familia monoparental y adopción

Madre e hija

La semana pasada, la actriz Mónica Cruz, contó en su blog que estaba embarazada y que lo estaba por inseminación artificial con semen de donante. Muy refrescante la naturalidad con la que afronta el tema:

Nunca me ha gustado hablar de mi vida privada y mucho menos comercializar con ella. Por eso, estos primeros meses de embarazo he estado un poco aislada del mundo: es lo que me pedía el cuerpo -yo le llamaba “momento nido”- pero, también, quería apartarme por mi situación profesional. Cuando todo esto saltó a la luz, no quise alimentar el morbo y preferí no salir a la calle, para no contribuir a que se especulara sobre un tema tan delicado. Yo quería evitar por encima de todo que se hablara de supuestos padres o supuestos candidatos a serlo. Eso es algo que no voy a permitir ahora ni, por supuesto, cuando mi bebé esté aquí: me niego a que esa sombra le persiga durante toda su vida. Ya me ocuparé de educar a mi hijo bajo la verdad y, sobre todo, bajo la naturalidad.

Como os he contado, mi primera reacción fue encerrarme en casa. Pero, según pasaban los días, me iba dando cuenta de que no me sentía bien conmigo misma, que estaba haciendo de esto, inconscientemente, un tema tabú, algo que, al tiempo, provocaba más polémica y no me hacia sentir bien.

Así que he decidido contarlo: para quedarme embarazada, he recurrido a la inseminación artificial.

 Yo también creo que la naturalidad, la normalidad, el no convertir el asunto en tabú, es la única forma de afrontar realidades que se salen de lo convencional: sea la maternidad en solitario, la adopción, la familia transracial… Aunque siempre habrá quién murmure a sus espaldas, quién se pregunte por qué una chica guapa como ella no puede conseguir un hombre que le haga un hijo o quién se plantee si cuenta esto para encubrir a un posible amante.

Pero no era esto lo que quería comentar, sino uno de los cientos de comentarios que tiene en su blog:

Es de una chica que firma como Rosa y que escribe no como madre, sino como hija:

Tengo 18 años y mi madre se quedó embarazada de mí de manera artificial siguiendo la misma metodología que tú cuentas. Durante mi época adolescente (en la que vas asimilando y entendiendo cosas) siempre se me han planteado cuestiones como la necesidad de una figura paterna, el resultado de una educación sin ella.. etc. Para mí, cosas sin sentido.

Yo no puedo estar más orgullosa de tener la madre que tengo, de haber recibido la educación que he recibido hasta el día de hoy. Soy estudiante de periodismo y llevo 18 años viviendo sola con ella, feliz, habiendo hecho de nuestra relación algo más que madre-hija, ella es mi mejor amiga, mi confidente, mi madre, mi padre y todo absolutamente todo lo que soy.

El comentario es muy positivo y alentador… pero me preocupa la frase ” habiendo hecho de nuestra relación algo más que madre-hija, ella es mi mejor amiga, mi confidente, mi madre, mi padre y todo absolutamente todo lo que soy”. Me daría miedo ya en una hija de familia convencional, con más hermanos y un padre (incluso con una segunda madre), pero en una hija sola de madre sola… ¿hasta qué punto esta chica se siente obligada a ser el sostén de su madre, su mejor amiga, a estar siempre allí y no explorar su vida independiente? ¿Corremos el riesgo las madres solas de crear una relación tan intensa con nuestros hijos que termine por asfixiarles? ¿Les hacemos pasar de depender de nosotras… a que sientan que nuestra felicidad depende de ellos? ¿Cuántas madres depositan sus esperanzas de felicidad, de futuro, de realización… en sus hijos? No sólo en familia monoparentales, claro, pero el hecho de que la relación sea casi simbiótica, ¿puede hacer más difícil escapar de ella?

Anuncios

Comentarios en: "Madre e hija" (30)

  1. Hola, para mí esa fue una de las principales razones para no tener un solo hijo…
    demasiado peso para un hijo solo de MSPE, pero tengo claro que las madres podemos asfixiar solas o en pareja, está a la orden del día, por lo cual, intento no dejarme llevar por ese miedo

    • Estoy de acuerdo con ambas cosas: también es una de las razones por las que tenía claro que tenía dos hijos (y recuerdo que la psicóloga que me dio el CI lo “aprobó”, lo veía igual), y también creo que se puede asfixiar a un hijo en circunstancias muy diversas… pero creo que un hijo en una casa donde hay más gente (sea otro progenitor, hermanos o una familia extensa cercana) puede tener más escapes.

  2. A mi también me preocupa esa frase. Hace poco me oí decirle a mi hija que yo estaría siempre con ella, pero que llegaría un momento que ella tendría que vivir su vida y que para ello se alejaría de mi. Que viviría su vida, aunque siempre podría volver a mi. No sé si mi mensaje fue comprensible para mi hija. Supongo que lo tengo que elaborar de manera que lo entienda y vaya calando. Sencillamente fue una respuesta un poco visceral a un comentario de ella comparable al de Rosa. Me pilló desprevenida: había pensado en el tema, pero no en que tuviese que abordarlo tan pronto. A ver como lo voy elaborando…

  3. Dice la chica en su carta que “han hecho de su relación algo más que madre-hija”….cómo es hacer de una relación entre madre e hija “algo más”?
    Yo soy hija y soy madre.y entiendo que entre una madre y una hija puede haber miles de tipos de relaciones (tantas como personas)…..quiero decir que probablemente mi relación con mi madre no es la misma que hay entre mi hija y yo…pero siguen siendo relaciones madre-hija, pues es lo que somos.
    No puedo pretender ser la mejor amiga de ninguna de ellas, ni hacer de padre de mi hija,….ni ser “todo” en su vida….su vida debe tener mucho más que a mí: familia, a su hermano, amigos, amigas, parejas………
    No soy hija única ni soy madre sola de un hijo único….pero tenía una compañera de clase en el cole y el instituto que era hija de madre soltera. Vivían juntas mi compañera, su madre y la abuela….y la relación entre las 3 era un poco”rara”….era como si todo girara alrededor de la niña…no sé explicarlo, pero desde fuera se veía “diferente”…. Como que todas las aspirtaciones de esafamilia estaban centradas en la niña.
    Por otro lado: bravo por Mónica Cruz. Bravo por hacer de su embarazo algo natural y sobre todo por cortar de raiz las especulaciones , habladurías y comentarios sobre posibles “padres” de su bebé.
    Si no hubiera hecho pública su forma de llegar a la maternidad el tema “padre” daría para horas y horas durante años y años de comentarios en t.v.

    • Un aspecto que también me llama la atención del texto, que creo que también merece comentario, es si podemos o debemos ser “padre y madre para nuestros hijos” (las monoparentales), o si podemos o debemos ser “amigos de nuestros hijos”… yo creo que no. Que querer ser “padre y madre” no deja de denotar que no nos sentimos cómodas con nuestro modelo de familia, que echamos en falta un padre; y que la amistad es otra cosa, valiosísima, muy importante, pero con roles muy distintos a las relaciones entre padres e hijos por bien que nos llevemos…

      Creo que sé a lo que te refieres con tu compañera de clase, es la idea que subyace tras los miedos expresados en este post. Que tu hijo se convierta en toda tu vida, tu proyecto de futuro, lo que tiene que colmar tus expectativas… ¡¡que carga para una criatura!!

  4. Cada vez que te leo me sorprendo. Siempre me haces ver cosas que yo no veo a simple vista. He leido ese comentario y he pensado en lo positivo de ese comentario. Una hija feliz, orgullosa de su familia. Pero tu me haces ver mucho más allá. Yo ya intento dejar a mi hijo su espacio, que investigue, que pruebe, que falle, que acierte… yo estoy cerca pero no encima. Espero seguir con esta actitud toda su vida, que él sienta que yo estoy pero sin ahogarlo. Gracias madre de marte una vez mas

  5. Tres ideas que me vienen a la cabeza:
    La primera es que he oido muchas veces referencias a la madre de esa grandilocuencia (mi mejor amiga, mi confidente, se lo debo todo…) y no venían de hij@s de familias monoparentales. Creo que es algo cultural, probablemente por herencia católica, que hay ese punto de idolatría hacia las madres.
    En segundo lugar, el peligro de sofocar a los hijos existe en cualquier familia. ¿Cuantas parejas disfuncionales siguen unidas por los hijos? ¿Cuántas madres en pareja depositan todas sus ilusiones en los hijos?
    Y la tercera es el reverso de esa moneda: ¿qué se espera de nosotras? Si fuese necesario ¿deberiamos sacrificarlo todo por nuestros hijos? ¿deberiamos estar siempre en segundo lugar? Supongo que la clave de la respuesta está en cuándo es necesario. Pero incluso en los casos más extremos que se me ocurren, creo que es muy importante no diluir la mujer que somos en nuestro rol de madre. Que nuestros hijos nos vean como mujeres, además de como madres, es la mejor manera de enseñarles que ellos son individuos, además de hijos.

    • En los dos primeros puntos, estoy de acuerdo. Para mí la diferencia (quizás no muy grande) no está en las madres, que pueden ser sofocantes en todos los modelos de familia; está en la escasez de referencias más allá de la madre. Si hay otras referencias, sean hermanos, tíos, abuelos, amigos… seguramente este riesgo se reduce (en cualquier tipo de familia, por otra parte).
      El tercer punto creo que abre un debate muy interesante. Ahora estoy en una fase en la que, a un nivel distinto de lo que había hecho hasta ahora, un nivel menos teórico, me pregunto estas cosas. Tengo claro que las necesidades de mis hijos son muy importantes, que son algo a tener en cuenta siempre, y que en muchos casos, tienen que estar en primer lugar: por esto decidí tenerlos, y cuando lo hice, asumí esta responsabilidad. Pero no creo que deba sacrificar mi vida de “no madre” a sus necesidades, y menos aún, a sus deseos; tienen que entender que yo también tengo mis necesidades (y mis deseos) y que entre todos tenemos que encontrar espacios para ellos.

  6. José Luis Ríos dijo:

    Creo que es más importante, a al menos tan importante, lo que hagamos como lo que digamos a nuestros hijos. Aprenden de nuestras conductas, sobre todo.

    Un saludo

    • Por supuesto… aquello de “no hagas lo que hago, haz lo que digo”… no cuela.

      Una amiga me comentó años atrás que lo que le parecía más estresante de tener hijos es tener que predicar con el ejemplo: no cruzar semáforos en rojo, etc, esas pequeñas transgresiones que la mayoría hacemos cuando no nos ven… para mí, en cambio, es una oportunidad de convertirse en un poco mejor persona…

      • Bueno, supongo que tu amiga se refería a cuando los hijos son pequeños (cruzar el semáforo, pequeñas transgresiones…), pero cuando son adolescentes o mayores, creo que es importante la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, ya que los temas no suelen ser menores y no se les convence fácilmente, aunque lo parezca. Por ejemplo: dos hijos, chica y chico, a los que, pongamos por caso, sueles decir que son iguales para ti, pero que hay que demostrarlo cada día, tanto en los asuntos pequeños como en los grandes. Sabes a qué me refiero, estoy seguro.
        Quizás lo primero que deben aprender de sus padres es que no son perfectos y que todos tenemos ciertos grados de incoherencia.
        Estoy de cuerdo contigo en que tener hijos es una oportunidad para convertirnos en mejores personas.

        Un saludo

      • Yo creo que ella se refería a pequeñas y grandes cosas… y yo también. Y creo que no sólo hay que ser coherente en la adolescencia, también en la infancia, incluso cuando parece que no te entienden… Es la única manera de funcionar.

  7. Tal y como yo lo veo, no se muy bien a que se refiere con que su madre fue madre-padre. Para mi la crianza de un hijo es lo que nos convierte en padres, y que madre solo es en el caso de las mujeres y padre en el caso de los hijos. No se si me explico muy bien, pero lo que quiero decir es que hoy en día lo que diferencia la monoparentalidad a la biparentalidad, es el compartir el peso de la crianza y educación de los hijos entre dos o más personas (4 en el caso de que lso respectivos padres tengan otras parejas), así como también compartir las alegrias que dan. Y aunque el compartir pueda parecer más llevadero (en muchos aspectos, sobretodo en lo que se refiere a organización) también lo puede hacer más difícil, ya que entre dos o más personas surgirán discrepancias a la hora de tomar decisiones provocadas por los diferentes puntos de vista que los miembros de la pareja tengan al respecto de la decisión a tomar. Resumiendo, yo le enseño a mi hija lo mismo que mi marido, cada vez hay más padres en los parques, en las puertas de los colegios y no solo en los campos de futbol.
    Sobre el tema de asfixiar a nuestros hijos, está bien que le demos importancia para no equivocarnos, pero todos, mono y biparentales. No es algo que solo afecte a las monoparentales, afecta a todos. Seguro que muchos de vosotros conoceis casos en los que la única mujer entre varios hermanos se ve con la responsabilidad del cuidado de sus padres, solo pq es la mujer. O incluso, en ocasiones es el hijo/a más pequeño el que tiene esta responsabilidad. Aunque supongo que estas situaciones son más propias de tiempos pasados y no de los actuales.

    Un saludo

    • Yo también pensaba que la diferencia entre la monoparentalidad y la biparentalidad era básicamente de número… pero la crianza de mis hijos me ha enseñado que hay diferencias, no por sutiles menos relevantes. Intenté explicarlo aquí: https://madredemarte.wordpress.com/2012/10/17/criando-chicos/

      Aunque padre y madre intenten (y hasta consigan) enseñar lo mismo, hay diferencias en las formas de relacionarse, de jugar, de encarar las cosas… que a los hijos que tienen sólo un progenitor (incluso dos progenitores del mismo sexo) les faltan. Y hay que encontrar las herramientas para que tengan estas experiencias: referentes masculinos, hombres adultos cercanos. Quizás porque yo tengo chicos, me parece especialmente importante en el caso de los varones, pero estoy segura de que en las niñas marca también una diferencia.

      Como he dicho en otro mensaje, la diferencia entre una madre monoparental y otra biparental asfixiadoras ambas puede ser poca; pero para un hijo, tener acceso en igualdad de condiciones a otro adulto sí puede marcar una diferencia. Creo yo, vaya…

      • y crees que si tuvieses hijas en vez de hijos sería más fácil? que ellas no echarían de menos la referencia masculina en casa porque una mujer conecta siempre mejor con otra mujer?

      • Bueno, no tengo hijas para comparar… pero sí tengo la impresión de que en algunos aspectos me cuesta “llegar” a mis hijos, de una manera que a los hombres de nuestro entorno les resulta más natural. No es un problema de conexión, creo que yo conecto bien con mis hijos, y sé que una madre y una hija pueden conecctar fatal. Es algo más parecido a lo del color de piel: hay aspectos en los que no puedo ponerme en su piel.

      • Está claro que hombres y mujeres no compartimos la misma forma de ver según que aspectos, ni de relacionarnos entre nosotros. Al respecto hay un chiste que circula por la red: dos amigos se encuentran y a modo de saludo se insultan como si tal cosa, mientras que dos amigas se encuentran y se saludan muy cordialmente para al poco tiempo girarse y criticarse. Sí, existen diferencias entre los sexos, y a estas diferencias me refería cuando citaba en mi anterior comentario, las discrepancias que pueden surgir en una pareja sobre la crianza de los hijos. Pero por estas mismas diferencias, creo que una madre nunca podrá ser padre y un padre no podrá ser madre, aunque ejerza su monoparentalidad intentando tener en cuenta las diferencias y necesidades del otro sexo. Sigo sin saber si plasmo bien lo que pasa ahora mismo en mi cabeza 😦

      • Estoy de acuerdo contigo: yo sólo puedo ser madre de mis hijos, y esperar (y contribuir) a que ellos “palien” la falta de padre con las figuras masculinas que hay en su vida.

        En cuanto a las discrepancias de la crianza, yo las vivo en parejas de mi alrededor (más de una vez me han dicho aquello de “¡que suerte, ser monoparental!”), no sé hasta qué punto tienen que ver con la diferencia de género… o es sólo diferencia personal, de enfocar de forma distinta las cosas…

  8. sobre la necesidad de que los hijos vuelen, unas amigas me regalaron hace tiempo el cuento “Algun dia”, sobre cómo se construye la relacion madre-hijo, desde el embarazo, hasta que es adulto y vuela del nido.
    Precioso, para los niños y para nosotras!

  9. lolaargentina dijo:

    hola, yo soy monoparental de un varon de casi 4 años, y eso que decis siempre me preocupo, que el sienta que mi felicidad depende solo de el, ademas el es super mamero, y claro que dice que siempre vivira conmigo, pero eso pienso que es solo por la edad, por eso intento tener una vida aparte de el, hacerme algun espacio para mi, no solo el laboral, para que el sienta que tengo otras cosas o personas en mi vida, y vayamos despegando

    • Sí, yo creo que esta edad esto es más que normal. Lo importante es que ellos tengan espacio para despegar, que no piensen que nuestra felicidad depende de que sigan ahí cuando ya necesitan poder estar en otro sitio.

  10. Pues la particularidad de los hijos varones yo no me la he planteado mucho hasta ahora, la verdad. Quizá porque los hombres de mi familia no son futboleros, ni amigos de coches ni esas cosas supuestamente típicas de hombres. Mi hijo habla de sí mismo en femenino y antes prefería vestirse como sus hermanas, pero ahora sí percibe más la diferencia, y sobre todo yo la noto. En su comportamiento es obvio que hay diferencias biológicas según el sexo. Ni idea de cómo iremos solucionando eso.
    Hola Lola, soy difi!

    • Los de mi familia tampoco, y ni siquiera los novios que he tenido… sin embargo, a medida que mis hijos fueron creciendo, sí empecé a ver diferencias, sutiles pero significativas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: