familia monoparental y adopción

Leo hoy en “La contra de la Vanguardia” una entrevista con la soprano afroamericana Barbara Hendricks. Y pienso que tenemos otro personaje más que añadir a nuestra lista de referentes…

 Algunos extractos de la entrevista:

 Es muy interesante todo lo que dice sobre la pobreza y el racismo, sobre nacer en el lado malo de la vida, y sobre la discriminación:

 Y ustedes ¿eran pobres?

 Sí, pero yo no lo sabía porque todos lo éramos. Me tocaba trabajar: planchar, fregar, cocinar, pero tenía la naturaleza, y ese era mi reino. A mis 8 años, el 4 de septiembre de 1957, se integró por primera vez a los estudiantes negros en una escuela de blancos.

 ¿Le tocó estrenar la nueva ley?

 Sí. Arkansas era uno de los estados del Sur más progresistas y decidieron que la escuela de Little Rock sería la primera. Fue entonces cuando descubrí que estaba considerada una ciudadana de segunda categoría.

(A., madre adoptante de dos niños nacidos en África, dice: Me ha dado que pensar, cuando explica que ella no se enteró que era una “discriminada” hasta que empezó a convivir en la escuela con blancos.

R., madre de un hijo adoptado en México y de dos hijas biológicas, responde: Esto es algo que he escuchado decir a algunos “angry adoptees”: “Yo vivía bien en el orfanato, no sabíamos que éramos pobres, pero teníamos amigos, comida, libertad, y todo el mundo era de nuestra misma raza, hablaba nuestro mismo idioma y estábamos e la misma situación.

Pertenecía.

Luego me adoptaron internacionalmente y ya nunca más volví a pertenecer a ningún sitio. Me convirtieron en un negro en un país de blancos, donde todo el mundo me hace sentir extranjero. Y no puedo volver allá porque la adopción internacional me arrebató la posibilidad de encajar en mi país, ni siquiera ya hablo mi lengua original”.

Cuánto más en niños que no vienen de orfanatos, que vienen de familias… familias pobres, pero que les alimentaban, les educaban, les querían…

Da mucho que pensar).

 …

 Tenía claro que, siendo mujer y negra, había de trabajar más que los hombres negros y que las mujeres y los hombres blancos para conseguir lo mismo. Mi madre siempre me insistía en que debía ser económicamente independiente.

 ¿Esa discriminación no es una herida?

 No, es mi fuerza.

 …

 Por encima de todo quería una educación. Todavía hoy una niña puede recibir un tiro en la cabeza por querer educarse (como Malala Yousafzai, de Pakistán): sigue siendo algo por lo que luchar.

 

 Pero también me parece muy interesante el hecho de que llegara a la música, a su profesión, a su vocación, de mayor:

 A los 20 años ya era matemática y química. La música vino después, en un curso de verano: “Fue entonces cuando descubrí el mundo de la música clásica, había conciertos fantásticos, y tuve una magnífica profesora que me ofreció seguir con ella en la Juilliard School de Nueva York”.

Me ha hecho pensar que muchas veces presionamos a nuestros hijos pequeños como si lo que no aprendieran hoy ya no pudieran aprenderlo en el futuro, como si no pudieran cambiar de dirección o descubrir su vocación en cualquier momento de su vida. Como si lo que viven mientras son pequeños sea no sólo importante, sino determinante.

Por último una frase que creo que es un descubrimiento que todos debemos hacer algún día:

Por fin he aceptado que no voy a cambiar el mundo.

Me alegra que, a pesar de ello, no renuncie a intentarlo.

 

Anuncios

Comentarios en: "Referentes: Barbara Hendricks" (11)

  1. ¿Nos ponemos al día la semana que viene con esa lista de referentes online? ¡Quiero a esta señora para la portada ya!

  2. Espero que esa lista cada vez sea más amplia pero sobretodo deseo hacerla más cercana a la cotidianidad de nuestros niños…A mi hija le produce mayor calma, en relación a si misma, el ver a mi compañera de trabajo negra sentada en la mesa de al lado y jugar con su hija las tardes de verano (es una aproximación a la realidad) que ver a esta gran mujer (aunque por algo se empieza)…

    • Creo que son dos cosas compatibles, y, de hecho, necesarias ambas. Necesitan tener a personas de sus colores, de distintos colores, en su entorno; pero también, en sus libros de texto, en las películas y en los cuentos, como referentes de personas importantes…

      • Sí, yo en los libros de texto los veo bastante más que antes ¿será mi mirada de madre?. Lo veo mucho menos en publicidad (salvo las excepciones de siempre) y sin que refleje diversidad me parece que más “por exótico”…pero bueno todo se andará, aunque con frecuencia a un ritmo menor que el de nuestra necesidad.

      • Siempre por detrás de nuestras necesidades… por esto tenemos que empujar todo lo que podamos.

  3. Me ha hecho pensar que muchas veces presionamos a nuestros hijos pequeños como si lo que no aprendieran hoy ya no pudieran aprenderlo en el futuro, como si no pudieran cambiar de dirección o descubrir su vocación en cualquier momento de su vida. Como si lo que viven mientras son pequeños sea no sólo importante, sino determinante.

    Me parece muy acertado, esto.

    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: