían pasado para llegar hasta él, el pequeño se negaba a quererlos y a integrarse en la familia. Quince días después de su llegada, acudieron a los servicios de Bienestar Social buscando una solución.

¿Y Ángel? Hemos de suponer que no fue fácil para él. De pronto, todo su mundo había desaparecido, y se encontraba en un lugar extraño, donde nadie entendía sus palabras, donde todo funcionaba muy rápido y con normas distintas. No entendía por qué estaba allí ni cuándo iba a volver a casa. ¿O acaso no iba a volver nunca? A ratos, disfrutaba de aquello, de los juegos, de la atención de unos adultos que se esforzaban en hacerle sentir querido y atendido, aunque se empeñaran en llamarle por un nombre raro. Pero también había momentos en que se sentía completamente perdido, en que no entendía lo que estaba pasando ni por qué sus nuevos papás le miraban tan serios o le reprendían. Incapaz de darles otra vía de escape, su frustración y su malestar se abrían paso con un comportamiento explosivo. Los gritos y las reprimendas aumentaban su sensación de soledad y reavivaban los escasos recuerdos de su lugar natal, ese pequeño mundo que había perdido y en el que tenía claro quién estaba de su lado. “Era un niño asustado, al que se le estaba exigiendo demasiado”, resume un técnico que intervino en el caso. 

 Tres meses después de su llegada a España, Ángel estaba viviendo en un centro de menores. Los técnicos de la administración habían tenido que tirar la toalla y reconocer que la separación era necesaria. Había demasiadas heridas abiertas en todos: en los padres, en los otros dos niños y en el pequeño Ángel.

 El brillante sueño de una vida mejor que habían prometido a su madre biológica se había truncado. Ella no lo sabe, y a buen seguro trata a veces de imaginar a su hijo creciendo feliz en el primer mundo. Pero Ángel no ha conseguido de momento esa vida feliz sino un calvario de experiencias dolorosas a las que todavía no puede poner nombre. Diez meses después de su llegada a España, Ángel sigue viviendo en un centro. Algún día quizás comprenda por qué las dos madres que ha tenido no se ocuparon de él. Algún día quizás encuentre una familia que le ayude a sanar sus heridas invisibles y que sea, esta vez sí, su familia para siempre. De momento, sólo entiende que no te puedes fiar de nadie y que está solo en el mundo.

¿Cómo se puede tirar la toalla tan sólo 3 meses después de la llegada de tu hijo? ¿Nadie les había explicado lo larga y complicada que puede ser la adaptación? ¿Qué esperaban encontrarse? Para muchos de nosotros, la realidad de la maternidad ha sido muy distinta a lo que imaginábamos, pero, ¿no tenemos clarísimo que es irreversible?

Yo no conocí a la familia del pequeño Ángel, pero a veces pienso en ellos y me imagino qué pensarán. ¿Se sentirán víctimas? ¿Recibirán el apoyo de su entorno por la “difícil decisión” tomada? ¿Pensarán en el niño alguna vez? ¿Se habrán arrepentido? ¿Habrán aprendido algo de sus errores?

Yo no les conocí, pero sí conozco a gente que coincidió con ellos antes de que fueron a buscarlo a Etiopía, y me cuentan que estaban convencidos de que el hecho de tener hijos biológicos les convertía en personas preparadas para adoptar, y que veían el Certificado de Idoneidad como un trámite engorroso y perfectamente innecesario.

Su historia demuestra lo equivocados que estaban.

Que pena que haya tenido que pagarlo un niño que es el único en esta historia que no tomó ninguna decisión. 

Anuncios

Comentarios en: "El precio de la adopción" (50)

  1. Yo tb. soy de las que opinan que son fundamentales los certificados de idoneidad y que deberia haber mas certificados negativos.

    ¿Tres meses despues? Como una familia puede pensar que un niño puede adaptarse en tres meses? Si mi hijo lleva conmigo dos años y todavia nos falta…. En este caso eran un caso de declaración negativa de idoneidad.

    • Alguien me decía el otro día que no sabía qué le parecía más inconcebible: tirar la toalla tras sólo 3 meses o separarse de un hijo tras años de convivencia.

      Yo creo que alguien que abandona a su hijo tras sólo 3 meses de convivencia ya tenía muy claro desde el principio que el niño era “abandonable”.

      Estoy contigo: en tres meses, tanto con mi hijo mayor como con el segundo, ni siquiera habíamos aterrizado (y yo era muy consciente de ello).

      • Conozco un caso de llegar a casa con El Niño un viernes y el lunes ir a “devolverlo”, o sea re-abandonarlo. Y convencidos de k al haber pasado tan poco tiempo no tendría consecuencias para El Niño. Y las víctimas ellos, por supuesto.

        Mejor ni opino del tema

      • ¿Perdón? Hay que estar muy enfermo para hacer algo así, no? ¿Qué se creían, que era un par de zapatos que se podían devolver a la tienda mientras estuvieran en garantía?

      • Algo así me temo 😳

    • Respecto al precio de la adopción (como dice tu titulo) esta claro que en estos dos casos, el precio mas alto, y muy alto lo pagan los niños y las familias biologicas, sin lugar a dudas.

      Creo que con estos casos habria que aprender muchisimo, y que salieran a la luz para que se tomaran medidas, se estan realizando CI para perfiles de niños que no existen, y debido a la demanda, se esta “negociando” con algo que jamas se deberia negociar.

      Yo estoy a favor, de buscar a padres, para los niños que los necesitan pero jamás al reves, y creo que se está haciendo. Deberian reflexionar mucho sobre esto los futuros padres adoptantes.

      • Es el título del documental. Y entiendo que no se refiere a dinero, o no sólo a dinero.

        El problema de la adopción, tal y como funciona en países como Etiopía, es que a menudo, en vez de conseguir padres para niños que los necesitan, deja sin padres a niños que los tenían. Estos dos casos son ejemplos meridianamente claros… pero tampoco hay que olvidar los niños que son reclutados en sus casas y luego no son adoptables por tener VIH, por ejemplo.

      • Y por favor, que nadie se engañe: estar contra la mala praxis en la adopción no es estar contra la adopción, igual que estar contra las violaciones no es estar contra el sexo.

  2. Ufff…de momento no tengo palabras.
    Lo intentaré en otro momento.

  3. Me pasa como a ti. Sigo pensando mucho en esa historia. Aunque yo no pienso en esos “señores” que a los tres meses lo abandonaron. Pienso en ese niño. En si habrá encontrado a una familia. Si habrá podido volver a Etiopía. Si algún día será capaz de entender lo que han hecho con él. ¿Cómo puede ser la vida tan dura para algunos?
    Respecto a la pareja que lo trajo como su hijo a este país, deseo, y lo digo con toda la rabia que me provoca esta noticia, que no hayan podido dormir jamás una noche seguida. Que los remordimientos les hayan amargado la vida. Que algún día sufran en sus propias carnes una milésima parte de lo que han hecho con ese niño. Que como egoístas que son, acaben criando a sus hijos biológicos como ellos y mueran solos y sin el cariño de nadie.
    Y si lo de la familia danesa es comparable a esto, también se lo deseo.

    • Yo también pienso mucho en el niño. Y hay pocas cosas que tengo claras, pero hay una que sí: es difícilisimo, casi imposible, que un niño sobreviva entero a un segundo abandono. Por difícil que nos lo pongan… la única opción, la única posibilidad es la incondicionalidad.

      Esto no se aplica a este caso, claro. Esta gente ni siquiera le dieron al niño una oportunidad.

      • conocí a una madre adoptante que coincidió en el mismo viaje de adopción y creo que me dijo que el niño estaba en una familia(no sé si se acogida o adopción).
        Una historia horrible…

      • Me alegro. Yo también he oído campanas de algo similar. Espero que sea cierto, y que el niño tenga la vida y la familia que se merece.

    • Estoy contigo Aurora. No entiendo cómo puedes abrazar a tu hija de esa manera para decirle que ya no lo va a ser más, que la abandonan, que no están a la altura. Son ese padre y esa madre los que no han estado a la altura, los que han defraudado, los que no han cumplico con las expectativas… Ellos merecerían un castigo. No es justo.
      Estoy hecha polvo.. He visto todo el documental y estoy fatal…

  4. He vuelto a ver el video danés, y aun a falta de mucha información, de no encontrar subtítulos en inglés, los últimos minutos son tan…… demoledores, esa escena de la comida, de la orden de dejar la mesa, de retirarse a su habitación, de ver a esa pequeña tan hundida, tan abatida, de una ausencia total de empatía de esa madre, del ambiente tan tenebroso que transmite esa mujer…… He leído en alguno de los comentarios del video que la pequeña después de las navidades seria “devuelta” a Etiopía, pero que la madre biológica la rechazaba por haber perdido el amárico, aunque el padre siíque la iba a “recoger”. Ojalá Masho tus ojos vuelvan a brillar!

    • Esta escena final es tremenda. Y ver a la madre abrazándola… y que no se le rompa el corazón…

      Me resulta mucho más fácil empatizar con la familia biológica o la niña que con la madre adoptiva… a pesar de estar en el mismo lugar.

      • Yo he visto la escena y me he puesto a llorar como una madalena, pero he de decir que también notaba mucha tristeza en la madre adoptiva, aunque no la exprese. Esa aparente frialdad puede ser algo cultural. Y quizás en eso también haya estado parte del problema: una incomprensión cultural. ¿Pueden unos padres tan contenidos entender las explosiones de pena de su hija? Las escenas del inicio de la convivencia me han resultado desgarradoras, pero quizás ellos lo interpreten como una falta de educación, como algo animal.
        Yo no sé si los técnicos de adopción pueden ver en tres entrevistas quiénes triunfarán como padres y quiénes no. Supongo que en algunos casos será muy evidente y en otros no, pero luego hay que contrastar las ideas con la realidad. Asi que mucho me temo que incluso si se mejorase el proceso de selección de los padres para determinados niños, seguiría habiendo un porcentaje pequeño de fracasos. Es terrible.

      • Yo tengo la misma impresión… que no es tan fácil. QUe debe haber casos muy evidentes, quizás más evidentes cuando no son idóneos que cuando sí lo son… aunque yo conozco (personalmente) un par de casos en los que se negó (de entrada) una idoneidad por motivos más ideológicos que psicológicos (eran dos casos de monoparentales que por ahora son madres estupendas).

  5. Me duele el alma….

  6. Sigo igual…
    He visto el primer minuto del vídeo y…la cara de tristeza de la niña al llegar al aeropuerto…….
    Necesito tiempo para coger aire y fuerzas para poder verlo entero.

  7. María de Bahía dijo:

    Qué historias tan desgarradoras!! Lo que me llama la atención es que en ambos casos, lo único irreversible parece ser la separación de los niños de sus padres biológicos. ¿Por qué no hay un mecanismo para revisar y quizás revertir el proceso y reunir a los niños con sus familias biológicas? No parece qie se estuvieran privilegiando los derechos y deseos de los niños. ¿Quién gana con este sistema?

    • Totalmente de acuerdo. No sé si es legalmente posible, si las familia biológica los querría de vuelta (dice Alicia que en el caso de la niña adoptada en Dinamarca parece ser que no),… lo que tengo claro es que el “bien superior del niño” en estos dos casos no parece importarle a nadie… tampoco a la administración…

  8. ¡Qué espanto ambas historias! Me horrorizan 😦
    El otro día leí la entrevista con una chica q devolvió a su niña colombiana, porque se enteró de que la habían violado y dijo q no podía tener a una niña de 6 años que había vivido más que ella a los 29. Y encima, que ahora sabía que la niña estaba en Colombia y que ella ahora tenía otro marido, por lo que quería dejarlo todo bien atado para que la chiquilla, que a efectos legales seguía siendo su hija, no pudiera heredar nada cuando ella muriera.

  9. no puedo verlo… los primeros 5 min me han dejado devastada… me recuerda tantísimo a mi hija mayor cuando llegó a casa, misma mirada, misma rabia…no puedo, ni podré jamas comprenderlo. Lo intentaré a la luz del día.

  10. que terrible la historia!
    no sé con qué intención empezaron a grabar todo el proceso …parece que desde el principio estaba condenada a acabar mal.
    Una pena que sea la realidad….

    • Yo también me lo pregunté. Me pareció curioso que se grabara a la familia bio antes de dar a los niños en adopción (o así lo interpreté yo)… y también me pareció extraño que alguien permitiera que se grabara el reabandono de su hijo y que se emita…

  11. En la entrevista a la directora del film, ella dice que la madre biologica etiope no aceptaria de nuevo a la niña (y no es que pueda hacerse) porque considera que la hija no podria volver a vivir en la miseria despues de acostumbrarse al primer mundo, un argumento poco solido…pero bueno, hay que entender a la madre biologica y su cultura.
    Yo ya voy en los seis meses de haber traido a una niña mayor a casa (6 años) con madre biologica viva en Etiopia, que ha vivido muertes, abusos y abandonos y a pesar de que no es nada facil la adaptacion y de que todavia no la siento mi hija, jamas se me ocurria abandonarla de nuevo. Claro, yo ya vengo de otra experiencia adoptiva y sabia lo que me esperaba, pero mi intencion siempre fue darle familia a un niño, no llenar un vacio personal, porque a decir verdad no “necesitaba” mas hijos en casa.
    Mi relacion con ella es muy clara, la verdad siempre sobre la mesa, discutimos todo y explicamos los problemas que es lo que un niño que ha vivido lo que mi hija necesita, claridad ante todo, honestidad, paciencia, amor (de verdad o fingido), estar ahi siempre cuando regresa de la escuela, cuando se va a dormir, cuando se sienta a comer a la mesa, y tambien ser MUY tolerante . Presencia y apoyo constante, el resto vendra con el tiempo, y si no viene al menos has hecho lo mejor que podias. Lamentablemente, la mayor parte de los padres adoptivos no tienen idea en lo que se meten, y por mas que hagan cursos… no hay peor ciego que el que no quiere ver…
    A decir verdad, en el video no se ve (o se dice) nada preocupante. Tirar cosas al piso no es nada! Mi hijo adoptivo, aun ahora despues de 4 años en casa tiene episodios de violencia y frustracion pero no por eso lo voy a dejar, hay que ponerse en su situacion psicologica, en los daños permanentes que le han quedado. La unica cosa porque la que sacaria a un niño de mi casa es si pone en riesgo la vida de alguien, pero eso no significaria que cancelaria la adopcion.

    • Es un argumento poco sólido, también porque los padres adoptivos podrían contribuir a que esta niña y su familia (que al final son la familia del niño que SÍ se quedaron) no vivan en la miseria, ¿no? Aunque entiendo que para muchos africanos, vivir en Europa es un sueño tan importante, que piense que su hija tendrá más oportunidades aquí que allí. En algunos aspectos es cierto, aunque yo estoy segura de que nada te compensa por vivir sin familia.

      Yo en mi primera experiencia adoptiva no tenía ni idea de lo que me esperaba… lo que me encontré no era ni de lejos lo que había imaginado, ni lo que me habían contado… pero siempre tuve claro que era un camino sin vuelta atrás. Aún hoy, más de 6 años después, hay muchas dificultades, y a veces no sé qué hacer o cómo afrontar determinadas cosas. Pero lo único que sigo teniendo claro es que la clave es la incondicionalidad.

      Yo entiendo que alguien saque a un hijo de su casa si pone en riesgo a otros miembros de la familia, da igual si es adoptado, discapacitado o enfermo mental. Pero sacar a un hijo de casa no implica que deje de ser tu hijo, no implica la ruptura del vínculo ni el cese de la filiación. Y esta creo que es la diferencia fundamental entre lo que sucede con los hijos biológicos y los adoptivos: a estos últimos, algunos padres, nunca los han sentido hijos de verdad.

  12. Brutal. Todos esos casos que exponeis. Si el niño no se ajusta a tus expectativas ¿Lo devuelves?

    Donde queda todo lo que nos hablan en los cursos de las dificultades que podemos encontrarnos, lo de que el niño nunca va a ser como lo imaginábamos, de que tenemos que ser conscientes de su vida anterior y de lo que ha sufrido. ¿La gente no escucha, no lee? ¿No toma la decisión de adoptar consciente de lo que significa? Y encima se sienten ellos la víctima!!

    ¿Y en los exámenes de idoneidad no debería ser un punto fundamental que investigar? ¿Saber si una persona es capaz de devolver a su HIJO? ¿De hacer ese daño a un niño?

    • No, la gente no escucha. No quiere escuchar. Piensan (yo lo pensé) “A mí no me pasará, yo lo haré mejor”. El problema es que vivimos en una sociedad donde impera el usar y tirar… y algunos trasladan esta idea incluso a las relaciones personales.

  13. Uff! este tema me pone mala, yo estoy en fase de adaptación de un niño de tres años y hay que estar preparado para todo, sobre todo para minimizar el sufrimiento y los daños al hijo que tienes en casa. Me llama la atención en el caso de Angel y en otro que yo conozco de abandono que hay hijos biológicos por el medio, con esto no quiero poner en duda la adopción con hijos biológicos ni mucho menos, pero echo en falta en los cursos y en las charlas a las que he asistido una reflexión seria sobre ese tema, sobre todo para estar preparados. Cuando la adaptación es buena y rápida todo OK, pero ¿y si no lo es? ¿estamos preparados para ver sufrir a los hijos que tenemos en casa, con los que si tenemos un vínculo muy fuerte sea por la vía biológica o la adoptiva después del tiempo? Porque mientras que se adapta el nuevo hijo a la familia, incluso en las adaptaciones “light”, los que están en casa sufren y mucho. Sus juguetes rotos, puede que alguna agresión física debida a la rabia que muestra el nuevo miembro, estar descolocados, no entender porqué los padres traen a un nuevo miembro ¿es que no están contentos con ellos? ¿quieren traer a un negrito o a una chinita porque no quieren a ellos? Y aún por encima es el que mas llama la atención, y en algunos casos, a pesar de que se diga que es más pequeño que los que están en casa, resulta que es mayor y de la misma edad y buscan el mismo hueco en la familia, etc… Los adultos podemos soportarlo todo, o deberíamos, pero también tenemos que ser conscientes de que los hijos que están en casa van a sufrir, y lo dicho, no he escuchado nunca a nadie hablar de este tema ni plantearselo siquiera., entonces cuando todo va bien genial pero….¿y cuando no?

    • Tienes razón, pero, un matiz: ¿no sucede más cuando hay hijos biológicos en casa… que cuando hay otros hijos adoptados, que pueden sufrir igual o más – por lo que representa de remover su historia – por la llegada de un hermano? Y en uno de los casos que he recogido en un comentario anterior, los hijos biológicos vinieron después… ¿No creéis que hay también una “categoría” distinta para unos hijos y para otros? Obviamente, no para la mayoría de familias que tienen hijos de ambos “tipos”, me refiero a los casos donde esto sucede.

    • En nuestro caso, nuestras dos hijas biológicaa lo pasaron mal y lo siguen sufriendo la con la competencia entre hermanos.
      A la mediana le salió dermatitis a los 6 años(nunca había tenido),pedía ir a casa de los abuelos ella sola(para ser el centro) ,le decía a su hermano que estaban mejor antes d venir él….
      La mayor por el estilo…ya sufría con la hermana porque ésta tiene un caracter mas abierto y alegre y a ella le cuesta mas relacionarse.
      Pero todo esto yo no lo oculto ! la verdad es que pensábamos que iba a ser mucho mas duro!
      al final cada uno va buscando.su sitio…y para mi es algo normal q cada día haya risas y broncas.

      • Es desgarrador ver el sufrimiento de esa niña. No entiendo cómo pueden hacer la película así, y que nadie haga nada por evitarle ese dolor, no lo entiendo. Esa madre adoptiva fría como el mármol… Pobre hija llorando por su madre….
        Por lo poco que he visto, creo entender que pasan unos meses desde que llegan de Etiopía, porque a la niña la veo más crecida.
        ¿De qué año es el documental? ¿sabe alguien que es de esa niña??

      • A mí me resulta difícil de entender que alguien llame a las cámaras para que graben este tipo de escenas con su hija (yo interpreto qeu en la última escena es cuando le dicen que se irá de casa?) y luego permita que se emita… Me cuesta mucho.

  14. Por mi experiencia, las relaciones entre hermanos se van suavizando con el tiempo, pero hablo de años, no meses. Los niños son muy adaptables y lo que yo hago cada vez que hay una pelea entre ellos y se dicen cosas muy duras, es resaltarles las ventajas de tener hermanos. Que harias si no lo/la tuvieras? Que te esperaria en un futuro sin hermanos cuando tus padres ya no esten y necesites una ayuda, o un hombro donde llorar? Con quien compartirias tu familia en comun, tu historia de adopcion, tu color de piel?
    Yo creoq ue sufren mas los padres con el cambio que los hermanos.

    • Perdón, lo acabo de leer, cinco años…. Cuánta contención en 5 años… La niña…

    • Supongo que dependerá de las familias… algunos niños (por ejemplo, mi hijo mayor) se sienten muy amenazados por la presencai de un hermano, y esto puede ser difícil de gestionar para toda la familia.

  15. Yo tengo una conocida que fué adoptada de pequeña… tiene una muy mala relación , o mejor dicho no tiene relación, con su familia adoptiva y el motivo es que después de adoptarla a ella, tuvieron a otra hija (a esa la parieron) y a ella la volvieron a abandonar a pesar de no “devolverla” a ningún sitio… la abandonaron emocionalmente.
    Habla de su familia adoptiva con un rencor que duele mucho escucharla, a pesar de que dice muy poco, … duele de pensar en como han destrozado su vida.
    Vive con su pareja y vive con la sensación de que algún día él la abandonará… y es una persona totalmente antisocial (que aunque esto puede ser de carácter, me temo que mucho tiene que ver con su experiencia en la vida)

    Sobre sobrevivir a segundos abandonos… a veces me hago yo esa pregunta y pienso que no tiene por qué no poder sobrevivir un niño a ello… mi hijo sin ir más lejos, somos su “cuarta mano”, la tercera fué el orfanato, pero las otras dos son para él dos abandonos y sin embargo, no considero que no esté sobreviviendo a ello…

    • Este es otro tema, los abandonos emocionales sin sacar al niño de casa. Seguro que hay muchos más casos (y no solo entre familias adoptivas) de los que creemos…

      Cuando hablo de sobrevivir, no hablo de sobrevivir dos años, o 5… hablo de la supervivencia a largo plazo. Yo creo que, incluso en el mejor de los casos, hay algunas cosas (cierto tipo de confianza, la inocencia), que no sobrevive fácilmente…

  16. Sinceramente me cuesta creer que esto sea real. No quiero decir que no exista un caso similar, sino que es raro que se haya grabado todo el proceso. Pienso que algunas personas toman el camino de la adopción “alegremente” sin meditar, escuchar y conocer lo que realmente significa. Soy madre de una nena de 4 años, adoptada con 7 meses. En su caso fue todo muy sencillo y el vínculo se estableció de forma natural y progresivamente. Ahora espero asignación de otro niñ@ de entre 3 y años y estoy “aterrada”. Por una parte ilusionada y por otra preocupada de lo que podamos encontrar y evidentemente no nos planteamos el “devolver (odio esta palabra)” al niñ@; habrá que apechugar con lo que venga.

    • Yo creo que casos similares hay muchos más de los que conocemos o querríamos creer… aunque también me parece raro, no que se haya grabado la experiencia sino que se haya emitido. Si yo hubiera sido esta madre, jamás habría permitido que esto viera la luz… tampoco habría dejado que me grabaran en momentos tan duros como cuando le dice a su hija que se va a ir a vivir en otro sitio, con otra familia. Lo demás, probablemente tampoco, soy bastante alérgica a la exposición pública de mi familia… pero desde luego, esa parte, no.

      No sé si el “miedo” viene por la edad de tu hijo o hija… creo que aunque la edad marca diferencias, hay bebés a los que les cuesta mucho vincularse y niños mayores que lo hacen sin demasiadas dificultades… hay que estar preparados para lo que vendrá, esperar lo mejor y estar preparados para lo peor…

  17. Angelina dijo:

    Fui uno de esos ninos dejados en adopcion, que la familia adoptiva tildo de hurano, odioso, antipatico, desafiante, grosero. En fin…para ellos era detestable y no tenia nada bueno como persona. Fueron muchas las veces que mis padres adootivos llamaron a la agencia de adopcion para devolverme. Si para ellos hacia algo “malo”, entonces llamaban a quejarse de mi a la agencia. Una vez les dije cansada de esta escena:” Si no me quieren por que no tienen la valentia de tirarme como un perro a la calle, si lo hizo mi madre biologica por que no lo hacen uds si estan tan hartos de mi?”. Se quedaron callados y dejaron de amenazarme con devolverme y de llamar a la agencia. Me siguieron agrediendo en la privacidad del hogar. Siempre me senti muy incomprendida, no hubo empatia. Si hice algo que no estuvo bien no fue intencional, actue pensando en sobrevivir como lo hice antes y cuando me funciono para sobrevivir dentro de mi cultura y lo que vivia en mi entorno. Si los padres adoptivos entendieran esto y abrieran su corazon no habria adopciones truncadas.Tener empatia con un hijo adoptado es estar en la capacidad de ponerse en su lugar, tener la sensibilidad para percibir su mundo interno, lo que siente y piensa. No se trata de dar y dar ordenes para educar en normas y valores morales propios de una cultura sino de dar una educacion basada en una comunicacion empatica. Las agencias de adopcion NO EVALUAN la capacidad de empatia de los padres adoptivos. Es un gran ERROR y por eso tanta adopcion truncada. Tampoco entrenan en talleres a los futuros adoptantes para desarrollar la empatia, si los adoptados mentalmente son sanos para hacerlo aclaro.

  18. indignante, creo que la gente tendria que concienciarse más en lo que hacen o van hacer! actualmente y desde hace casi 3 años tengo una niña de acogida de casi 8 años, y a dia de hoy aun hay dias que seguimos batallando, pero es solo el camino para la “estabilidad” emocional y pscicologica de un niño/a! todo tiene su recompensa y la mia es verla dia a dia como mejora! no es facil, pero esque nadie dice que el camino va a ser facil, me encantaria saber de angel! que lastima de verdad! ojala encuentre una familia de acogida pronto que puedan involucrarse en el y le den todo el amor y cariño que por desgracia en un centro de acogida no podran darle como se merece (por mucho que les den, un niño necesita el calor de una familia)! que injusto es el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: